Los tiempos Corren de Prisa – Tiempo Finito – Tiempo Infinto

Los tiempos corren de prisa.

Me pregunto si es por la edad o es una percepción general.

Cuando trabajamos por un ideal como lo es un mundo mejor, una nueva civilización, o por ese plan que los Maestros conocen y sirven, muchas veces sentimos que los esfuerzos no dan frutos en el tiempo y nos preguntamos,

¿Lo estaremos haciendo bien?

La sabiduría antigua y en especial la enseñanza del Maestro D.K. dice que estamos en el planeta desde hace 18 millones de años.

Sí, 18 millones de años… cuando en nuestro modo de percibir el tiempo dos mil años nos parece muchísimo.

Ahora, imaginar un lapso de tiempo tan vasto hace que se nos rompa en la cabeza los esquemas del tiempo.

El Plan Divino para nuestro mundo, abarca un periodo de tiempo tanto mayor para nuestras pequeñas percepciones que nos resulta casi imposible captar sus ciclos.

Eras como las de los continentes Lemuria y Atlántida están tan lejos de nuestra historia conocida que casi las olvidamos por completo si no fuera por la mención que hacen de ellas las escrituras sagradas.

Pero hablamos de ellas como si se tratara de un pasado mucho más cercano de lo que realmente es…

O alguien contó mal, o hay un misterio con el “Tiempo” que todavía no desciframos.

Krishna vivió hace sólo cinco mil años, casi “ayer”, en la óptica de estas cuentas.

Recién entraba la era en donde se oscurece la conciencia y reina el materialismo conocida como Kali Yuga, que supuestamente dura 432,000 años.

¿Cómo es que estamos entrando a una nueva era en solo 5 mil años?

¿Puede haber una edad dorada dentro del Kali Yuga?

No se afanen en replicar, no busco contestaciones, sólo evidencio que el tema del tiempo y su medición está muy lejos de nuestra actual conciencia y es evidente que algo se nos escapa.

Lo importante es reconocer la infinitud del tiempo, y en esa infinitud les aseguro que el Plan, ése que los Maestros conocen y sirven, se cumple.

Entonces, volviendo a la reflexión inicial, lo que importa cuando sirvo, cuando cumplo mi parte en la parcela del Plan que me corresponde, mi preocupación no es ver los frutos de la acción, ni siquiera sus primeros atisbos, sino cumplir.

Así como el anciano que planta un manzano y aunque sabe que sus ojos no lo verán, no duda que dará sus frutos.

Cuando nos liberamos del deseo de ver el resultado y seguimos haciendo lo que tenemos que hacer, sin expectativas, se produce en nosotros un cambio de vibración.

No nos volvemos ni orgullosos si el resultado es como queremos, ni deprimidos, si no lo es.

Permanecemos neutrales, en equilibrio.

Esa actitud es la actitud necesaria en las labores que realizamos, ya sea en la vida interna tanto como en la vida externa.

Es un consejo que los grandes Maestros nos han dado pero que ahora lo entiendo mejor.

Nos han dicho, haz tu trabajo sin esperar resultados, o dicho de otra manera, desapégate de los frutos de la acción.

Si has empezado un movimiento, y lo has hecho bien porque le has dado la correcta dirección, aquello que has movido dará sus frutos.

¿Cuánto tiempo tomará?

No lo sabes.

Es lo mismo con los movimientos sociales que tienen la correcta dirección.

Parece que mueren y de repente resucitan.

El Plan para nuestro planeta casi se pierde en el tiempo de la Atlántida… y mira,

¡Aquí estamos todavía!

Cuando reconocemos la inconmensurabilidad del tiempo, cuando reconocemos los grandes ciclos de la historia del ser humano sobre el planeta y comprendemos nuestra incapacidad de percibir la inmensidad de estos ciclos podemos comprender que aquel movimiento realizado, aquel esfuerzo en la correcta dirección nunca se pierde aunque muchas veces percibamos lo contrario.

Con el tiempo florecerá y cumplirá su propósito. Quizás no nos corresponda verlo pero sí nos corresponde ponerlo en movimiento.

Los verdaderos cambios se ejecutan en la conciencia.

Cuando todo lo que haces lo haces por los demás, sin pensar en tu beneficio, cuando lo que te preocupa es lo que ofreces y no lo que recibes, te conviertes en un precursor de la nueva conciencia, y créeme, cada movimiento realizado en esa dirección, cada pensamiento emitido, cada acción no se pierde, va a formar parte del cúmulo de impulsos que generarán un nuevo mundo.

El Señor del Tiempo es el Señor del Karma. Cuando te desapegas de los frutos de la acción te liberas del condicionamiento del tiempo. Y en ese tiempo que es finito e infinito, tú y yo somos uno.

Carmen Santiago – [email protected]

Los tiempos corren de prisa.

FUNDACIÓN DESARROLLO NUEVO PENSAMIENTO

CARTA A LOS GRUPOS

Acerca de Onelia Baravalle 3148 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios