Bernardo Stamateas – Tacto – Actitudes que atraen Milagros

Todo será multiplicado, actitudes que atraen milagros
Por Bernardo Stamateas

Juan 6:5-13 “Cuando Jesús alzó la vista y vio una gran multitud que venía hacia él, le dijo a Felipe:

¿Dónde vamos a comprar pan para que coma esta gente?

Esto lo dijo sólo para ponerlo a prueba, porque él ya sabía lo que iba a hacer.

Ni con el salario de ocho meses podríamos comprar suficiente pan para darle un pedazo a cada uno, respondió Felipe.

Otro de sus discípulos, Andrés, que era hermano de Simón Pedro, le dijo:

Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?

Hagan que se sienten todos, ordenó Jesús.

En ese lugar había mucha hierba.

Así que se sentaron, y los varones adultos eran como cinco mil.

Jesús tomó entonces los panes, dio gracias y distribuyó a los que estaban sentados todo lo que quisieron.

Lo mismo hizo con los pescados.

Una vez que quedaron satisfechos, dijo a sus discípulos: recojan los pedazos que sobraron, para que no se desperdicie nada.

Así lo hicieron, y con los pedazos de los cinco panes de cebada que les sobraron a los que habían comido, llenaron doce canastas”.

Todo en mi vida va a ser multiplicado si tenes las actitudes correctas todo te será multiplicado.

Primera actitud.

Tacto.

Tacto atrae multiplicación.

El tacto es la capacidad de construir un puente con el otro, de saber conectar con el otro, de saber arar la tierra para luego sembrar una semilla, o una promesa, o una palabra.

Mucha gente no multiplica en su vida porque no tienen tacto, no saben conectar con los demás.

Dice que había cinco mil hombres sin contar a las mujeres y los niños, porque las mujeres no contaban.

¿Saben por qué no contaban?

Porque en la época de Jesús los únicos autorizados a confirmar un milagro eran los varones y …

¿Saben qué hizo el Señor?,

Rompió el sistema porque las primeras en enterarse de la resurrección fueron las mujeres.

Y el Señor dijo:

Las mujeres serán testigo también.

Tacto.

Un coronel recibe un mensaje diciéndole que ha muerto el padre de uno de sus soldados.

Como no sabe cómo decírselo el sargento se ofrece para hacerlo.

No se preocupe mi coronel, yo tengo mucho tacto para estas cosas.

Entonces va a hablar con los soldados.

A ver soldado, hemos recibido una llamada informándonos que su padre su madre y todos sus hermanos su abuela y su gato han muerto en un accidente de tránsito, además cono se estrellaron contra una estación de servicio provocaron una gran explosión y murió mucha gente más, usted como único heredero deberá hacerse cargo de indemnizar a la familia de la victima con doscientos millones de pesos, ¿qué?, dijo el soldado a punto de desfallecer, bueno era una broma, lo único que es cierto es que se le murió su papá.

El doctor llama por teléfono a sus pacientes:

Le tengo una buena y una mala.

Dígame la buena, los resultados del análisis indican que le queda veinticuatro horas de vida, ¿cuál es la mala? que estamos tratando de localizarlo desde ayer.

Tacto no es gritar, no es amenazar, no es imponerse.

Hay personas que ven algo y dicen:

Que cara que tenés, o empiezan a contar cosas íntimas, o a preguntar cosas íntimas, o empiezan a meterse en la vida de los demás y entonces, fíjense que había cinco mil, diez mil personas con hambre, era tarde y Jesús lo llama a Felipe y le dice:

Felipe ¿de dónde podemos darle de comer a toda esta gente?,

El ya sabia que iba a multiplicar pero Jesús se acerca con tacto, tacto es un puente y hoy vamos a orar para que tengas la actitud de saber conectar con la gente, para que los milagros puedan venir a tu vida.

Cuando uno lee la Biblia descubre que Dios siempre se acercó al hombre con tacto.

Cuando se acercó a Adán no le dijo ¡Tonto! ¡Qué hiciste! le dijo:

Adán donde estás, Adán le dice, estaba desnudo me escondí, quién te enseñó que estabas desnudo.

Jesús nunca le dijo a la gente lo obvio, sino que hacia preguntas para que la gente lo descubra.

Un día, Dios, se le apareció a Elías, el profeta estaba deprimido metido en una cueva y Dios no le dijo:

Que haces tonto, ¡no! le dijo:

Qué haces acá y lo sacó de la cueva y le dijo:

Come y duerme, porque Dios necesitaba darle tiempo al profeta para pensar, para que él sólo descubra lo que le estaba pasando.

