El Cielo es tan Inmenso

EL CIELO ES TAN INMENSO …

Cuando lejos de las luces de la ciudad podemos mirar un cielo estrellado nos asombra la cantidad de astros que titilan en el fondo negro del espacio.

La inmensidad del Cosmos siempre ha conmovido al corazón humano.

En la antigüedad las noches estaban colmadas de estrellas, pero hoy, desde nuestras ciudades, casi no se ven.

Sin embargo hay una, la más brillante del cielo, que puede ser vista por todos.

Es la estrella Sirio.

Es la más brillante estrella de la Constelación del Can (Canis Maior).

La puedes ubicar guiándote por la constelación de Orión que tan clarito se ve en nuestro cielo.

Si trazas una línea imaginaria en dirección al sureste como extensión de la formada por las tres estrellas de Orión, conocida comúnmente como los tres reyes magos, la vas a encontrar.

La estrella Sirio ejerce una influencia directa sobre nuestro mundo.

El Maestro DK dice en sus maravillosos libros azules que La Logia Azul de Sirio dirige y guía a la Logia Blanca de nuestro planeta.

Es la fuerza de sabiduría y verdad que la sostiene. 

Sirio es la fuente de la mente superior o Mahat y en relación a nuestro sol, es positiva; esto quiere decir que el Sol Sirio emana su energía sobre nuestro sol que en este caso es receptor o negativo.

En nuestro Universo las entidades viven en otras entidades aún mayores sin perder la individualidad.

Nosotros vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser dentro del Señor del Mundo, y aunque estemos fundidos en esa gran unidad, aunque seamos uno con todo lo que vive o es, no perderemos nunca nuestra identidad y permaneceremos por siempre como unidades separadas de conciencia.

De la misma manera nuestro Logos Solar forma parte de la Consciencia del Logos de Sirio.

Y a su vez, el Logos de Sirio es uno de los Siete Grandes Hombres Celestiales que son centros en el cuerpo de AQUEL DE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE. (A Treatise on Cosmic Fire, pag. 572)

La Ley Siria del Karma es una de las leyes cósmicas que influyen en nuestro sistema.

Los Señores Lipikas de nuestro sistema, los Señores del Karma, están bajo la regencia de un Gran Ser que ejerce la función de regente del Karma en Sirio.

Creo que en estos tiempos la humanidad haría bien en mirar hacia Sirio en busca de inspiración, fuerza y guía así como lo hace la Jerarquía de nuestro planeta.

Sirio es la Entidad mayor en la cual vive, se mueve y tiene su ser la conciencia de nuestro Señor Solar.

Y nuestra conciencia es solar, somos almas solares, por lo que, siguiendo esa línea de pensamiento, estamos conectados con Sirio a través de nuestra conciencia y la mente que la refleja.

Cuando miramos hacia Sirio estamos mirando nuestro principio fundamental, aquello que nos hace ser lo que somos.

Y cuando nos alineamos con nuestra esencia la vida se equilibra y se llena de armonía.

Sirio es el Maestro del Maestro.

La Logia Azul de Sirio es la Jerarquía de nuestra Jerarquía. En la tradición Védica se dice que Dattatreya es el Maestro o el Gurú de Sirio y es para Sirio lo que Maitreya, el Cristo, es para nuestro planeta. Por su influencia nos llega el sendero del Maestro y el Discípulo, o como se diría en oriente, el Gurú y el Chela.

Alinearnos con Sirio en estos tiempos que necesitamos de tanta inspiración para saber que pasos tenemos que dar, creo que es de vital importancia y es una ayuda extra que puede marcar una diferencia muy grande en el curso de los acontecimientos.

Inspirada en la quietud del río Nilo sentí en mi corazón que podemos conectarnos con esa misteriosa estrella que tanta influencia tiene sobre nuestra tierra.

Y vi tres soles alineados, uno dentro del otro.

Es un símbolo que puedes utilizar para la conexión.

El dibujo lo encuentras en el archivo adjunto.

Son tres círculos, uno dentro del otro.

El círculo interno es el sol interno de la Tierra , el del medio es el Sol de nuestro sistema solar y el que contiene a los dos es Sirio.

Tres soles que representan las tres naturalezas, la planetaria, la solar y la cósmica.

Una dentro de la otra.

En el cuerpo también hay tres soles, el plexo solar que representa el sol de la tierra, el corazón que representa el sol del sistema y el corazón de la cabeza – el loto de 12 pétalos en el centro del chakra coronario – que representa a Sirio.

Cada uno representa uno de los fuegos cósmicos, el sol de la tierra, el fuego por fricción, el sol del sistema, el fuego solar y el sol Sirio, el fuego eléctrico de Espíritu.

También representan los tres estadios humanos, el cuerpo, el alma y el espíritu ( la Mónada ).

Y también la apariencia, la cualidad

Lo podemos expresar en el siguiente esquema:

Sol del interior de la Tierra           Sol del Sistema           Sol Sirio

Planetario                                        Solar                             Cósmico

Plexo Solar                                     Corazón                        Corazón de la Cabeza

Fuego por  Fricción                       Fuego Solar                  Fuego Eléctrico del Espíritu

Cuerpo                                            Alma                              Mónada

Apariencia                                      Cualidad                        Vida

Lo más importante es hacer el alineamiento.

Puede ser durante la meditación diaria, al amanecer o al atardecer pero la hora más propicia es al mediodía, cuando el sol está en su cenit, cuando no da sombra.

Visualiza que conectas tus tres soles en el cuerpo.

Asciendes la energía del plexo al corazón y del corazón al corazón del centro coronario.

Luego te imaginas que te conectas con el corazón de la tierra, la sientes como la Madre que te sostiene.

Buscas en tu corazón la conexión con el sol a través de tu alma solar, tu ángel solar.

Y luego desde sol, te conectas con Sirio, que es tu realidad cósmica, a través del centro de la cabeza.

Visualiza que vas abriendo puertas.

Desde el centro del planeta se abre la puerta al sol, y desde el sol a Sirio.

Y decretas:

Que los tres soles, en profundo alineamiento abran la puerta y la Luz de Sirio nos ilumine.

OH Amado Sirio, reconocemos tu regencia.

Que tu código de profunda armonía se establezca en la Tierra.

Que los senderos de integración se activen.

Que tu barca dorada navegue por los ríos de la Tierra disipando los aires de guerra con el poder de la ecuanimidad.

Que se expandan los bordes del Reino de Dios sobre la Tierra.

Que así sea y cumplamos nuestra parte.

El cielo es tan inmenso, pero ahora sabes qué mirar, ahora sabes que tu realidad cósmica empieza por el sendero de Luz que está marcando la estrella más brillante del cielo, el Gran Can, SIRIO.

Con amor profundo,

Carmen Santiago

[email protected]

Sin calificaciones aun.
Please wait...
Acerca de Onelia Baravalle 3185 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios