Gran aliado Intestinal – kefir – significa «Bendición»

Gran aliado Intestinal – kefir  – significa:

«Bendición»

Kefir Argentina

*** VEO MUCHO KÉFIR COLADO CON COLADOR DE METAL!!!!! NO POR FAVOR!!!!

KÉFIR

Gran aliado intestinal:

El consumo regular de este cultivo fermentativo es uno de los grandes auxiliares de los intestinos y de la flora benéfica.

La palabra kéfir significa «bendición» en turco.

En el Cáucaso, donde el kéfir se ha consumido corrientemente durante miles de años (lo utilizaban los antiguos sumerios),

La gente vive más de cien años, y mantiene buena salud.

De allí que se lo considere :

“Elixir de salud y larga vida”,

Siendo su principal virtud la capacidad de regenerar y equilibrar el delicado ecosistema de nuestra flora intestinal.

Muchos científicos han investigado este fermento maravilloso.

En Japón, el profesor Nokimowa dedicó toda su vida a estudiar el valor del kéfir,

Curaba las enfermedades del sistema respiratorio, los desarreglos del estómago, las infecciones intestinales crónicas, las enfermedades del hígado, la vesícula biliar y los riñones, así como otros padecimientos.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Dr. Drasek comprobó en Alemania estos resultados, difundiéndolo luego el Dr. Brunwic entre los médicos naturistas centro-europeos.

También el Prof. Menkiw fue un gran investigador de los beneficios de este cultivo en la longeva población caucásica.

Tradicionalmente los nódulos de kéfir se generaban como consecuencia de cuajar leche fresca en cántaros de madera.

Este proceso (el cuajado con rumen de ternero y la posterior elaboración de quesos) era necesario para conservar los excedentes lácteos ante la ausencia de refrigeradores.

Luego de cuajar leche durante varios días en el mismo recipiente, se formaban en sus paredes estos gránulos de consistencia gelatinosa.

Sumergiéndolos en leche recién ordeñada, los habitantes del Cáucaso comenzaron a obtener una bebida de sabor agradable, benéficos efectos y mejor conservación que la leche fresca: la leche kefirada.

A falta de leche, también cultivaban los nódulos de kéfir en agua azucarada.

En síntesis podemos definir al kéfir como una bebida fermentada carbonatada ácida, cuyo sabor se debe a la presencia del benéfico ácido láctico.

El kéfir se define como un alimento probiótico, pues aporta microorganismos benéficos para la flora intestinal.

El termino probiótico (del griego “para la vida”) se aplica a aquellas sustancias que aportan microorganismos componentes de la flora intestinal y que estimulan el crecimiento y/o la actividad de bacterias de la flora simbiótica, generando un balance microbiológico óptimo en el intestino.

¿QUÉ ES EL KÉFIR?

El kéfir es una estructura polisacárida donde conviven en simbiosis diversos microorganismos y que adopta la forma de gránulos de masa gelatinosa, irregular, color blanca o ligeramente amarillenta, de consistencia elástica y aspecto similar a las flores de coliflor.

Su tamaño varía entre pocos milímetros y algunos centímetros de diámetro.

En los granos ó nódulos de kéfir se encuentran en asociación simbiótica bacterias lácticas (lactobacilos), levaduras y bacterias acéticas.

Dichos nódulos producen doble fermentación: ácido-láctica y alcohólica.

Una fermentación la realizan las levaduras y otra las bacterias.

Como principales subproductos se obtiene:

CO2 y alcohol (gracias a la acción de las levaduras) y ácido láctico (gracias a la acción de las bacterias).

El ácido láctico es el responsable del sabor ácido del kéfir (pH 4,2-4,6).

Respecto a las diferencias entre kéfir y yogurt, podemos decir que son variaciones de un mismo proceso.

Los nódulos de kéfir pueden cultivarse en distintos medios:

Leche de animales, agua, leche de semillas, infusiones de hierbas, jugo de uvas u otras frutas con alto contenido de azúcar.

Si bien el kéfir de leche vacuna es el más conocido, el de agua tiene notables ventajas comparativas.

En primer lugar el kéfir de agua permite un consumo terapéutico en dosis más elevadas (hasta tres litros diarios), cosa imposible con un cultivo lácteo y proteico.

Otro problema del kéfir de leche vacuna, si se desean sus efectos terapéuticos, es la calidad del medio de cultivo.

Los pueblos caucásicos no tenían inconvenientes, ya que partían de leches puras, recién ordeñadas, sin químicos, tóxicos, antibióticos, hormonas, alimentos balanceados, ni procesos industriales (homogeneizado, pasteurizado, descremado, etc).

Si la leche que se utiliza en el cultivo ha sido hervida o pasteurizada, se habrán desnaturalizado las enzimas y sustancias vitales responsables de las virtudes curativas del kéfir.