Jesús era un estratega, tenía tacto para relacionarse con los demás.

Un medio día el sol estaba fuerte y se le acerca a Jesús una mujer de otro pueblo, una samaritana y le dice:

Me das un vaso con agua, no me van a creer, me pidió un vaso con agua, terminaron hablando sobre la adoración y terminó el relato, que esa mujer recibió a Jesús en su corazón y ganaron un pueblo entero.

Jesús sabia conectar, decí: si tengo tacto, todo me será multiplicado.

Tenés que saber tener tacto para hablar con la gente, no como esa persona que entra al bar y dice:

Quién me pintó el caballo de verde que se ponga de pie y se para un hombre grande y le dice: yo te lo pinté el caballo de verde, ¿por qué?, no, era para decirle que la primera mano ya está seca, por si quiere darle la segunda.

O como ese médico que dijo pasen los familiares del paciente que sabíamos que no saldría de ésta.

Tacto es saber, Jesús siempre hablaba con la gente, nunca le decía lo obvio, catorce discusiones tiene con los fariseos Jesús, de las catorce, doce le responde con otras preguntas. Jesús siempre hablaba con la gente desde donde la gente estaba.

Necesitamos tacto para saber decir las cosas, cuándo decirlas, cómo decirlas, para que haya conexión.

Segundo: pasión multiplica todo.

La segunda actitud que necesitamos es pasión, es energía que ponemos en las situaciones.

Pasión es las ganas, el anhelo, el entusiasmo. Jesús siempre era una persona apasionada, cuando vos le pones energía a las cosas, le pones pasión, todas las puertas se te van a abrir, porque la gente no le abre las puertas a gente depresiva, si vos vas arrastrando los pies: denme trabajo, necesito ayuda, nadie te va a abrir, pero si vos tenés pasión tenés fuerzas.

Dice que una vez se le acercó un discípulo al sabio y le dijo:

Maestro cuál es el secreto para tener éxito y le dijo vení, agarró un balde con agua y le metió la cabeza debajo del agua y se quedó así, el hombre empezó a ahogarse y quería salir y el maestro le tenía la cabeza hundida, salió y dijo:

Maestro me querés matar.

Le dijo: el secreto del éxito lo has aprendido, cuando pongas en las cosas la misma energía que tenías para querer sacar la cabeza del agua, te va a ir bien.

Pasión.

Voy a hacer las cosas con pasión.

Dice la Biblia cuando pases por las aguas no te ahogarás, y cuando pases por el fuego no te quemarás.

Quiero decirte que la pasión que está dentro tuyo te va a mover de tu crisis.

David dijo:

Pasé por las aguas pasé por el fuego y Dios me llevó a mi lugar de abundancia.

¿Y cómo hago para tener pasión?,

Está dentro tuyo, se llama Jesús, a Jesús no lo retuvo el maltrato, no lo retuvo la cruz, no lo retuvo la muerte, nada lo retuvo, porque él siempre se movía y al que nada lo pudo retener está dentro tuyo y si a él no lo retuvo la muerte, a vos y a mi, tampoco nos va a retener nada.

Sansón tenía el pelo largo, el pelo largo era el símbolo del pacto con Dios, un día se acostó en las piernas de Dalila y se durmió, y dice que le cortaron el cabello y perdió la pasión, la fuerzas.

El enemigo te quiere dormir, quiere que te duermas en su regazo porque él sabe que si te corta las fuerzas, serás un títere en sus manos y dice que cuando le cortaron el cabello a Sansón, le sacaron los ojos, porque gente sin fuerzas nunca tiene visión para soñar y lo tomaron como un títere, y lo pusieron en una rueda de molino y se burlaban de él, pero pasaron los días y Sansón estaba ciego, pero un día se toca la cabeza y descubre que el pelo estaba creciendo otra vez.

Yo no sé qué es lo que el enemigo cortó de tu vida, pero Dios lo hará crecer otra vez, yo no sé qué es lo que perdiste pero quiero decirte que poco a poco,

Dios hará que vuelvas a recuperar las ganas, los sueños, la pasión, dice que a Sansón le volvió a crecer el cabello, porque al que está dentro nuestro, no lo retuvo la muerte, no lo retuvo el dolor, él vive y nos llena de vida y vida en abundancia.

