Bernardo Stamateas – Mensaje de éxito – Qué hacer en el peor Día de tu Vida

Hola, Onelia, te enviamos nuestro Mensaje de Éxito .

Qué hacer en el peor día de mi vida

1 Samuel 30 : 1-8 «Al tercer día David y sus hombres llegaron a Siclag, pero se encontraron con que los amalecitas habían invadido la región del Néguev y con que, luego de atacar e incendiar a Siclag, habían tomado cautivos a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el más grande hasta el más pequeño.

Sin embargo, no había matado a nadie.

Cuando David y sus hombres llegaron, encontraron que la ciudad había sido quemada, y que sus esposas, hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

David y los que estaban con él se pusieron a llorar y a gritar hasta quedarse sin fuerzas.

También habían caído prisioneras dos esposas de David,  la jezrelita Ajinoán y Abigail, la viuda de Nabal de Carmel.

David se alarmó,  pues la tropa hablaba de apedrearlo; y es que todos se sentían amargados por la pérdida de sus hijos e hijas.

Pero cobró ánimo y puso su confianza en el Señor su Dios.

Entonces le dijo al sacerdote Abiatar hijo de Ajimélec:

Tráeme el efod.

Tan pronto como Abiatar se lo trajo, David consultó al Señor:

¿Debo perseguir a esa banda?

¿Los voy a alcanzar?

Persíguelos, le respondió el Señor, vas a alcanzarlos y rescatarás a los cautivos».

¿Cuántos recuerdan el peor día de su vida?

Todos vamos a tener momentos difíciles.

En esta noche voy a recibir una palabra para prepararme para momentos difíciles, cuando venga el peor día de mi vida, lo enfrentaré en victoria, por la palabra con que en esta noche voy a ser capacitado, amén y amén.

(Que quiere decir «así es»).

Todos tenemos varios días tristes en nuestra historia.

Cuando alguien se va de vacaciones, te comprás una guía para conocer los lugares y aprovechar mejor el tiempo.

Vos te comprás una guía y si vas a ir a Italia vos investigás donde está el Coliseo, como funciona, qué días abre, porque vos te estás preparando para tu mañana.

Y nosotros necesitamos prepararnos para que cuando vengan los días malos, sepamos qué hacer. 

John Maxwell cuenta que cuando estaba aterrizando con su avión, el ala tocó el piso y el piloto inmediatamente levantó vuelo, volvieron a aterrizar y John Maxwell le preguntó a su piloto:

¿Cuándo decidiste que tenías que levantar de vuelta el avión, cuando el ala tocó cuando estabas bajando? y el piloto le dijo lo decidí hace quince años atrás, cuando estaba entrenando, él ya sabía que cuando el ala tocaba el piso la reacción automática era levantar vuelo.

En esta noche te voy a compartir seis cosas que tenemos que hacer cuando venga el día malo, para cambiarlo en bendición.

Primero: llorar.

¿Qué es lo primero que hay que hacer en el día malo? llorar.

¿Qué hizo David cuando llegó  al lugar? se puso a llorar, dice que lloraron hasta no quedar con más fuerzas.

Tenemos que gastar las emociones, llorar y gastar todo el dolor en el día malo, no hay que reprimirse, no hay que aguantarse, hay que gastar el dolor, vivir por fe no es vivir sin sentimientos, los que vivimos por fe, sentimos como todo el mundo.

Cuando a Abraham se le murió la mujer, lloró.

Cuando Jacob consiguió esposa, lloró.

Cuando Nehemías vio la ciudad rota, lloró.

Cuando Jesús se enteró que Lázaro murió, lloró.

Cuando nació como bebé, lloró.

Y cuando quería comer, lloraba.

Y cuando se peleaba con los amigos, lloraba también.

Llorar no te roba la fe, llorar es la expresión emocional que aparece en momentos de dificultad.

Llorar.

Lo que pasa, es que en las iglesias se nos enseñó, no llores, no tenés que expresar las emociones, por una doctrina que se inventó, viene desde los griegos y se llama:

«La doctrina de la impasibilidad»

Dice esta doctrina, que Dios no tiene emociones, Dios está sin expresión y vos le decís Señor encontré un millón de dólares y Dios sin expresión, por eso antes, en las iglesias, se cantaba con esta doctrina sin emociones, todo igual, estoy triste, estoy contento, me quiero morir, me separé, me casé, todo con la misma expresión, pero lo importante es que cuando David se enteró que habían secuestrado a toda su gente dice que lloró junto con seiscientos valientes que no lloraban ni que los pisasen un tren ellos.

