Vivimos inmersos entre dos Mundos – La Puerta Violeta – Carmen Santiago

Vivimos inmersos entre dos Mundos –

La Puerta Violeta – Carmen Santiago

Vivimos inmersos entre dos mundos, el de las realidades materiales y el mundo invisible del Alma y del Espíritu.

Estos dos mundos coexisten en nuestro planeta y tienen ámbitos de acción que en este tiempo comienzan a mezclarse, a fusionarse.

Estos dos mundos estuvieron unidos en el principio de la historia de la humanidad cuando los Maestros de la Jerarquía instruían físicamente a la infantil humanidad que empezaba su camino evolutivo.

En esa época se inauguró el Templo de IBEZ, ubicado en lo que es hoy el centro de la América del Sur y desde allí la Jerarquía Espiritual instruía a la humanidad.

Los dos mundos estaban unidos.

Una rama de este Templo se estableció posteriormente en Asia y de esta rama los adeptos del Himalaya y los de sur de la India son sus representantes.

Pasaron los siglos y, durante la Atlántida, se fueron deformando las enseñanzas.

Esto obligó a los Maestros a recluirse en los Templos, y desde allí trabajar contra los abusos y las desviaciones y, de esta manera, hacer que los misterios fueran más difíciles de alcanzar.

Muchos de sus seguidores más íntimos, poseedores de gran poder y conocimiento, se rebelaron y lucharon contra Ellos, y así se fue instituyendo en el planeta lo que hoy podemos llamar la Logia Negra.

Este hecho hizo necesaria las aguas purificadoras del diluvio.

Los Maestros, entonces, decidieron pasar sus templos (ashramas) al plano invisible y los dos mundos se separaron.

Hoy, para este nuevo, tiempo se anuncia la exteriorización de la Jerarquía, o la aparición en el mundo físico de la Jerarquía Espiritual.

El mundo invisible está acercándose y con su proximidad está convulsionando nuestro mundo, que tambalea ante la cercanía de aquel otro porque el mundo invisible, más evolucionado que el visible, tiene sus propias leyes y, poco a poco, las irá imponiendo por la fuerza de Su Presencia y su elevada vibración.

Estas leyes están recogidas en el cuerpo de enseñanzas que han dejado todos los grandes Seres que de tanto en tanto, desde el mundo invisible, han encarnado para darnos su mensaje.

En Occidente tenemos la enseñanza del Cristo que resumió todas estas leyes en una:

“Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo…”

Podemos imaginar el cambio a nivel social, político, económico, cultural que la implementación de una ley de esta naturaleza traerá a nuestro mundo actual.

Según mi criterio no quedará piedra sobre piedra.

A pesar de la aparente división de estos dos mundos, en todos los tiempos han existido puertas que los han unido.

La Llama Violeta es una de esas puertas.

El violeta es el color de más alta vibración del espectro solar y justo precede al ultra violeta.

De la misma manera cuando la Llama Violeta es invocada y tu mente tiñe de violeta tu pensamiento, se crea una frecuencia que eleva la vibración y abre una puerta.

El Maestro Kumar dice que esa puerta está más asequible en momentos como el amanecer y el atardecer.

El día más propicio para invocarla es el sábado, pero es un sábado especial que tiene más de 24 horas porque empieza el viernes en la noche y termina el domingo a la salida del sol.

Durante las lunas llenas y nuevas también se abren las puertas, y en los Solsticios, el cero grado de Cáncer y el cero grado de Capricornio.

Pero el momento eterno que tenemos todos siempre a la mano es el espacio que se presenta entre la inhalación y la exhalación, lo que D.K. llama los intervalos, allí está la puerta violeta.

¡Llama Violeta! ¡Llama Violeta!
Enciéndete en nosotros,
circula libremente, penetra nuestras mentes.
Libéranos del recuerdo que esclaviza.

Rompe las cadenas del karma.
Rompe las cadenas del recuerdo.
Rompe la repetición
de nuestros pensamientos.

Ábrenos Tu puerta, Tu puerta Violeta.
Déjanos penetrar a Tu mundo mágico;
Tu mundo de presentes, Tu mundo sin ausentes.
Tu mundo de Presencias, Tu Reino Celestial.

Ese reino celestial está dentro de ti, es parte de ti, es lo divino en ti.

Y la Llama Violeta trae la vibración de ese mundo, a éste.

Y así, va conectando los dos mundos, ampliando tus horizontes y enriqueciendo tu vida.

Poco a poco va elevando, ascendiendo tu vibración hasta que puedas percibir la puerta violeta, ese portal sagrado detrás del cual está aquello que tu corazón llama hogar “… porque has hollado el círculo casi en su totalidad y el fin se aproxima al principio.”

La Ascensión es un proceso, no una meta.

Es la dirección del camino evolutivo que marca siempre un nivel vibratorio superior.

Cuando queremos contactar las realidades espirituales tenemos que elevar la vibración para lograr el contacto con la realidad del mundo supra mundano.

Casi podríamos afirmar que toda la cuestión del sendero espiritual se puede plantear en términos de vibración.

En realidad, todo es vibración, todo vibra, como dice la Ley Hermética.

El sendero espiritual se recorre elevando la vibración de nuestros cuerpos y a través de ellos, del medio ambiente.

Un cuerpo saludable vibra a una frecuencia más alta que un cuerpo enfermo.

Los sentimientos de amor tienen una vibración más alta que los sentimientos de odio y de maldad.

Un pensamiento de luz y de amor es una sinfonía en el plano de la mente, su frecuencia vibratoria es mucho más alta que la de un pensamiento de poder o de egoísmo.

Así, elevando la vibración de nuestro cuerpo físico, de nuestras emociones y de nuestra mente vamos abriendo caminos de ascensión para toda la humanidad, y vamos acercando los dos mundos, participando en la Exteriorización de la Jerarquía.

La Llama Violeta nos ayuda en esta tarea de todos los días.

En la naturaleza del ser humano, en la zona etérica, la Puerta Violeta siempre ha estado presente.

Lo especial de esta dispensación es que el Maestro Conde de Saint Germain, auspicia el contacto y nos permite invocar la Llama Violeta con resultados maravillosos porque EL está presente y a través de Su Presencia auspicia el contacto que, sin Su ayuda, nos costaría mucho más.

Los tiempos de grandes crisis son también tiempos de grandes oportunidades.

Cooperemos con el Plan invocando la Llama Violeta, elevando la vibración del mundo, elevándonos a nosotros mismos, para que esta vez no sean necesarias las aguas purificadoras del diluvio y podamos entrar todos a una Nueva Era de Luz y Amor, una era de igualdad, fraternidad y libertad, de profunda justicia social y de paz.

Desde las profundidades del alma,

Carmen Santiago – [email protected]

FUNDACIÓN DESARROLLO NUEVO PENSAMIENTO

CARTA A LOS GRUPOS

Mes de Leo 2018

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*