Carmen Santiago – De que nos Habla – La noche oscura del Alma

CARTA A LOS GRUPOS

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA

Para entender estos tiempos de profundos cambios y grandes oportunidades es muy útil que reconozcamos una teoría de la ciencia que nos ayuda grandemente.

Anne Marquier, en su libro “El Maestro del Corazón”, lo explica sencillito y lo comparto con todos ustedes.

A finales del siglo XX Ilya Prigogine recibió el Premio Nobel por sus descubrimientos relacionado con las “estructuras disipativas”.

La observación científica que se tenía hasta el momento era que la entropía (estado de desorden de un sistema) crece constantemente en el universo y por otro lado, se observaba que muchos aspectos de la vida, incluyendo la Vida misma, crecen y se van haciendo cada vez más ordenados y menos aleatorios mostrando una aparente contradicción entre dos leyes de la termodinámica

Entonces Prigogine definió los “sistemas abiertos” que son aquellos que pueden cambiar energía y materia con su entorno.

Desde una flor que crece, una organización, una sociedad y hasta aun ser humano que evoluciona por medio de los intercambios que realiza con el entorno.

Estos sistemas pueden mantener su estructura, incluso crecer y transformarse en otros sistemas más complejos porque pueden adaptar sus estructuras en función de los intercambios absorbiendo el desorden, o sea que pueden disipar entropía.

Los sistemas abiertos pueden adaptarse a las fluctuaciones del entorno y tienen flexibilidad y fluidez, cualidades necesarias para el mencionado intercambio.

En los sistemas abiertos hay tres cosas importantes a considerar:

Existe un tope de adaptabilidad.

Esto quiere decir que el sistema llega al punto en que no puede seguir adaptándose o disipando entropía.

Este límite depende de la complejidad del sistema.

Cuando el impacto exterior es demasiado fuerte y se supera el límite de adaptación, el sistema se vuelve caótico e inestable.

Si el impacto continúa siendo demasiado fuerte la reacción es imprevisible y llega a lo que Prigogine llamó “el punto de bifurcación”.

Entonces puede suceder una de estas dos cosas:

a)      O se desmorona y desaparece, es decir, se disuelve en el entorno.

b)      O se reorganiza completamente, pero a un nivel superior.

Una característica de la nueva organización es que no tiene nada que ver con la anterior.

Sucede lo que llamamos un “salto cuántico”.

Desde hace varias décadas el entorno humano social, económico, político, informático están ejerciendo enormes presiones sobre el ser humano.

Todo va muy de prisa, las relaciones sociales son frágiles, las familias se desintegran, el trabajo es exigente o escaso, se manipulan las masas…

La vida se ha vuelto una carrera desenfrenada hacia no sabemos donde.

Las anunciadas catástrofes ecológicas, el fantasma de la guerra nuclear, la pobreza extrema, el hambre.

Estamos a punto de alcanzar el límite de nuestra capacidad de adaptación.

Como sistema abierto podemos decir que la humanidad ha llegado a un punto de bifurcación.

¿Qué tenemos entonces?

La posibilidad de un desmoronamiento total de nuestro mundo y la desaparición. (posible en una guerra nuclear)

La regeneración, la transformación radical para pasar a otro sistema cuyas estructuras nada tienen que ver con las anteriores.

Esta es la posibilidad que creemos ocurrirá de acuerdo al Plan que los Maestros conocen y sirven.

El Maestro Saint Germain señala que en la Nueva Era el Séptimo Rayo de Magia Ceremonial  sustituirá al Tercero Rayo de Actividad Inteligente en su función de establecer las bases de la nueva civilización.

El Séptimo Rayo, en vez de expresarse mediante un sistema basado en relaciones numéricas como el Tercero expresará su creatividad mediante el movimiento ceremonial.

La actividad del Séptimo Rayo se manifestará como una apariencia mas que como un sistema, una apariencia basada en la organización de la luz, el color, el sonido y la vibración.

