30 de Agosto – Santa Rosa de Lima – Isabel Flores de Oliva

Isabel Flores de Oliva

Conocida como Santa Rosa de Lima.

Es una santa peruana, hija de Gaspar Flores, arcabucero natural de la Villa de Baños de Montemayor, Extremadura, España y no de Puerto Rico.

Así lo asegura la placa en la casa de los Flores, la cual aún se conserva.

En 1545 Gaspar salió de España,después de pasar por Puerto Rico y Panamá, que formaban parte del virreinato de Nueva España.

Llegó al Perú en 1547 como soldado del Pacificador Pedro de la Gasca, quien restableció la Real Audiencia en 1549, recuperando el dominio de la Corona tras la usurpación del poder por Gonzalo Pizarro, gobernante del Perú entre 1544-1548.

Gaspar Flores fue nombrado arcabucero el 9 de marzo de 1557 por don Andrés Hurtado de Mendoza, tercer Virrey del Perú entre 1556-1561.

El 1 de mayo de 1577 casó, en Lima, con la criolla limeña María de Oliba y Herrera, apellidos procedentes de Aragón.

Ese mismo año servía de arcabucero en la guarda del V Virrey Francisco de Toledo(1569-1581).

Existen dos versiones de la fecha de su nacimiento, el 20 o el 30 de abril de 1586.

En los registros del Proceso Ordinario se encuentra que la madre y otras personas declaran que nació el día postrero del mes de abril (30) a las 4 de la tarde.

El primero de los biógrafos de Rosa, Fray Pedro de Loaiza (su confesor también) y por sus padres como consta en el Proceso Ordinario, interrogatorio que realizaron las autoridades religiosas sobre la vida de Rosa.

Isabel o Rosa fue la cuarta hija de los Flores Oliba, fue bautizada, según partida, el 25 de mayo de 1586 en la Parroquia de San Sebastián, en Lima por el sacerdote Antonio Polanco, sus padrinos fueron Hernando de Baldés y María Osorio.

La tradición y algunos cronistas señalan que Santa Rosa de Lima, la primera santa de hemisferio Americano, nació en Taboga (esto es en base a historiadores taboganos), porque sus padres vivían en la isla, en un lugar llamado La Puntilla (Panamá).

La familia partió de la isla para establecerse en la ciudad de Lima.

Esta información está totalmente desvirtuada, por las declaraciones en el «Proceso de Cananización» de los Archivos del Vaticano.

Rosa floreció como santa en Lima y fue canonizada en Roma como “Santa Rosa de Lima.

Su infancia fue común y nada llamativa, su compañero de juego fue su hermano Hernando (Lima 1584-1627) el cual siempre la apoyó y ayudó.

A los doce años se mudó con su familia hacia Quives, un pueblo a 60 kilómetros de Lima ubicado en el Valle Chillón.

Es aquí donde ella recibirá la confirmación de manos del futuro santo católico, Santo Toribio de Mogrovejo, su padrino fue el sacerdote del pueblo Francisco González.

Es en Quives donde al parecer empezó con sus mortificaciones contrayendo un reuma muy fuerte con consecuencias dolorosas para su recuperación que ella ocultaba a su madre.

Regresó a Lima con su familia ya siendo una joven.

Debido a problemas económicos de la familia, trabajaba el día entero en el huerto y solía bordar con gran esmero para diferentes familias de la Ciudad y así ayudar al sostenimiento de su hogar.

A pesar de todo, se encontraba conforme con su forma de vida y no hubiera tratado de cambiarla si no hubiera sido por la insistencia de sus padres a casarla.

Rosa resistió por más de diez años y finalmente hizo voto de virginidad ante la imagen del «doctorcito» para confirmar su resolución.

Al cabo de unos años ingresó a la Tercera orden de Santo Domingo a imitación de Catalina de Siena.

A partir de entonces, se recluyó prácticamente en la Ermita que ella misma construyó, con ayuda de su hermano Hernando, en un extremo del huerto de su casa.

Sólo salía para visitar al Templo de Nuestra Señora del Rosario y atender las necesidades espirituales de los indígenas y los negros de la ciudad.

También atendía a muchos enfermos que se acercaban a su casa buscando ayuda y atención, creando una especie de enfermería en su casa.

Muchas biógrafos escriben que ayudaba a fray Martín de Porres lo cual no está probado en el texto del «Proceso de Martín de Porres» (Lima 1579-1639) él cual es santo desde 1962.

Así pues, el día de su confirmación en el pueblo de Quives, el Arzobispo Santo Toribio de Mogrovejo, la llamó Rosa sin que alguien pudiese darle noticia al arzobispo de este nombre tan particular e íntimo.

Aunque le mortificaba que la llamasen así, a los 25 años aceptó y quiso que la llamaran Rosa de Santa María , a razón de que, según lo relató su madre, fue a conversar con un sacerdote a la iglesia de Santo Domingo manifestándole la molestia que le causaba que la llamen «Rosa», pero el sacerdote la tranquilizó diciéndole:

«¿Pues hija, no es vuestra alma como una rosa en que se recrea Jesucristo?».

Con esto quedó tranquila y segura del nombre que le habían dado; siendo confirmado más adelante, según sus biógrafos, en episodios de tipo místico, por la Santísima Virgen de la Merced y posteriormente en el desposorio místico por el Niño Jesús.

Fuente: Wikipedia

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*