Cuento – Dónde están las Monedas – Anticipo de la Charla de la Escuela de la Conciencia – Qué el Amor lo conquiste Todo

Para quienes asistan a la charla con Fernando Rossi en la Escuela de la Conciencia.

DONDE ESTÁN LAS MONEDAS.

Este es un cuento para adultos dirigido a nuestro corazón de niños.

Habla de hijos, de padres, de encuentros y de búsquedas.

Está narrado por un terapeuta que sueña despierto y que trata de transmitir pequeñas enseñanzas sobre la vida, sobre nuestros vínculos amorosos y sobre la ayuda en general y la de los terapeutas en particular.

El autor, Joan Garriga, psicólogo, dirige el Institut Gestalt de Barcelona con Vicens Olivé y Mireia Darder.

Se formó en Terapia Integrativa con Claudio Naranjo, de quien es discípulo y colaborador. En 1999 introdujo la terapia sistémica de Bert Hellinger —Constelaciones Familiares— en España y actualmente sigue siendo un gestaltista que integra distintos métodos.

Imparte talleres de Constelaciones aplicadas a diferentes ámbitos en las principales ciudades españolas y de Latinoamérica, donde cada vez un mayor número de personas quedan conmovidas por su brillante, tranquila y contundente forma de buscar soluciones y enseñar las dinámicas inconscientes que nos interrelacionan con los otros dentro de un sistema familiar, social o profesional.

Fue en uno de sus talleres de Constelaciones Familiares donde escuché por primera vez el cuento que aquí presentamos.

Me cautivó su profundidad sin pretensiones encubierta en la sencillez de las palabras e imágenes evocadas.

Las verdades del corazón no tienen por qué presentarse vestidas de seriedad y rigidez, y su valor también se puede hallar en los pequeños cuentos llenos de bellas imágenes que despiertan nuestra imaginación y resuenan en nuestra alma.

El fluir armonioso de la vida es lo que buscamos plasmar en este libro, producido con la ilusión de crear una apuesta editorial diferente que también transmita sabiduría, belleza y esperanza.

El libro es la conjunción de varias circunstancias auspiciosas: un proyecto editorial nuevo, un buen cuento y el entusiasmo de los comienzos han convertido su edición en un camino de descubrimientos y alegrías compartidas.

Como editora me llena de satisfacción lanzar este libro al mundo, con la esperanza de que en su andadura se irán sembrando semillas de paz y buen vivir.

Laura Takahashi Shimura

Barcelona, septiembre de 2006

En una noche cualquiera, una persona, de la que no sabemos si es un hombre o una mujer, tuvo un sueño.

Es un sueño que todos tenemos alguna vez.

Esta persona soñó que en sus manos recibía unas cuantas monedas de sus padres.

No sabemos si eran muchas o pocas, si eran miles, cientos, una docena o aún menos.

Tampoco sabemos de qué metal estaban hechas, si eran de oro, plata, bronce, hierro o quizá de barro.

Mientras soñaba que sus padres le entregaban estas monedas, sintió espontáneamente una sensación de calor en su pecho.

Quedó invadida por un alborozo sereno y alegre. Estaba contenta, se llenó de ternura y durmió plácidamente el resto de la noche.

Cuando despertó a la mañana siguiente, la sensación de placidez y satisfacción persistía.

Entonces, decidió caminar hacia la casa de sus padres. Y, cuando llegó, mirándolos a los ojos, les dijo:

Esta noche habéis venido en sueños y me habéis dado unas cuantas monedas en mis manos.

No recuerdo si eran muchas o pocas.

Tampoco sé de qué metal estaban hechas, si eran monedas de un metal precioso o no.

Pero no importa, porque me siento plena y contenta. Y vengo a deciros gracias, son suficientes, son las monedas que necesito y las que merezco.

Así que las tomo con gusto porque vienen de vosotros. Con ellas seré capaz de recorrer mi propio camino.

Al oír esto, los padres, que como todos los padres se engrandecen a traves del reconocimiento de sus hijos, se sintieron aún más grandes y generosos.

En su interior sintieron que aún podían seguir dando a su hijo, porque la capacidad de recibir amplifica la grandeza y el deseo de dar.

Así, dijeron:

Ya que eres tan buen hijo puedes quedarte con todas las monedas, puesto que te pertenecen. Puedes gastarlas como quieras y no es necesario que nos las devuelvas. Son tu legado, único y personal. Son para ti.

Entonces este hijo se sintió también grande y pleno.

Se percibió completo y rico y pudo dejar en paz la casa de sus padres.

A medida que se alejaba, sus pies se apoyaban firmes sobre la tierra y andaba con fuerza.

Su cuerpo también estaba bien asentado en la tierra y ante sus ojos se abría un camino claro y un horizonte esperanzador.

Mientras recorría el camino de la vida, encontró distintas personas con las que caminaba lado a lado.

