Cuando tu pareja no te demuestra Amor – Segunda Parte

Alejandra y Bernardo

Cuando tu pareja no te demuestra Amor – Segunda Parte

Están pasando por un mal momento, por una crisis momentánea, para esas parejas entonces, es importante reconocer lo que el otro hace aunque sea pequeño; y esto también es una gran lección para hacerlo con nuestros hijos; cuando nuestros hijos hacen algo, reconocer aunque sea pequeño, lo que están haciendo, validar al otro y tal vez, lo que estén necesitando los dos sea la validación mutua, que seguramente se la daban cuando se conocieron y cuando estaban en la etapa del enamoramiento cuando el otro no tenía ningún defecto, entonces hay que volver a retomar esos detalles.

Los detalles del amor en una pareja son muy importantes.

Y tal vez, vos y él perdieron detalles del amor que hay que volver a recuperar, no son cosas grandes, porque no es que querés que tu marido te regale un departamento o un auto, eso si viene, ¡bárbaro! querés que tu marido te tenga en cuenta, que puedas hablar con él, querés tener romanticismo con él, esas son las cosas que estamos buscando en el hombre que queremos que viva con nosotros hasta que la muerte nos separe.

Después vendrá el departamento, el auto, pero un departamento sin ese hombre, no tiene sentido.

Nosotras, las mujeres, no tenemos este concepto tan materialista, estamos buscando algo más y lo otro viene sólo y sabemos que si nos tenemos que arremangar para comprar un departamento o un auto, lo vamos a hacer, no tenemos problema, no dependemos de ellos en eso, sí en la parte afectiva que es la que más nos duele a nosotras cuando no la tenemos.

Por último, tené pensamientos que afirmen la relación cuando no se ven.

Las mujeres solemos hacernos mucho el bocho, cuando el marido se va de la casa:

¿Dónde está, estará hablando con esa, con aquella, con la jefa, etc.?

Entonces, tenés que tener pensamientos que afirmen la relación y no pensamientos de sospecha; porque si no, no vas a poder vivir en paz, si estás todo el tiempo sospechando de la otra persona, no podés tener paz vos.

Muchas veces les trasladamos a nuestra pareja pensamientos que nosotras tenemos, tal vez estamos diciendo:

El se está viendo con alguien, cuando en realidad, es nuestro deseo estar viéndonos con alguien; él debe estar escribiendo un mensaje a otra; cuando en realidad, nosotras queremos escribirle un mensaje a otro.

Tener buenos pensamientos que afirmen la relación, recordar buenos momentos que hemos pasado con él, pensar en algo físico que todavía nos atraiga de él, algo lindo que te gusta mucho de él, pensar en lo que te hace sentir orgullosa de él, recordar detalles de la vida, del largo camino que hicieron juntos y saber que vale la pena estar en pareja y seguir luchando por ésta pareja. Eso nos va a ayudar a sentirnos menos solas.

En una pareja, cada uno está cargando con su propia mochila.

Vos tenés tu propia mochila y él tiene la suya propia; se imaginan las dos mochilas juntas, entonces cuando una pareja se estresa hay algo que es infalible y que tal vez en muchas parejas se ha perdido hace mucho tiempo «la alegría», tenemos que recuperar la alegría individual y la alegría de vivir en pareja.

Hay un gozo que Dios tiene preparado para nosotros y que cuando ese gozo empieza a activarse dentro de la pareja, algo ocurre.

Dice Proverbios 17:22 «El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos», si necesitás que algo que está enfermo, vuelva a tener salud, si ves que tu pareja está en crisis y necesitás recuperar tu vida de pareja, tu vida apasionada, tu vida de emoción con esa pareja, tenés que recuperar el gozo, porque el corazón alegre es el remedio para toda enfermedad.

El gozo es la receta

¿Hace cuánto que no te reís en pareja?

¿Hace cuánto que tu pareja no te hace divertir y vos no le haces divertir a tu pareja?

Porque ahora te tomas todo a la tremenda, porque ahora él se toma todo a la tremenda, en lugar de tomar todo a la risa.

Si tenemos un Dios tan grande, ya pasará, esto también pasará, hemos pasado por tantas cosas, mira si vamos a preocuparnos en esto, ¡vamos a reírnos y el gozo del Señor será nuestra fuerza para seguir adelante!

Oramos por más fe, oramos por tener más prosperidad, pero no oramos por tener más gozo, y tenés que orar «Señor, yo te pido que en mi pareja, en mi familia, con mis hijos se instale gozo en nuestra casa»; tenemos que empezar a reírnos, cuando tu hijo te traiga una mala nota, reíte, y decile: hijo, yo sabía que estás abajo porque dentro de poco vas a estar bien arriba.

Reíte de los problemas, reíte de las circunstancias difíciles, tenés que experimentar el gozo.

Ora por gozo, porque el espíritu triste te enferma, te debilita.

Yo te hablé hace un tiempo, que hay casas muy tristes, hay hijos que llegan a casa y la casa está triste.

Entrás a ciertas casas y son casas grises, que no tienen vida, que hace mucho que se perdió el gozo, que hace mucho que se perdió la alegría. Te digo que todo el mundo está esperando que pase algo malo, que tus pensamientos todo el día hasta que venga tu pareja, son pensamientos de duda, pensamiento de éste algo estará haciendo

¿Y por qué llegó cinco minutos tarde?

¿Qué le habrá pasado? o pensando en un accidente, estamos pensando en la inseguridad, o sea, que hay mucha tristeza en nuestras casas y nosotros tenemos que activar el gozo del Señor porque es nuestra fuerza.

Cuando Jesús estaba en el monte de Getsemani, fue el momento de mayor tristeza que tuvo que experimentar Jesús; pero hizo dos cosas:

1) Acudió a su Papá y 2) Se puso de pié.

