Cómo una experiencia cercana a la Muerte cambia a las Personas y sus Familias

Cómo una experiencia cercana a la muerte cambia a la persona y su familia

Después que una persona ha tenido una experiencia cercana a la muerte vuelve a la Tierra con un cambio radical de enfoque de su vida, que afecta también a los que tienen alrededor, en una suerte de “evangelización” sobre lo que aprendió en el “lugar” que fue.

Yendo por el túnel:

A partir de las experiencias de los que fueron y volvieron y de sus familiares, se ha creado un nuevo boom editorial que presenta lo que posiblemente experimentemos una vez muertos.

Algunos incluso lo consideran un nuevo género de literatura de viajes,

Aquel en el que el protagonista visita un lugar especial, distinto, pero sólo que en este caso se puede llegar únicamente después de la muerte.

EVE PIPER, LA ESPOSA DEL PASTOR DON PIPER

Eva Piper, por ejemplo, se consideraba una cristiana poco comprometida hasta el accidente que revitalizó su fe y llevó a su esposo,

El pastor bautista Don Piper, a convertirse en el autor más vendido gracias a 90 Minutos en el Cielo.

Ver aquí la historia.

“No fue sino hasta el accidente de Don que realmente me abrí a una relación más profunda con el Señor”,

Dijo Eva Piper, quien dice que se avergüenza al recordar ahora su anterior fe superficial.

Eva Piper escribe sobre la vida después de la supuesta visita de su marido al cielo en A Walk Through the Dark

(Un camino a través de la oscuridad) ,

Lanzado el 30 de julio en Estados Unidos.

El libro aparece nueve años después de la publicación del libro de su marido,

Que pasó más de cinco años en la lista de best-sellers del New York Times.

Las historias sobre visitas al cielo han sido una “bendición” para los editores,

Pero también han tenido un impacto directo sobre los cónyuges y padres.

Don Piper fue atropellado por un camión mientras conducía a casa,

Los médicos lo declararon muerto en la escena.

Sin embargo, 90 minutos más tarde, volvió a la vida.

El libro de Eva Piper, que podría entenderse como una guía práctica para cuidadores,

Recuerda su frustración ante la decepción de su marido por haber “regresado” a la tierra y las largas noches pasadas al lado de las camas de hospital preguntando a Dios

“¿Por qué?”.

LA TRANSFORMACIÓN DE LA FE:

Destacable es también el éxito de El cielo es real,

Una historia que ahora se está adaptando para el cine.

Todd y Sonja Burpo, los padres del niño de 4 años de edad, Colton, tienen su propio libro,

El cielo lo cambia todo, en el que cuentan cómo la experiencia cercana a la muerte de su hijo impactó sus vidas.

El libro original ha vendido más de 7,5 millones de copias después de 22 ediciones.

Otro ejemplo es el del libro escrito por Paula Black que relata la experiencia de su marido,

Un piloto que sobrevivió a un accidente de avión a los 19 años, en el que pasó por una experiencia similar de visita al cielo.

Paula dice que su marido no estaba inicialmente interesado en ser “una de esas personas” que cuenta algo que no se puede probar.

Sin embargo este relato y experiencia le ha servido, dice, para cambiar su perspectiva de Dios.

“Ha transformado completamente mi fe”, dice Paula, que no supo de este viaje de su marido al cielo hasta 40 años después de los hechos.

Ella cuenta que ahora comprende mejor el concepto de:

“Dios es amor

Cambió mi comprensión de quién es Dios” dice.

Annette Wiese, cuyo marido Bill Wiese escribió 23 Minutos en el Infierno en 2006,

Dice que no había pensado mucho en el infierno antes de su publicación.

RESPETABILIDAD E INTERÉS

A pesar de los enfoques positivos y renovados en las creencias de estas mujeres, muchos críticos han manifestado sus discrepancias sobre estas experiencias.

La revista Esquire describía a Eben Alexander, autor de La prueba del Cielo que fue portada en Newsweek, como un hombre que busca reinventarse a sí mismo en la estela de una carrera estancada en el campo de la neurocirugía.

Ver quí la historia:

Oliver Sacks, respetado neurólogo, no confía en que estas experiencias sirvan para probar nada.

