Maldiciones Emocionales y Generacionales

Maldiciones Emocionales y Generacionales
Esta práctica forma parte de la tercera revelación
“El Camino del Visionario”.

En esta práctica, también tomamos conciencia de las consecuencias de nuestro comportamiento.

Las heridas emocionales que les causamos a otros pueden ser tan poderosas que sus efectos no duren sólo una vida sino varias generaciones.

En la Amazonia, las llaman maldiciones generacionales:

El terror que una madre atormentada le puede causar a sus hijas es sentido por las hijas de las hijas de sus hijas, y el duro castigo que un padre le inflinge a su hijo es sentido por generaciones.

Esto también opera en el nivel colectivo.

Por ejemplo, el legado de colonialismo y esclavitud no desapareció cuando los últimos esclavos murieron –sus experiencias afectaron a la forma en que criaron a sus hijos y en que éstos criaron a sus propios hijos.

También sucede lo mismo en las familias donde hay alcoholismo, enfermedades mentales o abusos.

Incluso los nietos de la gente que lo perdió todo durante la gran depresión aún tienen que lidiar con problemas de escasez.

Las maldiciones generacionales a menudo pasan desapercibidas, ya que nacemos con ellas y las consideramos parte de nuestra piel».

Es importante tomar conciencia de estos legados a fin de que podamos curarlos, y evitemos condenar a nuestros hijos a una vida en que van a estar reaccionando a una herida que le fue infligida a nuestra abuela hace setenta y cinco años.

Vivir con coherencia quiere decir curar esta herida en lugar de dejársela como herencia a nuestros hijos.

Cuando crees que alguien cercano a ti está atrapado en una historia que no es la suya, puedes ofrecer sabiduría, consejo y apoyo.

Pero, por favor, ten en mente que si te pones superior e interpretas el papel del noble salvador, estarás asignándole a esa persona el de pobre víctima, y comenzarás a imponerle tus propios dogmas.

No hay nada más frustrante que escuchar a alguien que te dice con aire de suficiencia.

«Abandona de una vez tu historia y pasa a otra cosa».

Tomado del Libro:

Las Cuatro Revelaciones del Dr. Alberto Villoldo,

Esta práctica forma parte de la primera revelación.

por senderosalalma

Roxana

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*