Resumiendo, las ventajas del kéfir de agua son varias:

Puede tomarse en mayor cantidad respecto al de leche vacuna, no depende de un medio de cultivo que requiere determinadas condiciones especiales,

No aporta los perjuicios de las leches animales, puede beberse en las comidas, facilita la digestión y sus azúcares pasan equilibradamente a la sangre.

En el cultivo del kéfir de agua, los nódulos convierten a la sacarosa en glucosa y un polisacárido dextrinado de lenta metabolización, con lo cual se evitan los picos de azúcar en sangre.

PROPIEDADES DEL KÉFIR:

Podemos considerar al cultivo del kéfir como un gran auxilio para el organismo, por su efecto:

Desintoxicante, regenerador de la flora intestinal benéfica y estimulante de las defensas naturales.

Sin embargo no conviene tomar al kéfir como si fuese una medicina mágica ni de efecto inmediato.

Más allá de algunos testimonios de efectos espectaculares, sus beneficios aparecen por el consumo moderado y persistente.

La principal virtud del kéfir es restablecer la flora intestinal normal, tan importante para una buena digestión y asimilación de los nutrientes ingeridos.

Para comprender este efecto, es bueno ampliar un poco más el tema.

Cuando el niño nace, el intestino es estéril,

Pero pronto son introducidos microorganismos a través del alimento.

En niños que son amamantados, hay gran número de lactobacilos, generándose así un pH inadecuado para la proliferación de los gérmenes de la putrefacción.

En niños alimentados con biberón, se da una flora mixta, siendo menos prominentes los lactobacilos.

Cuando más tarde se desarrollan los hábitos alimentarios hacia el patrón adulto, la flora cambia, pues la dieta tiene una marcada influencia sobre la composición relativa de la flora intestinal y fecal.

Una alimentación rica en proteína animal produce putrefacciones intestinales;

Se altera la flora bacteriana normal, apareciendo una cantidad excesiva de gérmenes de la putrefacción.

En el intestino delgado del adulto predominan los lactobacilos, pero en el íleon inferior y el ciego, la flora es fecal.

Las bacterias intestinales son fundamentales en la síntesis de las vitaminas B y K, en la conversión de pigmentos y ácidos biliares, en la absorción de nutrientes y en el control de los microorganismos patógenos.

El kéfir transforma la flora intestinal putrefactiva, sustituyéndola por los bacilos lácticos de propiedades antisépticas.

También produce la secreción de una sustancia antipútrida que persiste aún después de la desaparición de los bacilos.

Es decir que cambia la putrefacción (perjudicial para el organismo humano) por la fermentación láctica.

Según investigaciones de la Universidad de La Plata, los microorganismos presentes en el kéfir se ensañan particularmente con la Escherichia coli, temible bacteria responsable de afecciones como el síndrome urémico hemolítico, que puede tener consecuencias letales en niños pequeños.

Dado que la ingesta de kéfir aumenta la protección contra estas infecciones, se ha comenzado a introducirlo en la dieta de comedores infantiles.

El kéfir no solo dificulta la pululación de microbios patógenos en el intestino, sino que aporta abundante ácido láctico.

Su acción se extiende hasta el estómago, al cual estimula.

Sus efectos se derivan de la acción enzimática y antitóxica que presenta.

El restablecimiento de la flora normal trae consigo una regulación de la función intestinal.

En este aspecto es importante el tiempo de cultivo:

El de menos de 24 horas es laxante (se debe tomar por la noche, durante algunas semanas),

El de 72 horas es astringente y el intermedio (48 horas) resulta neutro.

El kéfir también provoca una mayor generación intestinal de serotonina, neurotransmisor de efectos estimulantes.

El kéfir presenta propiedades antivirales, antifúngicas y antibióticas, estimulando el sistema inmunológico.

También posee efectos aperitivos y afrodisíacos.

Ha sido utilizado con éxito en enfermedades tales como cálculos renales, hipertrofia prostática, diabetes, artritismo reumático, infarto de miocardio, esclerosis múltiple, anemia, asma, bronquitis, etc.

Está especialmente indicado en padecimientos del aparato digestivo, tales como úlceras, colitis ulcerosa, intolerancia gástrica, colon irritable, divertículos, etc.

El kéfir es muy útil en uso externo para patologías dérmicas (acné, eccemas, soriasis, alergias, etc.), dado que es un poderoso antiséptico que ayuda a curar heridas.

Resulta muy efectivo en la prevención y curación de enfermedades producidas por el virus del herpes.

Se sabe que el herpes tipo II participa en la génesis de distintas enfermedades, tales como cáncer, artritis reumática, patologías renales, trombo-embolias, alergias cutáneas y asmáticas, esquizofrenia, párkinson y diabetes.

Además de estimular el sistema inmunológico, el kéfir estimula otras funciones orgánicas, mejorando el estado de piel y cabello.

