Cortando el Rechazo – Cuando muere el Orgullo nace la Victoria – Bernardo Stamateas

Mensaje de Éxito del día 1/2/2012
Cortando el Rechazo
por Bernardo Stamateas

Génesis 21: 14-21 «Al día siguiente, Abraham se levantó de madrugada, tomó un pan y un odre de agua, y se los dio a Agar, poniéndoselos sobre el hombro.

Luego le entregó a su hijo y la despidió.

Agar partió y anduvo errante por el desierto de Berseba.

Cuando se acabó el agua del odre, puso al niño debajo de un arbusto y fue a sentarse sola a cierta distancia, pues pensaba:

No quiero ver morir al niño.

En cuanto ella se sentó, comenzó a llorar desconsoladamente.

Cuando Dios oyó al niño sollozar, el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo y le dijo:

¿Qué te pasa Agar?

No temas, pues Dios ha escuchado los sollozos del niño.

Levántate y tómalo de la mano, que yo haré de él una gran nación.

En ese momento Dios le abrió a Agar los ojos, y ella vio un pozo de agua.

Enseguida fue a llenar el odre y le dio de beber al niño.

Dios acompañó al niño y éste fue creciendo; vivió en el desierto y se convirtió en un experto arquero; habitó en el desierto de Paran y su madre lo casó con una egipcia».

Tenemos que acostumbrarnos a la lluvia, porque cada vez que llueve para los de Presencia de Dios, es el recuerdo de Dios de que se viene bendición y abundancia sobre nosotros.

Esta noche voy a cortar de mi vida todo rechazo, y a partir de mi, mi casa estará bendecida.

Lo declaro amén, y amén.

La experiencia más devastadora que puede tener un ser humano es la experiencia del rechazo.

Vamos a ver la historia que leímos desde un ángulo interesante.

Tenemos a Abraham casado con Sara. No pueden tener hijos.

Entonces se les ocurre tener un hijo con la sirvienta Agar, pedirle a Agar que tenga un hijo con Abraham, y después que se los entregue.

Imagínense la relación de amistad que tenía que haber entre Sara y su sirvienta para decirle «yo te voy a entregar a mi marido, te vas a acostar con él hasta que quedes embarazada, y después quiero que me des el hijo porque yo lo voy a criar como si fuese mío.

¡Imagínense el vinculo que había sobre eso!

Dice la Biblia que Agar entregó su cuerpo y se acostó con Abraham, tuvo un hijo y se lo dio.

Pero pasó un tiempo y Abraham y Sara tuvieron un hijo ellos, entonces, Sara y Abraham ya no querían el hijo que habían tenido con la esclava, con la sirvienta.

Dice la Biblia que Abraham, el padre de la fe, le puso unos panes, una cantimplora con agua y la echó, al hijo de él y a Agar.

De un momento a otro Agar se encuentra sin casa, sin amigos, sin futuro, sin esperanzas ¡sin nada!

De pronto se encuentra que se le acaba el agua ¡toda la vida había trabajado solamente para llevarse un pan y una botella con agua!

Cuando ve que está en medio del desierto, porque por la angustia ella salió para cualquier lado, se encuentra en medio del desierto, se da cuenta del camino equivocado que, además, había tomado bajo todo el shock del rechazo, dice que deja al hijo y dice

«No quiero ver cuando mi hijo se muera, nos vamos a morir acá en el desierto no quiero ver» Y cuando se alejó, el chico empezó a llorar y Dios escuchó al niño.

Entonces Dios le dijo: ¿Qué te pasa Agar?

Ponete de pie, toma tu hijo, levantate.

Y cuando ella tomó al hijo de la mano, dice que Dios le abrió un pozo con agua que no había visto antes, bebieron y Dios les dijo:

«Haré de ti una gran Nación».

Dios va a hacer de ti, de tu descendencia y de tu vida una gran nación.

Vamos a ver un test sobre cómo funciona la gente rechazada y veremos si nosotros tenemos algún tipo de rechazo que no fue sanado.

La gente rechazada, en primer lugar, le tiene bronca a los que son reconocidos.

1- ¿Qué sentís cuando nombran a otro y a vos no te nombran?

2- ¿Qué sentís cuando un compañero de trabajo tuyo prospera más que vos?

3- ¿Qué sentís cuando alguien aplaude a otra persona y vos pasaste desapercibido?

Si sentís bronca es probable que haya rechazo que no está sanado.

Hay personas que dicen

«No hay que idealizar a nadie, ¡no sé por qué lo nombran tanto si somos todos iguales!».

Eso que está expresando es un rechazo interior que no fue sanado.

O son personas que dicen:

¡Anda a saber en qué anda, anda a saber si fue a comer en esa comida libre! seguro que él no pagó.

Bronca a los que son reconocidos.

2. Rechaza al que lo trata bien.

¿Cuántos le hicimos un bien a alguien y esa persona nos maltrató?

¿Sabés con quién te encontraste ahí? con un rechazado.

¿Qué hace el rechazado?

Rechaza a los que lo tratan bien porque, como tiene miedo de que lo vuelvan a rechazar, rechaza antes de que lo rechacen.

Me he encontrado en el ministerio que, cuando hay un hijo rechazado, se droga, y toma, y es un loco de la guerra, Dios lo sana, lo restablece, viene el papá y en vez de darte las gracias te dice:

«¡Le están lavando el cerebro!

¿Qué le hicieron a mi hijo?

Prefiero que vuelva a la droga».

Porque ese hijo fue sanado, pero el papá no.

El rechazo es una maldición generacional, es una maldición que pasa por todas las generaciones.

Evitan gente y lugares donde los tratan bien.

Alguien se acerca, los trata bien, le da amor, y terminan criticándolo.

3. La búsqueda de aprobación.

Hay personas que buscan títulos: quiero ser jefe, ser líder, quiero ser pastor, yo estoy para cosas grandes, pero no buscan porque quieren hacer algo sino porque quieren ser alguien.

Son personas que buscan los títulos, buscan ser nombrados yo digo:

Acá está Pepito; y Pepito dice

¡Me nombró!

Va a la librería y le dice al vendedor «Deme ochenta CD. y DVD.» nunca compró un mensaje en toda la vida pero como lo nombré Pepito, dice:

«La presencia de Señor está en esta reunión!».

Y compra ochenta DVD y al final dice Pepito

«¡Ese soy yo!».

Son personas que buscan ser nombrados, ser reconocidos públicamente, buscan estar en ciertos circulo:

«Yo soy la mano derecha de tal».

La búsqueda permanente de aprobación, es un síntoma del rechazo.

Bronca a los que son reconocidos, rechazan a los que les tratan bien o búsqueda de la aprobación o ser sumiso.

Cuando una persona se vuelve sumisa es porque esa persona fue rechazada.

Son esas personas «eco»; vos le decís «mira como llueve», y ellos dicen

«¡Sí, cómo llueve!;

«Pero para mi sale el sol»

«Sí, es verdad va a salir el sol».

Son eco porque viven repitiendo, viven dando examen, tienen miedo de decir lo que piensan porque tienen miedo al rechazo y la maldición; y ese rechazo no les permite echar raíces.

Cuando Caín se siente rechazado por Dios, Dios le dice: «Errante estarás», extranjero serás, o sea, nunca vas a poder echar raíces con la gente que te ama y en los lugares positivos.

Dice que Caín tuvo varios hijos, a uno le puso Irad quiere decir asno salvaje, al otro le puso Mejuyael, Dios es destruido, al otro le puso Metusael, ávido de poseer y tuvo a Lamec.

Éste fue el primero que tuvo dos esposas, el que introdujo la poligamia.

Cuando uno tiene un rechazo y no es sanado lo va a pasar a sus hijos, a los hijos de sus hijos y siempre estará de paso por los lugares que Dios diseñó para bendecirlo.

¿Cuántos conocen gente que hoy están en un buen lugar y se van?

Están con gente correcta y se alejan.

Y uno piensa

¿cómo pueden ser tan tontos para salir de este lugar que los bendice?

Porque el rechazo siempre te hace estar de paso en los lugares correctos con la gente correcta.

Primera cosa:

Cuando muere el orgullo nace la victoria.

¿Por qué Dios no intervino antes de que Agar esté a solas con el nene?

No tenían nada para tomar en medio del desierto ¿porque Dios no intervino antes?

Porque Agar era una peleadora, Agar cuando tenia el hijo y Sara no tenia su hijo, ella los hostigaba

«Yo tengo un hijo y vos no»

Era peleadora, mala, y el nene también era peleador.

Entonces Dios no intervino hasta que la echan, hasta que se queda sin agua, cuando se estaba muriendo, cuando estaba llorando, cuando dijo «Ya está, me muero, se terminó mi historia», entonces Dios intervino.

Dios no interviene hasta que no toquemos fondo, Dios no opera en la gente orgullosa, pero cuando el orgullo se muere, Dios abre los cielos e irrumpe para traernos bendición.

En un programa de televisión mostraban a un pastor que trabaja con las prostitutas, con los travestis, con los homosexuales, Diego Gebel.

Yo estaba mirando el programa ponían a las vedettes y él le hablaba y se reían, y yo empecé a criticarlo dentro mío

«¡Qué vergüenza!»

Primero empecé

«No me gusta, tendría que haberlo hecho de otra manera»

Lo pensaba como consejos; pero después me embalé internamente y criticaba.

Mostraban cómo él se iba a un cabaret para hablarle a la gente que estaba allí, las prostitutas bailando.

Yo seguía criticando.

En un momento dicen algo que me dejó en silencio; le pregunta el reportero

«Y usted pastor viene acá con las prostitutas», y él dijo:

«Si mi hija fuese prostituta y estuviera en un lugar así, a mi me gustaría que alguien como yo viniese a hablarle del amor de Dios.

Cuando yo escuché eso le pedí perdón a Dios porque yo dije:

«Si yo tuviese un ser querido que está tocando fondo, a mi me gustaría que alguien valiente, haciéndolo bien o mejor, no importa, pero con un gran corazón, sea capaz de poder llevar el amor de Dios.

Cuando se muere el orgullo, Dios interviene. Amén!

Segunda cosa:

Dios no tiene problemas con nuestras debilidades, ni con nuestros rayes, Dios tiene problemas con nuestra soberbia.

No tendré miedo de mostrarle a Dios mis rayes, mis imperfecciones, mis contradicciones, áreas tontas, áreas violentas, áreas inmaduras, no voy a tener miedo de que Dios vea mis rayes.

Jesús entra en una sinagoga y había un hombre con la mano seca.

Le dice «Extiende la mano»

¿Por qué Jesús no le dijo: extiende la mano seca?L

Le dijo: extiende la mano

¿Qué hubiese pasado si el hombre con la mano seca hubiese extendido la sana? se perdía el milagro.

Pero

¿sabés qué hizo el hombre?

¡Extendió la mano herida!

Dios la sanó porque Dios bendice con un gran milagro a los que le muestran al Señor su mano herida, su área débil, sus rayes, sus contradicciones.

Dios no te va a decir qué mano es, para que seas valiente, le dijo:

Extiende la mano, pero no le dijo cuál.

Hoy Dios te va a decir extiende tu mano.

¡Ojala que todos podamos extender la mano lastimada y decirle acá estoy Señor!

Gracias porque no hay rayes, no hay locuras, vos estás trabajando en mi vida, pero sé que me vas a bendecir, porque vos no te alejas de mis rayes, sí de la soberbia, pero nunca de mis debilidades.

Cada vez que en la Biblia habla de tierra, habla de nuestra parte humana.

Dios creó los cielos y la tierra.

Tenemos una parte celestial, gloriosa, madura, de victoria, pero también tenemos tierra, somos tierra, habla de la debilidad, y dice Génesis 1:1 «que la tierra estaba sin forma, pero el Espíritu de Dios se movía en la tierra.

Porque Dios siempre se mueve en la debilidad» Dios está volando sobre toda nuestras inmadurez y pronto él soltará la palabra para que toda la tierra, que está sin forma, tenga forma en el nombre del Señor.

Dios nunca echa a alguien imperfecto de su presencia.

Si hay algún rayado, alguien con imperfecciones, que aplauda a Dios.

Cuando agarraron a la prostituta de los pelos le dijeron:

Señor, dice la ley que hay que matarla a piedrazos ¿qué dices tú?

Y dice que el Señor se puso en tierra y con el dedo escribía la tierra, que significa en la Biblia: la parte débil.

¿Qué estaba haciendo el Señor? estaba diciendo, ustedes escribieron sobre esa mujer, pero yo estoy escribiendo bendición, yo voy a escribir otra vez la historia.

Sobre nuestras debilidades la gente opinó, pero el que tiene la última palabra es el Señor, él también va a intervenir en nuestra tierra y nos va a traer victoria, abundancia y bendición.

Tercera cosa:

Él hará de mi una gran Nación.

Dice que Agar se estaba muriendo y le dice Dios: «Agar, levántate, haré de ti una gran Nación»

¿Qué le estaba diciendo? Agar, tenés que elegir si te vas a enfocar en el rechazo de Abaham y de Sara o en el sueño que yo tengo para vos.

Tenés que elegir si vas a ir detrás de la aprobación de la gente, o de lo que Dios te prometió.

Si vas a ir detrás de lo que Dios te prometió, la aprobación de la gente se va a morir.

Tenés que elegir si vas detrás de la aprobación de la gente, volver a la cajita de zapatos, pero si vas detrás de los sueños volverás a la ciudad.

Dios hará de ti una gran nación y Dios va a intervenir para bendecirte.

¡Yo voy detrás de mis sueños!

Dice Jesús:

«El que quiera ser grande entre ustedes, que sea sirviente»

Pero eso se interpretó mal en las iglesias, se interpretó como que el que quiere ser grande que sirva a todo el mundo.

No, no, no. Jesús dijo:

«El que quiere buscar la aprobación de la gente siempre terminará siendo el sirviente de Dios, porque Dios no nos llamó a ser grandes, sino a hacer algo grande porque ya somos grandes en el nombre del Señor.

Yo voy detrás de ser una gran Nación.

Joshua Bel era uno de los mejores violinistas del mundo y tocó en Boston tres días.

La entrada para oír al violinista costaba cien euros.

En tres días se llenó el teatro y quedó gente afuera.

Pero un diario de Boston lo contrató, a este gran violinista, para ser un experimento.

Le pusieron una remera, botas de vaquero, una gorrita, tomó su Stradivarius, que sale diez millones de dólares, se sentó en la calle a tocar, y en cuarenta y tres minutos pasaron mil setenta personas y le echaron en la cajita treinta y dos dólares.

¡El mismo que pagaban cien euros para oírlo!

La gente no lo valoró.

Enseñanza:

Deja de preocuparte por lo que la gente dice, vos tenés un Stradivarius en la mano, la gente lo valore o no lo valore, ¡andá detrás de tu sueño en el nombre del Señor!

Mi fin no es ser aceptado, sino alcanzar mi sueño.

Cuarta cosa:

No importa cuán mal me ha ido en el pasado, mañana seré una gran nación.

¿Por qué David era un rey tan poderoso?

Hacia dos cosas meditaba y cantaba.

¿Qué es meditar?

Meditar es imaginar o sea David agarraba una promesa de Dios y le ponía imágenes, Jehová es mi pastor, no me falta nada, en lugares de delicados pastos.

Vos tenés que tomar las promesas de Dios y ponerle dibujo, imaginar: tú estás conmigo, porque una cosa es decirlo y otra cosa es imaginarlo, eso es meditar.

Dice que David meditaba de día y de noche las promesas de Dios, las imaginaba.

Jehová es mi pastor nada me faltará, ¿en qué tiempo está, me faltará? futuro, en lugares de delicados pastos me hará, tiempo futuro, me guiará por sendas de justicia, tiempo futuro, su vara y su callado me infundirán aliento, tiempo futuro.

David no esperaba que le venga el mañana, David se sentaba a imaginar el mañana, Jehová es mi pastor nada me faltará, él ya se veía en el dos mil, vos ya tenés que verte que en el dos mil diez no te va a faltar nada, vos ya tenés que ver en el dos mil once, en aguas de reposo me hará descansar, tenés que verte haciendo la plancha y abanicándote.

David imaginaba su mañana para que cuando viniese su mañana él ya estuviese en bendición, pero como empieza el Salmo: «Jehová es» ¿cuándo es? presente.

Si Dios es ahora nuestro Dios, mañana estaremos bendecidos, estaremos descansados, si hoy estamos con él y él ahora es nuestro pastor, mañana seremos una gran nación.

Nos vamos a preparar para Diciembre, para Enero, para Febrero, para el dos mil diez, para el dos mil doce, cuando venga estaremos bendecidos.

Meditaba, cuando Dios lo llama a Abraham le dice Dios, Abraham te bendeciré, engrandeceré tu nombre, es tiempo futuro porque cuando Dios restaura tu mañana, tu hoy se potencia, si vos sabés que mañana vas a estar mejor hoy vas a soltar todo el poder de Dios.

Dios le dijo, Agar hoy estás mal, estás muriéndote, pero mañana va a ser extraordinario, porque cuando venga el mañana yo te lo voy a mostrar en imágenes, serás una gran Nación.

