La Eterna Verdad – Lo esencial de la Vida es la Vida Misma.

LA ETERNA VERDAD

Lo esencial de la vida es la vida misma.

Es el trasfondo de todo lo que existe.

Es la fuerza indestructible que sostiene todo lo creado, que está en todo y en cada uno de nosotros y guarda el secreto de nuestra inmortalidad.

Es la Voluntad Divina expresándose a sí misma en forma de Universo.

Buscamos en el mundo externo el sentido de la vida debido al entrenamiento mental que tenemos de ver lo visible y no lo invisible.

Pero no está ahí.

El sendero espiritual es el arte de ver lo invisible, de penetrar en el mundo de las causas, de los significados, de los arquetipos y descubrir la inmensidad del universo que se nos escapa cuando solo contamos con el intelecto para percibir lo que somos.

No es la acumulación de información lo que nos lleva a percibir la vida sino la vivencia que podamos tener de su presencia.

El intelecto es la mejor herramienta para conducirnos en el mundo material, pero cuando queremos penetrar los misterios de la vida, no nos sirve.

Tenemos que silenciarlo de alguna manera.

La fórmula maestra de entrar en ese silencio y contactar esa vida abundante que nos sostiene radica en unir pensamiento y respiración.

El pensamiento representa la conciencia y la respiración la vida.

Vida y conciencia unidas.

Y así, simplemente observando la respiración, con tus ojos cerrados, sentado cómodamente puedes empezar a percibir la vida que hay en ti que es lo mismo que percibirte como vida, como esa fuerza indestructible que es eterna y poderosa, que te saca del devenir y te coloca en el presente.

El proceso es lento y requiere de mucha constancia.

Pero si le aplicas un ritmo, tu naturaleza empieza a percibirlo como propio y sin darte cuenta se convierte en algo que sucede y no en una disciplina.

Es la magia del séptimo rayo aplicada a tu vida.

Cuando me refiero a un ritmo es que te sientes a respirar todos los días a la misma hora.

Puedes empezar 24 minutos al amanecer y 24 minutos al atardecer.

Es lo que recomiendan los Maestros para aquellos que quieren recorrer el sendero espiritual.

Luego irás aumentando el tiempo de acuerdo a tus posibilidades.

Este proceso es más importante que las oraciones, la entonación de mantras, el estudio.

Porque sin él, lo demás pierde fundamento.

La vida es el fundamento de todo lo que existe, es su base, su trasfondo y la respiración es el principio vida en ti.

Tú eres una vida consciente y pulsante.

Entraste a la creación como un impulso divino.

Todo lo que buscas está en ti.

Solo tienes que ingresar en ti y descubrir todo un universo interno que le da sentido y valor al mundo externo.

Observa el milagro de la vida que ocurre ante tus ojos.

La conciencia tiene gradaciones, la vida siempre es completa.

Una flor, el cielo azul, los árboles, toda esa belleza que la naturaleza nos regala día a día está plena de vida.

No me canso de observar como las plantas crecen majestuosas, como las flores despliegan su belleza, como la luz solar toma tan diversos colores.

Esta observación no toma tiempo, simplemente sucede cuando empiezas a conectar la vida que hay en ti, porque una atrae a la otra, porque son lo mismo, porque la vida es Una expresada de diversas formas.

Entonces tu mundo se transforma, no porque cambie tu circunstancia externa sino porque cambió tu forma de percibirla.

Los sabios dicen que la sabiduría es recuperar la memoria del origen, del Ser que eres, que revestido de carne está experimentando la vida en la materia.

No sólo eres lo que haces en el mundo externo, tienes dimensiones mucho más grandes que ser simplemente un terrícola.

No te quedes sentado en el balcón cuando tienes una casa inmensa.

Entra en ella.

La respiración te llevará a los salones internos, si se lo permites.

Y si por tu constancia y dedicación, logra conectarte con el principio pulsante aparecerán ante ti un nuevo cielo y una nueva tierra.

“Hombre conócete a ti mismo y conocerás el Universo.”

Esta es la eterna verdad.

Entra en ti, planifica tu tiempo, practica constantemente.

No te rindas si al principio no ves los resultados.

Un esfuerzo en esta dirección nunca se pierde.

Es una nota que el Universo aprecia y guarda con celo.

Antes de iniciar tu práctica invoca al Maestro de tu preferencia y pídele su bendición.

Recibirás ayuda.

Que el Maestro bendiga nuestras almas.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago – [email protected]

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*