Quiero Recuperar las Esperanzas – Alejandra Stamateas 3/3

Quiero recuperar las esperanzas 3/3

¿Saben por qué David se enfrenta al gigante con piedras?

Porque él era bueno manejando la honda; él sabía en qué era bueno. Yo voy a hacer las cosas en las que soy bueno, no me voy a meter en otro terreno, por eso él agarró la honda y lo mató al gigante, porque él sabía lo que estaba haciendo. ¿En qué eres buena mujer? ¿Qué cosas hacés bien, que nadie te puede superar, como vos lo hacés, nadie lo hace?

¿Saben cuál es el problema?

Que cuando nos educaban a nosotras las mujeres antes, no sabían bien para qué nos preparaban, no sabían para qué nos educaban, decían: y ésta que se case, ¿Y estudiar? No, no le da la cabeza mucho, para qué va a estudiar. Ésta manejando plata es un desastre, mejor que tenga un hombre al lado, y que la controle, que la vigile, que se meta en la casa, que cocine, que tenga los hijos.

¿Vos, sabés para qué te estás preparando en la vida

¿Tenés un diseño de tu vida?

¿Sabés lo que estás haciendo con tu vida? o todavía estás viviendo sin saber muy bien hacia dónde vas.

Sé obsesiva con tus puntos fuertes. Sé obsesiva con las cosas que hacés bien. No te retires por un fracaso. Yo sé que en esto soy bueno, yo sé que en lo otro soy bárbara, yo sé que en aquello más o menos, lo dejo de costado y las cosas que no hacés muy bien, Dios se encarga, no te preocupes. Porque Dios a vos te llamó a hacer algo, así que no te preocupes por lo otro. Si yo me tuviera que ocupar en mi casa de todas las cosas, me volvería loca, no me da el tiempo, no me da el cuerpo, no me da nada; entonces ¿qué le dije? Señor vamos a hacer cuentas acá, le dije, Señor vos cuidá de mis cosas y yo hago todo el resto y el Señor me dio una mano y me dijo: Trato hecho.

Ahora, les puedo asegurar que en lo que estoy haciendo, hay mucho más trabajo que en casa pero Dios me dio la bendición de poder hacerlo. ¿Saben por qué? porque vos tenés que saber, para qué fuiste diseñada por Dios, no tenés que vivir la vida tratando de ver adonde va a embocar; ¿a ver? y éste nuevo año y bueno, y no sé, y yo haría un cursito de ikebana; no, si naciste para hacer ikebana, bárbaro, pero si no ¿qué haces haciendo un curso de ikebana? Por eso hiciste tantas cosas que decís, no me sirvieron para nada, porque no estabas enfocada, para qué eres buena. Sé obsesiva en tus puntos, en tus áreas fuertes y declara que de ahí va a venir tu bendición y tu prosperidad.

Si vos estás enfocada en lo que querés y en tus puntos fuertes, sabés en lo que sos buena, nadie te lo tiene que decir, nadie te tiene que motivar de afuera, cuando alguien te dice no a algo, vas a decir, no me importa, este es un no que me invita que tengo que seguir por ese camino, porque nadie te desanima, vos sabes hacia dónde vas, le decís, llegaron tarde mis amores, yo sé hacia dónde me dirijo, así que, me digas lo que me digas, no me vas a poder desanimar.

Voluntad firme. Preparate para lo que Dios te diseñó. No, para cualquier cosa. No te andes poniendo cualquier vestido. Hay un vestido que Dios diseñó para vos, es un vestido único, es un modelo, es un diseño exclusivo y es para vos, así que ¡no te pongas el vestido de otra, ponete tu propio vestido exclusivamente diseñado por el Rey de Reyes!

Tengo que resolver los conflictos rápido .

Si vos no resolvés un problema que tenés, rápido; el problema te va a terminar desanimando. Por eso venís desde marzo arrastrando con un problema que le diste tantas vueltas, tantas vueltas que se agrandó. Entonces, tenés que empezar a resolver los problemas rápido. ¿Cuántos problemas venís arrastrando que no resolviste? ¿Qué no les pusiste un punto final? Yo hablaba hoy con una persona que me decía: estoy enamorada, él no me da bolilla y yo estoy locamente enamorada, pero no me da bolilla pero yo voy a seguir esperando y le digo: ¿y hasta cuándo? No sé, hasta que se me gaste el amor, ¿hasta cuándo? -Le digo-, no sé hasta que se me vaya este sentimiento; no se te va a ir nunca, el sentimiento no se te va así no más, hay que hacer un trabajo, tenés que ponerle un punto límite, tenés que decir: si ésta persona de acá a un mes, dos meses, tres meses, lo que quieras poner, no me da bolilla, me dice que no me ama y me sigue rechazando, yo tengo que mirar para otro lado, no puedo seguir insistiendo porque si no es como obligar al otro a que te ame, ¿qué estás esperando? En dos meses, en tres meses seguís, y seguís, pero yo voy a ganar, ¿qué vas a ganar, obligar al otro a que te ame? Entonces hay cosas que tenés que ponerle el punto final y tal vez cuando le pongas el punto final, la otra persona ahí reaccione.

Tenés que poner un límite para todo en tu vida. ¿Cuánto dolor se te llevó éste problema? ¿Cuántas finanzas te llevo éste problema? ¿Cuánto tiempo perdiste pensando en ese problema? Por no resolverlo, por darle vueltas y te puedo asegurar que tenés la palabra de autoridad en tu boca para resolver los conflictos. La palabra que vos digas, cierra los círculos que están abiertos; pero es tu autoridad que sale de tu boca.

Dejá de dar vuelta en un problema que se agranda y te desanima. Hay cosas que hoy le tenés que dar un corte, le tenés que poner un final, hay cosas a las que le tenés que decir, ¡basta! no la podés seguir alargando en el tiempo. Hay cosas que si no le decís hoy ¡basta!, te van a seguir maltratando toda tu vida. Hay situaciones que si no le pones un freno, esos vecinos, esa familia tuya, decirle, hasta acá llegamos, basta no abuses más de mí, no te voy a dar plata, basta. Hasta que no digas basta, eso va a seguir creciendo y va a seguir desanimándote.

Dice que había un gigante, que estaba desafiando al pueblo de Israel; y el pueblo de Israel en vez de enfrentarlo, seguía dando vueltas, no lo enfrentaba, no había uno que pudiera enfrentarlo, hasta que llegó David. ¿Y saben por qué David pudo enfrentarlo y matarlo? Porque David decía: cuando viene un oso, o cuando viene un león, si yo no lo mato rápido se come mis ovejas y me quedo sin las ovejas de mi padre, por eso él cuando veía un oso o un león, él lo mataba rápido.

Cuando veas un oso o un león, matalo rápido, porque si no te va a terminar comiendo lo poco que te queda. Los problemas hay que resolverlos rápido. No tengas el síndrome del chicle, lo masticas y después seguís masticando, y tu problema es como el chicle, lo volvés a masticar y repartís un poquito a uno, un poquito a otro, ¡trágatelo, es preferible que te lo tragues a que lo andes estirando todo el tiempo!

Voluntad firme y resolver los conflictos rápido. Porque ahora te vas a tener que encontrar con tu familia y vas a tener que resolver los problemas de pelea de todos los años. Vos no querés, pero el problema sale ¿por qué? porque no resolviste el tema pronto. Por eso, cuando Dios se encuentra con vos, lo primero que hace es sanarte tu mundo emocional, porque Él dice: yo necesito cambiar tu lamento en baile.

Yo necesito cambiar tu tristeza, tu desesperanza en alegría, yo quiero verte feliz, alegre, yo quiero verte bailar. ¿Qué le estás dando vueltas? ¿Quién estás esperando que te decida lo que vos tenés que hacer? dejá de esperar que alguien te traiga la respuesta. Y si aparece algo mejor, vendrá después y hará otra cosa; pero hoy vos tenés que decidir resolver ese problema, ya, ahora, rápido para que no te quite la esperanza que Dios puso en tu corazón.

Dice el pasaje de Jeremías 38, que lo iban a meter al profeta en una cisterna -porque él estaba diciendo algo que iba a pasar-, pero la cisterna no tenía agua, estaba seca, en realidad había lodo abajo, pero no caía agua suficiente, porque esa cisterna era para recoger agua para la ciudad y entonces dice que éstas personas metieron al profeta en una cisterna y lo dejaron ahí; y el pueblo estaba muriéndose de hambre, no había pan para la gente, así que menos iban a acordarse de tirarle un pedazo de pan al profeta en la cisterna, entonces un hombre que era siervo del rey, se enteró de ésta situación y fue corriendo al rey y le dijo: «está el profeta en la cisterna y si no lo sacamos rápido se va a morir», el rey dio la orden que tomara algunos hombres y fueran con él a sacar al profeta de la cisterna para que no se muriera; y éstos hombres con el permiso del rey, fueron debajo de la tesorería, donde estaba la plata del palacio, vos vas a buscar la plata a un lugar en tu casa porque sabés que la guardas ahí, pero ésta gente fue a la tesorería, no a buscar plata, porque no necesitaba plata, dice que fue debajo de la tesorería y debajo de la tesorería había un lugar que era como una especie de baúl, de sótano donde dicen que se guardaban ropas viejas y fueron a buscar telas, harapos, ropas viejas, no sé para qué en un palacio se guardaba la ropa esa pero ahí estaba, ¿qué son las ropas viejas? Cosas que nadie usa, cosas que otras personas descartaron.

Dios, en este tiempo te va a dar algo que otro desechó, que otro descartó, que alguien dijo ya no sirve para nada pero vos vas a tomar en tus manos. El Señor te lo va a dar y eso va a traer la bendición para tu vida, va a traer la salvación a tu casa. Hay algo que vos todavía no viste pero Dios te lo va a revelar en este tiempo, no está en la tesorería, no está en ese lugar donde vas a buscar la plata, es algo que los demás desecharon, pensá, algo que los demás ya no quieren usar, algo que parece viejo, algo que parece que no sirve, pero Dios dice: de ahí va a venir tu bendición, tu salvación y tu prosperidad. Así que no deseches nada, Dios tiene un tesoro reservado para tu vida que todavía nadie se dio cuenta pero está reservadito por el Rey para vos, para darte la bendición para éste fin de año que es la que te estaba faltando!

Entonces tomaron las ropas viejas, las telas y fueron a donde estaba la cisterna, a donde estaba el profeta, le tiraron las telas para que se la pusiera debajo de los sobacos para que las sogas no te lastimen, miren que dulce que es el Señor, que cuando Él te va a sacar de una situación difícil, Él te dice: «te voy a sacar con cuerdas de amor, no vas a salir herida de esa situación porque yo soy el que te está sacando de ese lugar»

Dios te va a sacar de toda situación difícil con cuerdas de amor, pensabas de esta no salgo, de ésta voy a sufrir y Dios te dice: Dejalo en mis manos, yo tengo mis ángeles que van a ir hacia el pozo donde vos estás y con mis cuerdas de amor, sin lastimarte, sin tocarte un solo pelo, vas a salir de esa situación difícil y complicada y vas a ver la gloria del Rey en tu vida.

Vos decís: ¿Dónde Señor?, ¿dónde busco? Y el Señor te dice: no es en los lugares donde buscaste siempre, hay un tesoro que yo tengo guardado, hay gente que lo ha desechado, que no le importa, que no le interesa, pero eso yo lo tengo reservado para vos, porque algunos consideran que ya no sirve, yo lo tengo reservado para rescatarte a vos. Hay algo que Dios va a mostrarte en éstos días.

¡Ah, Señor!, esto no sirve, mirá son cosas viejas, hace años que la tengo guardada y el Señor te dice: Ahí está tu tesoro, ahí está tu bendición. Tal vez sea tu relación con el Señor, que dejaste olvidada hace tanto, que dijiste, si eso alguna vez yo tuve una relación con el Señor pero yo ahora estoy en otra, mi búsqueda espiritual es otra cosa, son cosas modernas y Dios te dice, es tu primer amor que lo dejaste ahí guardado, es tu primer amor vuelve a enamorarte de él, vuelve a enamorarte de mí como antes, vuelve a hablar de mí, como hablabas antes a todo el mundo, vuelve a ese primer amor, a ese primer encuentro donde se activó la pasión por mí, donde fue la primera vez que recibiste al Espíritu Santo y donde te gustaba encontrarte conmigo, vuelve al primer amor.

Ah Señor, pero yo ahora tengo fuerzas y quiero hacerlo a mi manera y Dios te dice: vuelve a usar las fuerzas que yo te di al principio, esas que dejaste de lado, ¿por qué no vuelves a usar la oración? Porque tal vez dejaste de orar hace mucho tiempo, tal vez dejaste de leer la Palabra hace mucho tiempo y Dios hoy cuando lees la Palabra te da revelación nueva y fresca, pero es la misma palabra, ¿por qué no volvés a eso? y bueno pero ahora no tengo mucho tiempo, volvé a esos tesoros que ya nadie usa, porque ahí hay revelación para tu vida y ahí viene la bendición y la prosperidad.

