Felipe Neri – El santo del Buen Humor – El Santo de la Alegria

Felipe Neri –  El santo del Buen Humor – El Santo de la Alegria

La vida de san Felipe Neri es una vida emocionante, porque es un santo muy alegre.

La alegría fue una característica muy importante de su vida.

Le gustaba catequizar a los niños y jóvenes.

Jugaba con ellos y no le importaban los ruidos con tal, decía él, que no ofendieran a Dios.

Su vida está llena de milagros de curaciones.

Era un santo taumaturgo de primer orden.

Un santo que organizó la visita a las siete iglesias,

Fomentó la devoción de las Cuarenta Horas de adoración al Santísimo Sacramento,

Fundó la Institución del Oratorio para todos los fieles católicos, donde aún hoy sus discípulos viven en comunidad.

Su vida estuvo caracterizada también por sus grandes dones místicos.

Tenía el corazón más grande de lo normal.

Esa fue una gracia que recibió de Dios la víspera de Pentecostés del año 1544.

En esa ocasión, para alojar el corazón se le quebraron algunas vértebras.

Por ello, toda la vida padeció de palpitaciones y temblores producidos por el amor a Dios que sentía en su gran corazón y que le hacía estar siempre con el pecho desabrochado, porque no podía resistir el calor que sentía en su interior, aun en lo más frío del invierno.

Todos los Papas lo querían y lo consideraban.

Varios quisieron hacerlo cardenal, pero él no aceptó.

San Felipe Neri

Considerado el apóstol y patrono de Roma.

Con su apostolado muchos se convirtieron a una vida de piedad y dejaron sus malas costumbres.

Fue una providencia de Dios que él viviera en aquellos tiempos del siglo XVI, en que los cardenales vivían con lujo, los sacerdotes no celebraban misa todos los días y el pueblo, en general, estaba alejado de la fe.

Pero con su apostolado con los jóvenes, con los enfermos y con la gente principal, consiguió levantar la fe de los romanos.

Cuando organizaba la visita de las siete iglesias, asistían varios miles de hombres, especialmente en los días de Carnaval.

Que su vida sea un ejemplo para nosotros y nos estimule en el camino de la santidad.

Felipe Neri, el santo del buen humor.

Si queremos reír mientras leemos la vida de un santo no tenemos más que tomar en nuestras manos la Vida de San Felipe Neri, un hombre que santificó realmente el buen humor.

A su lado no se podía estar serio.

Porque las cosas más graves las tomaba con un aire de gracia, de simpatía, de chiste, que sabía sacar punta a todo, como decimos.

Y, sin embargo, era un santo que no miraba más que a Dios, a hacer bien a las almas, a salvarlas, a llevarlas a la perfección.

Llenó la Roma de todo el siglo dieciséis.

Los Papas, los Cardenales, otros Santos de mucha categoría, como Ignacio de Loyola, se atenían a su consejo, se confiaban a sus oraciones, y era el confesor que pacificaba muchas conciencias.

Tenía gracia y sabía hacer las cosas con humor.

Enseñaba y avisaba sin ofender.

Y riendo, riendo, metía las verdades mayores en las almas.

Este es uno de los casos suyos que más se cuentan era un buen soñador.

Felipe le quiere hacer ver la vanidad de la vida, y empieza con sus “después” famosos:

Y ahora muchacho,

¿Qué piensas hacer, muchacho?

-Pues, estudiar fuerte y sacar mi carrera.

¿Y después?…

-Después, buscarme un trabajo que me dé nombre y me dé dinero.

-¿Y después?

-Después, me buscaré mi novia, naturalmente, y que sea buena y bonita.

-¿Y después?

-Después, me casaré, y a ser feliz.

-¿Y después?

-Después…, eso que he dicho, a ser feliz toda mi vida con mi mujer.

-¿Y después?…

-¡Toma! Pues, como todos los hombres.

Después, a morir, y ojalá sea de viejo, ¿no le parece?…

-¿Y después?

-Después, después… -Ya te lo digo yo.

Después a presentarte en el tribunal de Dios, a darle cuenta de toda tu vida y a recibir de Él la sentencia que durará para siempre.

De una manera tan sencilla, tan divertida, tan simpática, orientaba a un joven por el camino de la vida para que su ideal fuese cristiano y no vulgar.

Con otro lo hizo de una manera más seria, aunque igual de alegre.

Entre sus discípulos del Oratorio tenía uno muy bien preparado, listo y ejemplar.

Por luz divina  pues Felipe conocía mucho a las almas

Intuye lo que le aguarda a aquel su estupendo dirigido, llamado César Baronio.

