La Suegra – Un poco de Humor

 ¡El día de la suegra!

Como ya no tienen más qué inventar, a alguien se le ocurrió celebrar el día de la suegra, personaje con evidente mala prensa.

Hereda el malhumor social, comparándolo con alguien cargoso, metido y poco menos que diabólico.

¿Eso será en el caso de las suegras de todos ustedes?

Y sí:

Parece que el 26 de octubre es el día de la suegra

A mí los “día de…

No me caen simpáticos y no me parecen justos tampoco, pero me resuelven el tema de la semana…;

Yo no preguntó por qué y acepto, como si se tratara de una verdad revelada, de algo religioso.

Y no está mal:

Una suegra es una experiencia mística. 

No voy a abundar tampoco en la cuestión de la mala prensa.

Hay un refrán que dice, con malicia:

“Un día con la suegra, un día en tinieblas”

Un error consagrado popularmente, pues un día con tu suegra te puede iluminar y permitir ver más allá.

No me gusta, además, quedarme con lo obvio.

Hay otras visiones, que no son negativas:

En la Biblia, por ejemplo, Rut tiene una excelente relación con su suegra Noemí, a cuyo destino se siente atada.

Y acá está una de las claves:

Porque suele ser el varón canchero y socarrón quien habla mal de su suegra,

Pero básicamente el problema es entre mujeres, y allí, mis chiquitos, no conviene meterse:

Cuando dos mujeres dirimen cuestiones propias del género, cuando demarcan territorios y competencias,

Más vale que no asomes tu desprejuiciada, desinformada, desinteresada y desprevenida nariz.

Pasan cosas a tu espalda:

Vos podés ser al mismo tiempo esposo e hijo, pero al ser el mismo objeto, es inevitable que los roles diferentes produzcan chispas y resquemores.

Por empezar, cuando vos mismo sos padre -además de convertirte en suegro- estás generando una suegra.

Es decir:

Jamás tenemos una visión prospectiva, jamás miramos hacia adelante.

Porque esa visión debería incluir que estamos forjando con el casamiento o la vida en pareja a nuestra futura ex esposa (sólo hay que ver las estadísticas o la realidad) y a una suegra también.

La suegra:

Viene del latín vulgar socra, socrus, lo digo nomás, pa’ presumir, cultiva ese rol de guardián del hogar, o del cubil en su animalidad más primitiva.

Se supone que el hombre es la fuerza capaz de repeler la agresión externa.

Pero también se supone que un yerno o una nuera, es capaz de perforar esa falsa imagen dura del padre y llegar hasta el living mismo de la casa.

Si llegó hasta allí es porque ha tenido determinadas habilidades, en especial con tu hijo o tu hija.

Y allí, zanjado el paso del perro atado que mostraba los dientes y gruñía (y que después puede ser hasta tu compañero de joda, porque es un vago como vos, con un poco más de experiencia, nada más…), queda todavía las sutiles artes de la suegra.

La suegra es en realidad la madre que se encargó de dotar de buena parte de los encantos, innatos y adquiridos que a vos te sedujeron.

Y es por lo mismo, la misma persona que remarca esos dones que a lo mejor vos no viste bien, o querés mansillar (por usar un eufemismo) de un bocado, como quien se come una anchoíta.

No señor, a la anchoíta te la comerás, pero también deberás escuchar el marketing que tiene.

Porque no es nomás que salió linda o lindo, sino que además tienen el valor agregado de una educación esmerada.

La cancha está marcada:

Debés ofrecerle una vida igual -como mínimo- o mejor que la que tuvo hasta aquí y entonces entramos en el peligroso terreno de las promesas y transacciones.

Luego está la mirada inquisidora de la suegra, un clásico.

“Limpiar por donde mira la suegra”.

Se dice para graficar que una chica, una mujer, pasará el trapo por arriba para conformar esa mirada que, incluso bienintencionada, conlleva un juicio de valor, por lo general negativo.

Es que esa chiruza, que no sabe ni hacer un huevo duro, se lleva al nene.

Casualmente:

“Nene” es mi apodo, pero felizmente no tengo una suegra convencional que ofrecerle a mi pareja, y tampoco están muy claras las ventajas de cuna y formación posterior de quien suscribe, con lo cual, nadie incomodará a mi pareja…

Y en lo que a mí refiere, me llevo joya con mi suegra, especialmente los domingos en que prepara canelones, porque se sabe, nadie los hace como ella. Je.

Fuente: Néstor Fenoglio

Felíz Día “Suegras”

Abrazos cariñosos y  luminosos!

one*

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*