Hugo Aguirre – Medico o Apicultor – Entrevista Ellitoral

Hugo Aguiirre

Hugo Aguirre:

¿Médico o apicultor?

«Las abejas son esenciales para el campo y el ecosistema»

Campolitoral conversó con un hombre que incorporó a la medicina tradicional los beneficios de los derivados de la miel.

Apicultura con fines medicinales, en el marco de la jornada organizada por l:

Subcomisión de Apicultora de la Sociedad Rural de Santa Fe.

Según el catedrático Hugo Aguirre, la apicultura y la medicina tienen muchas cosas en común:

«Somos estudiosos, observadores, nos gustan los fenómenos naturales, nos gusta buscar permanentemente lo desconocido.

Entonces esas cualidades se instalaron en mi perfil de conducta.

Tuve la suerte de instalarme en un lugar de la zona rural en donde puedo dedicarme a la apicultura.

Tuve la suerte también de tener un abuelo muy curioso que me recomendó libros muy novedosos que me permitieron abrazar esta actividad».

-¿ Se considera entonces, un médico apicultor o a la inversa?

-La apicultura pasó a ser mi profesión, he invertido los roles, dedicado a la apiterapia.

He ensamblado la meta de la medicina para solucionar los problemas de la salud a través de los derivados de la miel.

La miel puede solucionar todo, menos las cosas operables,

Pero las enfermedades no son más que un hecho circunstancial, un desequilibrio momentáneo del organismo causado por muchos motivos, como la mala alimentación, etc,.

Entonces con la apiterapia le damos a ese organismo lo que necesita para que funcione bien, el organismo retoma su equilibrio y sigue produciendo lo que sabe producir:

Calidad de vida y salud.

Respecto a los productos más utilizados con fines medicinales, Aguirre mencionó a «la miel, el propóleo, las larvas de zánganos, la cera, el polen, la jalea real, todos los mismos componentes que usan las abejas desde hace 250 millones de años para mantenerse en buen estado de salud.

Nosotros solamente aprendemos una lección de la naturaleza».

A no confundirse, la miel se usa con fines preventivos, y aumenta la capacidad de prevención de enfermedades, pero a esta buena noticia le falta difusión.

«Es lamentable que la gente no lo conozca.»

El consumo de la miel nos deja en estado de profilaxis, de prevención de las enfermedades.

La apitoxina por ejemplo, es un estimulante de procesos que al organismo lo protege de trastornos inmunológicos como el asma, la soriasis, las distintas artrosis, el cáncer, etc.

Entonces, estimulando el organismo con estos organismos naturales uno desarrolla su capacidad de curación que tiene, estabiliza su salud y se soluciona el problema».

-¿Cómo se fabrican y distribuyen estos productos?

-Esto no necesita de infraestructura alguna, cualquier productor apícola le puede sacar la miel, el propóleo, o lo que necesite.

No se necesita de ninguna cadena de comercialización o de fabricación o estructura.

La apitoxina la podemos inyectar con el aguijonazo.

Cada aguijón contiene toxinas que son vitales.

Cada persona se la puede aplicar de manera particular si tiene el dogma, el folclore, sabe que con un solo aguijonazo se pasa el dolor de la torcedura de un tobillo, o aplicando uno por semana se cura de su problema de artrosis, cosas que se van manejando.

Técnicamente ya sabemos:

Recomendamos gramos de apitoxina o determinada cantidad de aguijonazos.

-¿Y la reacción alérgica que esto puede causar…?

-La alergia a la apitoxina es muy rara.

La estadística habla de un 2% de la población en general como alérgica al veneno de las abejas, mientras que el 10% es alérgico a la penicilina.

Lo que pasa es que hay una confusión respecto de este tema.

Cuando nos pica una abeja, se produce una inflamación en la piel, que es un mecanismo alérgico normal de defensa.

Y si uno fuera alérgico, se le puede hacer un tratamiento con apitoxina, consumiéndola en pequeñas cantidades y así desaparece la alergia.

Consumir miel arrastra el polen del lugar, y eso es muy bueno.

Los mismos trabajadores de la apicultura se van creando defensas al ser picados de manera permanente.

La abeja nunca ataca, la abeja se defiende, aunque si se abandona la colmena, se mezclan con otras, y se vuelven más defensivas que antes.

¿Cómo ve la situación de la apicultura en la actualidad?

-Lo que nosotros más padecemos es la indiferencia del Estado.

La Argentina es productor Nº1 a nivel mundial.

Tenemos la mejor miel del mundo.

Usan nuestras mieles para hacer cortes con otros países de menor calidad.

A nosotros nos retienen 10.5% de exportaciones.

Hoy vemos muchas empresas subsidiadas por el Estado, pero a nosotros nada.

Al no poder exportar, el 40 de la producción está en el país.

La gente malvendió y esa miel está en nuestro país.

Nos sentimos desprotegidos por el Estado e incomprendidos por la sociedad, porque el beneficio que brinda la abeja a la sociedad es inconmensurable, y sin embargo no tenemos apoyo de ningún tipo.

¿Qué haría el estado para hacer producir otras cosas si los apicultores se retiraran de su actividad?

Todo depende de la polinización.

El productor agropecuario desconoce esto, que para poder tener la semilla se necesitan de colmenas, la alfalfa misma se hace a través del apiario, que le brinda cantidad y calidad.

Sin ellas, el mundo sufriría una hambruna tremenda.

Los gobernantes ignoran esto, por no tener personal calificado en estas ramas.

En La Comunidad Europea, subvencionan esta actividad, porque se sabe que un medio sin abejas no existe.

Federcio [email protected]

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*