“Si bien es comprensible que uno podría atribuir valor o construir narrativas de estas experiencias,

Las alucinaciones no pueden aportar pruebas de la existencia de seres o lugares metafísicos”, escribe Sacks.

“Sólo aportan pruebas del poder del cerebro para crearlos”.

Eva Piper dijo que ha recibido algunos correos electrónicos negativos“pero mucho menos de lo que imaginaba”.

La mayoría de la gente, dijo,

“Realmente, realmente quieren saber acerca del cielo.

Ellos quieren saber que hay un lugar mejor que el que estamos viviendo ahora·

Un pastor evangélico estuvo muerto por 90 minutos, fue trasladado al cielo y cuenta lo que vio y oyó.

Regresó a la vida cuando otro pastor rezaba fervientemente sobre el cuerpo muerto.

Y estima que regresó para testimoniar que el cielo es un lugar real y para ayudar a los que sufren dolor, porque él sufrió por años dolores intensos en su rehabilitación.

Estos testimonios de visitas al cielo, el infierno y purgatorio son un signo de estos tiempos.

Don Piper dice que recuerda la música que estaba “en el más allá era espectacular”,

Aromas que nunca había olido antes.

Su abuelo estaba allí y le dio la bienvenida con gusto,

Al igual que decenas de personas que habían muerto en los últimos años se pusieron delante de él frente a una magnífica puerta.

Piper, es un ministro bautista, e insiste en que no era un sueño, lo que vivió por lo que escribió “90 Minutos en el Cielo” donde relató su experiencia en el cielo y que New York Times publicó.

Puede verse el sitio de web de Don Piper aquí.

“Fue la cosa más real que me ha pasado”, dice Piper, quien sufrió un accidente en un puente, en una zona rural de Texas en 1989.

Allí, un camión chocó contra su automóvil, dejándolo a Piper con heridas graves.

“El volante se me quedó clavado en el pecho y luego el techo del coche se derrumbó sobre mi cabeza, simplemente no había forma de poder sobrevivir a este accidente”, dice a Piper.

Piper, dijo que su corazón había dejado de bombear y los paramédicos lo declararon muerto.

Él no tenía pulso y pasó así durante 90 minutos antes de que volviera a la vida.

“En el cielo no hay luz artificial, Dios lo ilumina con su gloria”, dice.

Delante de la puerta estaba su abuelo, dándole la bienvenida “a casa”, me dijo.

“Me rompió el corazón cuando él murió.

Ahora estoy en las puertas del cielo, y dije, es la primera persona en darme la bienvenida”, cuenta Piper.

EL RELATO DEL LIBRO:

El libro no sólo ha cruzado al mercado secular sino también ha hecho su aparición en la lista de libros “best seller” (más vendidos) en EEUU.

Recientemente alcanzó el sexto lugar entre los 10 mejores libros no ficticios en la lista del conocido periódico The New York Times.

La historia del pastor Piper empieza con el relato de su accidente automovilístico en el año 1989.

Una mañana lluviosa Don iba de regreso a casa después de asistir a una convención bautista en Texas.

Lo que menos tenía en mente es que esa misma mañana del 18 enero de 1989, moriría aplastado por un camión comercial de 18 ruedas, digo aplastado porque las ruedas del gigantesco camión pasaron por encima del pequeño Ford Escort quitándole la vida instantáneamente al chofer.

A pesar que los paramédicos asistieron inmediatamente a la escena del accidente, nada pudieron hacer por el ministro quien había quedado totalmente atrapado en su carro.

Don relata que en el cielo todo es gozo, todos tienen un rostro bello y radiante.

Pudo reconocer a mucha gente, pero a la vez, no tenía conciencia de los seres queridos que había dejado en la tierra.

Estando en medio del gentío pudo sentir el amor que lo rodeaba, estaban verdaderamente felices de su llegada, nunca se había sentido tan amado y bienvenido.

La luz del cielo es irradiante, suave, pero a la vez fulgorosa pudiendo cegar la vista humana.

En el estado que Don estaba, la luz no molestaba sus ojos, todo lo contrario, era algo esplendoroso.