Preparate porque todo lo que hagas, lo harás con la energía, con la vida del Dios que te habita.

Deci: tacto.

¿Cuántos de los que están acá tienen tacto? para hablar, para decir las cosas, para esperar el momento oportuno, para saber cómo decir las cosas, para saber cómo, cuándo, de que manera, pasión.

Si no le ponés energía a lo que haces no lo hagas, si lo haces, hacelo bien sino no lo hagas. Ganas, pasión.

Tercero: Simpleza.

¿Cuánta gente simple hay hoy acá?, sé sencillo hermano, como esa nena que le dice: mamá ¿puedo salir? no, es peligroso, ¿me compras un helado?

No, te va a hacer mal a la garganta, ¿puedo ver tele? No, te hace mal a la retina, ¿puedo salir con mis amigas?

No, porque te van a lastimar y la nena empieza a gritar, se tira al piso y la mamá se para en medio del negocio y le dice a la gente: pero qué chica tan neurótica, no sé qué le pasa.

Hay gente que es muy complicada, sé más sencillo por favor.

Cuando llegamos la primera vez a Estados Unidos compramos caramelos y estuve diez minutos para tratar de abrir uno y no lo podía abrir y el pastor cubano que estaba con nosotros me dijo algo que me quedó grabado:

Si te es difícil abrirlo, es porque lo estás haciendo mal, porque todo lo que se hace en este país, es para que sea sencillo.

Hermano si la fe no te funciona es porque sos muy complicado.

Sencillo.

Dice que fueron los filósofos, griegos, inteligentes, se estaban muriendo de hambre y fueron a los romanos que eran los brutos, y le dijeron:

¡Oh! excelentísimo pueblo, de un linaje somos y de un linaje venimos, somos un pueblo y una sola alma, las naciones de la tierra, y los romanos miraban, y decían ¿qué dicen? ¡Váyanse! se fueron los griegos, qué sinvergüenzas no nos quieren dar pan, mandemos a otro grupo.

Y fue otro grupo de filósofos griegos y le dijeron:

Romanos, cuando las necesidades del alma imperan, y cuando se quiebra el ser interior y el yo falso, tapa al yo verdadero, hace que las carencias crezcan, ¡váyanse! y volvieron y dijeron qué pasa con estos desgraciados vamos todos, y cuando llegaron todos le dijeron:

Tenemos hambre dennos pan, ah, ¿y por qué no lo decían antes?

Sé sencillo.

¿Saben cuántas leyes había en la época de Jesús?

Seiscientos trece mandamientos, de diez mandamientos que les dio Dios, ellos hicieron seiscientos trece más, doscientos cuarenta y ocho afirmativos y trescientos sesenta y cinco negativos y luego los dividieron en leyes vinculantes y no vinculantes, ¿vos sabés lo que es levantarte y no fallar en las seiscientos trece leyes? por ejemplo había una ley que decía:

“No trabajarás” pero esa estaba dividida, no trabajar era no podías tener un palo que toque la tierra, porque sino estabas arando, no podías escribir dos palabras juntas, porque sino era una frase, pero una letra en una pared y una letra en otra pared sí, se podía.

¿Sabes lo que es vivir con eso?

Un día se le acercaron a Jesús para tentarle y le dijeron:

Maestro, qué dices de la ley y Jesús dice:

La ley es, amarás a Dios con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo y lo demás a la basura.

Ese es el Dios que servimos, sencillo hermanos.

Todo será multiplicado.

Dice que había diez mil personas y Jesús le dice a Felipe, Felipe ¿de dónde podemos darle para que coman?,

El ya sabia lo que iba a hacer entonces Felipe dice:

Señor es tarde, con ocho sueldos de ocho meses no podíamos ni hacer un sándwich y aparece Andrés, el otro apóstol, dice:

Acá hay un chico que tiene cinco panes y dos sardinitas pero creo que no alcanza.

Jesús dijo dámelos, díganle a la gente que se recueste sobre la hierba verde y en grupos de a cincuenta, porque se viene la multiplicación, hermano aprendé a recostarte sobre pastos verdes, porque el Señor va a multiplicar delante de tus ojos y va a satisfacer todas las necesidades, porque en el desierto es donde viene los mejores milagros, quiero decirte que en la peor hora, en la necesidad más grande, el Señor irrumpirá con los mejores milagros extraordinarios, donde él va a multiplicar y ni uno de Presencia de Dios quedará afuera de la multiplicación.

