Cada vez – Siéntate y Aguarda

Cada vez que al crecer , tengas ganas de convertir las cosas equivocadas en cosas justas, recuerda que la primera revolución que hay que realizar es dentro de uno mismo,

La primera  y la más importante.

Luchar por una idea sin tener idea de uno mismo es una de las cosas más peligrosas que se pueden hacer.

Cada vez …

Que te sientas extraviada/o, confusa/o, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer.

Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular su savia.

Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas:

Sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y de frutos.

Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar:

Siéntate y aguarda.

Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nadie te distraiga:

Aguarda y aguarda más aún.

Quédate quieta/o, en silencio, y escucha a tu corazón.

Y cuando te hable, levántate y ve dónde el te lleve”.

(Libro: Dónde el corazón te lleve, Susana Tamaro, pag 179)

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*