Los colores en el cielo son vivos, deslumbrantes, nítidos, todo era tan radiante como si estuviera en otra dimensión.

Conforme entraba por aquellos bellos portones veía y sentía cosas imposibles de explicar con palabras humanas.

Caminando dentro de la ciudad celestial pudo ver las calles de oro que la Biblia relata, escuchó una música tan hermosa y angelical, la constante alabanza de los ángeles y los ciudadanos celestiales en coro.

Algo que recuerda claramente es que entre todas las alabanzas que oyó ninguna hablaba del sacrificio o de la muerte de Jesús, todas las alabanzas eran acerca del poderío y majestad de Dios.

Nunca llegó a ver a Jesús ni a Dios Padre, tampoco recibió ningún mensaje celestial.

Estando su cuerpo inerte en el auto, los policías no podían transportarlo a la morgue hasta que no llegara el médico forense a dar la orden de removerlo.

El tráfico estaba completamente parado, uno de los carros en la línea era de un pastor que había atendido la convención.

El pastor Dick Onerecker y su esposa escucharon que adelante había sucedido un trágico accidente automovilístico.

Ya que el tráfico estaba totalmente parado decidieron ir a la escena del choque para orar por los heridos.

El pastor Onerecker habló con los policías y ofreció sus servicios ministeriales.

El policía le señaló algunos de los heridos de los otros carros y dio permiso para asistirlos.

Dick se dio cuenta que el chofer del Escort era el que necesitaba oración, pero el policía le informó que el chofer había muerto instantáneamente.

En ese momento el Espíritu Santo le habló para que orara por el hombre muerto, su primera reacción fue negativa, ya que la Biblia, dice el pastor evangélico:

“ Nos manda a orar por los vivos y no por los muertos”.

La voz de Dios era tan clara y la urgencia que él sentía de parte de Dios para orar era tan persistente que no se pudo negar más y le pidió autorización al policía para orar por el muerto.

La reacción del policía también fue negativa insistiendo que nada podía hacer por alguien que ya estaba muerto.

Pero Dick no se rindió hasta que el policía le dio autorización.

El pastor entró por la parte de atrás del carro, logrando con mucho trabajo llegar cerca del cuerpo y tocar el hombro del cadáver.

Dick dice haber orado por varios minutos, elevó una oración intensa y llena de fervor, no podía entender por qué oraba para que el hombre no tuviera daños internos, ya que estaba muerto, su oración fue tan fuerte, con suplica y llanto.

Cuando el pastor comenzó a cantar el himno “Oh que amigo nos es Cristo” que Don se unió en coro con él.

Piper había regresado a la vida con la ferviente oración del pastor Onerecker.

Los policías y los paramédicos no podían entender lo que estaba sucediendo, ellos habían declarado al hombre muerto 90 minutos antes y ahora estaba vivo.

Los rescatistas lograron liberar el cuerpo de Don Piper de los escombros de su auto y lo transportaron de emergencia al hospital más cercano.

Aunque la narración de su visita celestial es hermosa e intensa, esto no es el corazón de la historia.

El impacto de la historia está en los días después de su accidente, en los días de su recuperación.

Don quedó literalmente destrozado, en pedazos, los doctores lucharon por salvar su vida y reconstruir su cuerpo después de 34 dolorosas operaciones.

Vivió en el hospital por cerca de 13 meses, en continuo dolor y depresión.

Después que salió del hospital siguió su dolorosa recuperación en casa y tratando de aceptar que ni su cuerpo ni su vida sería la misma.

Aunque nunca tuvo resentimiento en contra de Dios por lo que le sucedió, sí se preguntaba constantemente por qué Dios lo llevó al cielo para luego regresarlo a la tierra.

Su depresión estaba conectada con el constante dolor con el que vivía día a día, ningún medicamento ni tratamiento médico podía quitarle el dolor de su cuerpo quebrantado.

Él ya conocía el cielo y la gloria, no entendía por qué tenía que regresar a un mundo lleno de aflicción y de dolor, especialmente en la condición en la que regresó.

Se cree que Piper fue enviado de vuelta a difundir un mensaje especial:

“El cielo es un lugar real”.