Por lo expuesto, el kéfir es altamente recomendable en enfermedades de tipo nervioso, úlceras internas, catarros bronquiales, esclerosis, infarto cardíaco, problemas de vesícula, hígado y riñones, ictericia, enfermedades del estómago e intestinos, diarreas, divertículos, estreñimiento, inflamaciones, leucemia, anemia, depresión, dermatitis, soriasis, acné, eccemas…

Su uso continuado produce muy buenos efectos en convalecencia después de graves enfermedades, contribuye a la depuración del organismo, normaliza la presión arterial, estimula el buen ánimo y ayuda en la obesidad.

También da buenos resultados en alergias de piel, embarazos y en las molestias femeninas del bajo vientre.

Además de ser una bebida que calma la sed, el kéfir de agua es un excelente isotónico en condiciones extremas de calor y esfuerzo físico.

Los nódulos de kéfir pueden cultivarse caseramente en distintos medios y con similares efectos benéficos para el organismo:

Leche de semillas, agua, jugo de uva o de otras frutas con alto contenido de azúcar.

Cuando se parte de leche, se obtiene una especie de yogurt líquido.

Si se usa agua, se logra una bebida similar a una limonada gasificada (el popular kvas de los rusos).

Al utilizar jugo de uvas, se obtiene una bebida muy similar al champagne.

Aquí veremos las técnicas de cultivo en agua (el más sencillo de realizar), en leche de semillas y en jugo de uvas.

CONSERVACIÓN DE LOS NÓDULOS DE KÉFIR DE AGUA

Mantenidos bajo cultivo periódico, los nódulos pueden vivir eternamente y su reproducción nos asegura provisión permanente.

Si debe interrumpirse el cultivo periódico por viajes o ausencias, hay técnicas para preservar el estado de los nódulos.

En húmedo (por algunos días):

Por una semana se pueden dejar los nódulos en agua azucarada, dentro de un recipiente cerrado y con suficiente espacio vacío.

Para reactivarlos, se los enjuaga brevemente y se inicia el cultivo.

Por una semana también se los puede congelar, siempre que estén bien escurridos y colocados en una bolsa de plástico o frasco de vidrio.

Mientras más baja sea la temperatura de congelamiento, mejor se mantienen sus propiedades.

Para reactivarlos conviene macerarlos 12 horas en agua azucarada antes de iniciar el cultivo.

En seco (varios meses):

Para secar los nódulos de kéfir, se extienden sobre un plato, se cubren con una servilleta de papel y se colocan en un lugar ventilado.

El tiempo de secado dependerá de la ventilación y la humedad ambiente.

Están bien secos cuando se los nota cristalizados y nada pegajosos.

Así pueden durar varios meses.

Para hidratar los nódulos secos, bastará ponerlos en agua azucarada a temperatura ambiente, durante 12 horas.

CONSERVACIÓN DE LOS NÓDULOS DE KÉFIR DE LECHE

Dado que el kéfir siempre tiene que estar en leche, cuando no se desea tomar leche kefirada durante algún tiempo existen varios métodos para conservar los granos:

*Nevera:

Dentro del frigorífico lo ideal es conservarlo en leche fresca a 4°C. Así se mantiene hasta 14 días.

Para mayor conservación hay que cambiar la leche cada pocas semanas para alimentar el cultivo.

También se puede conservar metido en un recipiente con agua no clorada y con azúcar en el refrigerador durante 7-10 días, habiendo enjuagado los gránulos en agua previamente.

Los nódulos así conservados necesitan ser reactivados en el próximo ciclo de fermentación, pues actúan más lentamente.

Para ello conviene dejarlos en leche fresca 2 o 3 días.

*Congelado:

Se limpia bien y se escurre, se introduce en una bolsa de plástico o táper y se congela.

Así aguanta mucho tiempo.

Para descongelarlo, se saca del congelador y se prepara kéfir de leche durante tres días, desechando este primer kéfir.

En la limpieza no es aconsejable utilizar agua de grifo porque el cloro que contiene puede matar a los microorganismos del kéfir.

*Deshidratado:

Se pone el kéfir sobre papel de cocina en un sitio aireado, y se remueve cada cierto tiempo hasta que no está pegajoso y tengan un aspecto cristalizado.

El tiempo en deshidratarse depende de la ventilación, la temperatura y la humedad ambiental y es de 3-5 días para los granos más grandes.

Una vez deshidratados se pueden conservar en lugar fresco, refrigerador, congelador o en seco.

Duran unos 2-3 meses.

Tras este procedimiento puede incluso meterse en un sobre y mandarse por correo.

Para hidratarlo se introduce el kéfir en leche durante 2 semanas, renovando la leche cada 2 días.

Después de este proceso puede prepararse kéfir de leche normalmente.

Fuente:
Kefir Argentina

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*