David meditaba y cantaba, Jehová es mi pastor, no solamente lo visualizaba, lo cantaba, porque las palabras que hables es la unción que traerás.

Cuando pasa el pastor para la ofrenda se suelta prosperidad, es impresionante la gente próspera que tenemos en Presencia de Dios, porque él habla de prosperidad y el Espíritu Santo se mueve por las palabras que habló.

Pasa otro pastor, oran por sanidad, hablan sanidad y Dios se mueve sanando, porque las palabras que hablás es la unción que movés y si vos hablas maldición, movés el demonio, movés el infierno, pero si hablas sanidad, sanidad baja, si hablas prosperidad, prosperidad baja, si hablas conquista, conquista baja.

Todo lo que cantes eso vas a traer de parte del cielo, y él decía, Jehová es mi pastor, nada me faltará, en lugares de pastos me hará descansar, en aguas de reposo me confortará, me guiará, estará conmigo, me pondrá una mesa, el bien y la misericordia me seguirán, y él lo cantaba y lo que él cantaba traía de parte del cielo, porque todo lo que cantes y confieses e imagines, Dios lo va a cumplir en tu vida.

Dice que se murió un hombre y se fue al cielo y le dijo a San Pedro, quiero que me muestres quién fue el capitán en la tierra más grande de toda la historia y San Pedro lo acompañó y le dijo, ese que está ahí , ese no puede ser si ese era compañero mío en la facultad es el obrero si, es ese, pero cuando Dios lo parió, lo arrojó en la tierra lo llamó para ser el capitán más grande de la historia, lo único que no alcanzó porque lo único que le importaba era la opinión de la gente, pero ese era el capitán más grande de la historia.
Quiero decirte que tenemos que elegir ser una gran nación o la mirada del otro, si somos una gran nación Dios va a intervenir.

Dios va a estar con nosotros, mañana será extraordinario y no habrá ni nadie ni nada que nos pueda detener.

Mi descendencia será bendecida.
Le dijo: haré de ti una gran nación, o sea, voy a bendecir tu herencia, voy a bendecir tu descendencia.
Habrá pobreza en tu casa ¡pero en vos… yo no!
Habrá miseria en el país ¡pero en vos… yo no!
Las estadísticas dicen que roban más ¡a mi no,… yo no!
La maldad había crecido, pero no en Noé, vos tenés que ser el pero de Dios, habrá mal, pero hay un Noé, hay una Estela, hay un Juan, hay un Roberto, que han hallado gracia en las manos del Señor y van a traer bendición a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hoy tiene que haber alguien que diga yo no, yo fui levantado por Dios para traer una gran nación.
¿En el ministerio de Jesús cuántos tocaban a Jesús? todo el mundo, Jesús va a un lado, las calles eran estrechas, todo el mundo lo tocaba, pero una mujer dijo, si yo toco el borde del manto del Señor seré sana, ella dijo, yo no voy a tocar como tocan todos, yo voy a tocar con fe y ella fue, tocó con fe, tenia cáncer vaginal, se sanó y dice la Biblia tres versículos más adelante, que a partir de ahí todos los enfermos que tocaban al Señor eran sanados.

¿Qué trajo esta mujer?

Trajo un nuevo principio de Dios, todos tocaban, pero ella dijo, todos tocan pero yo no, yo voy a tocar con fe y a partir de ahí todos los que tocaban eran sanos.

Te quiero decir que en tu casa estarán pobres, se habrán muerto de cáncer, pero vos no.
En tu casa habrá habido locos, te habrán rechazado, pero vos no, y a partir de vos, vas a establecer un nuevo modelo de bendición para todos los que te siguen. ¡Yo no!
Cuatrocientos treinta años fueron esclavos los hebreos en Egipto, se levantó uno llamado Moisés, dijo yo no, yo esclavo no, y él libertó todo el pueblo, pero Moisés activó a Josué activó a Caleb, activó a Gedeón, activó a David, activó a Salomón, activó a todos los que siguieron, porque cuando uno dice:

Yo no, activa en el mundo espiritual, que todo el mundo que tiene el mismo espíritu, se levante y diga a mi tampoco, si él prosperó yo también voy a prosperar, si él fue redimido y toda su familia, la mía también va a ser redimida y si él ha sido sanado, yo también voy a ser sanado.

