Ataque de Carnalidad o de Fe – Bernardo Stamateas – 3/3

Juancito, sos violento porque te rechazaron, pero yo te voy a sanar con mi amor.

¿Y saben cuántas veces el apóstol Juan habla de amor?, ochenta veces y ¿saben qué dice Juan?, cinco veces dice Juan, «el discípulo amado» ¿Quién le puso eso? él, nunca Jesús se lo dijo, yo soy el más amado, estaba sanado ¿saben cuándo se graduó Juan? me lo dijo hoy el Señor, en la cruz, cuando estaba muriendo lo miró y le dijo: Juancito ahí está mi mamá, te doy a mi mamá, entregar a la mamá para que alguien la cuide, eso es un honor, ahí está mi mamá, es tu mamá ahora, mamá ahí está tu hijo, Juan se hizo como yo, puro amor y Juan no necesitó más, ni aplauso, ni que lo nombren, ni fue más hijo del trueno, fue un hombre de fe.

Conocen esa gente que dice: yo quiero contar un testimonio, resucité cinco muertos, veinte perros e hice un escupitajo divino y se levantaron de la Chacarita cuarenta, y vos decís dejate de delirar camelera. ¿Por qué lo hace?, necesita aplauso, necesita reconocimiento, entonces si fuiste rechazado, hoy tenés que poner tu cabeza en el corazón del Señor para que él te sane, y no seas más hijo del trueno, seas un hijo de Dios lleno de fe, y arrebatás el reino con violencia y cada vez que el diablo te pone un obstáculo, vos le soltás fe.

Te aparece una deuda y no te agarrás a trompadas con tu esposa, vos decís: declaro, llamo a la abundancia y le pongo fecha a mi oración, en una semana tendré el dinero, cancelaré la deuda, y haré cinco negocios millonarios, lo declaro en el nombre del Señor, eso es gente de fe. Ataque de fe provoca los milagros. Dice Jesse Duplantis que estaba cenando y el Espíritu Santo le dice: andá al baño, que hay uno que tenés que ministrar, deja los cubiertos y dice: voy al baño. Va al baño, hola, gloria a Dios.

Y había uno que estaba adentro y no lo veía el pastor, y dice gloria a Dios. ¿Quién está ahí? dice el hombre. ¿Me estás escuchando?, ¿quién está ahí? Tu mamá oró muchos años por vos. ¿Eh? Tu mamá oró muchos años por vos ¿Quién está ahí?, repite el hombre ¿Pedro sos vos?, pensaba que era un amigo. ¡No! me manda el Señor, decime si tu mamá no había orado por vos ¡Sí¡ y tu abuela oró años para que vuelvas al camino del Señor ¿si o no? ¡Sí! y hoy me manda el Señor para decirte que te ha estado buscando y que te tomes de su mano, el hombre lloró. Sí Señor, amén. Y se fue.

Lo reconcilió con Dios en el baño. Eso es fe que ataca, eso es fe que provoca. Les cuento otra anécdota más, que cuenta él. Dios le dice: andá al hospital que hay alguien que te necesita, él va al hospital, entra a la sala de espera de terapia intensiva, entonces el policía que lo recibe dice ¿a quién busca? soy pastor ¿a quién busca? no sé pero Dios lo sabe, pero ¿usted a quién busca? a quién Dios me diga, pase pastor, entra pasa, mira una mujer llorando y Dios le dice: ahí está, ¿qué le pasa señora? mi bebé nació con las piernas para adentro, se está muriendo, le dan horas de vida, vamos a orar por él, vamos a declarar fe, entran a terapia intensiva y justo estaba la ronda médica, y estaban los médicos parados alrededor de la camita del nene, entra él, doctor Duplantis dice, buenas tardes, los hombres pensaban que era médico o doctor, bienvenido, usted viene a inspeccionar al niño, así es, me envía el jefe, mire doctor para nosotros esto no pasa de acá, yo creo que tiene una atrofia ¿ qué opina usted, doctor?, yo creo que hay algo que ustedes no han considerado todavía, ¿qué es doctor?, permítanme intervenir, un pasito para atrás por favor, y él dice ¿Señor qué hago ahora? y Dios le dice grítale que despierte, le dice: ¡despertá! y el nene abre los ojos y dice: quiero comer, salió del coma del que estaba. La fe provoca milagros y hoy los vamos a provocar, hoy vamos a provocar la sanidad, hoy vamos a provocar la prosperidad, yo no sé si hay algún loco de fe, gloria a Dios.

