Día Internacional del Adulto Mayor – Reconocimiento a Alberto Brambilla – Médico Ejemplar de 96 Años

DÍA INTERNACIONAL DEL ADULTO MAYOR

Alberto Brambilla, un médico ejemplar.

A punto de cumplir 97 años, y declarado Ciudadano Ilustre de San Jerónimo Sud, por sus valores éticos, profesionales y morales los vecinos lo reconocen como el:

“Favaloro Santafesino”.

Don Alberto ejerció su profesión hasta hace pocos meses:

“Primero está la salud de la gente y luego viene el dinero, si la persona tiene plata paga y sino es atendido igual”.

Un médico de 96 años, declarado ciudadano ilustre en el pueblo santafesino de San Jerónimo Sud.

Aseguró hoy al conmemorarse el Día Mundial del Adulto Mayor que atendía gratis a pacientes pobres porque “primero está la salud de la gente y luego viene el dinero.

Si la persona tiene plata paga y sino es atendido igual”.

Se trata de Alberto Brambilla, nacido en 1915 en Lincoln (Buenos Aires), quien el próximo 22 de noviembre cumplirá 97 años de los cuales 67 ejerció como médico en la localidad de San Jerónimo Sud, a donde llegó en 1944.

Para los vecinos del pueblo, el apreciado médico es como el “Favaloro santafesino” por sus valores éticos, morales y profesionales, motivos por los cuales en el año 2004 fue reconocido como Ciudadano Ilustre.

Brambilla, quien fue discípulo del referente de la medicina rosarina Clemente Alvarez, hasta hace pocos meses aún atendía a sus pacientes en forma gratuita porque, según él, “primero está la salud de la gente y luego viene el dinero; si el paciente tiene paga, sino, es atendido igual”.

“En este momento no estoy atendiendo porque tuve un problema de salud, me internaron y ahora, en calidad de enfermo sigo hasta que se concrete la jubilación definitiva”, comentó el médico, quien dijo que a diferencia de otros colegas suyos nunca tuvo secretaria en su consultorio:

“Yo recibía y atendía al paciente”.

Además de ejercer como médico, Brambilla fue docente en la facultad de Medicina de Rosario en la cátedra de Semiología.

El médico posee además un rico y profuso anecdotario como médico rural, y al hurgar en su memoria recordó a un matrimonio que llegó una medianoche a su consultorio, en sulky.

“La mujer estaba embarazada y ni bien se bajó del sulky parió a la criatura.

La tuve que atender ahí nomás, mi mujer le facilitó unas ropas que tenía de mis hijas y con eso vistieron al recién nacido.

Vino, parió casi en la vereda y se fue con el chico a casa”, dijo con una sonrisa.

“En esa época, yo oficiaba también de partero”, añadió y en este sentido afirmó que “por experiencia puedo decir que parir en una casa es mucho mejor para la mujer y su bebé, porque no hay gérmenes resistentes a los antibióticos como sí existen en una maternidad o sanatorio”.

Sobre cómo ve hoy a la medicina, dijo que:

“Hoy todo cambió con el uso de la tecnología, hay muchos artefactos modernos lo que obliga a estar permanentemente actualizado, uno no termina de perfeccionarse nunca”.

Cuando escucha que su trayectoria como médico rural es similar a la que hizo René Favaloro en el pueblo pampeano de Jacinto Aráuz, Brambilla acepta con humildad la comparación pero aclara:

“Yo no hacía cirugías, en cambio Favaloro sí, él era un grande de verdad”.

“Para mí es una satisfacción muy grande que a esta edad, y cuando me faltan pocos días para cumplir 97 años (el 22 de noviembre), Télam me haga una entrevista”, subrayó.

Cecilia Brambilla, hija de Alberto, dijo a Télam :

Hasta el 14 de abril del año pasado, su papá estuvo atendiendo pacientes en el consultorio.

“Su última salida como médico la cumplió ese día a las 2 de la mañana cuando fue a atender a una familia de la zona manejando su propio vehículo.

Ahora, está esperando la jubilación”.

Télam

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*