Piper, ha extendido ese mensaje en su libro, que ha vendido 4 millones de copias. Pero aún con todo su éxito aquí en la Tierra, dijo que espera regresar a las puertas magníficas.

Don Piper está siendo usado grandemente por Dios, actualmente viaja a diferentes iglesias grandes y pequeñas para compartir las grandezas de Dios.

Muchos grupos seculares también lo están invitando a dar conferencias, él dice que su enfoque está en ministrar “a los que se encuentran en lo más bajo de su vida y los que sufren dolor”.

Oremos para que Dios siga usando a este siervo con su poderoso testimonio.

La vida después de la muerte: relato de un niño de 4 años quien asegura que subió al cielo y vio a Jesús [2011-2-12]

Colton Burpo, testifica que en 2003, cuando tenía tres años de edad fue operado de urgencia de apendicitis, meses después contó a su padre que vio, desde una esfera superior, al doctor operándolo y a él orando en la sala de espera.

El relato de un niño pequeño está causando gran revuelo en Estados Unidos y ha revivido el debate sobre las experiencias al filo de la muerte, si el cielo existe y cómo sería el paraíso.

“Salí de mi cuerpo, miré hacia abajo y pude ver al doctor trabajando con mi cuerpo.

También los vi a ti y a mamá.

Tú estabas solo en un cuarto pequeñito, orando, y mamá estaba en otra habitación.

También oraba y hablaba por teléfono”, relata Burpo.

En su viaje al cielo Colton Burpo, relata que conoció personalmente a Jesús, vio al arcángel Gabriel, a la virgen María y a una multitud de ángeles que le cantaban.

“Papá, Jesús le pidió a los ángeles que me cantaran porque yo estaba muy asustado.

Me hicieron sentir mejor”, dice el infante.

Otra sorpresa que recibió el pequeño Colton Burpo, es que se encontró con una pequeña que corrió para abrazarlo con mucha alegría, esta era su hermanita que nunca conoció porque su madre tuvo un aborto en 1998 y que ni siquiera había conseguido nacer.

El niño narró increíbles detalles de una situación que sus padres jamás le habían contado:

Su mamá había sufrido un aborto espontáneo en 1998.

También señala que “había conversado con uno de sus bisabuelos”, quien murió 30 años antes de que él naciera.

Colton describió con detalle ese mundo repleto de colores y cuando su papá le preguntó dónde estaba ese lugar, le dijo:

“Es el cielo, papá”.

Todd Burpo y su esposa Sonia, lejos de desestimar las palabras del niño, realmente creyeron que había vivido una experiencia única.

Los minuciosos relatos de Colton repletos de datos sobre Jesús, su familia, sus discípulos que un niño de 3 años no conoce- están reunidos en el libro que salió a la venta a fines de 2010 y que hoy está en la lista de los más vendidos de The New York Times.

EL CIELO ES REAL

El papá de Colton, Todd Burpo quien es pastor de la Iglesia Crossroads Wesleyan de Imperial City, Nebraska, dice que:

“El Cielo es Real”

(Heaven is for Real) en su libro donde cuenta la experiencia de su hijo Colton.

El libro se está vendiendo como pan caliente en las librerías de Estados Unidos y América Latina, en este momento se encuentra en la posición número 1 de la lista de Best sellers del New York Times y en la posición número 9 de Best sellers de Amazon.

“Fue recién cuatro meses después de la operación de Colton que supimos que algo extraordinario le había pasado a nuestro hijo”, cuenta Todd Burpo, papá de Colton, en el libro “Heaven is for Real”.

La familia iba en el auto, cuando Colton les dijo a sus papás que “había visto a Jesús en un enorme caballo con los colores del arco iris” y que “había conocido a su hermanita que nunca había nacido”.

EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE:

Colton, viene a formar parte de uno de las miles de personas alrededor del mundo que afirman haber tenido una experiencia cercanas a la muerte o ECM (en inglés, near-death experiences, NDEs), percepciones del entorno narradas por personas que han estado a punto de morir o que han pasado por una muerte clínica y han sobrevivido.

