La Felicidad Empieza con Fé – Para Reflexionar

Nos pasamos la vida buscando afuera, lo que está dentro de nosotros, distintas terapias, cursos,  libros, videos, películas, etc, sin damos cuenta que cada vez nos alejamos más de Nuestro Ser Interior.

¡Se nos pasa la Vida!

Allí adonde están todas las respuestas para el:

Despertar de la Conciencia, el Recordar, pero, creemos que las verdad está afuera, sin percibir que nos distrae, nos confunde, nos aleja cada vez más de nuestra Verdadera Esencia, de quienes Somos y a que Hemos Venido.

Veamos lo que escribió Robert Burke.

¿Lo Meditamos?

De corazón a corazones.

one*

La Felicidad  empieza  Con  FE.

Robert Burke escribió una vez:

“Nunca te desespere, pero si te desespera, sigue trabajando desesperado,”

Un estudio sobre preocupación y ansiedad efectuado en la Universidad de Pensilvania reveló que un 15 por ciento de los norteamericanos pasan más de la mitad del tiempo (sin contar horas de sueño) preocupándose, ya sea por la salud, las finanzas, la familia, el empleo, la seguridad, o las relaciones con los demás.

Si bien, una pequeña dosis de preocupación es sana, debemos contrarrestar el exceso con una buena dotación de fe.

Para algunos el creer es muy fácil.

Para ellos Dios es tan real como sus propias manos u ojos; disciernen claramente.

Sus fines, están seguros de su amor.

Simón Bolívar , aprisionado, exiliado, forzado a huir pasa salvar su vida, fue derrotado muchas veces, pero no sólo libertó América del Sur del dominio extranjero, sino que fue la antorcha que condujo a su libertad.

Abrahán Lincoln se descorazonó tanto por su fracasos, que contemplo el suicidarse, pero continúo luchando para convertirse, en la figura más venerada de la historia norteamericana.

Franklin D. Roosevelt era paralítico.

Henry Ford nació hace cien años, hijo de un pobre agricultor,cambió los hábitos de su Nación.

¿Con qué?

Con el poder intuitivo dentro de sí.

Mahoma, un iletrado guía de caravanas, cambió un bando de nómadas del desierto en una fuerza que conquisto gran parte de la tierra.

Shaskespeare con sólo una educación elemental, escribió el mas bello inglés y las mas grande obras dramáticas que se hayan escrito nunca.

¿De dónde vinieron las palabras?

Dentro de sí.

Una Campesina llamada Juana de catorces años oyó una voz diciéndole que debía ir a su rey y dirigir sus ejércitos para liberar a su país del enemigo.

Un hombre llamado Edison, sordo y con la educación de un sexto grado, hizo tantos inventos que toda manera de vida ha sido cambiada por ellos-escribo esto a luz de uno.

¿De dónde los sacó?

Del mundo dentro de sí.

Un Gran hombre llamado Jesús, hijo de un carpintero viviendo en una provincia no tan conocida.

¿De dónde vino el poder para que sucediera este cambio?

Él nos dijo:

“El padre que viva en mí hace Sus obras,”

Dijo más a cada uno de nosotros:

“Dios está dentro de ti.”

En nosotros están los eternos manantiales de vida.

En nosotros está el lugar secreto del Altísimo.

Muchos seres humanos que se han encontrado plantados en la peña peladas de circunstancia han sobrevivido y crecido también.

Hay otros para quienes el creer no es fácil.

Desean tener fe.

Estudian tratados de metafísica y doctrinas de místicos y santos.

Pasan largas horas en oración, no obstante, su corazón está vacío de fe.

La fe no es tanto cuestión del intelecto como del corazón.

La fe produce la seguridad de lograr lo que parecía imposible.

La Fe es la facultad de ver en la desilusión de hoy el triunfo de mañana, en la pérdida de las esperanzas queridas el principio de una nueva vida.

Fe es la facultad de saber que todo marchara bien cuando todo parece ir mal.

Cuando nuestros sueños más queridos fracasan, y nuestras más fervientes oraciones no son atendidas.

Poseer fe es poseer la serenidad de santo,

´La pasión del poeta, y la exaltación del místico.

La fe que nace de la duda es más fuerte que la que nace de ciega aceptación, puede resistir el choque de las circunstancias, por adversas que sean esta fe que nace del estudio y del análisis.

El maestro siempre insistía:

“Todo es posible para aquel que cree”.

“Todo lo que pidiereis en oración, cree que lo recibiréis, lo obtendréis”. (Marcos 11:24)

Algunas veces cuando tenemos mucha que vencer, dudas de nuestra capacidad para salir victoriosos.

Nos sentimos solos.

Más si perseveramos, no podemos fracasar-aun cuando tropecemos, y aun cuando nos caigamos.

Ay una victoria más grande de todas

La victoria sobre nosotros mismos.

Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenle, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas”. (Marcos 11:25)

Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. (Hebreos11:1)

Cuando tu corazón afligido clame así llorando, sabe que no llama en vano, y que un modo u otro halarás la respuesta.

Hay amor.

Hay poder.

Hay sabiduría, y el camino existe.

¡Que no desmaye tu corazón- se allanará el camino!

“Ve en paz, tu fe te ha curado” Jesucristo.

Lo cierto es que no estamos solos.

Somos uno con la voluntad soberana y protectora,

Uno con el orden eterno, uno con el bien y el heroísmo, uno con el impulso ascendente, uno con el espíritu triunfante de la vida.

La fe nos trae paz, tranquilidad de espíritu.

La fe produce seguridad de lograr lo que parecía imposible.

Dios no tiene gente elegida.

Hay sólo gente que han elegido a DIOS.

Lo elegimos, no repitiendo nombres de divinidad, sino viviendo vidas parecidas a lo que ÉL es y una vida así es sobre todo, una vida de amor.

No importa cuan solos nos sintamos, Dios esta con nosotros.

No te descorazones porque no veas señales de que Él está ahí.

El trabajo de Dios es principalmente en lo invisible, respira y cuenta hasta tres.

Escucha y oirás, por encima de los lúgubres susurros del desaliento y la duda, a tu inmortal espíritu exclamar con voz callada, llena de fe:

“¡Sigue adelante Tu puedes!”

Aquiétate y sabe” dicen, y enumeran disciplinas del pensamiento, sentimientos y deseo.

Entra en tu cámara, y cuando hayas cerrado la puerta, ora al Padre que está en secreto.

Esto es lo que el Señalador de camino nos dijo.

Ve tan lejos como el espíritu te lleve y cuando llegues a la perfección de la belleza habrás encontrado la paz y armonía.

A veces todos tenemos que continuar con una fe que parece que no tenemos.

Gracias a la fe que podemos estar confiados en el mañana.

Fuente:

Comentario de Félix Germán,

lector de YoEspiritual al cual agradezco

de corazón a corazón.

one*

No votes yet.
Please wait...

4 comentarios en La Felicidad Empieza con Fé – Para Reflexionar

  1. AQUIETATE
    Me fui por todas partes en busca de la Luz.
    Escudriñe libros, y visite templos
    pensando que allí la encontraría la Luz;
    me senté a los pies de maestros
    pensando que ellos me mostrarían donde está;
    segui métodos científicos,
    practiqué ritos místicos
    pensando que seguramente brillaría en alguna parte
    y por fin así fue,
    Cesé de buscar.
    Me quedé inmóvil
    Me volví adentro.
    Y allí en mi
    la luz comenzó a brillar.
    Desde entonces,
    ¡Cuántos libros llenos de luz he abierto!
    y cuántas personas radiantes he encontrado!
    Gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
    Reflexiones:
    *)Dios no cambia, Dios es eternamente el mismo. Pero la idea acerca de Dios cambia,según cambiamos nosotros los seres humanos. Tu idea de Dios cambia según cambias Tú.
    ¿Qué fuerte o debil es nuestra Fe?

    No votes yet.
    Please wait...
  2. felix,realmente sinteticamente describiste lo que el hombre genéricamente hablando hace durante mucho tiempo de su vida, buscar erróneamente la felicidad en cosas del mundo,sin darse cuenta que el Padre Celestial nos l

    No votes yet.
    Please wait...
    • Luis, excelente respuesta para el mensaje de Félix…
      Felicitaciones a los dos
      Abrazossssssssss.
      one*

      No votes yet.
      Please wait...
  3. El miedo a la Felicidad.
    Dejamos pasar y trancurrir las cosa por el miedo a enfrentarlas, «Es mejor dicen algunos, no probar el cáliz de la alegría porque cuando nos falte sufriremos mucho más». He alli la razón llevado por el miedo a disminuir, dejamos de crecer, de sentirnos alegres, por el miedo a llorar cuando nos falte esa sensación que ha llevado a muchos a cruzar grandes rios y subir grandes montañas. El juzgarse indigno de las cosas buenas que nos sucedan; nos lleva a no aceptar los milagros de vivir cada día y saborear cada momento e instante que nos proporciona la fuente divina; porque al aceptarlo nos da la sensación de que puede ser el último día de nuestra vida. ¿Para que entonces perderle miedo a las circunstancia y momentos de la vida?- Para sentirnos vivos; y con ganas de vivir y servir.

    «El miedo a la felicidad por no cambiar una serie de hábitos y perder identidad» ¿Qué Barbaro?
    «La mentira de algunos y la felicidad de unos e infelicidad de muchos»

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*