Dios te dice: «Yo te voy a sacar de ese lugar donde estás, porque Dios cuando promete cumple, y hoy nos está prometiendo a todos los que estamos acá, los que nos están viendo a través de internet, los que están escuchando el CD, los que están viendo el DVD, nos está prometiendo que nos va a sacar de los problemas. Le vamos a pedir la solución a Dios y en el mismo día va a venir la solución a los problemas, porque no vamos a alargar los problemas. Vamos a pedirle a Dios que en el mismo momento, resuelva ese conflicto, y va a venir el Señor con cuerdas de amor, va a usar eso que a vos te parecía que ya no te servía y con cuerdas de amor te va a levantar, te va a sacar a las alturas, del lugar de donde nunca deberías haberte bajado».

¿Saben cuál era el secreto de David? ¿Por qué podía tener esa voluntad firme y por qué llegó a ser rey? No cualquiera llega a ser rey, nombrado por Dios. Porque él descubrió el gran secreto que era que él contaba sólo con Dios. Hay momentos de tu vida y de éste año que pasaron, que tal vez no pudiste contar con cierta gente; tal vez hubo momentos de éste año que ni siquiera pudiste contar con vos porque no estabas en condiciones de contar con vos, porque no eras una buena consejera para tu propia vida, porque la estabas pasando mal.

Pero el secreto de David era, yo me mantengo firme pase lo que pase, porque mi gran secreto es que cuento sólo con Él, y él podía pasar por cualquier situación y podía decir: pacientemente esperé y Él se inclinó a mí y El oyó mi oración y me sacó del hoyo profundo, ¿por qué? porque yo cuento con vos y si cuento con vos, voy a ser paciente; porque si yo te creo a vos, yo voy a tener paciencia, porque si vos me prometiste algo y solamente te tengo a vos, yo no voy a mirar a mi alrededor, te voy a tener paciencia y voy a esperar el día hasta que bajes el cetro y me digas: adelante hija, adelante hijo, ven a recibir todo lo que preparé para tu vida.

Dice Hebreos 4:14, retengamos la confesión, que significa: seguir diciéndolo. ¿Qué tenés que seguir diciendo en éste tiempo? Eso que declaraste que te iba a ocurrir, retené la confesión, seguí confesándolo, no lo sueltes. Decí: Sí, a mí me va a ir bien. Todo lo que haga me va a salir bien. Este año voy a tener la casa, todavía el año no se terminó. Voy a tener mi auto. Mis hijos los voy a ver adorando en éste lugar. Retené la confesión, repetila: voy a pagar todas mis deudas, voy a tener mi casa en paz, voy a tener una pareja sana. Repetí la confesión y repetí, repetí, repetí y repetí, porque ahí viene tu bendición. No sueltes la esperanza, que la esperanza no te avergüence.

¿Hay algo que dejaste de repetir? Y pero eso fue al principio, pastora; tal vez sea a ese lugar donde tenés que ir, a buscar eso que hacías, eras una mujer de fe, estabas acostumbrada a repetir todo el tiempo, Dios me lo va a dar pero perdiste la esperanza, retené la confesión, volvé a agarrar eso que parecía escondido, no es con plata, es con eso que está escondido. Tu bendición no viene con la plata, viene con lo que está escondido, que Dios dice, es un tesoro reservado, los demás ni se dan cuenta que eso es un tesoro. ¿Por qué guardaban esas ropas usadas? Porque eran valiosas, porque cuando las quisieran vender, valían fortuna.

Hay cosas, tesoros que son para vos, que cuando lo saques valen fortuna, fortuna y eso es lo que te va a traer tu prosperidad. No sueltes tu esperanza. Al milagro se lo retiene con la boca. Hay muchos que van a venir a taparte la boca, hay muchos que van a venir a darte su opinión, pero vos tenés que seguir reteniendo tu milagro, con la boca «a mí me va a pasar algo bueno, yo sé que dentro de poco lo voy a ver y lo voy a vivir y lo voy a experimentar, aunque todo el mundo esté en tu contra, sé firme en tus decisiones.

Sé una mujer y un varón de voluntad firme.

Alejandra Stamateas

No votes yet.
Please wait...

1 comentario en Quiero Recuperar las Esperanzas – Alejandra Stamateas 3/3

  1. esto que acabo de leer es para mi de gran ayuda, me da fuerzas para seguir alimenta mi fe. que bueno aberte encontrado que DIOS TE BENDIGA GRANDEMENTE!!!

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*