Entrevista a Laura Uplinger – Dime cómo Naces y te diré Quien Eres

Entrevista a Laura Uplinger

Dime cómo naces y te diré quién eres

Para la profesional, muchas de las catástrofes que se aprecian en la actualidad son producto de malos embarazos e infancias.

Situaciones que considera son posibles de remediar.

Serenidad es la principal característica que transmiten las palabras de Laura Uplinger, una de las invitadas al Primer Congreso Internacional “Ser y Nacer:

La Génesis de lo humano”, organizado por el Departamento de Obstetricia y Puericultura de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción.

Uplinger es sicóloga social, educadora y estudiosa del campo de la concepción consciente y del período perinatal (etapa que rodea al nacimiento de un bebé).

Respecto al tema, ha conducido talleres, dictado conferencias y foros en Norteamérica, Sudamérica y Europa.

¿Hacia dónde apuntan sus estudios?

-Me interesa todo lo que rodea al crecimiento del feto, pero no olvido que la comprensión del nacer es para siempre, es decir, hasta los 52 años que tengo hoy, llevo dentro de mí aquellas impresiones de cómo mi madre veía la vida.

Camino por grandes ciudades y veo tantos rostros marcados por la tristeza, que no me es difícil imaginarme sus infancias y que éstas no fueron las mejores.

En cambio, veo miradas tan profundas y tan alegres, que me dan ganas de seguir con mi trabajo.

-¿Cuáles serían las consecuencias de un mal embarazo?

-Las secuelas de un parto traumático las conocemos muy bien.

Vemos cómo está el mundo y lo difícil que es hacer algo bello.

Existen estudios de prisioneros jóvenes, de 18 años, que cometieron crímenes importantes y que no tenían patologías específicas, pero el impacto de un mal prenatal es muy fuerte, ya que esto puede ocasionar malas conexiones del cerebro primitivo y el racional.

Esto significa, que aquellas personas no logran separar lo que sienten de lo que piensan, es por eso que cuando registran una rabia muy grande, no procesan la información y pueden llegar a cometer delitos muy graves.

-¿Cómo se puede revertir esta situación?

-Podemos ayudar a la raza humana, si logramos que las embarazadas tengan inspiración para dar a luz a sus bebés y para educarlos.

-¿Viviríamos en un mundo marcado por la violencia?

-Los males actuales son menores.

Sé que el mundo parece un lío, pero si miramos hacia atrás, todo era mucho peor.

La diferencia es que antes había menos información de la violencia y menos libertad.

Pero los grandes delitos siempre han existido.

Cuando un rey salía de visita a otro país, llevaba su propia comida, para no ser envenenado.

Lo que hoy bautizamos con el nombre de bioterrorismo.

-¿Significa que había peores madres?

-Las sociedades eran distintas.

Por ejemplo, cada vez que una mujer tenía riqueza, otros alimentaban a sus bebés.

Después otros lo criaban y lo educaban.

Esa intimidad de tener un hijo en los brazos es la primera vez que la clase alta la puede disfrutar.

Situaciones reversibles

-¿Estaríamos predestinados por nuestra infancia?

-Una mujer constantemente estresada durante el embarazo, va a tener un niño con un cerebro muy bueno para ser atleta, pero no para ser profesor universitario.

Sin embargo, es obvio que la vida es muy plástica y que se pueden adquirir caridades.

Por otro lado, todo ser humano puede volver a ser su propia madre o padre.

Uno puede decir -ellos no me querían- y quedarse sufriendo, o ver que, si bien el principio de mi vida no fue bueno, estoy a tiempo de cambiar el futuro.

Todos tenemos la libertad de encontrar vocaciones o caminos maravillosos.

Si no hacemos nada, es que podemos engendrar una semilla criminal o de egoísmo dentro de nosotros mismos.

-¿Por qué sería tan importante el rol de las madres?

-La interacción que tiene una madre con su hijo ha sido analizada por varios investigadores, lo que ha determinado cierto aprendizaje.

El niño logra captar a través de la mirada de la mujer señales enviadas por el hemisferio derecho del cerebro de su mamá.

El bebé lee cómo su madre se relaciona con la vida.

Una madre que sufre, mira menos a su niño y no transmite eso.

Eso fue visto en Budapest, donde se veía el sufrimiento de la comunidades judías y habían pequeños que no sabían de historia, pero sí del sufrimiento.

-¿Qué pasa con los niños adoptados?

-Esas familias adoptan por amor y son estupendas, pero deben saber que ese niño ha pasado por un gran sufrimiento.

Trae un dolor interno tan profundo, que es necesario que reconozcan lo que le pasó.

Fue separado del ser más importante, su madre.

Hijos deseados

-¿A qué cree que se debe la baja en la natalidad que se da en Europa?

-En Francia dan dinero o se entregan una serie de beneficios para tener un tercer hijo.

Sin embargo, hoy a los 60 años aún eres joven, cuando antes eras considerado un viejo.

Las razones por las que se tienen hijos han cambiado.

Antes era para que se ocuparan de sus padres cuando estuvieran ancianos o para sentirse realizados.

Pero, cuando tenían 12 hijos, no era mucho lo que podían ofrecerles y la atención que les daban era insuficiente.

Muchas veces eran los hermanos mayores quienes se preocupaban, por lo que cuando formaron su propia familia, ya no tenían ganas de seguir cuidando.

Hoy vivimos un periodo de transición respecto al tema, pero es bueno preguntarse :

¿Necesitamos más gente en la Tierra ?

-¿Qué cree usted?

-Si bien hay mucha gente en el planeta, necesitamos líderes positivos, no como los actuales que se guían por la moda.

La idea es tener hijos deseados y eso es lo que nos traería un mundo lleno de diferencias

Poema de Laura Uplinger premiado por las Naciones Unidas

Yo conozco un planeta en el cual, las naciones viven en paz, donde la naturaleza es respetada,

donde la ciencia y la filosofía, nunca son usadas para esclavizar, limitar, herir o aterrorizar.

En él, cada ser humano es concebido y gestado conscientemente.

En ese mundo reina un verdadero espíritu de Fraternidad y las gestantes son tratadas muy especialmente.

Toda la riqueza artística y artesanal de la comunidad están puestas a su disposición.

Ellas pasean por lindos parques floridos, admirando los árboles, las estatuas y las fuentes.

Durante el día el canto de los pájaros las abraza.

En la noche, las estrellas las invitan a visitar mundos distantes.

En estos parques hay casas donde las madres pueden participar de distintas actividades: cantar, tejer, esculpir, bordar, dibujar.

Existen también teatros, bibliotecas, cines, donde pueden estudiar, enseñar, meditar, reír y llorar.

En las escuelas de ese planeta, los adolescentes estudian la importancia de la concepción, del embarazo, del parto y amamantamiento
y su incidencia en el logro de una Humanidad feliz.

Las parejas buscan el momento de la fecundación concientemente, comprendiendo las dimensiones fisiológicas, psicológicas y espirituales de la gestación, acogiendo con serenidad el misterio de la vida.

Por Anita Parra

 

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*