Comentario del Padre Ignacio sobre el Papa Francisco

Padre Ignacio:

«La noticia me devolvió la alegría de seguir siendo sacerdote»

El cura más popular de Rosario que Francisco «dará las respuestas que necesita la Iglesia en crisis».

Y agregó:

«El sabe qué es la pobreza, es un hombre humilde, muy sencillo de corazón»

Ignacio:

Bergoglio «es un amigo».

El Papa Francisco rezó esta mañana en la basílica Santa María Maggiore.

Ignacio Peries todavía no salía de su asombro ayer, pasadas las 19, cuando charló con La Capital.

Pero fundamentalmente estaba emocionado y confesaba que había llorado.

Pocas horas antes, en la soledad de su casa había seguido por televisión las alternativas de la fumata que anunciaría la elección del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, como nuevo Papa.

«La noticia me devolvió la alegría de ser sacerdote».

Sintetizó tan feliz como convencido de que la designación redundará de manera positiva para la Argentina, su feligresía y la Iglesia Católica.

«Es un amigo, un hombre muy humilde y una persona que no está ligada al poder», detalló para rematar que «fue Dios» el que logró superar todos los cálculos.

El sacerdote más popular de Rosario y uno de los más reconocidos del país contó a este diario que está convencido de que Francisco (el nombre elegido por el flamante pontífice)

«Va dar las respuestas que la Iglesia necesita».

Y no le faltaron argumentos.

«Puedo opinar porque lo conozco, él sabe qué es la pobreza, es un hombre humilde, muy sencillo de corazón», dijo el máximo referente de la Cruzada del Espíritu Santo.

De todos modos, admitió que no se le pasó por la cabeza que Bergoglio llegaría a ser Papa.

Sin embargo, «fue tan emocionante», que le devolvió «la alegría de ser sacerdote», dijo.

Sin medias tintas, Ignacio se explayó:

«Todo lo que está pasando me había bajoneado un poco, pero ahora es distinto».

Así, enfatizó que es el momento de dar «lo mejor» de su sacerdocio.

Cercano.

Conocedor del nuevo Papa desde hace unos 15 años, el emblemático cura del barrio Rucci destacó la «argentinidad» de Bergoglio:

«Que nadie crea que se va a olvidar del país; todo lo contrario, es un argentino con todo el sentido de la palabra».

De esta manera, para Peries, «el nombramiento es una bendición para el país y servirá para que ocupe un lugar muy importante en el mundo».

En estas horas, los analistas se ocupan de observar si se trata de un cura conservador o más permeable a los cambios.

Yo creo que tiene el equilibrio y las convicciones necesarios.

Estamos viviendo un tiempo en el que la Iglesia necesita modificaciones porque las cosas están bastante complicadas.

Que nadie imagine que el futuro que le espera será fácil.

Es el elegido para llevar la cruz de Jesús.

Pero cuenta con carácter para tomar decisiones.

¿Dónde está la clave?

Hay que escuchar al pueblo de Dios; eso es muy importante y Bergoglio tiene la capacidad de hacerlo por su contacto con los que más necesitan.

El Espíritu Santo lo va a iluminar.

Además, cuando uno predica el Evangelio atrás del escritorio es una cosa, pero cuando lo hace en el sufriente, en el que mendiga, en el subte o en el colectivo, es distinto.

Y esa es la visión que tiene Bergoglio.

La que le va a dar la respuesta a los que la necesitan.

Ese acercamiento le va a servir, pero hay mucho por resolver.

Ignacio

Indicó que en estas últimas horas estuvo «rezando para que Dios diera una respuesta grande a la Iglesia que vive un momento muy crítico.

Se necesitaba una persona cercana al pobre y al rico».

Y, si bien reconoció que al nombre del argentino «nadie lo pronosticó», se mostró con autoridad para opinar «por conocerlo bien y saber que es un hombre humilde, muy sencillo».

Así, en tren de seguir caracterizando al nuevo Papa, puso de manifiesto que se reunió unas cinco veces personalmente con el ex cardenal (y habló por teléfono en innumerables oportunidades).

«Siempre tuvo una humildad impactante.

Por sobre todo no es un hombre de poder.

Eso es lo que más me satisface.

No quiere ni está ligado a eso», subrayó.

Reunión.

Justamente, Ignacio tenía una entrevista con el ahora Sumo Pontífice esta semana en Buenos Aires.

¿Se concretará alguna vez?

Para el sacerdote, Bergoglio volverá a la Argentina en poco tiempo a reunirse con sus amigos y brindar su agradecimiento a la gente.

No obstante, el referente de Rosario ya está pensando en adelantarse y enviarle a su amigo la salutación y felicitación correspondiente.

Fue en este punto en el que Peries volvió a destacar la humildad:

«Fijate el gesto que tuvo al pedir la bendición al pueblo para luego darla él.

Bajó la cabeza».

La charla de este diario con el padre Ignacio ya llegaba a su fin cuando el carismático nacido en Sri Lanka recordó el consejo que el ahora Papa siempre le dio:

«No bajes los brazos, no te canses, seguí trabajando».

Parece que ambos están convencidos de que hay que hacerlo.

Por Pablo R. Procopio / La Capital

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*