25 de julio – Día Fuera del Tiempo – El Tiempo del No Tiempo – José Arguelles

El Día Fuera del Tiempo, inventado por José Argüelles

Los mayas históricos fueron astrólogos, observaron y contabilizaron los desplazamientos del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; para ellos, “los astros eran entidades que participaban en la trama humana”.

Los mayas no inventaron los calendarios ni tampoco el concepto del cero, los heredaron de los olmecas.

El Calendario Haab consta de 365 días, fue dividido en 18 meses de 20 días y un mes de 5 días. Este calendario se fundamentó a partir de los desplazamientos del Sol y es el equivalente maya de nuestro Calendario Gregoriano.

El calendario Tzolk´in es el más antiguo y también fue creado por los olmecas quienes lo heredaron a todas las sociedades precolombinas que perpetuaron su legado cultural y religión hasta los mexica (aztecas).

El Tzolk´in se compone de 260 días y al contrario del Haab, no se divide en meses, es una cuenta de 20 nombres con 13 numerales que alternándose, forman la suma de 260 días.

Los mayas tuvieron otro tipo de cuenta calendárica llamada Cuenta Larga, consiste en 1 872 000 días o 5 128 años; basándose en la página 16 del códice colonial “Oxcutzcab”, los investigadores Goodman, Martinez y Thompson, situaron el origen de esa cuenta para el día 13 de Agosto de 3114 y ha sido tomada convencionalmente como la autentica datación para el inicio de la Cuenta Larga; se le conoce como correlación GMT en honor a los tres investigadores en cuestión.

Es preciso indicar que existen otras 20 correlaciones distintas a la GMT. La propuesta de datación para la Cuenta Larga publicada por Andreas Fuls en el Scientifican American de Mayo del 2004, difiere 208 años en relación a la GMT y hace coincidir los eventos contados por los mayas con los eventos del cielo también registrados en las estelas “lo que no sucede con la correlación GMT” y, esta evidencia, coloca en un predicamento todas las dataciones mayas.

Profundizar en este estudio, significa transformar toda la historia de Mesoamérica.

Queda entonces en el aire la veracidad de la correlación GMT.
En la página 59 del Códice Dresde aparece una tabla con series de 780 días que corresponden –casi exactamente– al tiempo de la órbita del planeta Marte.

El escaso resto de 0,06 días suma, después de 19 órbitas, alrededor de un día; esta correción periódica aparece escrita también en la tabla.

Este dato puede considerarse como referencia de un calendario basado en el ciclo sinódico de Marte.

Venus aparece también en el Códice Dresde al igual que en una infinidad de estelas, Venus estaba relacionado con el tipo de guerra maya que los arqueólogos han llamado Guerra Estrella.

En los registros de los templos erigidos por K´inich Kan B´alam II –quien gobernó Palenque de 684 a 702–, Júpiter y Saturno fueron tomados como referencia para el inicio de guerras o para el “bautizo” de algunos templos.

Esta es la síntesis de los calendarios mayas.

Hoy, los jeroglíficos mayas se pueden leer; yo los leo, también los traduzco y los interpreto.

En este mismo blog, en los artículos publicados el sábado 7 y el sábado 28 de marzo puedes consultar algunos de mis trabajos de desciframiento.

Basado en lo que cientos de textos jeroglíficos mayas dicen, observo que los mayas históricos fueron seres exactamente iguales a los seres humanos de todos los tiempos, es decir:

Violentos, guerreros, sanguinarios y con una tendencia a la simulación para perpetuarse en el poder.

Esa es la condición humana; como historiador y amante de las certezas, te puedo asegurar que no he encontrado una sola civilización en el mundo que no efectuara sacrificios humanos, que no traicionara su pasado para el beneficio de su presente y que no hubiera victimando a sus aliados.

Los mayas históricos, como todas las culturas precolombinas, ajustaron su historia y sus conocimientos para gobernar bajo un régimen de terror basado en los sacrificios humanos y en las guerras.

El 25 de Julio de 2009, miles de personas en el mundo festejaron el Día Fuera del Tiempo, se trata de un  concepto occidental que se presenta como maya, inventado por José Argüelles; él y sus numerosos seguidores afirman sin sustento histórico que los mayas utilizaron un Calendario Lunar compuesto por 13 meses de 28 días y cuando multiplican 13 x 28 les da como resultado 364 días de un calendario Lunar y como les falta un día para el ciclo Solar, decidieron llamarlo Día Fuera del Tiempo.

Su multiplicación es correcta, pero es falso que los mayas tuvieran un Calendario Lunar de 13 meses,  de 28 días que además, combinan con uno Solar de 365, entonces…

¿Es Lunar o es Solar?