Se acompañaban durante un trecho, a veces más largo o más corto, otras veces estaban con él durante toda la vida.

Eran sus socios, sus amigos, parejas, vecinos, compañeros, colaboradores e incluso sus adversarios.

En general, el camino resultaba sereno, gozoso, en sintonía con su espíritu y su naturaleza personal.

Tampoco estaba exento de los pesares naturales que la vida impone.

Era el camino de su vida.

De vez en cuando esta persona volvía la vista atrás hacia sus padres y recordaba con gratitud las monedas recibidas.

Y cuando observaba el transcurso de su vida, miraba a sus hijos o recordaba todo lo conseguido en el ámbito personal, familiar, profesional, social o espiritual, aparecía la imagen de sus padres y se daba cuenta de que todo aquello había sido posible gracias a lo recibido de ellos y que con su éxito y logros les honraba.

Se decía a sí mismo:

«No hay mejor fertilizante que los propios orígenes», y entonces su pecho volvía a llenarse con la misma sensación expansiva que le había embargado la noche que soñó que recibía las monedas.

Sin embargo, en otra noche cualquiera, otra persona tuvo el mismo sueño, ya que tarde o temprano todos llegamos a tener este sueño.

Venían sus padres y en sus manos le entregaban unas cuantas monedas.

En este caso tampoco sabemos si eran muchas o pocas, si eran miles, unos cientos, una docena o aún menos.

No sabemos de qué metal estaban hechas, si de oro, plata, bronce, hierro, o quizá de barro…

Al soñar que recibía en sus manos las monedas de sus padres sintió espontáneamente un pellizco de incomodidad.

La persona quedó invadida por una agria inquietud, por una sensación de tormento en el pecho y un lacerante malestar.

Durmió llena de agitación lo que quedaba de noche mientras se revolvía encrespada entre las sábanas.

Al despertar, aún agitada, sentía un fastidio que parecía enfado y enojo, pero que también tenía algo de queja y resentimiento.

Quizá lo que más reinaba en ella era la confusión y su cara era el rostro del sufrimiento y de la disconformidad. Llena de furia y con un ligero tinte de vergüenza, decidió caminar hacia la casa de sus padres.

Al llegar allí, mirándolos de soslayo les dijo:

Esta noche habéis venido en sueños y me habéis dado unas cuantas monedas.

No sé si eran muchas o pocas.

Tampoco sé de qué metal estaban hechas, si eran de un metal precioso o no.

No importa, porque me siento vacía, lastimada y herida.

Vengo a deciros que vuestras monedas no son buenas ni suficientes.

No son las monedas que necesito ni son las que merezco ni las que me corresponden.

Así que no las quiero y no las tomo, aunque procedan de vosotros y me lleguen a través vuestro.

Con ellas mi camino sería demasiado pesado o demasiado triste de recorrer y no lograría ir lejos.

Andaré sin vuestras monedas.

Y padres que, como todos los padres, empequeñecen y sufren cuando no tienen el reconocimiento de sus hijos, aún se hicieron más pequeños.

Se retiraron, disminuidos y tristes, al interior de la casa.

Con desazón y congoja comprendieron que todavía podían dar menos a este hijo, porque ante la dificultad para tomar y recibir, la grandeza y el deseo de dar se hacen pequeñas y languidecen.

Guardaron silencio, confiando en que, con el paso del tiempo y la sabiduría que trae consigo la vida, quizá se pudieran llegar a enderezar los rumbos fallidos del hijo.

Es extraño lo que ocurrió a continuación.

Después de haber pronunciado estas palabras ante los padres en respuesta a su sueño, este hijo se sintió impetuosamente fuerte, más fuerte que nunca. Se trataba de una fuerza extraordinaria.

Se había encarnado en él la fuerza feroz, empecinada y hercúlea que surge de la oposición a los hechos y a las personas.

No era una fuerza genuina y auténtica como la que resulta del asentimiento a los hechos y que está en consonancia con los avatares de la vida, pero la fuerza era intensa

Sin ninguna serenidad interior, aquella persona abandonó la casa de los padres diciéndose a sí misma:

Nunca más.

Impetuosamente fuerte, pero también vacía, huérfana y necesitada, aún queriéndolo y deseándolo, no lograba alcanzar la paz. (1)

En realidad se trata de una fuerza impetuosa, apasionada e intensa que puede tomar muchos rostros y se nutre de su propio combustible emocional: victimismo, queja, sollozo, resentimiento, sed de justicia, rencor, venganza, hedonismo, perfeccionismo, vanidad, orgullo, etcétera.

Es una fuerza enorme que configura el paisaje del sufrimiento humano.

Representa una inmensa galería de personajes y posturas existenciales sobre las que las personas tratamos de sostenemos cuando carecemos del coraje y de la humildad suficiente para asumir nuestras heridas y nuestras bendiciones, para apoyarnos en la realidad tal como es, en nuestros padres tal como son.