Y lo que hay que hacer en el día malo es llorar.

Porque David sabía algo, por la noche durará el llanto, pero a la mañana vendrá la alegría.

Hoy quiero hablarles a los que están pasando su noche, llorarás en la noche pero te digo algo, mañana por la mañana dice Dios que vendrá la alegría para tu vida. Amén.

Soy como un tapiz, cuando vos miras el tapiz tiene nudos, pero cuando es terminado sale un lindo pulóver, ves las crisis te están formando, la gente mira las crisis pero Dios mira lo que va a resultar, hoy estás llorando, pero por la mañana todas las cosas serán cambiadas en bendición, porque «crisis es prueba «y «testimonio es prueba superada»

Dios no te manda pruebas, Dios te manda testimonio, es prueba superada, Dios te va a dar las fuerzas para que todos los nudos, y todo lo malo que la vida depara, se termine transformando en un testimonio, yo tengo un testimonio, pasé por el valle de la sombra de la muerte pero Dios me ha bendecido con el bien y la misericordia.

Jesús le dijo a Pedro: el diablo te va a zarandear, se agarraba el trigo y se tiraba al aire y el viento se llevaba la paja y volvía a caer el trigo.

Pedro, el diablo, la vida, te van a mandar momentos difíciles, que te van a arrojar para arriba, pero lo único que van a hacer las crisis, es sacarte todas las cosas que no sirven, la mente estrecha, los miedos, la derrota, la tristeza, porque aunque el diablo te tire para arriba, volverás a caer en victoria, porque Dios te va a dar testimonio, prueba superada.

Todas las pruebas que hoy estás pasando, serán cambiadas en tu experiencia de victoria, porque cuando el diablo te tira, lo único que se lleva es lo que no sirve para nada.

Jeremías estaba llorando, decía no voy a poder enfrentar esta situación y Dios le muestra una» vara de almendro» y le dice ¿qué ves Jeremías?, una vara de almendro.

Muy bien, yo apresuro mi palabra.

El almendro es la primera planta que trae fruto en invierno, Dios le estaba diciendo, Jeremías aunque se te venga tu invierno, vas a florecer, cuando el clima parezca estar en tu contra, yo voy a cambiar las circunstancias en bendición, y ¿sabés qué es el almendro?, investigué, primero saca frutos y después trae hojas, así que tranquilo, porque la gente primero quiere ver hojas, quiere ver por fuera un poquito de cosas, y aunque nadie vea ninguna hoja en tu vida, aunque te vean desalineado, triste y llorando, estás por traer fruto, y fruto en abundancia, porque Dios va a activar su palabra rápidamente.

Miguel Ángel, en 1499 hizo en mármol «La Piedad», en la basílica de Roma.

En «La Piedad» está María con el cuerpo de Jesús recién bajado de la cruz, entonces un loco dice que fue con un mazazo y entró a romper y en doce meses vinieron los restauradores y en doce meses arreglaron La Piedad,  y cuando la gente la va a ver ahora, la gente se alegra por dos motivos, primero por la belleza de la creación y segundo la belleza de la restauración.

Cuando la vida te de un golpe y te rompa el mármol, Dios va a venir a «restaurarte » y vas a tener la gloria por ser creación de él, y la gloria por la restauración que  él  va a hacer en el peor día de tu vida.

José dijo tengo un sueño, lo tiraron a un pozo, en la cárcel pasó de todo, hasta que llegó a ser ministro de Egipto, pasaron unos veinte años, llegaron los hermanos, lo vieron a José, y éste les dijo, soy yo, José, no se preocupen, ustedes pensaron mal pero Dios lo cambió para bien, y los hermanos de José se mordieron la lengua por la belleza del plan de Dios, y por la belleza de la restauración.

¿Sabes qué quiere decir salvación?

Jesús me salva, quiere decir Jesús me restaura.

Dios va a restaurar todos los cascotazos que te ha dado la vida, tu familia, quien sea, y la gente cuando te vea, va a decir que en vos hay gloria, por ser hijo de Dios, y por lo que Dios ha hecho en tu vida.

Llorar.

Acá nadie te va a decir no llores.

Segundo: ¿que hay que hacer en el día malo?

No juntar amargura.

