Veamos con los Ojos del Amor – Miguel Ruiz

Veamos con los Ojos del Amor – Miguel Ruiz

Tu cuerpo es perfecto tal y como es, pero todos nosotros tenemos esos falsos conceptos sobre lo que es correcto e incorrecto, bueno y malo, bonito y feo.

El problema reside en que, aunque sólo se trate de unos conceptos, nos los creemos.

Con esa imagen de perfección en la mente, esperamos que nuestro cuerpo tenga una determinada apariencia, que se comporte de un modo concreto.

Rechazamos, cuando el cuerpo nos es totalmente leal.

Y aún cuando no es capaz de hacer algo, debido a sus propias limitaciones, nosotros lo empujamos, y al menos lo intenta.

Mira lo que haces con tu cuerpo.

Si tu lo rechazas,

¿Que pueden esperar de ti los demás?

Si lo aceptas, serás capaz de aceptar prácticamente a todo el mundo, todas las cosas.

Esta es una cuestión de suma importancia cuando se aborda el tema del arte de las relaciones.

La relación que tienes contigo mismo se refleja en la relación que tienes con los demás.

Si rechazas tu propio cuerpo, cuando compartes tu amor con tu pareja, te sientes tímido.

Piensas » Mira mi cuerpo, ¿como puede amarme con un cuerpo como este?.

Entonces te rechazas a ti mismo y supones que la otra persona te rechazará exactamente por la misma razón.

Y cuando rechazas a otra persona, lo haces por las mismas razones por las que te rechazas a ti mismo.

Para crear una relación capaz de conducirte al cielo, tienes que aceptar totalmente tu cuerpo.

Tienes que amarlo y permitirle ser :

«LIBRE» para SER

«LIBRE» para DAR,

«LIBRE» para RECIBIR,

Sin timidez, porque la «TIMIDEZ» no es otra cosa que MIEDO.

Eres lo que crees que eres.

No hay nada que hacer salvo ser lo que eres.

Tienes derecho a sentirte bello y a disfrutar de ese sentimiento.

Es posible honrar tu cuerpo y aceptarlo tal como es.

No necesitas que te quiera alguien para hacerlo.

El amor proviene de nuestro interior y siempre está ahí, pero con ese muro de niebla, no lo sentimos.

Sólo percibes la belleza que reside fuera de ti cuando sientes la belleza que reside en tu interior.

Imagínate como te sentirás el día que sientas adoración por tu propio cuerpo.

Cuando te aceptes tal cual y como eres, te sentiras muy a gusto con tu cuerpo y seras muy feliz.

Entonces cuando te relaciones con otra persona, el límite del maltrato hacía ti mismo será prácticamente nulo.

Esto es el amor hacia uno mismo.

No se trata de una cuestión de importancia personal, porque tratas a los demás con el mismo amor, el mismo honor, el mismo respeto y la misma gratitud que utilizas contigo mismo.

¿Eres capaz de ver la perfección en una relación como esta?

Se trata de honrar al DIOS que reside en el interior de cada uno.

FUENTE:

Del libro:

«La maestria del amor»

de Miguel Ruiz

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*