Nave Espacial Rosetta – Robot sobre Superficie de un Cometa.

Probabilidad de Éxito en un 70%. Miércoles, 12 de Noviembre 2014

Nave Espacial Rosetta Soltará Robot sobre Superficie de un Cometa

Probabilidad de Éxito en un 70%

Miércoles, 12 de Noviembre 2014

Fuentes: elpais.com – 08-11-2014 / elmundo.com – 09-11-2014
El cometa y los posibles lugares del aterrizaje del robot Philae

Alemania.-

La sonda espacial Rosetta, que se encuentra a una distancia de la Tierra de unos 500 millones de kilómetros, este 12 de noviembre probará una maniobra jamás intentada antes, soltando un robot de cien kilos, el Philae, para que realice el primer aterrizaje sobre la superficie helada de un cometa.

El objetivo de esta misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) es el 67P/Churyumov-Gerasimenko, un cometa de unos cuatro kilómetros de diámetro máximo que viaja a 55,000 kilómetros por hora en dirección al Sol.

Tras 10 años viajando por el espacio, el pasado 6 de agosto la nave Rosetta entró en la órbita del cometa Chury, como le llaman en el ambiente espacial.

“Cuando soltemos el robot, estará a una distancia 22 kilómetros del cometa.

Descenderá a una velocidad de 0,18 metros por segundo”, explica Laurence O’Rourke, coordinador de operaciones científicas de Rosetta.

Una vez que se libere de la nave principal, Philae empleará siete horas en recorrer los 22 kilómetros que le separarán de la superficie del cometa, que recorrerá con un descenso en caída libre, sin propulsión y sin posibilidad de hacer ninguna maniobra para corregir su trayectoria.

Durante esas siete horas, el robot tomará fotografías y llevará a cabo experimentos, recogiendo muestras del polvo, del gas y datos del plasma.

“Hemos calculado la probabilidad de éxito en un 70%”, explica O’Rourke.

Para saber si la separación del robot se ha llevado a cabo con éxito, habrá que esperar 28 minutos y 20 segundos, que es el tiempo que tardará en llegar a la Tierra la señal de confirmación que enviará Rosetta.

El robot Philae:

La misión Rosetta ha levantado una gran expectación entre la comunidad científica y entre las agencias espaciales de todo el mundo por sus ambiciosos objetivos, tanto desde el punto de vista tecnológico como científico.

Porque de la misma forma que la piedra Rosetta permitió descifrar los jeroglíficos del antiguo Egipto, los astrofísicos esperan que esta nave espacial les ayude a entender cómo se originó el Sistema Solar hace unos 4,500 millones de años.

“Los cometas pasan casi toda su vida lejos del Sol, congelados, así que están casi en el mismo estado tal como eran cuando se formaron hace millones de años”, recuerda O’Rourke.

Los científicos creen que los cometas conservan parte del material a partir del cual se formaron los planetas y que han seguido vagando por el Sistema Solar conservando ese material prístino.

“Se cree que son reliquias, objetos primigenios que no han sido alterados y están compuestos básicamente por agua, rocas, polvo y materiales orgánicos”, explica Miguel Pérez de Ayúcar, científico de la misión Rosetta.

“Es muy importante conocerlos porque se cree que la mayor parte del agua de la Tierra proviene de cometas como éste.

Y los materiales orgánicos que contienen podrían haber sido determinantes para el origen de la vida en nuestro planeta”, añade el investigador.

La sonda espacial Rosetta:

El cometa consta de dos lóbulos unidos entre sí que recuerdan, según los científicos, a un patito de goma.

Los instrumentos de los investigadores de la ESA han determinado que su temperatura es de unos -70ºC.

“Hemos podido estudiar ya su actividad y cómo interactúa con el Sol.

Incluso Rosetta ha revelado ya lo que llamamos el olor del cometa.

Su perfume.

Una mezcla de amoniaco, azufre, metano y alcohol”, afirma Matthew Taylor, responsable científico de la misión Rosetta.

Constantemente se están desprendiendo gases del cometa.

“El cometa rota (su periodo de rotación dura 12,4 horas) por lo que va recibiendo iluminación del Sol por diferentes partes”, explica Pérez de Ayúcar.

Elegir el lugar del aterrizaje no ha sido tarea fácil porque la superficie está llena de obstáculos e irregularidades que suponen todo un reto para Philae.

Los científicos de la ESA han tardado meses en tomar una decisión, que se ha basado en las imágenes y datos que ha ido recabando Rosetta a medida que se aproximaba al cometa.

Finalmente se han decantado por un lugar situado en el lóbulo más pequeño que han bautizado Agilkia por votación popular.

El punto Agilkia comprende en realidad un área de casi 1,000 metros.

En esa zona la mayor parte de las pendientes son de unos 30º y tiene menos rocas que otras partes del cometa.

La iluminación ha sido otro de los aspectos clave, ya que “el robot necesita más de seis horas de luz al día para recargar sus baterías solares y poder hacer más ciencia”, dice Laurence O’Rourke.

Pese a que consideran Agilkia el lugar más favorable, no será hasta el mismo día 12 cuando los científicos darán luz verde a la liberación del módulo tras comprobar desde el Centro de Operaciones de la ESA (ESOC) en Darmstadt (Alemania) que todo esté listo.

Un mínimo error de cálculo en la trayectoria podría echar al traste el aterrizaje por lo que, ante cualquier duda, abortarían la misión antes de liberar el robot y la pospondrían en otra zona (llamada C), aunque tardarían días en corregir la trayectoria de Rosetta y en preparar el aterrizaje en ese otro enclave.