(Proyecciones Ashrámicas, L. Cedercrans, p. 70)

En definitiva, un sistema que no tiene nada que ver con el precedente.

El Maestro nos está hablando de un salto cuántico.

Podemos afirmar que estamos pasando por el punto de bifurcación que no es otra cosa que la noche oscura del alma de la Humanidad.

Esa noche oscura tan conocida por los místicos de todos los tiempos y que ahora se le presenta al sistema llamado humanidad.

Estamos siendo testigos del desmoronamiento de nuestro mundo, proceso necesario para que el nuevo tiempo pueda surgir.

Y este tiempo demanda de todos, un profundo cambio en la conciencia.

¿Qué podemos hacer?

¿Cómo ayudar en el proceso?

Primero, entenderlo en nosotros mismos cuando se presenta.

Debemos respetar el proceso, el caos es necesario por arduo que parezca, es parte de un proceso orgánico.

Si reconocemos “la noche oscura del alma” ésta nos llevará al nuevo amanecer.

Si la resistimos nos atrapa irremediablemente.

Es mejor aceptar lo que la vida nos presenta, reconociendo la situación y utilizándola para una transformación mayor.

Las energías que llegan al planeta en estos tiempos de cambio nos ayudan en el proceso.

Estas energías provenientes de la Constelación de Acuario, portadoras de un nuevo código, penetran en las capas profundas de la Tierra y llegan hasta los más duros sedimentos, posos oscuros que surgen para ser transmutados por las conciencias despiertas.

Pero también hay posos, sedimentos de luz, que están prestos a surgir.

Es allí en donde debemos poner nuestra atención.

Estos sedimentos han sido formados por generaciones anteriores, son sus frutos divinos, y están diseminados por toda la Tierra.

Utilizando una técnica de futuro, “la magia ceremonial” podemos intentar detectarlos con la ayuda de la intuición e invocar su exteriorización desde el alma grupal y de posos que pasen a ser pozos de luz, fuentes que surgen para transformar e iluminar el nuevo tiempo.

En cada uno de nosotros también existen estos pozos de luz; es el fruto acumulado, encarnación tras encarnación por el pensamiento elevado, las realizaciones amorosas y el esfuerzo en bien de todos.

Es nuestro tesoro y lo podemos invocar.

Podemos sembrar la Tierra con nuestra propia semilla de luz.

Podemos invocar juntos:

Pido y demando que toda la luz acumulada a través de mis vidas  surja como un pozo de luz y se convierta en la fuerza que me sostenga cumpliendo cabalmente mi parte en el :

Plan Divino en estos tiempos de profundos cambios.

¡Que así sea!

Agradezco a Consuelo Orpi, mi querida hermana de Barcelona, que me entregó un material recibido por inspiración del Maestro Saint Germain en donde señala la posibilidad de resucitar todo el bien acumulado en nosotros y ofertarlo como semillas de luz y amor para todos.

Un trabajo, que, como todo lo bueno que encuentro por la vida, he querido compartir con todos ustedes, mis queridos amigos y amigas.

Trabajemos intensamente para sembrar de luz el mundo con nuestra propia luz y ayudar en el proceso de cambio de conciencia necesario para poder pasar este punto de bifurcación y entrar gloriosos a la Era de Acuario.

No nos enfoquemos en los pozos oscuros.

Activemos los pozos de luz individuales, grupales y planetarios.

Agrupémonos, activémonos y vayamos por la vida sembrándola de luz.

Pasemos de la oscuridad a la Luz, enfocándonos en ella, en todo lo bueno, lo bello y lo verdadero que la humanidad ha logrado a través de toda su historia.

Recordemos que la noche es más oscura justo antes del amanecer.

Activemos la fuerza encerrada en nuestros pozos de Luz y juntos, de la mano caminemos ¡de la oscuridad a la luz!

Con la profunda certeza de que lo lograremos, reciban mi amor,

Carmen Santiago – [email protected]

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*