Estimado Tú: Sí, me refiero a Ti, no importa la edad que tengas ni Donde Vivas.

CARTA  URGENTE  DEL  AÑO  VIEJO  PARA  TI

Estimado Tú:

Sí, me refiero a ti, no importa la edad que tengas ni donde vivas.

Soy el año 2014 que se marchó, ante la inevitable llegada de mi relevo.

Es el ritual de todos los años que mucha gente lo disfraza de fiesta pero que en verdad, tendría que ser un momento para reflexionar, hacer planes y afilar propósitos.

Soy el 2015  y me encuentro fatigado por tanta infelicidad.

He visitado  a otras personas, he observado entusiasmos derribados, felicidades clausuradas, amores reprimidos, libertades prostituidas por el libertinaje.

Hoy quiero hablar contigo…

Preguntarte como estas usando los 365 amaneceres que te regalé el pasado año.

Ese día que te veías optimista y esperanzado.

Quiero preguntarte si creciste este año, si aprendiste y mejoraste tu conocimiento del arte de vivir.

Ese sagrado ritual que dura toda la vida y que recién al final el humano se da cuenta que era muy corta.

Quiero preguntarte si aprovechaste todas las oportunidades.

Si te hiciste fuerte con las adversidades.

Si saboreas los atardeceres y te das  tiempo para hacer lo que amas.

¿Sabes que la gente que no tiene tiempo para hacer lo que ama, termina enfermándose?

¿Sabes que en una vida tan corta, perder incluso un día es un suicidio parcial?

¿Tú sabes que te regalé en ese año que se fue, muchas oportunidades disfrazadas de instantes?

Sin embargo, sé que la oportunidad no está para quien está dormido.

La oportunidad es una buena noticia solo para quien esta alerta y disponible, dispuesto a aprender y crecer y hacer lo que sea necesario para vivir cada vez mejor.

Me preocupa estarme marchando definitivamente y que no hayas aprovechado adecuadamente todo mi tiempo.

Imagínate, cuantas cosas pueden acontecer en un año bien aprovechado.

Me preocupa la gente que se pasa la vida durmiendo,  que esta despierta.

Me preocupa los que viven atrapados en una rutina que al final, por acostumbramiento les parece normal.

Me preocupa los que viven para aparentar que todo está bien cuando nunca estuvieron bien.

Me preocupa también las nuevas generaciones que derrochan su tiempo, como si este fuera inagotable.

Soy el 2015, parecía hace un año, un tiempo abundante y sin embargo, todo ese tiempo se marchó.

Estoy consciente que se puede combatir el paso del tiempo convirtiendo eso inevitable en crecimiento, en incremento de la sensibilidad y recuperación del poder y del autogobierno.

Por ello, quise escribirte esta carta, para invitarte a la reflexión , a la autocrítica, no se trata de arrepentirse, no es necesario sentirse culpable en caso de no haber sabido aprovechar adecuadamente las oportunidades que te traje.

Lo que busco en el fondo, es que no se repita la historia, que no pase de nuevo otro año y no pase nada en tu vida.

En verdad no sé lo que te trae mi pariente el 2015.

Pero esto no debe preocuparte, porque los humanos están dotados del asombro, esa capacidad de sorprenderse y con ello aprender y disfrutar de lo imprevisto.

Al desconocer lo que te puede pasar, estás obligado a prepararte para todo.

Antes de marcharme quiero dejarte una enseñanza.

Aunque sea solo una y que la tengas presente todo el tiempo:

Que ningún día pase sin que hayas aprendido algo…

Sin que hayas ayudado a alguien y sin que hayas disfrutado.

APRENDER, AYUDAR Y DISFRUTAR

Es lo que otorga categoría de inolvidable a cada día, recuérdalo.

Que este año nuevo que viene a reemplazarme, no te encuentre desprevenido ni con la típica rutina automática de cada año.

Que el amanecer de este nuevo año te encuentro habiendo concluido una buena y completa autocrítica de todo el año que se fue.

Evalúate sinceramente

Identifica los puntos en los que fallaste.

Elabora un plan de vida que contemple la superación de todos ellos.

Incrementa tu capacidad de soñar.

Elige objetivos que este año quieres alcanzar, mejor si eres en este sentido ambicioso, diseña más maneras de lograrlos.

Establece un cronograma adecuado y un mecanismo de evaluación que te permita darte cuenta a tiempo.

Si vas en la dirección elegida y con todo esto, recién y no antes, podrás realizar la fiesta.

Que me despida con un aprendizaje logrado y que reciba al nuevo año, con la actitud adecuada.

A esa fiesta quiero estar invitado, de otra forma.

Como cada año, prefiero hacer constar mi ausencia, porque me pone triste ver a la gente perdiendo tiempo, que es en el fondo, lo único que tienen.

Yo sé que me entiendes y que nos veremos en la fiesta, de un año, verdaderamente nuevo, que marque el inicio de una nueva atapa, como tú te la mereces.

Un abrazo Año viejo

CHAMALÚ

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*