Dice el relato bíblico, que empezaron a llorar, cuando lloraban, David empezó a escuchar un murmullo: hay que matarlo a David, él nos trajo acá, mirá lo que hizo, nos secuestraron las mujeres por culpa de David, porque siempre la gente busca echarle culpas a alguien, y en el peor día de tu vida, vos no le tenés que echar la culpa a nadie, que el pastor, que la iglesia, que mi abuela, que mis familiares, no tenés que echarle la culpa porque cuando vos echas la culpa, te amargás, y un espíritu amargado nunca te va a sacar de tu peor día, te va a establecer en tu peor día.

No me voy a amargar.

Dice la Biblia que Dios es Dios de hebreos, ¿qué quiere decir hebreos? cruzador de ríos, hebreo no es judío, judío es una nacionalidad, hebreo es una actitud.

Dios es Dios de hebreos, hebreos quiere decir cruzador de ríos.

Cada vez que en la Biblia alguien cruzaba un río promocionaba.

Cuando Eliseo cruzó el río Jordán, empezó a hacer milagros extraordinarios.

Cuando Abraham cruzó el río, se transformó en el padre de la fe.

Y eso tiene que ver con que, tu peor día, es el río que vas a atravesar, y te va a llevar a un nuevo nivel de promoción, porque la Biblia dice que cuando pases por el río, no te vas a ahogar, y cuando pases tu prueba, te va a promocionar a un nuevo nivel de fe.

No me voy a amargar.

Jesús cuando lo estaban matando en la cruz dijo:

Perdónalos, no saben lo que hacen.

Cuando una persona ataca a un hijo de Dios, es un tonto, no sabe lo que hace.

No pastor mi ex, no me deja ver a mis hijos.

Ese no sabe lo que hace, y vos tenés que aprender que hay gente que no sabe lo que dice, y los tenés que perdonar, y hay gente que no sabe lo que hace.

Toda persona que ataca a un hijo de Dios, sea de la forma que sea, lo tenés que perdonar, no sabe lo que hace.

¿Sabés por qué Jesús dijo:

Perdónalos no saben lo que hacen?

¿Cómo  que no sabían?

Si lo colgaron desnudo, le rifaron la ropa, sí que sabían, y Jesús dijo, yo no voy a dejar que nadie amargue mi corazón, porque si yo quiero resucitar, tengo que generar una atmósfera de perdón, porque en tres días me vuelvo a salir de la cruz y de la tumba, y voy a formar un pueblo extraordinario, que va a tener mi Espíritu, y que cuando alguien te crucifique, aunque parezca que sabe lo que hace, lo vamos a perdonar, a soltar de nuestra vida y seguir adelante, porque:

«Resurrección es la herencia para los hijos de Dios».

Te dije que vas a resucitar.

Misericordia no es gracia, nosotros no estamos bajo misericordia, ahora estamos bajo gracia.

¿Cuál es la diferencia?

Misericordia es lo justo, gracia es por demás, Dios ya no nos da lo justo, Dios siempre nos va a dar que nuestra copa esté rebosando.

Ejemplo, yo voy caminando y hay un linyera tirado, le doy cien pesos, eso es misericordia, le di para que se compre un plato de comida, pero si yo voy caminando y veo al linyera, y le doy tres mil pesos, ya no le di para un plato de comida, le di para más de un plato de comida eso es gracia.

Tengo una buena noticia en medio de tu peor día no pidas misericordia, pedí gracia, David dijo:

«Unges mi cabeza con aceite y mi copa está rebosando».

Dios te va a dar más fuerza más gracia y más poder porque no estamos bajo misericordia estamos bajo la gracia de Dios.

Llorar, no amargarme.

Tercero: ¿que hizo David? fortalecerse en Dios.

Dice que todos lloraron, y de pronto se quejaban de David, siempre la gente se queda señalando con el dedo, pero David no dejó que esa amargura venga, y dice que se puso a un costado y se fortaleció en Dios.

Lo tercero que tenemos que hacer en el día malo es «fortalecernos en el Señor».

Separarte y estarte a solas con papá, venir acá a buscar de papá, porque esta noche vos no venís a una iglesia que te rompemos el espíritu, venís a una iglesia que te levantamos te fortalecemos con una palabra, porque estás pasando un momento difícil, pero vas a recuperar todo lo que el diablo te ha quitado, porque para eso Dios te ha traído, para entrenarte para tu victoria.

David se fortaleció en el Señor, buscó del Señor, y llamó a Abiatar y le dijo, traeme el efod, David tenía dos hombres cerca de él siempre, Joab era para la pelea, cuando había que matar a  alguien lo llamaba a él, pero cuando había que buscar de Dios, llamaba a Abiatar, vos tenés que saber que en el día malo, David se sacó el traje de guerra dejó la espada y se puso el vestido de sacerdote, de adorador, vos tenés que saber desvestirte en el día malo.

Cuando vos venís a las reuniones, dejá la espada, hay personas que no pueden alabar, están rígidos, dejá la espada, dice que llamó a Abiatar, porque Abiatar había estado toda la vida al lado de David.

Sabés quién te va a ministrar, los que han estado con vos en momentos difíciles, no los extranjeros.

Cuando viene una persona y dice, en esta iglesia.

¿cómo lo hacen?

Yo ya sé que ese es un extranjero, hoy están, mañana no están, pan para hoy, hambre para mañana, porque no sufren, no sienten, no echan raíces, en la primera se van a ir a otro lado, esos son extranjeros, y cuando David llamó a Abiatar, que había  visto como todo un pueblo había sido liquidado, como ochenta y cinco sacerdotes habían sido muertos, Abiatar se escapó, y le avisó a David, y a partir de ahí caminó con David.

Dios te va a poner gente que ha pasado cosas difíciles, pero que no tienen el espíritu extranjero, tienen tu mismo espíritu, y te dicen, si Dios me plantó al lado tuyo, es para darte ánimo, y para que mañana, me des ánimo a mi, porque si Dios me libró a mi, David, Dios te va a librar a vos de acá. Dios va a levantar  «Abiatares» en tu vida.

Le preguntaron a Yonggi Cho:

¿por qué, las iglesias en Corea son todas mega?, no hay bolichitos, no hay kiosquitos, en Corea tienen diez mil, ochenta mil, cien mil, le preguntaron por qué, y él dijo porque la gente que conoce a Cristo son budistas, y cuando un budista se convierte a Cristo, da la vida por Cristo, echa raíces, y lo segundo, el budista no espera nada de la iglesia, no va a pelearse con nadie, no se va a molestar con nadie, el budista va a crecer, a adorar al Señor, y yo cuando leí eso, dije:

Gloria a Dios por los budistas, y Dios nos va a dar el espíritu, no de extranjero, hoy estoy, mañana no estoy, sino el de la gente que se te va a pegar con el espíritu correcto, para decirte, hoy yo te voy a acercar una palabra, pero mañana vos me la vas a acercar a mi,  porque si Dios me sacó a mi, te va a sacar a vos.

Se puso el vestido y buscó a alguien.

¿Qué dijo David ahí?

Bendeciré a Jehová en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mi boca, venid engrandeced a Jehová conmigo.

¿Cómo se fortaleció David? alabando a Dios.

Vos viniste acá, estás mal, tenés que alabar a Dios, pero decís, no tengo ganas, no importa, agarrá el Salmo 34 «engrandecer a Jehová», ¿qué quiere decir engrandecer a Jehová? dejá de engrandecer al diablo, dejá de engrandecer tu problema y engrandecé a Dios, porque cuando engrandeces a Dios, tu problema será pequeño, y se va a resolver en el nombre del Señor.

Y en esta noche hemos venido para alabar por siempre su nombre, y a decir: nuestro Dios es más grande que el día que hoy estamos pasando.

Fortalecerme en el Señor.

Por eso acá te decimos levantá las manos, repetí, y vos decís, déjenme tranquilo a mi me gusta oír, no, hay que fortalecerte, tenés que salir de acá saltando.

Dice que David se fortaleció en el Señor, yo voy a alabar a Dios todo el tiempo, continuamente, su nombre estará en mi boca, este pobre buscó a Jehová y lo libró de todas sus angustias.

Cuando empezó a decir eso, se entró a embalar David, dice el Salmo 34 que la vida está llena de angustias, pero Jehová los libra de todas, y entonces cuando se fortaleció, él buscó una palabra.

Cuarto: ¿Qué tenés que hacer cuando venga el día malo?

Buscar una palabra específica para mí.

Dice David, Señor, ¿los persigo o no los persigo?, y Dios le dijo en hebreo diez palabras: síguelos vas a recuperar todo lo que te quitaron.

¿Saben cuánto duró ese dialogo con David? cinco segundos.

