La Meditación salvadora – Carmen Santiago

LA MEDITACIÓN SALVADORA

La aparición, a gran escala, de  los seres orientados hacia la vida espiritual con vocación de servicio es la razón de la esperanza de poder cumplir con el plan de amor y de luz que la Jerarquía sostiene para este tiempo.

Por este motivo quiero compartir con ustedes unos puntos de reflexión, para exhortarlos a un servicio real y verdadero que puede cambiar el curso de los acontecimientos.

Se trata del verdadero trabajo de meditación que, más que una herramienta para nuestro desarrollo, es un servicio.

Estamos acercándonos al plenilunio de Géminis, que es el gran festival de la Humanidad.

Se nos ha dicho que el periodo de luna llena es el momento en que mejor podemos entrar en contacto con la Jerarquía.

¿Te has preguntado como puedes convertir tu meditación en una herramienta de servicio?
En el profundo silencio que se produce durante las horas del plenilunio, en ese espacio de profunda neutralidad, podemos entrar en contacto con los principios que la Jerarquía sostiene para este tiempo, que tienen en sí la semilla del nuevo desenvolvimiento que se espera  de la humanidad.

Son frecuencias que van a producir, en el campo mental de la humanidad, una mayor comprensión de los conceptos que son las bases sobre las cuales el nuevo tiempo puede edificarse.

El Maestro DK los señala como:

El Principio de Buena Voluntad y la Ley de las Correctas Relaciones

El Principio de la Divinidad Esencial y la Ley de Acercamiento Espiritual El Principio de Unanimidad (una alma) y la Ley del Esfuerzo Grupal

Estas frecuencias, al impactar la conciencia de los servidores mundiales, se convierten en códigos que circulan por el plano mental de la humanidad activando en aquellos seres de buena voluntad lo necesario para corporificar estos códigos en forma de proyectos, instituciones, inventos, descubrimientos científicos, cambios sociales, destinados todos a satisfacer la demanda de la hora de acuerdo al Plan.

Así comienzan a aparecer las nuevas formas que corporificarán las leyes y principios que regirán el nuevo tiempo. De esta manera, el trabajo Uno seguirá adelante, guiado y conducido por el Cristo, y ejecutado por las manos y los pies de nuestros hermanos y hermanas por todo el mundo.

Cuenta el Maestro Morya que caminando con el Gran Señor, con el rumbo aparentemente perdido, lo encuentra sentado en una roca y le dice:

“Hemos perdido el rumbo, debemos esperar la indicación de las estrellas”

Y el Cristo le contesta:

¿Cual es nuestro sendero cuando todo el mundo nos espera?

Entonces toma un bambú y traza un cuadrado alrededor de la huella de Su pie y dice:

Ciertamente, por pies humanos.

Y dibuja el cuadrado alrededor de la huella de su mano y dice:

Ciertamente, por manos humanas”.

Entre los cuadrados dibujó algo parecido a un pilar coronado por un arco y dijo:

¡OH, mira como AUM debe penetrar la conciencia humana!

He dibujado un pistilo y sobre él un arco, y he colocado los cimientos en cuatro direcciones.

Cuando por pies humanos y manos humanas el templo sea construido, donde florezca el pistilo establecido por Mí, entonces que los Constructores pasen por Mi Senda.

¿Por qué esperar el camino cuando está delante de Nosotros?

Entonces, levantándose, borró con su bastón todo lo que había dibujado.

Y dijo:

“Cuando el Nombre del Templo sea pronunciado, entonces emergerá la inscripción.

En recuerdo de Mi constelación, el cuadrado y nueve estrellas resplandecerán sobre el Templo.

El signo del pie y la mano se inscribirán sobre la piedra angular.

” (Iluminación, II:V:5) Es un relato que siempre me impacta, que Nicholas Roerich deja grabado en uno de sus famosas pinturas.

De esta historia, lo que me impacta siempre es la frase, “ciertamente por pies humanos” y “ciertamente por manos humanas”, marcando, sin lugar a dudas la participación activa de la humanidad en el desarrollo del Plan.

Este accionar humano se pondrá en movimiento cuando puedan ser captadas las ideas que impulsen las acciones.

Y aquí es donde, los meditadores entrenados, pueden ayudar. Los principios son campos de intensa radiación.

Dedica tu meditación a repetir uno de estos principios y su ley correspondiente sin añadirle ninguna preferencia, ya sea política, social o religiosa.

Simplemente piensa en uno de estos principios con el objetivo de que circulen en la franja mental de la humanidad.

Lo bello, lo bueno y lo verdadero de este momento de nuestra historia esta corporificado por los tres principios y sus leyes.

Reflexiona sobre ellos, dale vida en tu mente y en tu corazón.

Estamos equipados para este trabajo.

Tenemos todo lo necesario.

Una mente entrenada, un deseo sincero de servir, una imaginación activa y el poder del decreto y la palabra.

Nos podemos convertir en parte de la respuesta de la Jerarquía al llamado invocador de la humanidad en general.

Como son tiempos críticos, de profundos cambios, tenemos un sin fin de ayudantes invisibles, ángeles que nos sostendrán en nuestro esfuerzo consciente por sembrar el plano mental de la humanidad de estos Principios y sus Leyes.

Es un trabajo abstracto que nunca mostrará sus frutos.

Es un trabajo silencioso.

Pero es lo que en este momento necesita la Jerarquía.

Piensa en que todo es divino, y porque todo es divino, hay un camino abierto para que el ser humano se acerque a la divinidad.

Reflexiona en la esencia primordial de nuestro Universo que es el AMOR y en su manifestación como buena voluntad e imagina como la buena voluntad puede llevarnos a compartir con nuestros hermanos, de todas las naciones, fraternalmente y en paz.

Imagina un mundo en donde las correctas relaciones dirijan la vida.

Y reconociendo tu alma, date cuenta que es una con todas las demás, acuña en tu mente la frase:

El Alma UNA.

Siente que eres uno con todos los demás y reconoce que la cooperación y el trabajo en grupos es lo que la vida espera de todos.

Que juntos podemos más, mucho más.

Piensa el mundo que quieres, que queremos todos.

Piénsalo y siéntelo en tu corazón. Es la forma de participar activamente en el Plan de Amor y de Luz que los Maestros tienen para este tiempo.

Ahora lo que cuenta es tu participación en el mundo interno.

¿Sabes dónde está tu pensamiento?

Dirígelo conscientemente hacia la Jerarquía y su Plan.

Llénate de optimismo porque eres su causa.

El verdadero conflicto se está manifestando en el mundo del pensamiento y el sentimiento.

Es allí en donde tienes que estar siempre atento.

Con tu mirar das vida, cuando sientes la vida que hay en todo.

Con tu serenidad, llenas los espacios de equilibrio.

Con tu compasión y comprensión de aquellos que no ven lo que tú ves, los acercas más a su propio centro, el único lugar en donde pueden encontrar la luz que los guíe.

Que tu meditación, tu mirar, tu palabra y tus movimientos sean todos para elevar, para salvar.

Que la meditación de tu grupo se oriente hacia el plan que la Jerarquía sostiene en Su corazón.

Que en este próximo plenilunio pensemos todos en ese gran diseño establecido para toda la humanidad y para toda vida en el planeta.

Que a través de nuestra meditación grupal permitamos que el futuro se haga presente e impacte la mente y los corazones de todos los trabajadores mundiales que pueden diseñar las formas que corporificarán nuestro glorioso futuro.

Que todos juntos, con fe, pronunciemos:

 ¡Qué así sea!

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago.

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*