Eso hay que celebrarlo.

Todo será multiplicado.

Estoy diseñado para hacer todo lo que Dios me dice que haga.

Jesús le dijo:

Felipe denle de comer, si el Señor te puso un sueño es porque estás habilitado para alcanzarlo, si el Señor te puso una cifra millonaria, es porque podés lograrla, si el Señor te dice dale de comer, no importa que haya cinco panes, estás diseñado para multiplicar, yo quiero decirte que todo lo que está en tu corazón ya ha sido diseñado para lograrlo en su nombre.

Estamos bendecidos antes de estar bendecidos, somos ganadores antes de ser ganadores.

Somos prósperos antes de ser prósperos, porque estamos bendecidos con toda bendición espiritual, yo voy a llegar donde yo estoy, ya estoy bendecido, vos estás diseñado para lograr todo lo que Dios te dijo, si Dios te dijo que te da el coche anda armando la cochera, si Dios te dijo que te va a prosperar, anda a sacar el pasaporte y si Dios te dijo que vas a estar sano, anda comprándote la gira por Bariloche para ir a pasear, porque Dios te ha diseñado para todo aquello que él te ha hablado.

Miren lo que descubrí.

Estaba Abraham e Isaac, y Abraham lo va a matar a Isaac, y cuando lo va a matar miran detrás y ven un corderito e Isaac sale del altar, y matan al corderito, yo pensé toda mi vida que Isaac era Jesús que iba a ser ofrecido, pero Isaac no era Jesús, Isaac éramos nosotros, Jesús era el corderito porque Jesús siempre va a proveer, por eso cuando Jesús iba a bautizarse, Juan el bautista que conocía esa historia dijo: acá está el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, la enseñanza es que detrás tuyo está Dios proveyendo, y el cuchillo que se levantó no te va a tocar, porque el Señor va a tomar tu lugar y va a darte la victoria en todo lo que él te prometió que vas a lograr.

Nunca te midas con un centímetro,sino con esta regla, la Biblia.

Ésta regla es la que te mide y dice:

Todo me saldrá bien, porque con la medida que te midas te van a medir y con la medida con la que midas a los demás te van a medir a vos:

Todo lo vas a lograr, todo te saldrá bien.

Esperá que mido tu sueño, sin límites, serás próspero en todo porque nosotros no nos medimos por centímetros, nos medimos con las promesas que Dios nos ha soltado y hoy estoy para decirte que todo lo que Dios te ha dicho que hagas, lo vas a lograr.

Decí:todo será multiplicado porque hablaré fe.

¿Por qué Jesús le dice a Felipe, Felipe dónde podemos comprar comida?,

¿Por qué no le dijo el Señor a Felipe?

Muchachos júntense, no saben el milagro que voy a hacer con unos panes, fílmalo y pónelo en el canal cristiano, llamen a las cámaras, hagamos ruido, llámenlo a Herodes.

¿Sabés por qué se le acercó a Felipe y le dijo adónde podemos comprar?

Porque Jesús estaba esperando que ellos hablen fe, porque los discípulos ya habían visto al criado de Jairo ser sanado, ya habían visto a Pedro caminar sobre las aguas, ya habían visto milagros, ellos ya estaban listos para hablar fe y Jesús cuando te hace una pregunta es porque vos ya estás listo para hablar fe, no para hablar opinión.

Hay personas que vienen a la iglesia durante toda su vida y todavía no hablan fe, hablan opinión, Señor ocho meses no nos alcanza, ya es tarde, despídelos, tenés que habla fe porque la fe es lo que mueve la mano de Dios , y cuando vos venís acá a la iglesia es para salir del mundo de las opiniones y hablar fe, por eso Jesús dijo:

El que tiene oídos oiga para que se te levante la fe, y esta mañana te estoy sembrando esta palabra para que salgas del mundo de tu opinión y creas que el Dios que te llamó es el Dios que en medio del desierto, te va a hacer recostar en los pastos verdes y va a darte el milagro, para que lo repartas por diez mil y diez mil sean bendecidos a través de tus manos.

Decí: todo va a ser multiplicado porque todo lo que ponga en sus manos se multiplica.

Jesús dijo ¿qué hay? cinco panes y dos sardinas y Jesús las tomó en sus manos.

Todo lo que pongas en las manos de él, él te lo va a multiplicar, tus hijos, tu familia tu trabajo, ponelo en las manos de él y él lo va a multiplicar.