Esto es bueno: ataque carnal me hace tonto.

¿Se acuerdan Job? cuando perdió todo. Jehová dio, Jehová quitó, bendito sea su nombre. Y si dio ¿para qué quitó?, pero ataque de fe me hace loco, decí: tonto no, loco. Yo a veces me lo imagino a Jesús, vieron esas películas de miedo, me lo imagino así al Señor, que los agarra y dice: denle de comer a los diez mil, ja, ja, ja. Vos sabés que la familia pensaba que Jesús estaba loco, un día Jesús iba caminando y los discípulos decían que estaba muy loco, porque el diablo no entiende fe, atacá con tu fe, no ataques a la gente, atacá con tu fe.

Decí: ataque de fe cansa al diablo, mi fe lo cansa ¿Cuántas veces el diablo tentó a Jesús?, tres, y se fue porque quedó cansado. El diablo te dice: tenés una deuda, vos decís: ¡vienen los millones!, tenés una deuda, ¡viene la abundancia!, tenés una deuda, ¡voy a ser prosperado!, no, no puedo más con éste, no puedo más. ¿Habrá alguien en esta noche, que haya venido para soltar su fe? Miren lo que descubrí, el sembrador salió a sembrar, tiró semilla y vino el diablo y la robó, malo el diablo, tiró otra vez semilla y no vino el diablo a robar ¿por qué? se cansó, entonces la persona con su ansiedad ahogó la palabra, y el sembrador volvió a sembrar, y el diablo no atacó porque estaba cansado de la primera vez, y el sembrador volvió a sembrar y a la cuarta, cosechó a treinta, a sesenta y al ciento por uno.
 

¿Cuál es la enseñanza?,

a la cuarta vas a cosechar, no te detengas, porque a la cuarta vas a cosechar todo lo que sembraste de las tres veces anteriores, sólo te podrá robar una vez, pero vos sos sembrador, vos seguí sembrando. Yo soy un conquistador, me dicen que no, sigo conquistando, me rechazan, sigo conquistando, sigo hablando fe, sigo adelante, sigo declarando, sigo adorando, sigo, sigo, sigo, sigo hasta que la cosecha venga a ciento por uno. Amén.

Ataque de fe me hace ser usado por Dios a pesar de mis rayes. Fíjense Moisés, ¿ustedes saben cómo era la familia de Moisés? Loca, disfuncional, Moisés era tartamudo. Quiero que te imagines, va vamos a cru cru cruzar el ma mar Rojo…el hermano de Moisés se llamaba Aarón, era medio raro, porque Moisés decía: declará plaga y Aarón decía: plaga viene, era un eco, sangre, sangre viene, por eso después, cuando están abajo, el pueblo dice: hacé una vaca de oro Aarón, una vaca de oro, estamos mal, él decía: estamos mal, se viene algo malo, él decía: se viene algo malo, y estaba María, la otra hermana. María era la loca, andaba con la pandereta para todos lados, vos imagínate los tres, cada uno con sus características, la familia loca, Moisés va va vamos a la tierra prometida, vamos a la tierra prometida, aleluya tierra prometida, aleluya y Dios los usó.

Fe, hablar fe, hablar fe, atacar con fe. Fe te hace alejar de los problemáticos pero te acerca a los problemas, porque en los problemas está tu graduación. David resolvió el problema de Goliat y fue rey. José resolvió un problema y fue ministro. No te alejes de los problemas, resolvelos, atacalos. Dice que fue un hombre a Mike Murdock y le dijo: doctor quiero un aumento, yo soy su empleado, me compré una casa y quiero mil dólares más, y él le dijo, yo lo que te pago, te lo pago para que me resuelvas mis problemas, qué problemas nuevos vas a resolver, para que yo te de mil dólares más.

Se fue sin el aumento el hombre, porque a vos te pagan por resolver problemas, no por tus gastos y Dios te paga por resolver problemas y Dios tiene obstáculos asignados a tu vida, para que los ataques violentamente, con fe, cuando te cierren una puerta, yo declaro que se me van a abrir cinco en dos semanas, en el nombre del Señor, cuando alguien te dice no te quiero más, yo declaro que en esta semana Dios vas a levantar cien que se van a poner la camiseta por mi y vamos a ser un gran equipo, eso es atacar en fe.

