José Gabriel del Rosario Brochero – Recordando su Beatificación – 14 septiembre de 2013

Cura Brochero

José Gabriel del Rosario Brochero – Recordando su Beatificación

José Gabriel del Rosario Brochero

Sacerdote diocesano argentino.

Nacimiento 16 de marzo de 1840

Santa Rosa de Río Primero, Córdoba.

Fallecimiento 26 de enero de 1914 (78 años)

Villa del Tránsito (hoy Villa Cura Brochero), Argentina.

Venerado en Argentina e Italia.

Beatificación Aprobada.

Canonización En trámite.

Festividad 26 de enero.

José Gabriel del Rosario Brochero

Fué un Sacerdote Católico Argentino, llamado popularmente el Cura Gaucho.

Declarado “Venerable” por el papa Juan Pablo II en el 2004.

El 10 de mayo de 2012 el venerable Brochero quedó a un paso de ser beatificado.

Ese día una junta médica declaró como milagrosa la recuperación de un niño que estaba al borde de la muerte y cuya sanación se atribuyó a la intercesión del  cura  Brochero.

Sólo se espera la confirmación del milagro por una junta de Obispos y Cardenales y la correspondiente bula del Papa Francisco, posiblemente en 2013.

El 7 de Julio de 2012

Se reunió una comisión de teólogos para observar el caso del supuesto milagro atribuido a la intercesión del Venerable Cura Brochero.

Los mismos dieron su aprobación positiva en forma unánime.

En octubre se reunió en seción ordinaria una comisión integrada por obispos y cardenales que estudiaron todo el proceso canónico y las conclusiones fueron elevadas al Santo Padre por el prefecto de la Congregación Pontificia para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato.

El 20 de diciembre de 2012, el papa Benedicto XVI firmó el decreto en el que valida el milagro de Brochero, y se prevé que la ceremonia de beatificación se realice el:

José Gabriel del Rosario Brochero – Recordando su Beatificación

14 de Septiembre de 2013.

Habitación en la que murió, se observan imágenes y un busto del cura…

Nacido en el paraje llamado Carreta Quemada próximo a Santa Rosa de Río Primero, se considera que vino al mundo el 16 de marzo de 1840 aunque aparece registrado un día después cuando fue bautizado.

Sus padres fueron Ignacio Brochero y Petrona Dávila.

Brochero fue el cuarto de diez hermanos, dos de sus hermanas fueron religiosas del Huerto.

El 5 de marzo de 1856 ingresó al Seminario de Nuestra Señora de Loreto y en 1858 concurre a la Universidad Nacional Mayor de San Carlos en donde conoce al futuro presidente Miguel Juárez Celman con el que inicia una amistad que perdurará a lo largo de sus vidas.

El Padre Brochero tomó los hábitos de sacerdote a los 26 años de edad en 1866 y el 10 de diciembre del mismo año da su primera misa.

Brochero colabora en 1867 a socorrer los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azota a la ciudad de Córdoba.

El 24 de diciembre de 1869 parte de la ciudad de Córdoba para hacerse cargo del curato de San Alberto, actualmente conocido como el valle de Traslasierra, instalado en la localidad de Villa del Tránsito.

Allí inició su misión edificando la :

“Casa de Ejercicios Espirituales de Traslasierra”.

Organizó a los pobladores de esa región, entonces muy apartada, construyendo con los vecinos el llamado camino de las altas cumbres.

Incluyendo interesantes puentes de piedra, que al cabo de 200 km unió la población de Villa del Tránsito, actual Villa Cura Brochero con la ciudad de Córdoba.

También bregó para que se extendiera el ramal ferroviario desde Villa Mercedes hasta Cruz del Eje, aunque no obtuvo el mismo éxito para que se trazara un ferrocarril desde la ciudad de Córdoba directamente hasta Villa del Tránsito.

Brochero en su vejez:

En su vejez el Padre Brochero enfermó de lepra, que lo dejó sordo y ciego.

Caracterizado por usar un lenguaje popular, sus últimas palabras fueron:

“Ahora tengo ya los aparejos listos pa’l viaje”.

Años después de su entierro se encontró que su cuerpo estaba incorrupto.

Unas palabras del Cura Gaucho:

“La gracia de Dios es como la lluvia, que a todos moja”.

Otro dato que conmueve el corazón de los cordobeses es que desde el año 1997 un grupo de hombres queriendo revivir los momentos pasados por el cura gaucho en su gran obra de evangelizador , cruzaron las imponentes Sierras Grandes desde Brochero hacia Córdoba.

