20 de Mayo de 2012 – 7 Estrellas Pleyadianas – La Luna – Centro Galáctico – Unidos a nuestra Tierra

Este 20 de Mayo, el fuego del espíritu solar es parcialmente velado para que, tras esa aparente oscuridad, que deberá conectarnos con nuestra propia oscuridad, volvamos a la Luz, con mayor fuerza y regocijo.

Este eclipse será apoyado por las 7 estrellas pleyadianas, por la luna y el centro galáctico, unido a nuestra Tierra.

El 22 se añaden a este alineamiento Mercurio y Júpiter.

En este punto, la tierra, entrará en la frecuencia de Gaia, dando sus últimos estertores, para provocar los nuevos cambios en su estructura y dar a luz una nueva humanidad guiada por la Luz.

A este día del alineamiento, 20 de mayo, se le llama día cero según los mayas, por indicar que es la entrada a un mundo nuevo, de vuelta a lo co-creado.

El día cero, es cuando el sol se alinea con las Pléyades, la Luna y la Tierra.

La Luna este día está nueva, en realidad negra, pues no muestra aun su luz.

A su vez esta alineación también se produce con el C.G y los Nodos Lunares.

Este alineamiento cae en el eje Sagitario/Géminis, hablando de la necesidad de la comunicación de masas, del paso de la mente racional a la espiritual, de la limitación de 3D a la expansión de 5D.

Este alineamiento viene acompañado con una Gran Cruz Cósmica Mutable al incluir a Marte, Kirón y Neptuno.

Esta Cruz nos habla de la necesidad de dar el salto de humano a suprahumano, mediante la necesidad de hacer los cambios adecuados para este proceso.

La Cruz Mutable es la Cruz del hombre como tal, del ser humano con el condicionamiento de 3D propio de su estado.

Sin embargo, al incluir los nodos lunares, las Pléyades y el Centro Galáctico, esta influencia queda empujada por una gran intensidad energética de fuerte vibración, que le lleva a proporcionarnos la tensión requerida para hacer el trabajo necesario.

Los eclipses nos ponen en contacto con nuestro ser interno, es un tiempo de reflexión y de recogimiento, que en ocasiones consigue hacer aflorar lo más oculto de nuestro ser para ser sanado y regenerado.

Así el eclipse nos proporciona el tiempo que necesitamos para atravesar nuestra oscuridad y permitir así que entre en ella la luz de nuestro ser superior.

Este eclipse va a estar a 0º21’ de Géminis, lo que indica que ha de trabajarse sobre todo desde el plano mental, como forma de unificar mente con corazón, ya que el complemento de Géminis es Sagitario, lo que nos habla de un gran apasionamiento logado al corazón.

Pero también del paso de una mente racional a otra espiritual, con todo lo que eso implica de cambio de conciencia y planteamiento de vida.

Por otro lado, el eclipse incluye la luna en fase nueva, pero en su primer día, lo que en realidad es una luna negra y fuera de curso o vacía por estar a 0º de Géminis.

Esto no facilita las cosas, ya que cuando la luna está fuera de curso está debilitada y, por tanto, sin peso específico, para ayudarnos en este trabajo tan profundo.

Esto se debe a que tenemos que ser capaces de no dejarnos arrastrar por las emociones mal encauzadas o no controladas, inclusive no reconocidas y las circunstancias favorecerán el ponernos en contacto con personas o situaciones que actúen de espejo para hacernos conscientes de lo que nos está pasando en realidad.

Es una buena forma de hacerlo, pero quizá esto genere situaciones difíciles.

La cruz cósmica formada viene a remover todo lo que en el plano material tiene que ser transmutado, tanto interno a nivel personal, como externo.

Asimismo, generará mucha tensión entre aquellos gobernantes y países que estén en situaciones de riesgo, pues la tensión va a ser muy fuerte y esto puede generar fricciones fuertes también.

Junio será un mes muy delicado y hay que intentar estar lo más centrados y conectados con nuestro ser interno y divino para que no se nos desequilibre nada de nuestra vida sino que cada vez esté mejor, más centrada, más tranquila.

En la Cruz Cósmica está Marte opositando a Neptuno y a Kirón, lo que nos habla del enfrentamiento entre la fuerza agresiva, bloqueante, impositiva de Marte y las fuerzas pacíficas, unificadoras, espirituales, sanadoras de Kirón y Neptuno.

Kirón y Neptuno se unen para hacer un trabajo de sanación del alma.

Su trabajo con nosotros está enfocado hacia el poder identificar aquellas partes que aun no están en proceso de sanación y cambio.

Neptuno nos ayuda a entender que el control sobre las circunstancias de nuestras vidas y sobre nuestra persona ya no tiene sentido; no es momento de seguir luchando por imposibles, por temas que no tienen sentido en nuestras vidas, aunque éstos sean nuestro mayor deseo, así nos hace entender que solo fluyendo encontraremos el camino correcto, que solo fluyendo podremos llegara al lugar donde está la solución a nuestros problemas y la felicidad.

Que solo fluyendo podremos encontrarnos en realidad.

Pero también Kirón nos ayuda a realizar el proceso sanador necesario para ser capaces de aceptar estos cambios.

Nuestro alma tiene que transmutarse, sanarse, para que todo se dé, de la mejor forma posible.

De forma que esta Cruz nos va a ayudar a hacer los trabajos de transmutación y sanación de nuestro alma, de lo que arrastra de vidas pasadas, de lo que aun no hemos podido integrar en nuestro Cuerpo de Luz y es lo que aun no nos deja caminar ligeros y nos impide fluir al son de la nueva melodía planetaria.

Por otro lado, el que los Nodos Lunares sean los que están en los otros dos brazos de la Cruz, nos indican que todo tiene como fin el hecho de que este proceso es para dar el salto de nuestro pasado como ser espiritual, a nuestro futuro; de nuestro pasado como humano a nuestro futuro como suprahumano.

Esta Gran Cruz está acompañada por el alineamiento ya expuesto del Sol, la Luna, las Pléyades y el Centro Galáctico, lo que amplifica el proceso, añadiendo la fuerza de las Hermanas Pleyadianas y la guía del Sol central o Centro Galáctico.

El 22 de mayo se unen Mercurio y Júpiter.

Lo que indica que los procesos de cambio no solo afectan a la parte emocional de la persona o al inconsciente ligado a la sombra, sino también a la mental y los pensamientos, ideas, objetivos, proyectos, a todo aquello que tenemos como referente para proyectarnos en nuestra vida.

Es imprescindible hacer una revisión de nuestras prioridades de vida.

De lo que queremos proyectar y el camino que queremos seguir y si este camino vamos a dejar que sea nuestro ser superior quien lo guie o nuestro ser terreno.

Tenemos que unirnos con nuestro Ser Superior y hacerle consciente, para que esta consciencia ligada a él, sea la que fluya al son de la nueva melodía de Gaia y sea la que nos guíe de ahora en adelante.

Sol Hernández

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*