La Inteligencia Emocional – Daniel Goleman

Inteligencia sobre las Emociones…

El autodominio, el ser capaces de soportar las tormentas emocionales a las que nos someten los embates de la Fortuna en lugar de ser “esclavos de la pasión” ha sido elogiado como virtud desde los tiempos de Platón.

El objetivo es el equilibrio, no la supresión emocional:

Cada sentimiento tiene su valor y su significado.

Los momentos de decaimiento, así como los de entusiasmo, dan sabor a la vida, pero es necesario que guarden un equilibrio.

En el cálculo del corazón es la proporción de emociones positivas y negativas lo que determina la noción de bienestar.

La ira es la más seductora de las emociones negativas;

El farisaico monólogo interior que la impulsa llena la mente con los argumentos más convincentes para dar rienda suelta a la furia.

Cuanto más tiempo reflexionamos sobre lo que nos ha enfurecido, más “buenas razones” y autojustificaciones podemos inventar para estar furiosos.

Tice descubrió que haber elaborado una situación de una manera más positiva era una de las formas más poderosas de dejar de lado la ira.

Pongamos por caso que alguien de otro coche se acerca peligrosamente a Ud. que viaja por una autopista.

Si lo que Ud. piensa es:

“¡Qué cretino!”,

Para la trayectoria de la ira es sumamente importante si ese pensamiento es seguido por otros de ira y revancha:

”¡Podría haberme chocado!

¡El muy cretino!”

“No puedo permitir que se salga con la suya.

Comparemos esa secuencia de ira creciente con una forma de pensar más caritativa con respecto al conductor que le intercepta el paso:

“Es posible que no me haya visto, o tal vez tenía alguna buena razón para conducir de una manera tan negligente, por ejemplo una emergencia médica”.

Esa variable templa la ira con compasión, o al menos con una mente abierta, evitando su aumento.”

Libro: La Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*