Ninguno de los dos, es una farsa.

Este calendario fantasma coincide con “la salida de la estrella Sirio” y, a partir de esta otra mentira, se ha desarrollado toda una tesis que raya en la incongruencia y resulta una monumental falta de respeto no solamente para los mayas históricos sino también para nuestra inteligencia.

Estos profetas modernos hablan de “radiaciones que atraviesan la galaxia” (la Vía Láctea, supongo) y las denominan “ondas de densidad que produce evolución” (¡¡ups!!).

En el colmo de la desfachatez y evidenciando una completa ignorancia de astrofísica, continúan inventando los profetas modernos que “Estas ondas tienen tal importancia que, por ejemplo, nuestro Sol fue resultado de una de ellas (sic).

Hace millones de años, una onda de estas pasó por aquí y provocó el encendido de una estrella gigante que explotó y dio origen a nuestro sol” (tales afirmaciones niegan siglos de confirmaciones científicas sobre el origen de las estrellas que nada tiene que ver con estas incoherencias) y afirman:

“Los mayas sabían eso” (no dicen de cuál texto maya tradujeron “esa información” ni cómo los mayas pudieron conocer lo que sucedió hace 4 500 mil millones de años cuando ni siquiera había vida bacteriológica en nuestro planeta).

Continúan relatando mentiras y evidenciando ignorancia sobre los procesos del universo afirmando como un niño que miente con seguridad que “los mayas podían conectar directa, sensorial, sensual y electromagnéticamente la energía y la información de esa radiación que emana del centro de la galaxia,

Así despertar para la mente real, la mente superior, la mente más profunda (ambiciosa  terminología occidental que nada tiene que ver con la cultura maya).

Los mayas se sentían envueltos en la mente del Sol, que a su vez les manifestaba la mente y el corazón de las galaxias, las que a su vez tenían deseos…”

Stephen Hawkin lo planteó con su ecuaciones sobre la entropía gravitacional de los agujeros negros y en el invierno del año pasado, el telescopio Hubble confirmó que en el centro de las galaxias existen espeluznantes agujeros negros que absorben energía más no la emiten.

Lo de la conciencia intergaláctica pertenece al orden religioso y ahí, no tengo nada que decir sino respetar esa interpretación divina, más no histórica, del universo que por cierto, se encuentra alejada años luz de la cosmogonía de los mayas históricos.

En todo el discurso del Día Fuera del Tiempo

Se afirman falsedades como verdades absolutas, se utiliza la mentira como un recurso dialéctico que no resiste el más somero análisis histórico ni científico.

Sus seguidores especulan ignorando los principios elementales de la Física Cuántica

Sobre trascender nuestra dimensión espacio-temporal y proponen transitar a través de un tunel “Cuatridimensional” hacia un:

“Espacio Tiempo Quintodimensional”

Cuando en realidad, únicamente las partículas subatómicas pueden transitar en otras dimensiones y el Principio de Incertidumbre  de Heisenberg nos impide medir con certeza lo que acontece en el jardín de las partículas subatómicas

¡La tomada de pelo es monumental!

Me remito al origen del absurdo:

Los mayas históricos no tuvieron un Calendario Lunar como el que inventó Argüelles, y todo lo que de esa mentira se deriva, son elucubraciones occidentales.

¿Qué mueve a la gente a buscar el misterio en el agua clara y a seguir a falsos profetas?

Definitivamente los seguidores de estas incoherencias sin fundamento histórico demuestran nuestra enorme capacidad para no enfrentar la verdad.

Regularmente, los seres humanos somos presas de nuestros miedos y nos acomodamos en nuestra displicencia o en un estadio de incongruencia existencial que suele  camuflarse con mentiras.

Por eso se venden miles de libros que inventan historias sobre los mayas.

Los seres humanos tenemos el derecho de creer en la religión que queramos pero la Historia Maya nada tiene que ver con el Día Fuera del Tiempo, es preciso situar esa creencia como uno más de “Los Grandes Fraudes Mayas del Tercer Milenio”.

Cuando escuches o leas a estos profetas modernos, pregúntales o cuestiona ¿cuáles son sus fuentes, en dónde está la Estela Maya con el texto jeroglífico que justifica sus palabras, en qué texto colonial o tradición oral se fundamentan sus interpretaciones de los mayas galácticos?

El tiempo circular maya fue medido con admirable exactitud por nuestros mayores y, al ser elevado al status de un Dios, resulta por decir lo menos “ingenuo” siquiera considerar que hubiera un:

Día Fuera del Tiempo.

El Tiempo del NoTiempo

Claudio Obregón ClarinFuente: http://literaturaymundomaya.blogspot.com/

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*