Descubre quien eres – De donde vienes – Por que estás en esta Vida

Dolor no es lo mismo que sufrimiento.

En sí mismo, el cuerpo descarga el dolor espontáneamente, liberándolo cuando se alivia la causa subyacente.

El sufrimiento es dolor al que nos aferramos

Proviene del misterioso instinto de la mente de creer que el dolor es bueno, no puede rehuirse o la persona lo merece.

Sin todo esto, el sufrimiento no existiría.

Hace falta un esfuerzo de la mente para crear sufrimiento, una mezcla de creencia y percepción que la persona supone no controla.

Pero aunque el sufrimiento parezca inexorable, lo que nos libera no es atacar al sufrimiento mismo, sino determinar la irrealidad que nos hace aferrarnos al dolor.

La causa secreta del sufrimiento es la irrealidad misma.

 Pasos que conducen al sufrimiento:

*Pasar por alto los hechos:

El principio del sufrimiento es frecuentemente la negativa de ver la situación como es, la única  manera de evitarlo de manera duradera es confrontar la fuente del sufrimiento, siendo el primer paso la disposición de ver que está ocurriendo realmente.

Reforzar esa percepción mediante el pensamiento obsesivo:

La realidad es percepción y la persona que sufre queda atrapada por percepciones negativas de su propia creación.

Cuando la vida nos resulta dolorosa es porque nos hemos encerrado en algún tipo de identificación errónea, contándonos historias privadas e incuestionables sobre quiénes somos.

Perderse en el dolor sin buscar salida:

Es como si el dolor entrara en una caja negra antes de que lo sintiéramos,

En esa caja el dolor fuera emparejado con todo lo que somos:

Nuestra historia completa de emociones, recuerdos, creencias y expectativas.

Si eres consciente de ti mismo, la caja negra no está sellada ni oculta.

Tu sabes que puedes influir en lo que ocurre dentro de ella.

Pero cuando sufrimos nos maltratamos a nosotros mismos.

Compararse con los demás:

El ego quiere ser el número uno.

Por tanto, no tiene más opción que permanecer atrapado en el juego eterno de compararse con los demás.

Como todos los hábitos arraigados, éste es difícil de romper.

Consolidar el sufrimiento mediante relaciones:

Nadie sufre solo, y aunque hicieras todo lo posible por sufrir en silencio, tendrías un efecto en quienes te rodean.

Si se les diera a escoger, la mayoría de las personas preferirían mantener sus relaciones a dejar de sufrir.

Esto se comprueba en familias abusivas en que las víctimas no se defienden ni se van.

Una relación sanadora se basa en la conciencia;

En ella, ambos compañeros trabajan para romper viejos hábitos que promueven sufrimiento.

Se trata de una situación delicada, porque compasión significa que aprecias el sufrimiento que otro está experimentando, además del tuyo.

Pero al mismo tiempo debe haber distanciamiento, asegurarse de que ese sufrimiento, sin importar cuán real sea, no es la realidad dominante.

Las actitudes que contribuyen a una relación sanadora se vuelven parte de una visión que mantienes para ti y para la otra persona.

(Libro:

El libro de los secretos, descubre quiénes somos, de dónde venimos y por qué estamos en esta vida,

Deepak Chopra, páginas 89 a 98)

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*