Esta fuerza es intensa, ciega e impetuosa porque es falsa.

Es la falsa fuerza que nos concede la oposición a las cosas, el resentimiento hacia las personas y el victimismo ante los hechos vividos.

Esta fuerza es falsa porque no procede de la realidad, sino de la oposición y de la negación de ésta.

Es una fuerza que nos hace creer que se nos deben compensar nuestras carencias y que, por nuestro sufrimiento, somos merecedores de ciertos derechos.

Pero hay algo que debemos aprender: ningún sufrimiento concede derechos, ninguna postura existencial edificada sobre heridas concede merecimientos y el único sentido de este sufrimiento, que no es dolor, es hacer sufrir a los demás, ya que únicamente el dolor genuino despierta la compasión.

A medida que la persona se alejaba de la casa de sus padres sentía que sus pies se elevaban unos centímetros por encima de la tierra y que su cuerpo, un tanto flotante, no podía caerse en su propio peso real.

Pero lo más relevante ocurría en sus ojos: los abría de una manera tan particular que parecía que miraba siempre lo mismo, un horizonte fijo y estático.

La persona desarrolló una sensibilidad especial.

Así, cuando encontraba a alguien a lo largo de su camino, sobre todo si era del sexo opuesto, esta sensibilidad le hacía contemplarlo con una enorme esperanza, lo que, sin darse cuenta, le llevaba a preguntarse:

¿Será esta persona la que tiene las monedas que merezco, necesito y me corresponden, las monedas que no tomé de mis padres porque no supieron dármelas de la manera justa y conveniente?

¿Será ésta la persona que tiene aquello que merezco?

Si la respuesta que se daba a sí misma era afirmativa, resultaba fantástico. A esto, algunos lo denominan enamoramiento.

En esos momentos sentía que todo era maravilloso.

No obstante, cuando el enamoramiento acababa convirtiéndose en una relación y la relación duraba lo suficiente, la persona generalmente descubría que el otro no tenía lo que le faltaba, aquellas monedas que no había tomado de sus padres.

¡Qué pena!, se decía y se quejaba amargamente de su mala suerte, culpando al destino de ello.

A esto algunos lo llaman desengaño y esta persona se sentía sometida a un tormento emocional que tomaba forma de desesperación, desazón, crisis, turbulencia, enfado, frustración…

Una versión clásica y común del enamoramiento Consiste en esperar que el otro tenga aquello que uno no tomó de los padres y nos lo dé.

Cuando es sólo un poquito quizá pueda funcionar.

Sin embargo cuando es mucho resulta demasiado e imposible.

Pero reconozcamos que es formidable cuando uno recupera la esperanza de que, en algún lugar, podrá alcanzar las tan preciadas monedas.

De hecho, el otro sólo puede dar aquello que tiene y le corresponde por su posición, aún queriéndolo dar todo y amando plenamente.

Una pareja es una pareja, una relación entre adultos, fundada en la igualdad de rango, el intercambio equilibrado y la sexualidad.

Es una relación contractual y no incondicional. Hace que las personas se despidan de la infancia.

Ahí la pareja puede seguir o no, pero no sigue el bienestar.

Las asociaciones, amistades y las relaciones cercanas pueden seguir o no, pero no sigue el crecimiento y la sonrisa compartida.

Para muchos es una oportunidad para cambiar, para preguntarse de nuevo.

Para otros, no.

Pero a veces incluso se actualiza con redoblado impulso el rostro cegado del hijo cuando éste dejó la casa de los padres.

Puede llevar a aumentar el empecinamiento, a reactivar las razones, los rencores y los argumentos.

Sabemos que cualquier sufrimiento se sostiene sobre buenas razones y viene envuelto con brillantes argumentos.

Esto lo hace más vendible, más justificable.

Sin embargo el único sentido del sufrimiento, que no es dolor, es hacer sufrir a los demás.

 

Por suerte o no, en este momento podía estar esperando un hijo, y su desazón se volvía más dulce y esperanzadora, más atemperada.

Entonces la pregunta volvía a su inconsciente

¿Será este hijo que espero, tan bien-amado, quien tiene las monedas que merezco, que necesito y me corresponden y que no tomé de mis padres porque no supieron dármelas de la manera justa y conveniente?

¿Será este ser el que tiene aquello que merezco?

Cuando se contestaba de nuevo que sí, era maravilloso, formidable y empezaba a sentir un vínculo especial con ese hijo, un vínculo asombroso, muy estrecho, lleno de expectativas y anhelos.

 

Generalmente para los hijos no es tan bueno tener un vínculo especial con los padres.

Les basta con un vínculo normal de hijos, sentirse cuidados, queridos, pertenecientes y libres. Nada más.