A veces viene gente y dice yo vi que el cielo se abrió y un pájaro volando arriba del cielo y una cometa… y vos te perdiste con la cometa.

Entonces Dios le dijo a David: síguelos lo vas a recuperar, ya está.

Eso se llama «rhema», sabes qué es rhema, es una palabra inspirada para vos, y hasta que vos no recibas una rhema quedarás en banda, porque esa palabra era para David, él dijo ¿qué hago?, síguelos los vas a alcanzar.

Por eso en la Biblia vos lees que a uno le dijo «quédate quieto» y a otro le dijo «camina» a otro le dijo «salta» y a otro «arrodíllate» y vos lees y decís ¿qué hago?, ¿me siento?, ¿me levanto?, vos tenés que buscar tu rhema, en tu día malo, algo breve que está ungido para vos.

En este mensaje, yo he orado para que de todo lo que estoy diciendo, algo de cinco segundos sea de Dios para tu corazón, y digas, eso tenía mi nombre, y con esa frase a mi me alcanza para dejar de llorar, y salir a buscar mi mejor mañana.

Cuando vos tenés la rema la usas, escrito está.

¿Qué hizo Jesús cuando el diablo lo atacaba? qué le dijo al diablo, escrito está vi que las  piedras… escrito está, es para hacer huir al diablo, cuando se te mete el diablo vos le decís, escrito está, cuando querés romper algo en el nombre de Jesús, cuando necesitás romper un muro en el nombre de Jesús, escrito está es para que el diablo huya, en el nombre de Jesús, es para quebrar, es para romper, porque dice, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es el Señor, y se va a doblar en los cielos, en la tierra, y en el infierno, en tres ambientes, si vos querés que algo se doble le ordenás en el nombre de Jesús, y si está arriba, acá, o abajo se doblará y confesará que Jesucristo es el Señor, amén.

Y para cancelar el pasado la sangre de Jesucristo, ¿qué quiere decir la sangre? la otra vez escuché que decían si Jesús con una sola gotita de su sangre, nos salvaba, no, no es por transfusión hermanos quiere decir que se murió, entonces cuando el diablo te recuerde que te vas a morir como tus papás, que no vas a prosperar, como tu abuelo, vos decís la sangre de Cristo diablo que quiere decir que en la cruz venció la maldición, venció la muerte, venció el pecado, y venció al diablo, y yo uso esos cañonazos, porque esa es mi rhema para batallar en el día malo.

Cinco: Una nueva visión de mi mañana.

Dice, ¿qué hago?, ¿lo seguiré o no? y Dios le dijo:

Síguelos vas a recuperar todo ¿qué es eso? mañana una nueva visión ¿qué tenés que hacer en el momento del día malo? construir tu mañana, mañana será mejor, mañana estaré en victoria, mañana no me voy a hundir en esta crisis, mañana voy a tener todo otra vez.

Quiero hablarles a los que perdieron a un ser querido, mañana estarás con ellos por siempre y para siempre en la eternidad, eso es una promesa de Dios para los hijos de Dios, y los que han perdido cosas materiales, acá en la tierra, mañana las volverás a tener, acá en la tierra.

Memoria es recordar el pasado.

Imaginación, el mañana.

Dios te cancela la memoria y te activa la imaginación.

El religioso dice yo me acuerdo, no, no te acuerdes más, ahora empezá a mirar para mañana, mañana será mejor, mañana recuperaré.

¿Cuál es tu visión de tu mañana?

Yo no te la puedo dar, te la tiene que dar tu Dios, ahí donde estás, somos miles y hay miles y miles que nos ven por Internet, pero cuando Dios desciende, estás solo con él, y Dios dice, yo conozco tus lágrimas, yo sé tu momento difícil, pero me has buscado y yo te voy a fortalecer, sos como un tapiz, pero cuando la gente vea tu prueba, la cambiaré en tu testimonio de victoria.

En las reuniones nos sacamos  todas las conquistas, nos vestimos de adoradores para que Dios nos dé una rhema, y construyas un mañana en victoria.

Sansón iba caminando y aparece un león, lo mata como a un cabrito y se va, y dice la Biblia que vuelve Sansón por el  mismo camino, y cuando llega al león al que había matado, dice que había un panal de miel, y agarró miel y comió.

