Resiliencia y Poder Espiritual – No hay nada Bueno ni Malo – Todo Es

RESILIENCIA Y PODER ESPIRITUAL

He tenido el gusto y la oportunidad durante mi vida de compartir afecto y labor profesional en tiempo y espacio con mi hermano Roberto, y cuando escucho sus nuevas perspectivas sobre los seres humanos en pensamiento, emoción, sentimiento y conducta y define nuevos conceptos sobre todo ese quehacer, los voy asimilando a mis años de lectura e investigación sobre la parte espiritual.

En muchas ocasiones las puedo conversar de inmediato con él, otras solo escucho y esa semillita empieza a hacer resonancia interior hasta que doy con la información recibida y encuentra su nicho, eso me paso en esta semana cuando habló de la resiliencia como la capacidad que tiene todo materia de volver a su estado original.

Después de pasada a la presión a que es sometida, un ser humano se somete por voluntad propia –libre albedrío– a experimentar ciertas circunstancias en la vida, es decir, hace todo lo posible por vivir esa experiencia, o es sujeto de la voluntad, poder, impericia, descuido, negligencia de otro ser o grupo a vivir algo que no estaba en sus planes, como uno dice:

Llegó en un mal momento en el sitio equivocado y se es sometido a algo que uno nunca pensó que le tocaría, pero llegan y hay que vivirlas.

Cada ser después de experimentarlo tiene en principio dos opciones:

Adquieres la enseñanza y forma parte activa y positiva lo que te lleva a ser mejor persona o ves lo que pasó con negatividad y te pones la etiqueta de resentido.

Cuando decides la primera de las vías, eres resiliente, volviste a tu estado original de ser, no daño tu alma, esa experiencia no daña tu esencia.

El segundo camino te hace de alguna manera enturbiar tu sentimiento y razón alterando la conciencia.

Hay que Elegir:

Pensando un poco más sobre este tema, me dio gusto mezclar la ley física y el estado de conciencia, partiendo del principio de que todo el universo es energía (verdad científica) y que la energía nunca se acaba ni perece, solo se transforma, solo hile unos cuantos pensamientos.

El ser humano es materia condensada de una determinada forma energética, puede ser sometido a presiones materiales (atmosférica), emocional (ira), sentimental (duelo) o conductual (alcoholismo) y causar ciertos cambios pero pasada esa circunstancia, la persona recupera su estado natural más fuerte.

El resiliente crece, evoluciona y sube un grado en conciencia dándole la capacidad de comprender lo que le pasó y sacar lo mejor de ello.

El resentido se queda sin lograr volver a su estado original.

Alberga rencor en su corazón, y en vez de avanzar su conciencia, deja de expandirse y se incapacita en su camino de evolución, esta energía se convierte en causa de males para los demás.

Uniendo estas ideas llegó a la conclusión ya explicada por los grandes maestros espirituales, Dios o el Universo es pura energía en expansión (teoría científica) el ser humano es un ser de evolución (teoría espiritual), todas y cada una de nuestras experiencias son caminos de crecimiento, depende de cada uno tomar la senda que sea más correcta para cada cual, el que marca su estado de conciencia.

Cada experiencia de vida, hay que aceptarla en su totalidad, nos guste o no, la busquemos o ella nos encuentre a nosotros, ver en ella una maestra de vida, de ser y de crecimiento, algunas serán felices otras más bien dolorosas, depende de cómo la podamos ver, pero son lo que son, esto me recuerda una frase budista que deseo compartir con ustedes:

“No hay nada bueno, no hay nada malo, todo es.”

Todo depende de lo que hagamos de ella, siempre recordando que toda energía está compuesta de su parte positiva y la negativa, la unión de ellas es manifestación de vida, cada parte lleva en sí su opuesto, el bien trae en mal en si mismo, el mal conlleva el bien.

La tarea es hacer que cada persona resiliente haga o ponga un granito de arena para ayudar al resentido a trasmutar la energía enturbiada que alberga ese corazón, y quizás no con palabras sino con modelaje.

Toda vida tiene sus malos momentos… solo debemos tomar lo mejor de ellos para crecer.

Sí lo superior que habita en mí me hace crecer en la adversidad, esto no implica que no lo haga en la oportunidad…

Rebeca de Vries.
[email protected],com

resiliencia-130821171248-phpapp02-thumbnail-4

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*