Un hijo especial se distingue porque de manera inconsciente su padre o madre está convencido de que el hijo tiene las monedas que necesita.

Entonces se relaciona con este hijo de una manera especial, asombrosa, estrecha, llena de expectativas y anhelos.

Pero si pasa el tiempo suficiente la mayoría de los hijos desean tener una vida propia y saben que tienen propósitos de vida propios e independientes de sus padres.

Entonces, aunque aman a sus padres y desean hacer lo mejor para ellos, la presión de tener vida propia resulta exigente, imperiosa, y tan arrolladora como la sexualidad.

Así es como, de nuevo, esta persona comprende un día que tampoco el hijo tiene las monedas que necesita, merece y le corresponden.

Sintiéndose más vacía, huérfana y desorientada que nunca entra en crisis y desesperación. Enferma.

Ahora tiene entre 4Oy5O años, la fase media de la vida. Ahora ningún argumento la sostiene ya ninguna razón la calma.

Es su «cata-crac» y grita:

¡AYUDA!

¡Hay tanta urgencia en su tono de voz!

¡Su rostro está tan desencajado!

Nada la calma, nada puede sostenerla.

Y, ¿qué hace?

Va al terapeuta.

El terapeuta la recibe pronto, la mira profunda y pausadamente y le dice:

Yo no tengo las monedas.

Hay dos clases de terapeutas, los que piensan que tienen las monedas y los que saben que no las tienen.

El terapeuta ha visto en sus ojos que sigue buscando las monedas en el lugar equivocado y que le encantaría equivocarse de nuevo.

El terapeuta sabe que las personas quieren cambiar, pero les cuesta dar su brazo a torcer, no tanto por dignidad, sino por tozudez y por costumbre.

Él piensa:

«Amo y respeto mejor a mis pacientes cuando también puedo hacerlo con sus padres y con su realidad tal como es.

Los ayudo cuando soy amigo de las monedas que les tocan, sean las que sean».

Los terapeutas que creen tener las monedas crean vínculos importantes, estrechos y prolongados con sus pacientes.

Los que saben que no las tienen sienten que sólo están de paso, un tiempo nada más y ayudan con respeto y rotundidad.

Son humildes.

Ambos tratan de hacer lo mejor y ayudan a su manera.

Los que piensan que tienen las monedas se relacionan con sus pacientes en contra de sus padres y tratan entre los dos de ser mejores que los padres.

Al excluir a los padres de su corazón y al señalarlos con el dedo acusador alimentan la falsa fuerza del paciente y lo hieren.

Porque sabemos que el paciente y el niño que sigue viviendo en su interior continúa amando profundamente a sus padres y les guarda lealtad, aunque en otro nivel, por el escozor de las heridas u otras causas, no alcance a tomar sus monedas.

El terapeuta añade:

«Yo no tengo las monedas, pero sé dónde están y podemos trabajar juntos, para que también tú descubras dónde están, cómo ir hacia ellas y tomarlas».

Entonces el terapeuta trabaja con la persona y le enseña que durante muchos años ha tenido un problema de visión, un problema óptico, un problema de perspectiva.

Ha tenido dificultades para ver claramente.

Sólo se trata de eso.

El terapeuta le ayuda a reenfocar y a modular su mirada, a percibir la realidad de otra manera, desde una perspectiva más clara, más centrada y más abierta a los propósitos de la vida.

Una manera menos dependiente de los deseos personales del pequeño yo que trata de gobernarnos.

En las profundidades del alma, aunque el hijo rechace a sus padres, también se identifica con ellos.

Y, cuando no puede tomarlos y quererlos, tampoco logra quererse a sí mismo.

Los que saben que no tienen las monedas piensan que nada se logra cuando hay «malos», cuando hay personas señaladas con el dedo acusador como malos, por ejemplo los padres.

Su enfoque es el amor a todo y a todos.

Un día, mientras espera a su paciente, el terapeuta piensa que está listo y que debe decirle, por fin, y claramente, dónde están las monedas.

Y este mismo día, como por arte de birlibirloque, llega el paciente.

Tiene otro color de piel, las facciones de su rostro se han suavizado y comparte su descubrimiento:

Sé donde están las monedas.

Siguen con mis padres.

Primero solloza, luego llora abiertamente.

Después surge el alivio, la paz y la sensación de calor en el pecho.

¡Por fin!

Durante el trabajo terapéutico ha atravesado las purulencias de sus heridas, ha madurado en su proceso emocional y ha reenfocado su visión.

Ahora se dirige de nuevo, como lo hizo hace tantos años atrás, a la casa de sus padres.

Los mira a los ojos y les dice:

Vengo a deciros que estos últimos diez, veinte o treinta años de mi vida he tenido un problema de visión, un asunto óptico.

No veía claramente y lo siento.