A las personas que las ha ocurrido esta experiencia relatan que salieron de sus propios cuerpos, se vieron flotando cerca del techo de la sala de emergencia, y vieron cómo los médicos intentaban resucitarlos, y que se hallaron a sí mismos en una especie de túnel con una luz brillante al final, describen lo que para ellos es el cielo; incluso existe un sitio web www.near-death.com que recopila dichas narraciones.
Unos 15 millones de adultos estadounidenses dijeron haber tenido estas vivencias, en un trabajo publicado en 1997. En 2010, este polémico tema se reavivó con el estreno de la película “Hereafter”, dirigida por Clint Eastwood, en la que Matt Damon interpreta a un hombre que tiene una especial conexión con la muerte.

Mientras tanto, la ciencia sigue indagando en la veracidad de estos relatos.

El más reciente estudio corresponde a Sam Parnia, científico de la Escuela de Medicina de la Universidad Southampton, quien ha colgado fotografías de los techos de las salas de emergencia de 18 hospitales de Estados Unidos y el Reino Unido.

Estas fotos, que miran hacia el techo, están colocadas allí con el objetivo de comprobar si estas historias son reales.

¿Cómo?

Pues sólo alguien que “sale de su cuerpo” y flota en el techo de la sala podría verlas, y describirlas después.

La meta de Parnia es que las personas que vivieron una experiencia fuera del cuerpo describan las fotografías.

Y aspira a sumar 1.500 relatos para analizar durante este año.

Desde el escepticismo, muchos piensan que estas experiencias son producto de una alteración cerebral por la falta de oxígeno durante una emergencia.

Desde la autoayuda, la Association for Near-Death Studies, que estudia estos fenómenos, coordina grupos de personas que han vivido esta experiencia en 47 estados.

Y desde la fe, es una demostración más de la realidad de la vida eterna y de Jesús, María, los ángeles, etc..

Un neurocirujano escéptico describe su experiencia cercana a la muerte y dice que “el cielo es real” [2012-10-11]

¿Es el cielo real?

Esta vieja pregunta ha sido debatida durante siglos.

En los últimos tiempos, el tema de los círculos teológicos y últimamente ha sido ampliamente cubierto por los medios de comunicación de la corriente principal.

Muchos de los que han tenido experiencias cercanas a la muerte regularmente describen imágenes que vieron después de supuestamente cruzar a la otra vida.

¿Quién puede olvidar la historia de Colton Burpo?,

El joven que afirma haber ascendido al cielo durante una experiencia cercana a la muerte en 2003.

Su historia, inevitablemente, se abrió camino en un popular libro llamado,

“El cielo es real”.

Pero Burpo no es el único.

Ha habido experiencias similares dicho en los medios de comunicación populares.

La última viene del Dr. Eben Alexander, un neurocirujano que, irónicamente, nunca creyó realmente en las experiencias cercanas a la muerte antes de caer en coma.

En el número del 15 de octubre de la revista Newsweek, sin embargo, Alexander detalla su pretendido ascenso al cielo y su posterior cambio de corazón.

Con una firme comprensión del cerebro humano, Alexander había desestimado previamente supuestos viajes fuera de la esfera terrenal como un subproducto de lo que ocurre con los seres humanos en medio de un trauma.

Sin embargo, eso cambió una vez que se encontró con el cielo.

El neurocirujano explica :

En el otoño de 2008… después de siete días en estado de coma en el que quedó inactiva la parte humana de mi cerebro, el neocórtex, experimenté algo tan profundo que me dio una razón científica para creer en la conciencia después de la muerte.

Muy temprano por la mañana, hace cuatro años, me desperté con un dolor de cabeza muy intenso.

En cuestión de horas, mi cortex -toda la parte del cerebro que controla el pensamiento y la emoción, y que en esencia nos hace humanos  se había cerrado.

Los médicos del Hospital General de Lynchburg en Virginia, un hospital donde trabajé como neurocirujano, determinó que había contraído alguna manera de meningitis bacteriana muy poco frecuente que ataca sobre todo a los recién nacidos.

La bacteria E.coli había penetrado en mi líquido cefalorraquídeo y estaban comiendo mi cerebro.

