23 de Abril – Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor

Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor.

A nivel internacional, la jornada conmemoratoria es promulgada por la UNESCO, que dio viabilidad al proyecto en 1995. El Día internacional del Libro y el Derecho de Autor se celebra cada 23 de abril, desde 1996, en varios países, siendo actualmente más de un centenar.

En varios países de habla castellana, se celebra este día como el Día del idioma, diferente del Día Internacional de la lengua materna celebrado el 21 de febrero.

El 23 de abril de 2011, Buenos Aires fue elegida como “Capital Mundial del Libro”, permaneciendo en el cargo hasta hoy, en la que será sustituida por Ereván.

«Día mundial del libro y el derecho de autor»

Fue formalmente instaurado por la UNESCO recién en 1995.

Sin embargo, los orígenes de esta celebración se remontan al año 1926, cuando en Valencia, España, el editor Vicente Clavel y Andrés propuso dedicar un día del año en homenaje a los libros.

Estaba claro que ese día debía estar relacionado, de algún modo, con el máximo exponente de la literatura española: Miguel de Cervantes.

Pero al no saberse con exactitud qué día nació (aunque por 4 años se celebró el Día del Libro el 7 de octubre, una de las fechas probables), en 1930 se eligió definitivamente la fecha de su defunción:

23 de abril de 1616.

La tradición se hizo firme en España y comenzó a extenderse: en 1964 lo adoptaron todos los países de lengua castellana y portuguesa, y en 1993 también la Comunidad Europea.

Semejantes antecedentes llevaron al gobierno de España (con el apoyo de la Unión Internacional de Editores) a presentar a la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) la idea de proclamar el:

23 de abril como “Día Mundial del Libro”.

La propuesta, junto con el agregado sobre el “Derecho de autor” propuesto por Rusia, fue aprobada unánimemente por todos los Estados miembros durante la 28° sesión de la Conferencia General de la UNESCO.

Así quedó definido el 23 de abril de cada año como “Día Mundial del Libro y el Derecho de Autor”.

Claro que para lograr esta aprobación unánime no era suficiente con el homenaje a quien fuera el más ilustre autor de lengua castellana, sino que se ha sumado la notable coincidencia de que también William Shakespeare (el máximo exponente de la lengua inglesa) ha fallecido en esa misma fecha.

Y para completar las coincidencias, también el destacadísimo Garcilaso de la Vega (el Inca) falleció el 23 de abril de 1616.

Esto explica la unanimidad que se ha dado en cuanto a la adopción de esta fecha, puesto que se trata de dos de las más insignes figuras de toda la literatura universal.

A nivel internacional, la jornada conmemoratoria es promulgada por la UNESCO, que dio viabilidad al proyecto en 1995.

El Día internacional del Libro y el Derecho de Autor se celebra cada 23 de abril, desde 1996, en varios países, siendo actualmente más de un centenar.

En varios países de habla castellana, se celebra este día como el Día del idioma, diferente del Día Internacional de la lengua materna celebrado el 21 de febrero.

El 23 de abril de 2011, Buenos Aires fue elegida como “Capital Mundial del Libro”, permaneciendo en el cargo hasta hoy, en la que será sustituida por Ereván.

Historia

El «Día mundial del libro y el derecho de autor» fue formalmente instaurado por la UNESCO recién en 1995.

Sin embargo, los orígenes de esta celebración se remontan al año 1926, cuando en Valencia, España, el editor Vicente Clavel y Andrés propuso dedicar un día del año en homenaje a los libros.

Estaba claro que ese día debía estar relacionado, de algún modo, con el máximo exponente de la literatura española: Miguel de Cervantes.

Pero al no saberse con exactitud qué día nació (aunque por 4 años se celebró el Día del Libro el 7 de octubre, una de las fechas probables), en 1930 se eligió definitivamente la fecha de su defunción: 23 de abril de 1616.

La tradición se hizo firme en España y comenzó a extenderse: en 1964 lo adoptaron todos los países de lengua castellana y portuguesa, y en 1993 también la Comunidad Europea.

Semejantes antecedentes llevaron al gobierno de España (con el apoyo de la Unión Internacional de Editores) a presentar a la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) la idea de proclamar el 23 de abril como “Día Mundial del Libro”.

La propuesta, junto con el agregado sobre el “Derecho de autor” propuesto por Rusia, fue aprobada unánimemente por todos los Estados miembros durante la 28° sesión de la Conferencia General de la UNESCO.

Así quedó definido el 23 de abril de cada año como “Día Mundial del Libro y el Derecho de Autor”.

Claro que para lograr esta aprobación unánime no era suficiente con el homenaje a quien fuera el más ilustre autor de lengua castellana, sino que se ha sumado la notable coincidencia de que también William Shakespeare (el máximo exponente de la lengua inglesa) ha fallecido en esa misma fecha.

Y para completar las coincidencias, también el destacadísimo Garcilaso de la Vega (el Inca) falleció el 23 de abril de 1616. Esto explica la unanimidad que se ha dado en cuanto a la adopción de esta fecha, puesto que se trata de dos de las más insignes figuras de toda la literatura universal.

Fuente de investigación.

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*