Compartiendo Comprensiones – Construyamos una Nueva Civilización – Reflexiones

COMPARTIENDO COMPRENSIONES

¡Hermanos!

En la gran confraternidad humano-angélica, humano-dévica:

Construyamos una Nueva Civilización.

En esto de construir lo nuevo, es necesario saber que una civilización es el entretejido e interconexión de relaciones de todos nosotros entre todos nosotros, los humanos.

El resultado de ese entretejido con todas sus creencias, con todas sus ilusiones, con todo su espejismo, con todo su “glamour”, la suma de acciones, conductas y lo que crean todas nuestras acciones y conductas es nuestra civilización.

Si queremos, con la profunda intensidad con que aspiran nuestras Almas, si de verdad, queremos una nueva civilización, es hora de revisar, sostener, reconstruir todas las relaciones que tenemos convirtiéndolas en:

RECTAS RELACIONES.

La suma de relaciones sanas, saludables de todos con todos, de todas las personas, de todas las organizaciones, empresas y naciones, precipitará sobre la Tierra una Nueva Civilización.

¿Por dónde empezamos, nosotros, los varones y mujeres corrientes, los que caminamos las calles de cualquier ciudad, si de verdad queremos un mundo mejor?

Nosotros sabemos, porque todos los grandes de todos los tiempos nos lo han enseñado, que para construir y reconstruir correctas relaciones es necesario desarrollar y llevar a la acción la Buena Voluntad que cada uno de nosotros, guarda en lo profundo del corazón.

Construyamos rectas relaciones dejando aflorar en cada conexión en cada comunicación, con cada persona, con cada grupo, con cada organización, lo mejor que hay en nosotros.

Revisemos en primer lugar si estamos cumpliendo, la Regla de Oro que se ha grabado en la paredes de la sede de Naciones Unidas :

“No hagas a otro lo que no querrías que te hagan a ti”

No murmures,

no sospeches,

no critiques,

no desprecies,

no discrimines,

no lastimes,

no hieras,

no mates.

También la podemos expresar en su forma positiva, como nuestra mente la lee mejor:

“Haz a los otros lo que te gustaría que hicieran contigo”

Perdona,

agradece,

reconoce,

bendice,

solidarizate,

colabora,

sonríe,

abraza,

comprende,

escucha,

sana,

cuida,

permite,

protege.

Cuando dudes si estás habilitado para realizar una acción, pregúntate que pasaría si todos los humanos, en este instante, la hicieran contigo.

¿Qué pasaría?

Te doy un ejemplo:

Arrojar un papel a la calle,

Cuando piensas en miles de millones de seres arrojando, en este instante, un papel a la calle y dejando las ciudades intransitables, en ese momento comprendes:

Ningún ser humano tiene derecho a arrojar un papel a la calle.

Cada vez que tomes una decisión piensa si cubre la premisa :

“El mayor bien para el mayor número.”

Y vas a encontrar que acciones que hasta hoy te parecían correctas, están en verdad muy alejadas de la:

Ley de la Recta Relación.

Cuando una relación deja de ser lo que era, que se transforme pero que no se rompa.

Cada relación rota, rompe la red, la trama de la vida y nos empobrece a todos los que estamos viviendo aquí, en la superficie de la tierra.

Recuperemos el perdón, como instrumento para reconstruir relaciones, no estoy hablando del perdón divino, del perdón de las religiones, del perdón de Dios, estoy hablando de perdonarnos entre nosotros, como humanos, como hermanos.

Concientes como somos de nuestras imperfecciones, todos podemos dañar a otro.

Todos podemos equivocarnos y como somos todos seres en proceso de hacernos y no:

“Productos terminados”

Todos nos debemos unos a otros el perdón del error, el perdón por el dolor que nos causaron, voluntaria o involuntariamente.

Todos podemos hacer mucho por las rectas relaciones, porque todos estamos en relación con otros humanos.

Cada uno de nosotros que enriquece, fortalece, redime una relación es un Constructor de la Nueva Civilización, donde ningún conflicto se convertirá en pelea pues habremos aprendido a cooperar para resolver juntos nuestras disputas, nuestras desavenencias, nuestras peleas.

Estos son los escalones que nos llevan a alcanzar la Fraternidad, uno puede hacer la diferencia, no dejemos de aportar.

Desde lo profundo del corazón

Marta Paillet

[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*