Santa Fe “Cuna de la Constitución Nacional” – Importancia de la Ciudad de Santa Fe el 25 de Mayo

Santa Fe…!

“Cuna de la Constitución Nacional”

La Provincia dispuso que la expresión:

«Cuna de la Constitución Nacional»

Se utilizará «en toda nota, providencia, circular, dictamen, resolución y en general todo acto administrativo y/o de gobierno que se emita en la ciudad de Santa Fe» , señala el texto.

La norma establece que la frase «deberá ir a continuación de la indicación del lugar de emisión del acto pertinente» y «seguida de la fecha correspondiente».

Asimismo, el decreto, en sus considerandos, explicita que:

«La presente medida procura evocar la importancia de la ciudad de Santa Fe en el proceso fundacional de la República Argentina»

Ya que «fue en el territorio de esta provincia donde se celebraron algunos de los pactos preexistentes, donde se sancionó en 1853 la Constitución Nacional Argentina y se desarrollaron las Convenciones Constituyentes de 1860, 1866, 1957 y 1994.

Ésta última en las ciudades de Santa Fe y Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos».

Santa Fe Cuna de la Constitución

La ciudad de Santa Fe, como capital de la provincia, fue sede de reuniones tendientes a organizar las provincias rioplatenses, divididas en dos concepciones políticas: unitaria y federal.

Ellas se realizaron durante el gobierno de Estanislao López y merecen recordarse la que concluyó con la firma del Tratado de Cuadrilátero en 1822.

La Convención Nacional que sesionó durante 1828 y 1829 y el Pacto Federal del 4 de Enero de 1831, que ordenó institucionalmente la Confederación hasta la caída de Juan Manuel de Rosas.

En la Convención Constituyente reunida en Santa Fe en 1853, 3 de los constituyentes eran sacerdotes:

Cuando se realizó en Santa Fe la Convención Constituyente de 1853 la pequeña ciudad que abarcaba unas pocas manzanas, conservaba todas sus caraterísticas coloniales y carecía de hoteles o fondas para brindar alojamiento a los Convencionales.

Por esa razón se dispuso que se ubicaran en los conventos de franciscanos y dominicos, en algunos cuartos del antiguo colegio de la Compañía cuyo edificio se encontraba administrado por el Cabildo y finalmente en unos pocos cuartos de alquiler.

Amadeo Grass, pintor francés, se instaló con su familia en Santa Fe para decorar el salón principal del Cabildo y los despachos de los convencionales del ’53, por expreso encargo del Gobierno Nacional; unos meses antes que éste comenzara a sesionar.

El Cristo ante el que los Constituyentes de 1853 sancionaron la Constitución Nacional, se halla actualmente en el Convento de San Francisco.

Esa es la imagen que preside aún todos los Viernes Santos la procesión de la pasión y muerte de Nuestro Señor.

El edificio más caracterizado y recordado en la tradición santafesina era el ubicado en la esquina suroeste de las calles 3 de Febrero y San Gerónimo, frente a la Casa de Gobierno..

La ciudad de Santa Fe, al momento de llegar los Constituyentes de 1853 estaba habitada por una sociedad de costumbres sencillas y pueblerinas .

Se inauguró en esos días la primera institución de carácter social  y una de las pioneras del país:

El Club del Orden.

En él se organizaban las tertulias, bailes y juegos que permitieron confraternizar a los constituyentes con los santafesinos y santafesinas, naciendo de esos encuentros noviazgos y hasta posteriores casamientos.

Aquellos fueron nombrados socios honorarios del club y en sus salones se realizaron anualmente los festejos correspondientes a la recordación del 25 de Mayo.

Tres de los Convencionales Constituyentes formaron sus hogares con jóvenes santafesinas.

Así ocurrió con el Dr. José María Gutierrez, soltero con 43 años, que llegó representando a Entre Ríos, si bien era porteño, quién se casó con Gerónima Cullen, hija de Domingo Cullen, el político santafesino estrechamente ligado a Estanislao López y que fuera fusilado en época de Rosas.

El viudo Dr. Salustiano Zavalía, representante de Tucumán quien se unió a Emilia López y el joven médico Luciano Torrent quién llegó desde Corrientes y se casó con Severa Zavalía y se radicó en Santa Fe.

A mediados de 1852 llegaron a Santa Fe unos señores con fraques europeos y labios rasurados que pusieron la nota exótica en la tranquila y somnolienta calma de la vida provinciana.

Eran los primeros Constituyentes que arribaron en diferentes medios de transporte y a diferentes puntos de la ciudad.

Al «Hueco de las Carretas», hoy Plaza España, donde concluía el camino del «alto» llegaron el Dr. Facundo Zuviría, de Salta; Manuel Padilla y José de la Quintana, por Jujuy; y más tarde desde Córdoba y Santiago del Estero arribaron los carruajes del Dr. Juan del Campillo y del párroco Benjamín Lavaise, respectivamente.

Al puerto llegaron el Dr. Luciano Torrent y Pedro Díaz Colodrero, para representar a Corrientes.

Unos días después al mismo lugar arribó la escuadrilla con Urquiza y su enorme séquito.

Por el paso de Santo Tomé, punto terminal del camino del bajo arribaron, por Catamarca Pedro Zenteno, y desde Tucumán el dominico Juan Manuel Pérez y el Dr. Salustiano Zavalía, trayendo la representación de esa provincia.

La mensajería de Cuyo trajo al mendocino Martín Zapata y una goleta entrerriana condujo a Don Pedro Ferré, correntino radicado en Entre Ríos pero representante por Catamarca.

En solamente 10 días (del 21 a 30 de abril) la Convención Constituyente discutió, analizó y aprobó la Constitución. Los Constituyentes trabajaron hasta las 11 ó 12 de la noche, aunque empezaban a las 19, sin omitir el domingo que trabajaron a los acordes de la retreta que tocaba en la plaza mayor.

El trabajo no fue uniforme.

El 1° día se aprobó el preámbulo y dos artículos.

Los ataques de la prensa porteña hicieron comprender al Congreso General Constituyente, que ya estaba instalado en Santa Fe en diciembre de 1852, la necesidad de editar un periódico dando a publicidad las deliberaciones del mismo.

Así apareció en enero de 1853, en Santa Fe, el diario :

«La Voz de la Nación Argentina».

El primer reloj público de la ciudad de Santa Fe es casi contemporáneo al Congreso General Constituyente de 1853.

Según el Padre Furlong, en 1854, a la Iglesia Matriz se trasladó una campana de la torre de la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros.

En el histórico Cabildo de Santa Fe se sancionó la Constitución Nacional de 1853.

Fue sede de las convenciones reformadoras de 1860 y 1866.

Por ello se llama a Santa Fe:

«Cuna de la Constitución Nacional»

Fuente de investigación.

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*