Cuando entré en la sala de emergencia esa mañana, mis posibilidades de supervivencia de algo más que un estado vegetativo ya eran bajas. Durante siete días, yo estuve en un coma profundo, mi cuerpo no respondía, mis órdenes al cerebro superior funcionaban totalmente fuera de línea.

Luego, en la mañana de mi séptimo día en el hospital, cuando mis médicos evaluaban si suspender el tratamiento, mis ojos se abrieron de golpe.

Si bien ese es el resumen de lo que estaba pasando con el cuerpo de Alexander exteriormente, lo que ocurría en el interior, según él, era sobrenatural.

En lugar de poner fin a la conciencia una vez terrenal, el neurocirujano dijo que descubrió que “la conciencia existe más allá del cuerpo”.

En el artículo de Newsweek, describe su viaje en detalle.

En primer lugar, vio nubes blanco-rosadas sobre un fondo azul-negro (supuestamente el cielo).

Por encima de las nubes, dice haber observado “bandadas de seres transparentes y brillantes arquedas en el cielo”.

Mientras él no es capaz de definir exactamente lo que observó, los llamó avanzados, formas superiores de ser.

Las criaturas estaban muy contentas y llenas de alegría, Alexander recuerda, que creaban un “canto glorioso” cuando se movían.

También hizo hincapié en la interconexión de todo lo observado, escribiendo,

“Todo era distinto, pero todo era también una parte de todo lo demás, al igual que los diseños ricos y entremezclados en una alfombra persa… o las alas de una mariposa”.

En este viaje, Alexander dijo que una mujer estaba con él y que ella le entregó mensajes muy puntuales.

Aunque ella no hablaba en el sentido tradicional, Alexander era capaz de entender cada palabra.

Los mensajes generales fueron:

“Ustedes son amados y apreciados, queridos, para siempre”

“No tienes nada que temer” y “No hay nada que puedas hacer mal”.

La mujer también le dijo que ella (y otros) le enseñaría muchas cosas en este mundo nuevo, pero que inevitablemente volvería a la tierra.

Estos son sólo algunos de los elementos que el describió.

Tan sorprendente como lo que observó es el cambio de corazón que Alexander ha tenido como resultado de la experiencia:

Yo sé muy bien lo extraordinario y francamente increíble que todo esto suena.

Hubo alguien ,incluso un médico, que me dijo una historia como ésta en los viejos tiempos, yo había estado bastante seguro de que estuvo bajo el hechizo de algún engaño.

Pero lo que me pasó fue, lejos de ser delirante, muy real o más real que cualquier otro acontecimiento en mi vida.

Eso incluye el día de mi boda y el nacimiento de mis dos hijos.

Antes de mi experiencia, estas ideas eran abstracciones.

Hoy en día son realidades.

No sólo el universo es definido por la unidad, sino que también  ahora sé, es definido por el amor.

El universo como lo experimenté en mi estado de coma es lo he venido a ver con sorpresa y alegríae l mismo que tanto Einstein como Jesús estaban hablando de en sus (muy) diferentes maneras.

He pasado décadas como neurocirujano en algunas de las instituciones médicas más prestigiosas de nuestro país.

Sé que muchos de mis compañeros sostienen al igual que yo la teoría de que el cerebro, y en particular el cortex, genera la conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción, y mucho menos de amor incondicional, que ahora conozco que Dios y el universo tienen para nosotros.

Pero esa creencia, esa teoría, ahora está rota a nuestros pies.

Lo que me pasó la destruyó, y tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia y hacer conocer de que somos más, mucho más, que nuestro cerebro físico, lo más claro que pueda, tanto a mis colegas científicos como al pueblo en general.

A diferencia de otros científicos y escépticos, él no cree que las “verdades vivientes espirituales de la religión” hayan perdido su poder.

La Iglesia, para Alexander, ahora tiene un significado totalmente diferente, al igual que la idea de que hay un Dios que tiene un amor intenso y abrumador para la humanidad.

A pesar de que todavía se considera a sí mismo como un hombre de ciencia y un médico, él está en contacto con el mundo espiritual y cree que su punto de vista nunca será el mismo.

El concluye que:

“El cielo es real.”

Enviado por Horacio Roberto

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*