Siempre nos equivocamos las Mujeres – Alejandra Stamateas – 2/3

Parece que siempre me equivoco.

Alejandra Stamateas

Porque tal vez hacés algo y alguien te felicita pero para vos no es ese logro, entonces decís:

Cualquiera lo puede hacer y menospreciás la felicitación,

Cualquiera puede ser una buena madre,

Cualquiera puede hacer esto por una madre,

Cualquiera puede hacer esto por un trabajo,

Cualquiera puede hacer esto en la iglesia y estás naturalizando algo que hiciste vos,

Porque no te gusta la felicitación porque el día que no la recibís te hace recordar que no tuviste un logro.

¿Cuántas conocen mujeres adictas a los logros,

Súper perfeccionistas,

Que tienen que hacer todo bien sino no lo hacen?

Tenés que lograr convertir ese crítico interno,

Esa voz interna que te vive criticando en alguien que te cuide amorosamente.

Tenés que lograr que esa voz que todos los días te dice:

No vas a poder,

A vos te van a pasar cosas pero no te va a pasar lo máximo que queres,

Vos vas a lograr dar algunos pasitos más en tu vida,

Pero no vas a lograr ser esa mujer que querés ser.

Tenés que agarrar a ese crítico interno y empezar a cambiarlo por una voz amorosa.

¿A quién representa ese crítico interno?

¿Esa voz interna que te castiga?

Representa a una persona querida por vos, que era muy cercana a vos, que tal vez de chica o de grande te dijo cosas que a vos no te gustaban;

Una mamá, un papá, tío, un hermano, un ex marido;

Alguien que te dijo esa frase, esa palabra y hoy te sigue sonando en tu vida a pesar de que ya tal vez no estés con esa persona;

O tal vez esa voz del crítico interno son esas personas que estaban alrededor tuyo, que tenían grandes expectativas para vos y que vos sentís que no pudiste cumplir esas expectativas.

Yo no pude ser la hija médica que mi papá quería;

Yo no pude ser la abogada que mi mamá soñaba;

Yo no pude darle nietos a mis padres, porque nunca me casé o porque no pude tenerlos, etc.

Entonces esa voz crítica interna, es esa expectativa grande que alguien tenía sobre tu vida, que te la repetía todo el tiempo y que vos no lo lograste.

Yo no pude mantener un matrimonio, me tuve que divorciar.

Y esa voz crítica interna viene a castigarte en el día de hoy y cómo no depositaste valor y respeto por vos, cada vez que viene esa voz interna, reaccionás negativamente a la voz interna y esa voz interna te termina aplastando.

Hay mujeres que cuando hacen algo bien, igual sienten que lo están haciendo mal, porque son mujeres que usan un mecanismo, que es el mecanismo de defensa que tienen para no sentirse exitosas, sentir siempre la desilusión;

Podría haber hecho más, me podría haber salido mejor, podría haber logrado un poquitito más, no estoy a la altura, no logré lo que el otro me pidió y usan ese mecanismo para no sentirse exitosas.

Quiero decirte que a partir de hoy vas a recorrer cada minuto de tu vida y a darte la felicitación más grande por cada minuto vivido con alegría.

¿Cómo vamos a aprender a tratarnos bien?

¿Qué te tendría que pasar para que empieces a tratarte bien?

Cómo tendrías que trabajar en tu interior para que cuando te levantes a la mañana te trates bien,

Para que cuando las cosas no te salgan bien, te trates bien igual, para que te tengas paciencia, amor, respeto, para que digas:

No importa esto no salió como yo quería pero esto que hice también estuvo bien.

Y empezar a felicitarte por hacer todo lo que hacés en la vida.

Quiero mostrar dos ejemplos, dos personajes bíblicos.

Primero:

«Pablo» y «David».

Dice la historia que Pablo era un hombre pequeño, dicen los que describen a Pablo, que era gordo, pelado, encorvado, que era tan inteligente, que ni siquiera se podía tener una conversación con él,

Parecería que era tan orgulloso Pablo, de todo lo que sabía, tenía una inteligencia extrema pero físicamente era un hombre feo, que no tenía cualidades estéticas, no tenía belleza.

Era un mal predicador, porque un día había un joven escuchando, se durmió, se cayó al piso y se murió o sea que el hombre predicaba mal y encima era larguero predicando, eso era lo peor, mal y larguero dos cosas en contra.

Ahora, él ponía las manos sobre los enfermos y éstos se sanaban,

El ponía las manos sobre un muerto y el muerto resucitaba,

Porque él sabía que tenía un poder escondido;

Que es el poder que vos y yo tenemos, que es el poder de Dios.

Cuando viene el Espíritu Santo sobre nuestra vida, viene el poder del cielo.

Y vos que recibiste un día a Jesús en tu corazón, quiero decirte que ese poder está dentro tuyo, tal vez, te hayas equivocado muchas veces en la vida, tal vez hayas metido muchas veces la pata en la vida,

Tal vez has llorado por mucho tiempo pero quiero decirte:

Si te atrevés como Pablo a soltar el poder que hay dentro tuyo, no importa el error, la equivocación, importa que soltás el poder y sos la persona más hermosa, más maravillosa, más correcta y más perfecta del mundo porque el Poder de Dios te hace ver hermoso delante de los demás.

Entonces,

¿Qué tengo que hacer,

Cómo puedo hablar bien de mí?

Reconociendo el poder.

Tal vez no tengo esto, no tengo aquello, metí la pata, la pasé mal, cometí muchos errores en la vida, etc.

Yo no sé, pero yo tengo un poder interno, que es el Poder de Dios,

Que si yo me atrevo a soltar una mínima parte de ese poder, mi vida va a ser transformada y la vida de los demás va a ser transformada.

El pastor Bernardo estuvo predicando el domingo, que había un ángel del que habla Apocalipsis, tenía un pie en el mar y un pie en la tierra y eso significa que Dios nos ha preparado para ser exitosos en el mundo espiritual y para ser exitosos en el mundo natural.

Y vos tenés el poder de Dios para ser exitoso tanto en el mundo natural como en el mundo espiritual.

Hay gente que maneja muy bien el mundo espiritual,

Que hace una oración y tiene la respuesta a la oración, pero tal vez en el mundo terrenal es una persona que está todo el día orando, todo el día adorando, alabando pero tiene deudas, tiene conflictos, tiene problemas con los hijos y es un círculo vicioso que no puede resolver.

Pero Dios te dice:

«Yo te he dado un poder interno y ese poder interno te va a servir para ser una persona victoriosa, tanto en el mundo espiritual como en el mundo natural

Vas a ver la victoria y todo lo que hagas, todo te va a salir más que bien».

(Continuará)

Si Ud. o algún familiar, conocido o amigo/a necesita ayuda, consejería, o un grupo de autoayuda gratuito, comuníquese al teléfono (+5411) 4923-0700 y solicite una entrevista con un coordinador. ¡Bendiciones!. PDD

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*