 Atacar en fe, cuando te venga la deuda y digas, yo declaro que vienen finanzas abundantes sobre mi vida, eso es atacar con fe, cuando salgamos de acá y nos choquemos, no nos maltratemos, cuando vayas al micro, éste asiento es mío, no, yo declaro que voy a tener un micro para mi sólo, en el nombre del Señor, voy a tener mi coche, ataca en fe. Ahí estaba Josué, no leí el pasaje, lo voy a contar, dice que habían entrado a la tierra y habían repartido la tierra, pero había cinco tribus que no habían tomado la tierra, y Josué los agarra y les dice: muchachos la tierra ya está, tómenla, písenla, tómenla, porque esas cinco tribus estaban desfasadas, estaban detrás de lo que Dios estaba haciendo y cuando ellos decidieron dijeron voy a tomar lo mío.

Yo quiero decirte algo, Dios ya está repartiendo las bendiciones, yo no sé si hay algún atrasado que está cinco o veinte años atrás, o que todavía está extrañando los himnos, yo quiero decirte que no vienen los himnos, no vienen las canciones, viene la abundancia, no viene el taragüi, no viene el testimonio de los cinco peces milagrosos, vienen los millones, vienen los viajes, vienen los milagros extraordinarios, viene la abundancia, porque la gloria postrera, en Dios, es más grande que la que fue ayer.

Dios va a multiplicar su gloria sobre tu vida, sólo hace falta alguien que arrebate el reino con violencia y diga: yo hoy he decidido entrar a mi tierra, yo hoy decido capturar mi bendición, yo hoy decido atacar en fe, yo hoy decido moverme bajo la autoridad del cielo, llamo lo que no es, como si fuese, y declaro que mayor es el que está en mi que el que está en el mundo, y Dios me dará al ciento por uno, lo declaro, suelto mi fe, amén y amén. Cuando salgamos de acá van a haber obstáculos y el diablo te va a activar la carne y vos vas a crucificar la carne, matarla, carne no, fe. Diablo, tocaste esto, yo reclamo por siete.

La fe es agresiva, la fe es violenta, el amor es delicado. ¿Sabés qué es la sana doctrina?, la sana doctrina, dice Tito que es caminar en fe y en amor, nosotros somos la iglesia de la más sana doctrina de la Argentina, porque hablamos de fe y de amor.

Fe es llamar lo que no es como si fuese.

La otra vez me tomé un taxi, me dice el taxista: ¿usted va a la iglesia?, sí ¿la conoce?, sí, ¿fue alguna vez? no, pero voy a ir porque me dijeron que el pastor ahí es muy bueno, ¿qué le contaron? parece que ese matrimonio es muy bueno, ¿y qué opina? parece que esa gente tiene mucho fuego, amén ¿y usted me aconseja que yo hable con el pastor? Vaya, a mucha gente le hizo bien, qué mas le contaron pero lo positivo dígame. La gente le va a profetizar.

¿Saben cómo entramos en Utilísima? porque una de la religión le mando un mail a Alejandra, «Usted más que pastora tendría que estar en Utilísima», y Alejandra dijo: que buena idea, lo tomo. Vamos a ganar miles de mujeres. Cuando te digan: ustedes los evangelistas están llenos de plata, amén, lo recibo. A mi Petinato me dijo: «comienza la gira con el clarinete», me profetizó, amén.

Entrá a tomar tu tierra, ya se esta repartiendo, no estés atrasado, soltá la fe, a la fe hay que hablarla, llamar lo que no es, tu fe nunca es silenciosa, por eso acá te hacemos gritar y saltar, para que salga la fe aunque sea acá, vas a ser prosperado, vas a ser bendecido, nadie te podrá hacer frente, mayor es el que esta en mí que el que está en el mundo, caerán miles y diez miles, pero a mi no me tocarán, nada me separará del amor del Padre, llamamos a la abundancia, llamamos a la sanidad, llamamos al crecimiento, llamamos a la bendición familiar. Amén.

Bernardo Stamateas

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*