Hoy necesitamos a alguien que diga, yo esclavo no, yo voy a ser una gran nación.
Fue un hombre al zapatero y dijo:

Quiero que me haga zapatos a medida, y le dijo, usted quiere la punta redonda o la punta triangular, el hombre le dijo, no sé, bueno venga en un par de días.

Fue de vuelta el muchacho y le dijo quiero que me haga los zapatos, y el zapatero le volvió a preguntar, ¿usted quiere la punta aguda o redonda? la verdad es que no sé, bueno venga en tres días, luego fue y el zapatero le dijo ¿usted quiere el zapato punta triangular o redonda?, y el hombre le dijo, la verdad es que no sé, sigo sin saber, el zapatero le dijo, venga dentro de tres días, cuando volvió le dio los zapatos, uno tenia punta puntiaguda y el otro punta redonda.

Enseñanza:

Si vos no tomás decisiones por tu vida, otros la van a tomar por vos.
Tenemos que decir yo y mi casa serviremos al Señor, todo lo que haga me saldrá bien, todas las decisiones que vos tomes por tu vida, Dios la va a respaldar.
Agar se estaba muriendo, no había agua, Dios le dijo, ¡levántate!

No voy a esperar que nadie me levante yo me levanto en el nombre del Señor.

Nadie va a venir a levantarte.

Dios le dijo, yo no te voy a mimar, levántate, vuelve a levantarte otra vez, en esta noche nadie te va a levantar, vos tenés que ponerte de pie en el mundo espiritual y Dios te va a abrir los ojos y te va a dar una fuente de agua que nunca has visto, porque cuando vos tomás el primer paso, Dios baja con lo sobrenatural y lo milagroso para bendecirte.

Levantate.

Va Jesús a uno que estaba paralítico y le dice: qué quieres que te haga, y le dice: Oh, Señor nadie me puede meter en ese estanque, porque dicen que una vez por año baja un angelito, mueve el agua, pero a mi nadie me lleva y Jesús lo mira y le dice, levántate, toma tu lecho y levántate, es decir, le dijo dejá de esperar que alguien te vaya a meter en el estanque y levántate.

Donde estás toma la decisión de decir, hoy me levanto, si, me han rechazado, me han maltratado, he vivido injusticia, más yo hoy me levanto en el nombre del Señor.

Fíjense que a Agar, Dios no le habló de Abraham, lo único que hizo fue decirle levántate, y tomá agua, ¿por qué le dijo que tome agua? porque ella estaba seca, porque el rechazo te seca hermano, no le habló de Abraham, no le habló de Sara, no le dijo, bueno, entendelo, no le dijo nada, porque tu problema no tiene nada que ver con la gente que te ha rechazado, tu problema está en el auto-rechazo que ahora está dentro tuyo, y que tiene que ser sanado en comunión con el Señor.

Él Señor le dijo levántate, dejá de esperar que otros vengan y levantate.

Le dijo: abre los ojos, frente a su peor momento Dios le trajo su mejor bendición.

Dios va a abrir tus ojos y vas a ver bendiciones preparadas, que vos nunca habías visto, y se te van a abrir los ojos y vas a decir ¡guau! Presencia de Dios, Dios nos está abriendo los ojos porque se están multiplicando las fuentes de agua de bendición, se están abriendo todas las puertas, la gente está hablando, está diciendo, yo sé que hay una lluvia en el mundo espiritual, en el mundo extraordinario, porque Dios está preparando una fuente grande de agua para que beban miles en el nombre del Señor.

Por eso ella descubrió que el problema no era Abraham y no era Sara que la habían rechazado, el problema era interno de ella, que ella se había ido cargando el rechazo dentro de su corazón, entonces Dios la trató a solas y le dijo: Agar vos estas seca porque estás cargando con algo que tenés que cortar, porque vos querés matar a tu hijo, porque ya les estás pasando a tu hijo todo lo que has venido cargando y si Dios no lo corta, se lo pasaba al hijo y el hijo al hijo y seguía por las generaciones.

En las bendiciones hay que conquistar, pero en las crisis hay que descansar.
Por eso el Señor le dijo: bebe el agua y descansa.

En las bendiciones no hay que descansar hay que conquistar, pero cuando hay problemas hay que descansar.

Porque cuando uno descansa, Dios puede hablarnos y decirnos los próximos pasos.