Ahora puedo ver y vengo a deciros que aquellas monedas que recibí de vosotros en sueños son las mejores monedas posibles para mi.

Son suficientes y son las monedas que me corresponden. Son las monedas que merezco y las adecuadas para que pueda seguir.

Vengo a daros las gracias.

Las tomo con gusto porque vienen de vosotros y con ellas puedo seguir andando mi propio camino.

Ahora los padres, que como todos los padres se engrandecen a través del reconocimiento de sus hijos, vuelven a florecer y el amor y la generosidad fluyen de nuevo con facilidad.

Así el hijo ahora es plenamente hijo, porque puede tomar y recibir.

·Los padres le miran sonrientes, con ternura, y contestan:

Ya que eres tan buen hijo, puedes quedarte con todas las monedas ya que te pertenecen.

Puedes gastarlas cómo quieras y no es necesario que nos las devuelvas.

Son tu legado, único, propio y personal, para ti.

Puedes tener una vida plena.

Ahora este hijo se siente también grande y pleno.

Se percibe completo y rico y puede por fin dejar la casa de los padres con paz.

A medida que se aleja siente sus pies firmes pisando el suelo con fuerza, su cuerpo también está asentado en la tierra y sus ojos miran hacia un camino claro y un horizonte esperanzador.

Resulta extraño: ha perdido esa fuerza impetuosa que se nutría del resentimiento, del victimismo o del exceso de conformidad. Ahora tiene una fuerza simple y tranquila, una fuerza natural.

Recorriendo el camino de su vida encontraba con frecuencia otras personas con las que caminaba lado a lado, como acompañantes, durante un trecho, a veces largo, a veces corto, a veces durante toda la vida.

Socios, amigos, parejas, vecinos, compañeros, colaboradores, incluso adversarios.

En general se trataba de un camino sereno, gozoso, en sintonía con su espíritu y con su naturaleza personal.

Tampoco estaba exento de los pesares naturales que la vida impone. Era el camino de su vida.

Un día se acercó a la persona de la que se enamoró pensando que tenía las monedas y también le dijo:

Durante mucho tiempo he tenido un problema de visión y ahora que veo claro te digo:

«Lo siento, fue demasiado lo que esperé.

Fueron demasiadas mis expectativas y sé que esto fue una carga demasiado grande para ti y ahora lo asumo.

Me doy cuenta y te libero.

Así el amor que nos tuvimos puede seguir fluyendo.

Gracias.

Ahora tengo mis propias monedas».

Otro día va a sus hijos y les dice:

Podéis tomar todas las monedas de mí, porque yo soy una persona rica y completa.

Ahora ya he tomado las mías de mis padres.

Entonces los hijos se tranquilizan y se hacen pequeños respecto a él y están libres para seguir su propio camino tomando sus propias monedas.

Al final de su largo camino se sienta y mira aún más allá.

Hace un repaso a la vida vivida, a lo amado y a lo sufrido, a lo construido y a lo maltrecho.

A todo y a todos logra darles un buen lugar en su alma. Los acoge con dulzura y piensa:

Todo tiene su momento en el vivir:

El momento de llegar, el momento de permanecer y el momento de partir.

Una mitad de la vida es para subir la montaña y gritar a los cuatro vientos:

«Existo».

Y la otra mitad es para el descenso hacia la luminosa nada, donde todo es desprenderse, alegrarse y celebrar.

La vida tiene sus asuntos y sus ritmos sin dejar de ser el sueño que soñamos.

EPÍLOGO

Hasta ahora todo ha resultado relativamente hermoso, con muchas ramas de significado y evocación que cada uno puede entresacar, pero, si soy honesto, debo reconocer que en éste epílogo final del cuento reside su explicación y su enseñanza principal.

Es algo difícil que pretende convidar a la reflexión.

¿Qué significa tomar las monedas?

Tomar las monedas significa tomarlo todo.

Todo exactamente como fue, sin añadir ni quitar nada, incluyendo lo dulce y lo cruel, lo alegre y lo triste, lo ligero y lo pesado.

Todo.

Por la simple razón de que ésa es nuestra herencia y el conjunto de experiencias vividas que nos constituyen.

Las monedas también pueden incluir abusos, hechos dolorosos, o terribles y brutales.

Tomar las monedas conlleva tomar también aquello que nos hirió, aquello que lastimó la inocencia y la belleza natural del niño.

Todo lo que nos llega a través de nuestros padres, a todo ello también se puede decir

«Sí»

Sin añadir ni quitar nada.

Podemos tomarlo tal y como nos ha llegado con todas sus consecuencias, siguiendo el propio camino, cumpliendo con el trayecto personal y teniendo el coraje de transformar los pesares en recursos.

Si tan difícil nos resulta tomar las monedas es porque no sabemos qué hacer con el dolor, no sabemos cómo manejamos con nuestros sentimientos heridos ni con nuestras turbulencias emocionales.

