Compartiendo Comprensiones – Marta Paillet

Compartiendo Comprensiones:

 

¡Hermanos! Que la Gran Confraternidad Humano angélica, humano dévica nos permita avanzar en el Camino hacia la conciencia de nuestra propia inmortalidad!

Todos los que aspiramos a servir al Plan de Dios sobre la Tierra sabemos que son tres columnas en las que se apoya el Trabajo para poder ser útiles, a los que conocen y sirven.

Estas tres columnas son Estudio, Servicio y Meditación.

Es bueno recordar que la Meditación a través de la cual nos acercamos a cumplir la estrofa de la Gran Invocación nombrándonos, como “la raza de los hombres”, es la meditación ocultista.

La meditación que tiene como único y central propósito servir al Plan de Amor y de Luz y que no tiene ningún propósito personal.

Muy diferente de la meditación mística que es un acto de devoción, la meditación ocultista es un trabajo con bases científicas en donde sabemos lo que estamos haciendo, sabemos que estamos trabajando con planos de conciencia y nos colocamos donde podemos generar un campo de energía donde lo Superior y lo Inferior se unen y el Espíritu queda en condiciones de irradiar las formas humanas y las formas de toda la naturaleza con las cualidades superiores.

Esta meditación científica es un modo de que el Cielo descienda a la Tierra.

Cuando meditamos científicamente, jamás estamos solos, porque lo hacemos desde el Alma y como Almas en perfecta unidad grupal, con nuestros hermanos humanos.

Es bueno meditar cada mañana en las horas del amanecer, en las horas más tempranas de la mañana, esto coloca nuestra vida de ese día a la orden de la Agenda del Alma.

Como todos sabemos, cuando dormimos, si lo hacemos invocando servir, nos vamos a trabajar en forma directa con nuestra Alma, al despertar, antes de que la actividad nos ponga totalmente objetivos, estamos muy cerca del Alma y ella puede tomar el comando antes de que la mente inferior imponga su ritmo.

Cuando nos levantamos y la mente inferior entra a funcionar haciendo cosas, ya hemos perdido la oportunidad y la agenda de ese día será la Agenda de la Personalidad, que seguramente buscará servir al Alma, pero será desde lo que la vida personal cree, siente y piensa y no desde la Luz esplendorosa que el Alma, cuando se lo permitimos, pone en nuestras vidas.

La meditación es efectiva cuando la hacemos con Ritmo, el ritmo de las Lunas que tiene como rituales centrales a la Luna Nueva y la Luna Llena, el ritmo del Sol en el que celebramos Solsticios y Equinoccios.

El ritmo diario que nos lleva a meditar a las mismas horas, en cada día.

Que este nuevo años Zodiacal que recién iniciamos nos encuentre meditando con Ritmo, Perseverancia y Eficiencia para que el Plan de Amor y de Luz se ejecute en la Tierra.

Desde el corazón,
Marta N. Paillet

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*