Cuando ella fue rechazada en vez de sentarse a descansar, y descansar en el Señor, salió corriendo y se metió por el desierto, tomó la decisión más tonta, con una botella con agua y con un pan salir al desierto es la cosa más tonta que uno puede hacer, porque cuando uno no sabe descansar en el Señor siempre toma decisiones bajo impulsos, que parecen sabias pero son ridículas.

Dios le mostró el agua y le dijo, tranquila, descansá, y le dijo, haré de ti de tu hijo una gran nación, el hijo fue arquero.

Dios va a bendecir las manos de nuestros hijos, van a ser manos de guerra, y la visión de nuestra descendencia va a ser visión espiritual, un arquero tenía dos cosas, buenas manos y buena visión.

Dios va a bendecir a nuestros hijos, no con rechazos, no con maldición, sino con manos de guerra, y con visión extraordinaria, porque tiene que haber alguien que hoy se detenga y diga ¡basta! yo voy a sanar mi corazón, voy a cancelar el rechazo, voy a dejar de ver lo que la gente dice, y me voy a conectar en la promesa que Dios me ha dado.

Cuando ella está ahí a solas con el Señor, Dios le dice Agar:

Te voy a dar una fuente de agua, voy a bendecir a tu descendencia, vos tenés que declararte libre de Abraham y de Sara.

Hay alguien de quien vos tenés que declarar tu independencia emocional y espiritual, que vos digas, yo no necesito de Abraham ni de Sara para vivir, no necesito de ellos para tener paz, yo necesito tener a Dios para estar bendecido.

Lo mejor que viene, iglesia, viene un mañana de gloria, y vamos a tener bendición tras bendición, tras bendición.

Las familias cristianas serán las mejores familias de la Argentina, la gente, los amigos, van a ver a nuestros hijos, a nuestros nietos, la gente no va a poder entender como hemos logrado familias tan bendecidas, porque vamos a cancelar todo rechazo que vino de Abraham y de Sara y vamos a enfocarnos en lo que Dios nos prometió.

Dale gracias a Dios y decile, gracias Señor, porque yo sé que lo que viene será extraordinario, yo declaro que en mi mañana estaré descansado en aguas de reposo, en pastos verdes, yo declaro que tu vara me guiará, tu cayado me infundirá aliento, yo declaro que mañana cuando aparezcan mis enemigos, pondrás una mesa delante de ellos, y aunque la angustia a otros les saca el hambre, a mi el hambre no se me va a ir, porque yo voy a mirar la mesa y voy a comer en presencia de mis angustiadores, mañana el bien y la misericordia me seguirán, porque hoy, ahora, Jehová es mi pastor.

Hoy, ahora, yo declaro que tú Señor eres mi pastor, y a partir de hoy, mi mañana estará bendecido, y no habrá rechazo en mi casa sino bendición, lo declaro en el nombre de mi Señor. Amén.
Se viene algo extra-súper-ordinario-archí-extraordinario.

Cuando Dios hace algo siempre es grande, serás una gran Nación.

Si este este Mensaje te ha ayudado, envianos Tus comentarios aqui y compartelo con un Amigo

Bernardo Stamateas.

No votes yet.
Please wait...

1 comentario en Cortando el Rechazo – Cuando muere el Orgullo nace la Victoria – Bernardo Stamateas

  1. los milagros son reales..(estaba muy triste porque una persona q vivio conmigo 9 años me rechaza…despues de vivir tantas cosas lindas y superar otras feas. Se convirtió en Adventista y me planteo que no soy digna de su companía porque no quiero ser de esa religión -creo en Dios y me baustizaron Católica-. Abandono la casa, cualquier opinión q yo de no tiene valor porque no soy adventista, que no estoy con Dios??? etc, etc…se convirtió en otro ser humano soberbio, malhumorado, haragan -renuncio a su empleo-…QUE MAL LE HIZO CONOCER A LOS ADVENTISTAS !!) ….EL MILAGRO ES QUE MIENTRAS DABA VUELTA POR INTERNET MUY TRISTE Y ABANDONADA COMO AGAR EN EL DESIERTO ENTRE A ESTA PÁGINA SIN IMAGINAR QUE HABLARIA JUSTO DEL RECHAZO… DEBO BUSCAR MI NACION Y OLVIDARME DE ABRAHAM Y SARA..PASADO PISADO. DIOS ME AYUDE Y ESTE DOLOR TERMINE HOY.

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*