Así cerramos los ojos y el corazón y nos inventamos un mundo soportable que nos permita seguir adelante.

Muchas tradiciones, y concretamente las tablas mosaicas, imponen el mandamiento de:

«Honrar a los padres»

Conscientes de su poder liberador y del bienestar que aporta a las personas.

Pero a este lugar se llega tras un arduo proceso interior.

No se puede fabricar como un mandamiento, ni erigirse en una imposición ficticia.

Las tradiciones señalan con el dedo sabio la ruta adecuada para alcanzar este lugar y, si tiene sentido para nosotros, debemos recorrerla.

Entonces comienza todo un proceso.

Por eso muchos abordajes psicoterapéuticos, mientras buscan soluciones a los problemas de las personas, se plantean un objetivo unas veces explícito y otras implícito: restaurar el amor con nuestros padres, recuperar el movimiento amoroso natural y espontáneo que sentía el niño hacia sus antecesores.

Las personas que avanzan en este proceso suelen sentirse más íntegras, congruentes y amorosas.

Mejoran en sus relaciones personales y afectivas, ganan madurez, serenidad y sobre todo autoestima.

Se alinean con el misterioso fluir de la vida con más fuerza.

Hay dos discursos que tratan de explicar los principales obstáculos que encuentra este movimiento amoroso natural y espontáneo hacia nuestros antecesores para fluir.

El primero nos dice que tenemos problemas porque no fuimos bien o suficientemente queridos como hijos.

En contraste y complementariamente, el segundo defiende que el conflicto está en amar de una manera infantil, ciega y mágica, algo que nos lleva a implicarnos trágicamente en el destino y dificultades de aquellos que forman parte de nuestra red de vínculos, ya sean los padres o la familia en un sentido más extenso.

Sobre el primero me gusta decir en mis talleres y grupos que lo importante no es tanto el hecho de que no nos hayan querido o no nos hayan querido suficientemente bien, aunque la percepción de si somos amados o no es muy variable y subjetiva, sino si nosotros seguimos amando o no.

El malestar, la angustia, el infierno, la caída o como quiera llamarse no es tanto el hecho de no haber recibido el amor de afuera, sino la falta de amor hacia los demás que sentimos dentro de nosotros.

Ya Séneca cuenta en sus cartas a Ludo que «no puedes ser feliz cuando vives sólo para ti, cuando todo lo haces en tu propio interés.

En verdad sólo vives para ti cuando vives para los demás».

Lo que nos cura es que podamos abrazar en nuestro corazón a nuestros padres y no tanto que seamos abrazados por ellos.

Esto está bien, pero no es el objetivo.

Lo esencial es que abrazamos y en este abrazo acogemos a los demás, a la vida tal como es, a los hechos, a nosotros mismos.

Abrazar es un movimiento espiritual.

Es decir «sí» a la existencia, a lo que ésta trae y requiere en cada momento.

Porque los padres son los representantes de la existencia.

A través de ellos se ha manifestado la vida y nosotros podemos cuidarla.

La contraseña para las puertas del paraíso se compone de una simple silaba:

«Sí».

Una de las enseñanzas cardinales de las tradiciones de sabiduría es que sufrimos cuando nos oponemos, que el malestar se nutre de resistencias.

Por lo demás voy a comentar un asunto curioso.

En muchos grupos he improvisado una encuesta, preguntando quienes no se sintieron suficientemente o bien queridos por sus padres.

Es frecuente que muchos levanten la mano.

A continuación pregunto acerca de cuántos de los que son padres dirían que no quieren suficientemente o suficientemente bien a sus hijos.

Casi nadie levanta la mano. Sin conocimientos de contabilidad se deduce que los números no cuadran.

Para mí, hay una sola explicación y es de orden cultural: se ha privilegiado el cuestionamiento de los padres, dando alas quizá a un movimiento necesario para transitar de una cultura excesivamente patriarcal hacia otra más filial.

Sin embargo, todos los extremos necesitan corregirse y la actual dictadura moderna de lo filial debilita tanto a los hijos como a sus padres.

Los confunde.

Además, acentuando la puesta en escena acusatoria contra los padres se perpetúa la tendencia victimista e irresponsable de los hijos, mientras los padres sufren innecesariamente en un amargo acopio de culpas.

También los padres han entrado en el código cultural imperante auto perseguidor de que deberían ser mejores, más perfectos.

Hay otra razón poderosa que puede empujarnos a iniciar la tarea de restaurar el amor hacia nuestros padres: sólo logramos amamos a nosotros mismos cuando los amamos y honramos a ellos.

En lo más profundo de cada uno de nosotros, por muy graves que fueran las heridas, los hijos siguen siendo leales a sus padres e inevitablemente los toman como modelos y los interiorizan dentro de sí.

De algún modo, conectan con una fuerza que los hace ser como ellos.