En medio del dolor se levantó y siguió adelante para cumplir con lo que Dios le había dicho que tenía que hacer.

Pero ¿Dónde está el gozo?, oró, se levantó y siguió, ¿dónde está el gozo?, Nehemías 6-10 dice:

«El gozo del Señor es nuestra fuerza».

Si vos, en medio de la crisis podes ponerte de pié, seguir caminando y decir, esto lo voy a terminar, esa es la fuerza, la alegría que tiene Dios sobre tu vida.

Si tenés fuerzas para seguir adelante en medio del dolor, en medio de la crisis es porque la alegría del Señor está obrando en tu espíritu, y la alegría del Señor es nuestra fuerza para conquistar los sueños.

¿Qué es el gozo?

El gozo es el fruto del Espíritu, o sea, todos lo tenemos hay que desarrollarlo, hay que activarlo; no es que no lo tenés, -a mí se me fue el día que…, ese día que me fue mal, nunca más me reí, nunca más fui feliz, no, el gozo es el fruto del Espíritu, es algo que tiene que crecer en vos sí o sí, pero tenés que darle lugar para que crezca y el gozo implica que sigo adelante.

Ese es el gozo, seguir adelante a pesar de….

Usted sabe cuántas veces las pastoras que estamos hoy acá, hemos tenido que seguir adelante a pesar de…y ¿sabe por qué lo hicimos?

Por el gozo del Señor, porque Él está contento con nosotras, y cuando Él está contento, eso a nosotras nos llena de fuerza.

Pasá tus pruebas con dignidad, pasá tus problemas con dignidad, eso quiere decir:

Yo tengo algo dentro mío, es el gozo del Señor, el que me da fuerzas para seguir adelante, yo no me voy a quedar acá, yo voy a seguir adelante, porque a mí Dios me lo prometió.

Estaba Pablo y Silas y dicen que los azotaron, los echaron en la cárcel, les aseguraron los pies con el cepo y se encontraban encerrados y Pablo le dice a Silas:

«Silas me parece que estamos mal, estamos encerrados, en un calabozo profundo, no vemos la luz del día, no podemos ver a nuestra gente querida, estamos con un montón de presos que están igual que nosotros, y le dice:

Silas, ¿qué te parece si cantamos algo?, qué te parece si nos mandamos una canción, los presos tenían que escucharlos sí o sí porque estaban cautivos, aunque desafinaran, y cuando empezaron a cantar ellos soltaron gozo, ellos no estaban esperando un milagro, ellos solo querían expresar el gozo que había dentro de ellos, porque se sentían amados por el Señor y cuando ellos empezaron a cantar, vino un terremoto y el terremoto abrió las puertas y soltó las cadenas.

Hay un terremoto que va a ocurrir cuando sueltes la alegría del corazón.

Vos decís, pastora usted no lo conoce a mi marido, éste hombre no habla, es mudo, éste hombre no ve nada, es ciego, no va a cambiar nunca, este hombre es malo.

Yo lo único que sé, es que no conozco a tu marido pero conozco el gozo del Señor, porque me ha fortalecido un montón de veces y yo quiero decirte que tenés que soltar el gozo de adentro; no es algo que compras, es algo que ya Dios te dio, así que lo tenés que usar simplemente.

Decí: yo no sé por la situación por la que estoy pasando pero yo voy a probar con el gozo del Señor.

¿Por qué no probás hoy con el gozo del Señor?

¿Por qué no te atrevés a soltar alegría y decís, Señor, esto va a pasar en mi vida, soy una victoriosa, voy a tener lo que me prometiste, yo lo sé y lo creo.

Quiero que juntes las manos y te preguntes:

¿Cuál es la cadena que te está atando?

¿Cuál es la cadena que te pusieron?

Quiero que juntes las piernas ahora, los pies, te pusieron los cepos, algo te pusieron y parece que no tiene solución, que no podés salir, quiero decirte que ahora vas a soltar gozo, vas a cantarle una canción, como te salga, no importa que sea la primera vez que venís, mové la boca, soltá alegría, decile:

Señor, lo tengo, lo voy a soltar. Porque en un rato vas a escuchar el estruendo, vas a escuchar el terremoto que va a venir a abrirte la puerta cerrada y a soltarte las cadenas.

Vas a juntarte 10 chistes buenos, te los vas a escribir, o lo vas a escuchar al pastor Bernardo que siempre dice alguno, los vas a tener pegados en tu heladera, en tu mesita de luz, en tu auto, donde sea, los vas a tener pegados ahí y te vas a empezar a reír.

Hacé fiesta en tu casa.

La alegría te va a sacar de las peores situaciones, vas a crear atmósfera de alegría, no le pidas más nada al Señor, decile:

Señor quiero desarrollar gozo, alegría, a partir de hoy me voy a reír, y hacé todo lo necesario para reírte, porque el gozo del Señor es el que te sana.

Por Alejandra Stamateas

No votes yet.
Please wait...

1 comentario en Cuando tu pareja no te demuestra Amor – Segunda Parte

  1. MARAVILLOSA LA PUBLICACIÓN , ES MUY CIERTO Y CREO QUE SOLO NOS FALTA UN POCO MÁS DE AMOR A TODOS . SOMOS MUY EGOÍSTAS TANTAS VECES , NO ES FÁCIL LA CONVIVENCIA .HAY QUE PEDIR MUCHO A DIOS Y TENER MUCHO AMOR Y NO SIEMPRE ESTAMOS DISPUESTOS A AMAR HAY DÍAS EN LOS QUE ES MÁS DIFÍCIL HACERLO . UN BESO . LOS QUIERO

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*