Ocúpate de ti, decide hacer lo mejor para tu Vida.

Ocúpate de Ti !!!!

Ocúpate de ti, decide hacer lo mejor para tu vida.

Evita seguir por los caminos de otros.

Elige tu propio rumbo.

Es tan difícil cuando veo personas que se desconocen a sí mismas, acostumbradas a vivir para los demás o conformes a la voluntad ajena.

Mira, tú eres única y exclusiva y el universo espera que pongas tu marca en los caminos que hayas de recorrer.

Hay personas tan robadas de sí mismas que no tienen marcas ni dejan huellas por donde pasan.

Registra tu presencia, observa lo que te pertenece, haz un inventario de tus bienes, de tus talentos.

Uno de estos días, pregunté a una clienta sobre sus defectos.

Prontamente, enumeró varios sin pestañear.

La miré a los ojos y dije:

Ahora haz una lista de tus cualidades.

Ella fijó su mirada en la mía, bajó la cabeza y se puso a pensar, a pensar…

Después, con los ojos llenos de lágrimas, dijo:

No sé, a lo mejor no tengo ninguna virtud…

Seguramente esa mujer ha oído tantos comandos negativos que en su cerebro no había espacios para sus cualidades.

Ocuparte de ti significa tener el control sobre tus oídos; establece criterios para el oír.

Es posible que estés recordando una frase aparentemente fútil repetida por ahí: ¡mi oído no es un orinal!

Puede ser una frase grosera, sin tanta poesía, pero es verdadera.

Evita exponer tus oídos a los excrementos ajenos.

¡Tu cuerpo es tu templo!

Prueba a oír el canto de los pájaros, los sonidos de la naturaleza.

No tienes obligación de estar disponible todo el tiempo y para todo.

Haz una selección y elige lo que deseas oír.

Si por acaso te ves obligada a estar junto a la algarabía de las personas, escucha y deja pasar las palabras como si tus oídos fuesen un puente.

Ocúpate de ti.

Pon tu alma en tu cuerpo y atiende para que tus actitudes te representen realmente a ti.

Tus padres son importantes, pero tú has de elaborar tu propio camino.

Piensa por ti, elige lo mejor para tu vida.

¿Sabes quién me ha enseñado esto?

Jesucristo.

Él decía:

Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Ante esto que dice, será imposible que ames a otra criatura sin amarte a ti.

Cuida de tus ojos; utiliza ese importante instrumento para poder visualizar los caminos que pueden ser útiles para tus proyectos y sueños.

Desarrolla tu olfato, sintiendo el aroma de las flores, el perfume de las almas.

Así, estarás desarrollando la cualidad de sentir la vida.

Saborea la vida.

Siente el placer de vivir cuando la brisa de la mañana llega levemente a tu cuerpo.

Toca tu cuerpo con cariño y atención.

¡Vístete con alegría!

¡Hoy puede ser el día de ese encuentro que tanto esperas!

Permanece atento.

Ocúpate de ti.

¡Solo tú puedes hacer tu felicidad!

Lety Ryzak

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*