Por eso, cuando son capaces de amarlos, honrarlos, dignificarlos y respetarlos, entonces pueden hacer lo mismo con ellos mismos y ser libres.

Es un clásico en psicoterapia el caso de los pacientes que juraron de niños no parecerse a sus padres y que descubren, en la fase media de la vida, que son y hacen como ellos.

Es muy sencillo: nos encadena lo que rechazamos y sólo lo que amamos nos hace libres.

Es cierto que muchos problemas se originan por heridas de amor, los traumas y lo terrible de lo vivido.

Esto configura la primera línea argumental.

Pero adentrándonos ya en la segunda línea argumental, es importante no olvidar algo aún más profundo: tenemos problemas porque amamos mal. Si miramos sin prejuicios el alma familiar y las dinámicas del niño, encontramos que éste se inserta en su sistema familiar de forma que ama incondicionalmente, suceda lo que suceda.

Simplemente es un programa biológico que activa todos los resortes emocionales.

Y vemos que por amor ciego trata de asumir sacrificios, cargas o culpas que corresponden a sus padres, hermanos, abuelos o a la familia extensa.

Puede intentar morir o enfermar en lugar de sus padres, preso de un pensamiento mágico que le hace creer que de esta manera conseguirá salvarlos.

Puede seguirlos hacia la enfermedad, la muerte, la adicción u hacia otros destinos, pensando también mágicamente que así su corazón o el de los que ama encontrará calor y reposo.

Incluso en casos de abusos llegamos a ver que un hijo o una hija puede tratar de consolar la desesperación o soledad de uno de los padres, implicándose o tomando el lugar del otro progenitor.

Son dinámicas que muestran el poder de los vínculos y la dignidad del amor entre las personas.

El enfoque sistémico nos enseña que, además de tener una identidad individual, formamos parte de un colectivo mayor.

Todos estamos insertados en una mente común mayor:

Un Alma Familiar, como se denomina en el trabajo de Constelaciones Familiares.

Y éste alma tiene sus reglas.

Amar a nuestros padres y combatir la debilidad de sacrificarnos por nuestros mayores, creyendo falsamente que así los ayudamos, es el principio de continuas olas de bienestar y genuino sostén en la vida.

Como enseña Bert Hellinger, el Amor crece con el Orden.

Lo necesita para fluir con dicha.

Y el Orden sugiere su geometría y su jerarquía:

Que los padres sean padres y grandes y que den, principalmente, la vida, y que los hijos sean hijos y que tomen.

Que los hijos no se inmiscuyan en los asuntos de sus mayores.

Que los hijos honren a sus padres, principalmente haciendo algo bueno con su vida, y por tanto renunciando a las implicaciones trágicas con los que sufrieron antes o fueron desterrados del amor familiar.

Deben abandonar la tendencia a repetir los destinos fatales presentes en todas las familias.

Tenemos que reconocer que el amor bueno, el amor que ayuda de verdad, es, el amor que mira, ve a los demás y es capaz de respetar sus dificultades.

Sobre todo es el amor que puede ver en los ojos de los seres que ama, especialmente en los de sus padres, el deseo de que su hijo esté bien y crezca libre y feliz.

Ningún problema de los hijos ayuda a los padres. Sólo de este modo se respeta el Orden y puede fluir el Amor que libera.

El proceso de tomar las monedas:

La cuestión es cómo tomar las monedas difíciles porque incluyen lo doloroso.

Boris Cyrulnik, creador del concepto de la resiliencia, tan de actualidad últimamente, muestra el poder que tienen algunas personas para recuperarse de graves heridas y traumas emocionales.

Aunque somos mamíferos sensibles que sufrimos ante la falta de amor y de respeto, o por los hechos y los reveses terribles de la vida (muertes, pérdidas, desdichas…), también estamos asistidos por la fuerza de la vida y por un amor eterno presente en cada uno de nosotros, sea cual sea el rumbo y la forma que elijamos de vivir.

También Confucio afirma que una ofensa no es gran cosa, excepto por el hecho de que nos empeñamos en recordarla.

Sin embargo es común que construyamos nuestra vida en función de recuerdos, algunos de ellos traumáticos, que resultan meras transformaciones de aquello que vivimos en su día.

Recuerdos que quedan muy lejos de la realidad o que la distorsionan más o menos, y que nos distancian de nuestro presente, nuestro único sostén.

Y es que el único lugar posible donde podemos vivir es el presente, y estas imágenes y sensaciones ocurrieron allá y entonces.

Pertenecen a otro tiempo y momento.

De manera que una herida no es gran cosa, excepto si nos empeñamos en recordarla.

Sin embargo, esto es cierto y falso al mismo tiempo.