Felipe le dice:

Señor no tenemos qué darles de comer, Jesús le dice:

¿Que tienes?

Felipe le dice no tenemos, Jesús le dice ¿que tienes? no tenemos, ¿que tienes? cinco panes.

Cuando uses lo que tienes Dios te dará lo que no tienes, deja de hablar lo que no tienes y habla lo que tienes.

Porque lo que tienes aunque es poco, en sus manos te traerá lo que no tienes.

Esta mañana tenemos que dar a las manos del Señor todo, para que lo multiplique.

¿Saben cuánto sobró? doce cestas llenas, cada mes estará bendecido, todos los meses del año va a haber abundancia sobre tu vida.

¿Sabés qué significa doce cestas llenas? que los doce apóstoles que repartieron, cada uno fue bendecido con una cesta.

Todos los que trabajen para el Señor serán bendecidos, todo el que obedezca a Dios va a ser bendecido.

Doce cestas llenas, se las llevó el nene que puso los cinco panes, quiero decirte que ese nene llegó con cinco panes y se fue con doce cestas, quiero decirte que la gente lo miraba, porque todo el que tiene algo pequeño y lo pone en manos de Jesús va a ser exaltado por Dios y la gente va a ver como la abundancia te persigue y te sigue porque todo aquel que habla fe, todo aquel que pone lo poco en las manos del Señor, el Señor lo honra dándole abundancia.

Doce cestas, todo lo que Dios hace es exagerado ¿por que sobraron doce? porque Dios es exagerado, hermano sé exagerado de lo bueno.

Cuando las dos hijas de Lot estaban en una cueva con el papá, Sodoma y Gomorra había sido destruida, dijeron: no hay hombre en la tierra, cómo vamos a quedar sin un hijo y emborracharon al padre y cometieron incesto, sí había hombres en otros lugares.

Hay gente que es exagerada de lo malo, todo me va a ir mal, nunca me van a querer, siempre me sale todo mal, pero Dios te va a cambiar el disquete, todo me va a ir bien, todo lo que haga prosperará, vas a ser exagerado en lo bueno.

Todo esto era para llegar a este punto, dejá que se te revele esta palabra, porque el Señor me dijo que esté sencillo en estos meses, porque para traer milagros no hay que complicarse, el Señor ya sabe lo que él va a hacer para resolver tu problema, él ya tiene la solución antes que tu problema venga a tu vida él ya ideó la solución antes. Jesús le dijo: Felipe cómo podemos hacer para darles de comer.

No los quiero dejar así en ayunas, todo el día estuvimos juntos, esta gente me cae bien, vinieron de lejos, me honraron, yo los quiero honrar, son como ovejas sin pastor y le dijo:

¿Como hacemos? pero Jesús ya sabía lo que iba a hacer porque antes del problema Dios diseñó la solución.

Dios siempre está antes de tu problema, por eso dice la Biblia que juntamente con la prueba va a dar la salida, la salida es diseñada antes que venga el problema, para que cuando venga el problema digas tranquilo, ya sé lo que voy a hacer, algunas personas dicen:

Señor ayudame ¿cómo hago? y Dios te dice yo ya sabia lo que iba a hacer.

Cuando tiraron a los amigos del profeta Daniel en el horno de fuego para matarlos, Dios ya sabia que iba a mandar a su hijo al mismo horno para liberarlos, cuando José entra en una cárcel sucia, justamente Dios ya tenía preparado el sueño para darle al faraón de Egipto y que no pudiese dormir, Dios ya tenía todo preparado, él ya tiene tu problema resuelto, antes que le digas tu problema, él ya sabe lo que va hacer. júntense de a cincuenta y acuéstense, ellos se acostaban para comer, descansen yo ya sé lo que voy a hacer, muchachos no veo mucha fe en ustedes, no veo fe Felipe, pero les voy a enseñar algo, tráiganme los panes, figacitas chiquitas y las agarró, a las cinco figacitas y dio gracias ¿sabés qué es dar gracias?, dar gracias es adorar, gracias Señor y después lo partió y Jesús probó primero y agarró los pedacitos y puso una en una cesta, otra en otra cesta, otra en otra cesta y le dijo llévenla muchachos, llevaron las cestas y cuando las cestas eran llenadas a medida que la gente tomaba y partía se multiplicaba, el Señor dio gracias, adoración trae multiplicación, gratitud trae multiplicación.