Todas las pruebas que has pasado, cuando vuelvas a enfrentarlas, serán miel en tus manos, pero no es eso lo que te quiero decir, es que Sansón agarró miel, y dice la Biblia, que se la llevó a sus papás y les dio de comer, Sansón peleó con las manos vacías frente a su león, pero volvió con las manos llenas de miel para él y su familia.

Estás peleando solo, porque es tu día, tu batalla, y nadie conoce tu dolor, pero te digo algo como profeta de Dios, vas a vencer a tu león, y cuando vuelvas, habrá miel en tus manos para compartir a los tuyos en el nombre del Señor.

Había una mujer que le hizo en su casa una habitación al profeta, le puso una cama, y el profeta cada vez que pasaba por ahí, paraba en la casa de la mujer, y un día el profeta le dice al sirviente: esta mujer es muy macanuda, siempre nos hospeda, nos trata bien, valora la unción que está en nosotros, vamos a bendecirla, ¿qué le podemos dar? le dice al criado, y éste dice, no sé qué, pregúntale a ver si quiere que la conectemos con el rey, con alguien del gobierno, entonces fue el criado y le dijo, dice mi maestro si querés un contacto de oro, la mujer le dice ¿qué contacto? no, entonces vuelve el criado y dice: no, contactos ya tiene, pero dice Giesi, no tiene hijos, decile que le vamos a dar un hijo, de acá a un año tendrá un bebé.

¿La mujer había pedido un hijo? no , Dios te va a dar hasta lo que no le pediste, Dios te va a dar bendiciones que nunca salieron de tu boca, pero Dios te las va a dar, porque no vamos por misericordia, vamos por gracia, Dios te va a dar abundantemente.

David fue, y cuando vio que el enemigo bailaba, dice que David se enojó.

Hoy tenemos que enojarnos contra todo lo que el diablo nos robó, hoy necesitamos que haya gente que se enoje, no contra la gente, sino contra la miseria, contra el pecado, contra lo malo, contra la droga, porque dice la Biblia que Dios te va a dar al treinta, al sesenta, y al ciento por uno, y yo hoy entendí algo ¿sabés por qué dice treinta, sesenta, y cien? para que vos sepas que si Dios te da el treinta, tenés que cosechar el treinta, si cosechas el veintiocho, el diablo te robó dos, y vos vas a ir y le vas a decir, no, no me vas a robar dos, si a mi me dijo treinta, me quedo con los treinta y si me dijo sesenta, no, con cincuenta no, porque el diablo a algunos le ha estado robando y dijeron, pero tengo el ochenta, el veinte me lo robó, y Dios hoy te dice, no, si yo te dije el cien, va a ser el cien, vas a ir enojado a reclamar.

Jesús fue donde estaba Lázaro, en la tumba, y dice el evangelio que Jesús lloró, y de pronto se conmovió, pero la palabra en el original, no es conmoverse, sino calentarse, se enojó y dijo:

Lázaro fuera.

Hoy tenés que enojarte contra toda la cosecha, contra todas las lágrimas, contra todo el dolor, contra todo el tiempo perdido, hoy vos tenés que enojarte y no soportar que el diablo baile con tus cosas, dice que David entró y recuperó todo.

Yo hoy profetizo que en treinta y seis horas, como David, volverás a recuperar, volverás a repartir.

Dice que David repartió, repartirás a derecha y a izquierda volverás a ser rey.

Cuando volvió fue coronado rey, Saúl se murió, porque religión se muere cuando alguien se levanta a tomar lo que Dios le ha dado.

Fortalecete esta noche, ponete el traje de adorador antes de salir a la guerra.

El Señor te dice: vas a recuperar los años perdidos, las relaciones rotas, finanzas quitadas, tiempo con tus hijos, tu liderazgo, tu fe.

Gloria a Dios.

Fuente: Bernardo Stamateas

No votes yet.
Please wait...

2 comentarios en Bernardo Stamateas – Mensaje de éxito – Qué hacer en el peor Día de tu Vida

  1. muy bueno este esdrito que hacer en el peor dia, ami me sucede de que soy una persona que no no expreso casi nada cuando me pasa algo y despues tengo problemas de salud o estoy depresivo por que no largue esa BRONCA que tuve o que me sucedio voy a llorar y Dios obrara en mi lo mejor GRACIAS.

    No votes yet.
    Please wait...
  2. ESTAN MUY LINDAS SUS ENSEÑANZAS GRACIAS ME SIRVIERON MUCHO PARA SALIR ADELANTE

    No votes yet.
    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*