Es mucho más simple ser Feliz que Infeliz – ¿Con cuál nos Vinculamos?

Claudio m dominguez

¿Cómo hacemos para no enfermarnos?

Gracias por estar siempre allí, con esa energía hermosa y movilizada para seguir creciendo.

El día nos trae tantas situaciones creativas, tantos ejercicios y desafíos que nos acercan tan rápidamente a la comprensión de quienes somos realmente.

Nos están sobrepasando de amor.

Cada minutito llega algún mail lleno de luz y unidad, de compasión y ternura, y claro, que estamos juntos; pero esa unidad tratemos de verla primero en nosotros mismos.

No buscando refugio en el otro.

No más carencia, intentando que el otro llene los huecos, las cicatrices.

Recién ahora estoy comprobando en mi propia vida que es mucho más fácil sanar que enfermar.

Pienso, casi con humor negro, que hay que tener talento para enfermar el cuerpo y constancia para terminar enfermando este vehículo perfecto con el que nos movemos por el planeta.

Sanar es la decisión en este instante de vivir desde el Ser, y no desde el ego, desde la divinidad en uno, no desde el rol limitado.

El cuerpo es noble y acompaña rapidamente al decreto, a la conciencia manifiesta, a las ansias de vivir nuestra nueva energía, aquella que teníamos olvidada, relegada, adormecida.

Donde está tu atención, está tu vida.

¿Qué atrae tu atención?, sería la pregunta del millón.

 ¿La oscuridad o la belleza?

 ¿El miedo o la fe?

 ¿El odio por el otro o el amor incondicional?

¿El negocio o la entrega?

Con mucho menos esfuerzo, con la convicción clara y la imagen sostenida en el tiempo de lo que deseamos y merecemos de real en nuestra vida, la sanación está allí, en el menú del día, sólo hay que sentirla, percibirla, saborearla.

Somos los dueños de nuestra salud y de nuestra enfermedad.

¿A cuál elegimos?

¿Con cuál nos vinculamos?

¿Quién tiene el poder?

Es mucho más simple ser feliz que infeliz.

Es tan complejo el mecanismo de ese círculo que se hace crónico generando sufrimiento emocional, que cuando logramos observarnos a nosotros mismos desde una distancia, con discernimiento, se hace ridículo ver toda la energía puesta en sobrevivir como personajes que creen ser reales mientras la realidad de lo que somos, sonríe calma y sabe que pronto todas la esencia del Ser va a quedar al descubierto.

¿Cuán pronto?

Eso depende de cada uno de nosotros.

¿Cuántas dósis más de sufrimiento están dispuestos a consumir?

Ojalá sean muy pocas.

Todo aquello que estamos buscando ya está en nosotros.

En realidad, el buscador, lo buscado, y el acto en si, de la búsqueda, son tres aparentes separaciones de un mismo fenómeno, sólo existe el Ser en distintos grados de despertar.

No habría búsqueda posible si un buscador no deseara algo, si ya sabemos que eso que anhelamos es lo que ya somos, cesa toda búsqueda, sólo permanece la dicha de sabernos plenos.

Gracias por existir
Claudio

 

No votes yet.
Please wait...

1 comentario en Es mucho más simple ser Feliz que Infeliz – ¿Con cuál nos Vinculamos?

  1. quiciera saber cuanto cuesta la entrada para el sabado 5 de noviembre en el teatro de merlo donde se presentara claudio y cuanto tiempo antes hay q sacarlas.muchas gracias

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*