Aunque con la mente lográramos olvidar ciertas imágenes, en el cuerpo quedan registradas todas nuestras vivencias y éste actúa como una especie de receptáculo y de regulador emocional que procura sobrevivir y minimizar los daños al precio de tensarse, congelarse, inhibirse, camuflar ciertos sentimientos, ocultar otros, modificar pautas respiratorias.

Somos seres que se nutren de experiencias y que funcionamos a distintos niveles: por un lado está el pensamiento verbal y racional y por otro la imaginación, las emociones, las sensaciones físicas, la postura, las pautas corporales, etc.

El cuerpo recuerda y registra, y en cada persona convive el cuerpo del que fue ayer y antes de ayer y del que fue a los quince años y a los dos.

En nuestro cuerpo está presente la memoria de todo lo que vivimos.

Tomar las monedas no es un acto ideológico, algo que uno pueda decidir que ocurra.

Es el resultado de un profundo proceso emocional, de un proceso corporal y de una actitud.

Este proceso exige mucho del cuerpo y de los sentimientos.

Obliga a visitar y bucear en este cuerpo histórico donde se alojan los buenos sentimientos y también aquellos que llegan a ser amenazantes para nosotros hasta lograr hacerles espacio, permitir que circulen, que se libere el dolor, que se reaprendan recursos, y que el cuerpo recupere su confianza, su gracia y su vitalidad natural.

A este cuerpo que vivió tanto, que soportó traumas, heridas y miedos, podemos agradecerle su fortaleza y acariciarlo lo suficiente para que palpite de nuevo con la fuerza de la vida y pueda volver a exponerse a tener una relación feliz con los demás.

A veces, durante este proceso, las personas que sufrieron graves abusos y traumas pueden imaginar que toman en brazos al niño que fueron y recordarle su inocencia, decirle por ejemplo:

«Sé que sufriste mucho con tus padres en ciertos momentos y con estas raíces tú vas a crecer y con estas cicatrices tú vas a ser grande también.

De manera que ahora te tomo en brazos y seguimos nuestro camino.

Al final todo ha salido bien.

Respecto a lo que fue doloroso con los padres, ellos, como mayores, pueden llevar su culpa y su responsabilidad y tú, como niño, puedes seguir queriéndolos tal y como son, y conservas tu inocencia».

Pueden aprender a no abusar de sus abusos e integrarlos en beneficio de su vida y de la de los demás:

Una gran realización.

Pueden incluso hacerse más sensibles a la ayuda que otras personas pueden necesitar.

Pueden renunciar a los beneficios secundarios de mantener una postura de víctima que se siente con el derecho a tener que ser compensada.

Por tanto el proceso también exige dar el brazo a torcer, renunciar a las posturas manipuladoras y a la falsa fuerza que hemos adoptado cuando construimos una actitud en la vida enraizada en la oposición en el resentimiento, en el victimismo, etc.

El hijo también puede aprender a renunciar a su posición de fiscal y juez de sus padres, a sintonizarse con los propósitos misteriosos del vivir, a asentir ante su propio destino, ya que, como dice Cleantes, «los destinos guían a quien los acepta, pero arrastran a quien se les resiste».

En fin, no se trata de convertir «el honrar a nuestros padres» en un movimiento artificial y meramente positivista que vista los hechos del color que nos convenga.

No.

Es algo más, algo que requiere un coraje mayor y una actitud emocional transparente, veraz y comprometida.

Se trata de amar reconociendo las heridas y permitiendo que nuestros padres lleven la responsabilidad de lo que fue difícil o equivocado, y seguir amándolos con sus errores y su realidad tal como es y tal como fue.

Se trata de aceptarlos con realismo, con respeto y con amor.

Tomar las monedas es una meta que tratamos de alcanzar para lograr la paz y la reconciliación, con nuestros padres, con la vida, con los demás y con nosotros mismos.

Finalmente, cuando miramos el fluir de la vida con ecuanimidad, los requerimientos del Alma para lograr esta meta preciada son simples:

Amar lo que es, la realidad tal como se manifiesta, aún cuando presenta su cara terrible y furiosa.

Así lo enseñan todas las tradiciones de sabiduría.

Amar lo que somos, dejando de pretender ser diferentes, mejores o peores, respetando nuestros distintos rostros y personajes que surgen según cambian los contextos, respetando nuestro cuerpo único y perfecto, respetando nuestros sentimientos tan necesarios y valiosos, sentimientos creados para ser sentidos y vividos, para dejarlos emerger y desaparecer, para dejarlos fluir tal y como enseña la terapia Gestalt.

Amar a todos los que son, es decir, a todos los compañeros humanos, pero en especial a los que nos conciernen de cerca:

Aquellos que forman parte de nuestra Alma Familiar y que constituyen nuestro universo de lazos interpersonales y afectivos, como se hace obvio en el trabajo de Constelaciones Familiares.

OMNIA VINCIT AMOS

“¡Que el Amor lo conquiste Todo!”

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*