Asunción del Paraguay se prepara para la llegada del Papa Francisco.

El Papa llega hoy a Paraguay después del fútbol

Mientras se disputó el clásico Olimpia Libertad, el Paraguay dejó de hablar del Papa.

Este viernes, con el arribo del Sumo Pontífice de la Iglesia católica, el escenario será otro.

Hay que reconocer que anoche, durante algunas horas, la gran mayoría de los asunceños se olvidò del papa y prestó atención a una de las grandes pasiones sudamericanas: el fútbol.

No hubo bar o vidriera con televisor que no tuviese adelante un grupo de personas siguiendo el desarrollo del clásico entre Olimpia y Libertad.

Y lo que parecía un triunfo del local terminò en un empate sobre la hora que fue ruidosamente festejado en una ciudad donde abundan los estruendos.

Esta mañana amaneció con la presencia del sol y el tema no es un elemento menor.

Es que hay una gran preocupación de las autoridades sanitarias por las concentraciones que inexorablemente se van a producir.

Y una de las màs grandes es por la misa el domingo en Ñu Guazú donde se estima la presencia de un millón de fieles.

Se trata de un terreno extenso pero, también, un gran humedal que ha sido desmalezado para poder dar cabida a tanta gente.

Asì que el piso no es firme y las recomendaciones incluyen el uso de pilotines y botas para enfrentar la lluvia y el barro.

Pero lo que no siempre se dice es que también hay víboras que pueden provocar desde un susto a un gran transtorno.

Rigen en la ciudad los cortes de calles y avenidas que se mantendrán hasta el lunes, por lo que los peregrinos que llegan en automóvil o colectivos son específicamente direccionados para que pueden llegar a su destino.

La actividad:

Para las 15, hora local, se aguarda la llegada de Francisco con la esperanza puesta en que nada falle y que el país estè a la altura del visitante.

En muchos lugares se recuerda la visita de Juan Pablo II en 1988 y la primera cartelería al respecto està emplazada en el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi.

A la misma terminal llegará Francisco donde será recibido por miles de fieles que se apostaron en los alrededores desde anoche o en la madrugada.

Posteriormente se trasladarà por el corazón de la ciudad rumbo a la Nunciatura ubicada a pocos metros de la vital avenida Mariscal Lòpez.

El predio tiene una ventaja para su seguridad ya que es prácticamente inadvertida desde la avenida y la calle es muy estrecha en todo su recorrido.

Posteriormente el Sumo Pontífice será recibido por el presidente Horacio Cartes en el Palacio de Lòpez, sede de gobierno.

La visita protocolar incluye el intercambio de presentes y la prensa local aguarda que sean de un mejor gusto que la “cruz comunista” con la que Evo Morales incomodò a Francisco.

Cabe destacar que el papa utilizará en todo momento el papamóvil por lo que en cada recorrida se descuenta que habrá una gran concentración de fieles saludando el paso del Santo Padre.

En alerta:

Ayer la directora de Vigilancia de la Salud del gobierno paraguayo, Agueda Cabello, informó que rige un Alerta Sanitario debido a la gran cantidad de casos de influenza.

Afirmò la funcionaria que se están atendiendo unas 16.000 personas por dìa con síntomas de gripe por lo que la preocupación es por las grandes concentraciones de estos días.

A la espera:

Muchos hablan de la visita, de los recorridos, de la seguridad, del protocolo o de los regalos.

En estas primeras horas todavía no ha calado con mayor profundidad el mensaje que Francisco dio en Bolivia.

El pedido de perdón a los pueblos originarios por lo ocurrido en la Conquista supone un paso trascendental en la historia de la Iglesia.

En Paraguay, con una porción indígena muy alta aún no fue correctamente evaluado en la gran mayoría de los medios locales.

El concepto merece ser tenido muy en cuenta:

“Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América».

Un reconocimiento que pone las cosas en su lugar y que inicia otra historia.

Fuente El Litoral

Por Guillermo Dozo, enviado especial

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*