Ayurveda: La curación con Yoga y Plantas Medicinales

MEDICINA DE CUERPO Y ALMA

Ayurveda:

La curación con yoga y plantas medicinales llega a la Universidad en Hungría

El Ayurveda, una medicina tradicional milenaria de la India hasta ahora poco aceptada y extendida en el mundo occidental como método curativo, tendrá en Hungría su primer departamento universitario en Europa.

El método ayurvédico utiliza muchas plantas y es más complejo que la medicina convencional al aplicar no solo los tratamientos sino complementarlos con la alimentación, la filosofía, el control sobre el cuerpo, y todo ello, en combinación con el yoga y diferentes tipos de masajes.

La Universidad de Debrecen, en el extremo oriente del país centroeuropeo, quiere intentar así armonizar la visión del Ayurveda con la medicina moderna.

Ayurveda significa:

“La ciencia de la vida”

En hindi y afronta las enfermedades de manera compleja, al considerar no sólo la dimensión física de la enfermedad, sino también lo mental y espiritual.

El primer departamento universitario de Ayurveda en Europa comenzará a funcionar a partir del curso 2015/2016 y servirá como una práctica complementaria para los estudiantes de medicina.

“La medicina occidental no sabe qué hacer con la prevención y rehabilitación en los casos de enfermedades crónicas, mientras que el Ayurveda, con 5.000 años de experiencia, incluye todas esas técnicas”, señala la Universidad en un comunicado.

De hecho, el método ayurvédico utiliza muchas plantas y es más complejo que la medicina convencional al aplicar no solo los tratamientos sino complementarlos con:

La alimentación, la filosofía, el control sobre el cuerpo, y todo ello, en combinación con el yoga y diferentes tipos de masajes.

Según el rector de la Universidad de Debrecen, Zoltán Szilvássy, su institución cuenta con facultades de Medicina, Agricultura y Letras, lo que la hace idónea para albergar este nuevo departamento.

La enseñanza, de carácter postgradual, comenzará en septiembre de 2015 para todos aquellos que cuenten con una titulación en Medicina.

Para ello, el departamento contará con la colaboración de un profesor indio, con 35 años de experiencia.

Además, la oferta se completará con cursos ya existentes que ofrece la Universidad sobre medicina oriental.

“Hay un gran interés y varios cientos de estudiantes ya se han apuntado para el primer año”, aseguró el rector a Efe.

El departamento formará así terapeutas en Ayurveda y especialistas en ciencias de la alimentación.

La gran pregunta es cómo utilizar mejor esta sabiduría en las sociedades occidentales, donde este tipo de medicina alternativa no tiene tradición ni arraigo.

La Academia Científica de Hungría (MTA) califica como “imprescindible que tanto en la medicina occidental como en las complementarias los resultados terapéuticos sean demostrados científicamente”.

El programa de Debrecen, indica la MTA en su página web, podría ayudar a la valoración científica de la medicina ayurvédica, ya que es necesario que “se demuestre con métodos científicos que sólo se utilizan tratamientos y medicamentos efectivos”.

El Ayurveda cuenta con más de 23.000 recetas o fórmulas para curar todo tipo de enfermedades, siempre basadas en una gran variedad de plantas medicinales, de las cuales muchas crecen únicamente en el subcontinente indio.

Por su parte, el presidente de Fundación Ayurvédica de Hungría, István Riesz, asegura que el método tradicional indio ofrece respuestas incluso a la diabetes, una enfermedad crónica muy extendida en el mundo occidental.

Sin embargo, en Occidente aquellos que recurren a la medicina tradicional india lo hacen demasiado tarde: tras la frustración de no haber logrado resultados con la medicina académica y cuando sus enfermedades son ya incurables.

“Pero en esos casos ya sólo ayuda la oración”, dice Riesz, cuya organización ha ayudado y asesorado a la Universidad de Debrecen para montar este primer departamento de Ayurveda en Europa.

“Yo ya no confío en la medicina occidental”, asegura Zsuzsanna Tóth, una instructora de yoga en Budapest que tuvo en el pasado graves problemas de tiroides.

Tras años de intentos fallidos con la medicina tradicional y la homeopatía decidió finalmente viajar a la India, donde empezó un tratamiento aryuvédico.

Gracias a esos métodos alternativos, esta mujer, de unos 50 años de edad, asegura que se encuentra ahora mucho mejor que antes.

“No digo que todos tengan que creer en la medicina ayurvédica.

No sé cómo, pero a mí me ha funciona”, manifiesta.

EFE

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*