Si Philae conseguirá salvar los obstáculos y anclarse al cometa, en primer lugar enviará una foto panorámica del cometa.

Apenas una hora después del aterrizaje, comenzará la primera tanda de experimentos, que se prolongará durante 64 horas (es el tiempo que le durará la batería primaria que lleva).

Entre los numerosos instrumentos que lleva, destaca un taladro que le permitirá perforar la superficie hasta unos 20 centímetros.

Si todo marcha según lo previsto, seguirá con el programa científico durante unos tres meses usando la energía que le proporcionarán sus baterías solares.

Y es que en marzo de 2015, al encontrarse más cerca del Sol, la temperatura y la emisión de gases serán demasiado altas para que pueda seguir investigando.

Porque pase lo que pase el próximo miércoles, la misión Rosetta continuará hasta finales de 2015, pues la siguiente fase será acompañar al cometa durante su viaje hacia el astro rey:

“Estamos intentando averiguar cómo es la vida de un cometa cuando se acerca al Sol”, dice Pérez de Aýucar.

Ser testigo de cómo se transforman estos cuerpos celestes cuando se aproximan al Sol es el principal objetivo de esta misión.

La actividad de los cometas aumenta a medida que se van aproximando al Sol, desprendiéndose siempre más de gas y polvo que forman su espectacular cola.

“El 67P/Churyumov-Gerasimenko está ahora más o menos tranquilo, con la actividad esperada”, dice Pérez-Ayúcar.

“Pero este mes empezará estar más activo porque se va acercando al Sol y hemos visto ya, día a día, cómo se están sublimando más gases atrapados en la roca”, concluye.

El coste de la misión es de 1.400 millones de euros (incluidos 220 del Philae) y participan en ella compañías de 14 países europeos y de EUA.

La sonda espacial Rosetta fue lanzada al espacio el 2 de marzo de 2004 y viajó casi 6,400 millones de kilómetros a través del Sistema Solar.

Ha completado cinco vueltas al Sol y se ha aproximado tres veces a la Tierra y una a Marte en maniobras gravitatorias para tomar impulso.

Durante sus periplos, se acercó y fotografió a dos asteroides:

Steins, en 2008; y Lutetia, en 2010.

Después, estuvo hibernando durante dos años y medio para ahorrar energía hasta que los científicos la despertaron el pasado mes de enero para que se dirigiera por fin hacia el cometa.

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko fue bautizado así en homenaje a Klim Churyumov y Svetlana Gerasimenko, los astrónomos ucranianos que lo descubrieron en 1969 desde Kazajistán.

Publicado el 11 noviembre, 2014 por Francesco

Al día siguiente que está sucediendo ?:

La misión Rosetta hace historia:

Desde ayer, el módulo Philae está posado en un cometa y enviando información.

Aunque el aterrizaje tuvo algunas dificultades, los expertos están satisfechos.

La fotografía en blanco y negro facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que muestra una vista parcial del aterrizaje del Philae en la superficie del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

Noemí G. Gómez

Agencia EFE

Ser el primero en una cosa marca, pero ser el primero en varias marca más.

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) hizo ayer historia al posarse el módulo Philae en un cometa.

¿Por qué?

Aún es pronto para saberlo, sólo hay interpretaciones.

Los investigadores de la misión aún están analizando cómo y dónde se ha posado exactamente Philae.

Sí saben que ha sido en el punto programado, llamado Agilkia, y que este “viaje” ha sido un éxito, también Rosetta.

“Vamos a tardar muchos años en ver algo igual”, declaró a EFE Javier Ventura, portavoz de la ESA en España, en cuya sede se han reunido para seguir el aterrizaje de Philae en el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko científicos, ingenieros y representantes de empresas e instituciones españolas que han participado en la misión, en la que la intervención española supone entre el 7 y 8 %.

Y es que, hasta llegar aquí, Rosetta, que fue lanzada el 2 de marzo de 2004, ha recorrido unos 6.500 millones de kilómetros, ha dado cinco vueltas alrededor del Sol y ha realizado tres maniobras de asistencia gravitatoria con la Tierra y una con Marte para ganar velocidad, a modo de impulso, y terminar en su objetivo, el cometa.

Dificultades

El aterrizaje se produjo después de un viaje de siete horas y la señal a tierra llegó 28 minutos y 20 segundos después y fue recibida con grandes aplausos.

La previsión era que Philae, más que posarse, se agarrara al cometa, cosa que en estos momentos aún no se sabe si ha sido así.

Los investigadores tienen la certeza de que Philae ha llegado a su destino pero señalan que los arpones, que debían clavarse a través de la superficie hasta un máximo de dos metros, no se han activado.

Así que creen, según fuentes de la misión, que el módulo de Rosetta está enganchado al cometa pero sólo con las patas.

Pérez-Ayúcar, quien dijo que Philae es la guinda de un pastel, que es Rosetta, explicó que la misión no termina hoy.

La previsión, comentó, es que Philae permanezca en el cometa unos tres meses y que Rosetta lo persiga en su viaje al Sol.

Se estima que en agosto próximo la sonda estará en su momento más cercano a esta estrella.

El objetivo, descubrir si los cometas intervinieron en la formación de vida en la Tierra.

Las empresas españolas y centros como la Universidad Politécnica de Madrid o el Instituto de Astrofísica de Andalucía han participado, por ejemplo, en el instrumento Osiris, que incluye dos cámaras de alta resolución, y en Giada, encargado del estudio de las características del polvo y que dispone de tres tipos de sensores para medir masa, velocidad y flujo de las partículas de polvo.

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*