El Santo, en vez de dedicarlo a los estudios en los que brillaría tanto, lo manda a la cocina y allí lo tiene en humildad y sacrificio durante mucho tiempo.

César obedece rendido.

Y sin quejarse, y con buen humor, escribe en la pared una frase que se ha hecho muy famosa:

-César Baronio, cocinero perpetuo.

Cuando César está ya bien entrenado en la humildad y el sacrificio, Felipe lo saca de la cocina y lo destina a los estudios.

Vino lo que se esperaba:

César investiga, enseña, escribe y se convierte como historiador en una autoridad, de prestigio enorme en toda Europa con su obra monumental de Los Anales.

Ya teníamos al sabio y santo Cardenal Baronio, y no un profesor y un escritor vulgar y vanidoso…

Felipe, nacido en Florencia, es mandado por su padre con un tío suyo que le quiso dejar su fortuna, aunque decía: Le dejaría todo a este sobrino si no rezase tanto.

Y es que Felipe, más que al negocio, atendía a las almas.

Se entretenía con los clientes preguntándoles:

¿Ya vas Misa el domingo?

¿Comulgaste por Pascua?

¿Te sabes el Padrenuestro?…

Como no le va el negocio, Felipe se marcha a Roma, y ya no se va a mover de ella nunca.

Hasta los treinta y seis años, Felipe es un apóstol seglar:

Visita hospitales, enseña catecismo, atiende a los pobres…

Al fin se ordena de sacerdote, y piensa en ir a las misiones de las Indias.

Pero recibe este aviso del Cielo:

Felipe, tus Indias están en Roma. No te moverás de aquí.

Horas inacabables de confesonario…

Procesiones interminables cada día de iglesia en iglesia con la gente humilde, a la que enseña a rezar y a vivir bien…

Atención a pobres y a enfermos, porque es un héroe de la caridad…

Horas y horas con turbas de niños, con los que juega y se divierte, aunque los mayores no entienden cómo los aguanta.

Pero él contesta:

Con tal que no ofendan a Dios, si les gusta pueden cortar leña sobre mis espaldas.

Y se dirige a los niños:

¡A jugar y a divertirse todo lo que se pueda! Lo único que os pido es que no cometáis nunca un pecado mortal…

Gasta buen humor hasta con Dios en sus oraciones.

Muy humilde, le dice a Dios:

No te fíes de Felipe, pues hoy mismo te puede abandonar y hacerse turco.

Entonces era eso como hoy abandonar la Iglesia Católica y pasarse al peor enemigo…

Le hace también poemas a Dios, como cuando le dice:

Yo amo y no puedo dejar de amar.

Quiero que, por un buen cambio, Tú seas yo, y yo sea Tú.

Dios responde a oraciones tan bellas concediendo a Felipe una oración altísima.

Es muy conocido el fenómeno del corazón:

Se le inflamó de tal modo que le estalló y le dobló dos o tres costillas…

Al celebrar la Misa, se quedaba absorto, fijos los ojos en la Sagrada Hostia después de la consagración…

El monaguillo se escapaba de la iglesia y lo dejaba solo en el altar.

Regresaba al cabo de dos horas, Felipe volvía en sí, y proseguía la celebración…

Incomprendido a veces o acusado falsamente, nunca se defendía.

Tan penitente, que casi no comía, y como enflaquecía mucho y se lo hacían notar, él respondía con su clásico buen humor:

No, si lo que pasa es que no quiero engordar…

Dios le recompensaba con tal fervor en la oración y tanta felicidad espiritual, que exclamaba con frecuencia:

¡Basta, Señor, basta, que no puedo con tanta dicha!…

Más de una vez ha intentado el Papa nombrarlo Cardenal.

Felipe lo rechaza siempre, pero sin despreciar ni ofender.

Cuando se lo comunican, toma su bonete viejo, lo lanza al aire haciendo piruetas, y exclama riendo:

¡Cielo, cielo, que no cardenalatos quiero!…

Llegado el último día, Felipe Neri tenía que morir con el buen humor con que había vivido.

Era el 25 de Mayo de 1595.

Se levanta, dice la Misa como de costumbre, se confiesa, reza, y da a sus discípulos del Oratorio un brazo.

Se acuesta otra vez, y pregunta en medio de la noche:

-¿Qué hora es?

-Las tres. -¿Las tres?

Tres y dos son cinco, tres y tres son seis, y a las seis la partida…

A las seis se iba al Cielo.

Fuente de Investigación.

Feliz Día de la Alegría !!!

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*