Un día había un hombre que tenía miles de demonios y cuando Jesús llegó a su tierra dice que el endemoniado se postró y adoró, todos los demonios que tenía no pudieron frenar que ese hombre le dijese gracias a Jesús, no hay nada que te impida que hoy puedas darle gracias al Señor y el Señor le sacó los demonios, lo volvió a vestir, estaba loco ese hombre, y quedó sano porque adoración te trae liberación, y liberación te trae multiplicación y le dijo andá a tu casa, saludá a tu familia y llenalas de mi gloria. Adoración, gratitud, hay algo hoy que tenemos que darle al Señor, ponelo en sus manos.

Le decimos gracias Señor, es para vos multiplicalo, vas a hacer lo que yo necesito, ya está todo programado y con esa sencillez de ese niño que ofrendó sus cinco panes y dos peces, yo hoy te doy mi vida, mis hijos, mi casa, mis luchas y te doy gracias, porque sé que todo será multiplicado.

Moisés fue a faraón y le dijo: suelta a mi pueblo y faraón dijo que no y Moisés entró a escupir plagas, plagas, plagas, plagas, plagas, recién a la cuarta plaga faraón entro a soltar un poco y le dijo te dejo ir, pero hasta acá y Dios le dice a Moisés ¡no! escupile otra plaga hasta que largue todo y fueron diez plagas, si faraón no hubiese soltado todo Dios le mandaba cincuenta, ochenta plagas, la enseñanza es que Dios te va a dar todos los recursos hasta que el diablo te suelte todo lo que te fue quitado, y serán dos plagas, cuarenta, hoy tenés que pararte delante del diablo y decirle: me voy a quedar acá hasta recuperar todo, voy a soltar la palabra, dice la Biblia cabalga, cabalga, cabalga sobre la palabra de justicia, una promesa de Dios es un caballo pura sangre, y cuando alguien se monta sobre la palabra, esa palabra te hace andar y te hace recuperar.

¿Por qué este ministerio creció tanto?, porque acá no andamos a pie, acá cabalgamos sobre las promesas de Dios.

Hay tres unciones.

La primera palabra que habla de la unción, la presencia de Dios, es la palabra en hebreo “suave”, es cuando la presencia te cae suave como un vientito, esa es para vos.

Hay otra palabra que es “pintar” que es cuando ya Dios te pinta con su presencia para una tarea especial.

Tercera palabra que es “impregnar”, es cuando Dios te llena por dentro y te llena por fuera de su gloria y vos caminas ungido las veinticuatro horas del día.

Yo quiero decirte que la solución está y la fe te hace ver la solución que ya está, la fe no crea la solución, la solución ya está creada, la fe te hace ver donde está, porque a Dios le encanta poner la solución en el envase más extraño, Dios le dice:

Elías te va a sostener una viuda, porque a Dios le encanta buscar envases raros para que te muevas por fe.

Tranquilo, en esta semana situaciones raras vendrán a tu vida, pero a través de la fe verás las soluciones, faraón va a soltar todo lo que te fue quitado, yo hoy oro para que la unción te toque suave, para que la unción te pinte, pero he orado más para que la unción te impregne por fuera y por dentro, y seas lleno del poder, porque recibirás poder para dar pan a las multitudes donde vayas, con tus cestas la gente comerá abundancia y distribuirás la presencia de Dios. Amén.

Si Ud. o algún familiar, conocido o amigo/a necesita ayuda, consejería, o un grupo de autoayuda gratuito, comuníquese al teléfono (+5411) 4923-0700 y solicite una entrevista con un coordinador. ¡Bendiciones!. PDD

Por Bernardo Stamateas

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

3 comentarios en Bernardo Stamateas – Tacto – Actitudes que atraen Milagros

  1. EXELENTE!!! Gracias Onelia por compartir esta reflexion y coemntario evangélico.Me llegó en el momento adecuado, hoy necesitaba esto.
    Abrazo y que la dicha acompañe tus dias.

    No votes yet.
    Please wait...
  2. Querida One, como todo lo de Jesus siempre llega a traves de alguien en el momento indicado……
    Muchas gracias una vez mas

    No votes yet.
    Please wait...
  3. Fe es todo lo que necesito y oro por ello. Mas no logro comprender tanta iniquidad que reparten mis hermanos de sangre sobre mi persona. Oro porque todo
    llegue a su fin.
    En manos de Dios dejo todo. Y aun asi me siento agobiada. Y no se porque.
    Gracias.

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*