Estamos por participar del Gran Acontecimiento Cósmico 2012 – 2013 – Carmen Santiago

Carta a los Grupos – mes de Capricornio 2012-13

A  todos mis Amigos:

Estamos por participar del gran acontecimiento cósmico, la gran Iniciación Solar a ocurrir entre los días del 12 al 23 de diciembre próximo.

A todos mis amigos, a los que leen estas cartas por email, los que las leen en www.nuevopensamiento.com o en la página del Nuevo Pensamiento en Facebook.

Mis mejores deseos desde lo profundo del corazón para que toda esa afluencia de luz despierte en sus conciencias realidades internas que pulsan por expresarse, con la capacidad de darle a la vida nuevos significados y mostrar nuevas posibilidades que hasta hoy parecían imposibles.

Entramos en un nuevo tiempo que:

Requiere de nosotros el esfuerzo de estar más conscientes de todo lo que pasa tanto en nuestro mundo externo como en nuestro mundo interno.

La calidad de vida depende de estar o no conscientes.

Porque la vida siempre nos pide una elección, y esa elección marca el rumbo de nuestro destino.

El verdadero trabajo de:

Formación espiritual

Consiste en dominar y orientar todo lo que sucede en nuestro interior.

Vigilar el pensamiento es la tarea principal.

La más importante porque muchas veces podemos ser arrastrados por pensamientos que despiertan en nosotros sensaciones y sentimientos que son contrarios a lo que realmente queremos.

Todo lo que ves se graba en tu memoria, en donde se archivan millones y millones de imágenes.

Si no estás atento, estas imágenes pueden aparecer de súbito y desaparecer tan rápido que tu mente consciente no se dé cuenta.

Actúan así de forma subliminal aunque salen de tu propio archivo.

Por ejemplo:

Si estás en un momento de rabia, puede aparecer en tu pantalla mental una imagen de violencia que has visto en la televisión, pero como estás en un momento en la que el pensamiento parece un caballo desbocado, ella desaparece de tu conciencia externa de inmediato para ser sustituida por otra.

Sin embargo su súbita aparición puede muy bien inducirte a una reacción aún más violenta que la que podría ameritar tu estado de fastidio, de rabia… y dices lo que nunca debiste decir o agredes de una forma que no sueles hacer.

Me da susto pensar en el arsenal de violencia que tenemos registrado en nuestra memoria.

Tantos crímenes, tanto horror, tanta sangre, monstruos de todo tipo, calamidades…

En una ocasión, meditando, me llegó una imagen mental que procedía de una película que había visto hace unos días.

Al darme cuenta se esfumó, porque el hecho de estar consciente de lo que pasa dentro de uno, nos salva, nos libera.

Simplemente me dije, esto no es mío y me anclé en mi Presencia, el alma que ilumina, la luz que guía.

Era una imagen muy fea y grotesca.

Fue entonces que me di cuenta del proceso.

No, no era que estaba pensando en eso, surgió de mi registro sin que mi yo consciente la buscara.

Entonces me pregunté:

¿Qué la hizo aparecer?

Busqué adentro, muy adentro sin encontrar nada que lo justificara, no encontré el porqué del recuerdo tan inapropiado.

Entonces recordé que no existe nada aislado en el universo, que vivimos inmersos en una trama, que somos hilos del tejido de la vida, que no estamos separados unos de otros y, por lo tanto:

 Recibimos del entorno muchas influencias.

Energías que viajan por el espacio mental y emocional humano e influyen en nosotros.

Que las atraemos o rechazamos de acuerdo al estado en el que nos encontremos y al grado de conciencia que podamos portar.

Cuando las energías son negativas pueden extraer de nuestro registro de memorias lo más feo y … si no nos damos cuenta que fueron grabadas por lo que vimos o vivimos .

Podemos creer que somos esas grabaciones que están registradas en nuestra mente.

Y no

Somos el alma, la conciencia, esas imágenes son el contenido de nuestra mente, contenido que se puede borrar, es la memoria que muchas veces nos hace repetir los mismos errores porque al estar tan identificados con ella, creemos que somos eso.

Y así negamos nuestra divina esencia, y lo más sagrado que tenemos, la divina voluntad, el poder de elegir libres y conscientes, la dirección de nuestra vida.

Buscamos la causa de tantas y tantas guerra, de tanta violencia…

¡Qué triste encontrar que está en el archivo de nuestra propia memoria!

¿Te has preguntado cuántos crímenes ha visto un niño de 12 años?

No lo sé calcular, pero …

¿Serán decenas… cientos… miles?

La pregunta que surge como consecuencia de estas reflexiones es:

¿Qué podemos hacer con tamaño registro de imágenes negativas que al presentarse bajan la vibración y nos alejan del alma?

Primero:

¡No acumular más!

Enfocarnos en las cosas bellas, buenas y verdaderas que tiene la vida.

Has consciencia de que lo que ingresa en ti, en algún momento, puede saltar a tu memoria cuando menos te lo imaginas.

Busca grabar cosas bellas, enriquecedoras…

¿Has pensado ir al mar, a la montaña, simplemente para llenarte de belleza?

¿O levantarte temprano para ver el amanecer?

¿O mirar los colores del atardecer, una flor, o los ojos de aquel a quien amas?

Segundo :

Borrar lo que está grabado.

Medita en el azul, visualiza e imagina que la mente, los sentidos y los tejidos corporales se llenan de azul.

Así limpias tu mente.

El Maestro Kumar nos ha pedido que encendamos luces (velas) y cantemos el Gayatri.

Que estemos enfocados en el mundo interno especialmente del 12 al 23 de Diciembre, tiempo en el que se dará el fenómeno cósmico de iniciación solar y la alineación de nuestro sol con el centro de la Galaxia.

Es una gran oportunidad para expandir la conciencia, si acompañamos el proceso conscientemente.

Es una oportunidad para impregnar de luz nuestra mente y borrar todo record y memoria, núcleo y raíz, diseño de todo aquello que no responde a la verdadera naturaleza del alma humana.

Toda esta energía, toda esta luz que ya se está desplegando puede ocasionar algunas molestias y por la red se ha estado hablando muchísimo de ello.

Mi consejo es que te enfoques en todo lo bueno que trae la luz.

Ella ilumina, revela, te hace más consciente y te acerca a Dios.

Que este maravilloso tiempo que nos ha tocado vivir aporte a tu vida esa nueva luz que revelará el camino, ése que vas a recorrer de aquí en adelante.

Deja atrás todo el pasado, libérate de la carga del recuerdo, reconócete como lo que eres, un inmortal vestido de carne.

Recupérate a ti mismo, recupera tu fuerza, tu belleza y tu poder infinito de amar como Dios ama.

Nuestro Padre Sol se alinea con su Padre y su Abuelo.

Que este alineamiento de los tres soles, el sol físico, el sol central y el sol cósmico ocurra también en tu interior iluminando todos los aspectos de tu ser para que logres la plenitud.

Imagina que unes el centro coronario (cabeza), con el centro ajna (entre las cejas) y el centro cardiaco (corazón) teniendo en cuenta que el corazón representa al sol físico, el ajna, al sol central y el coronario al sol cósmico.

Une tus tres soles y ábrete plenamente para que toda esa afluencia de luz recorra todo tu ser.

A todos mis amigos, mis mejores deseos ahora y siempre.

Con profundo amor,

Carmen Santiago – [email protected]

[email protected][email protected]

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*