Esto sin tomar verdadera conciencia de lo que iba a significar ver las innumerables marcas y obras que el cura gaucho había trazado en los pueblos serranos.

Luego de haber atravesado parte de los caminos, del cura gaucho se dieron cuenta que no se podía dejar de peregrinar, y un grupo de hombres siguió con esta causa, hoy llamada:

Cabalgata Brocheriana:

Sin imaginar la carga espiritual que se vive al sentirse acompañado en cada momento por el cura gaucho, al cabalgar y retomar fuerzas para seguir.

Solo quien vivió esta experiencia podrá contar lo sucedido.

En 1869 concluyó la obra de la Iglesia de San Pedro iniciada en 1867 por el presbítero Francisco Aguirre.

Concluyó la antigua iglesia de Villa del Tránsito y la reconstruyó en 1902 luego de que un tornado la dejara sin techo en 1896.

Construyó la Iglesia de San Vicente en 1872.

Construyó la antigua Iglesia de Las Rosas en 1872.

Construyó la Iglesia de Ciénega de Allende en 1882.

Acondicionó la antigua Iglesia de Nono.

Construyó la Parroquia de Panaholma, Córdoba, la cual fue su última obra.

Construyó la Casa de Ejercicios Espirituales de Villa del Tránsito, inicia las obras en 1875 y en 1877 se dieron las primeras clases.

La Casa de Ejercicios fue declarada monumento histórico nacional el 9 de mayo de 1974.

Su vida en el cine y demás medios

En el año 1941 se estrena el film :

El cura gaucho

Relata la vida del cura Brochero y que fue dirigido por Lucas Demare y protagonizada por Enrique Muiño en el rol de Brochero.

En 1982 el folclorista Carlos Di Fulvio graba la cantata folclórica Canto Brocheriano.

A la memoria del presbítero José Gabriel Brochero, que luego sería grabada en una nueva versión en 1994 .

Saldría a la venta en forma de disco compacto en 1995.

En 2011 el Pbro. Mario Oscar Llanos publica el libro Corazón de Tierra.

Como ayudante de las tareas pastorales de la Catedral de Córdoba, desempeñó su ministerio sacerdotal durante la epidemia de cólera que desbastó a la ciudad.

Siendo Prefecto de Estudios del Seminario Mayor, obtuvo el titulo de Maestro en filosofía por la Universidad de Córdoba.

A fines de 1869 asumió el extenso Curato de San Alberto de 4.336 kilómetros cuadrados. con poco más de 10.000 habitantes que vivían en lugares distantes sin caminos y sin escuelas.

Incomunicados por las Sierras Grandes de más de 2.000 metros de altura.

El estado moral y la indigencia material de sus habitantes eran lamentables.

El corazón apostólico de Brochero no se desanima, sino que desde ese momento dedicara su vida toda no sólo a llevar el Evangelio sino a educar y romocionar a sus habitantes.

Vida y obra del Cura Brochero

Al año siguiente de llegar, comenzó a llevar a hombres y mujeres a Córdoba, para hacer los Ejercicios Espirituales.

Recorrer los 200 kilómetros requería tres días a lomo de mula, en caravanas que muchas veces superaban las quinientas personas.

Más de una vez fueron sorprendidos por fuertes tormentas de nieve.

Al regresar, luego de nueve días de silencio, oración y penitencia sus feligreses iban cambiando de vida, siguiendo el Evangelio y buscando el desarrollo económico de la zona.

En 1875, con la ayuda de sus feligreses, comenzó la construcción de la Casa de Ejercicios de la entonces Villa del Transito, localidad que hoy lleva su nombre.

Fue inaugurada en 1877 con tandas que superaron las 700 personas, pasando por la misma, durante el ministerio parroquial del Siervo de Dios, más 40.000 personas.

Para complemento construyó la casa para las religiosas, el Colegio de niñas y la residencia para los sacerdotes.

Con sus feligreses construyó mas de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias, fundó pueblos y se preocupó por la educación de todos.

Solicitó ante las autoridades y obtuvo mensajerías, oficinas de correo y estafetas telegráficas.

Proyectó el ramal ferroviario que atravesaría el Valle de Traslasierra uniendo Villa Dolores y Soto para sacar a sus queridos serranos de la pobreza en que se encuentran.

“Abandonados de todos pero no por Dios”, como solía repetir.

Predicó el Evangelio asumiendo el lenguaje de sus feligreses para hacerlo comprensible a sus oyentes.

Celebró los sacramentos, llevando siempre lo necesario para la Misa.

Ningún enfermo quedaba sin los sacramentos, para lo cual ni la lluvia ni el frío lo detenían.

“Ya el diablo me va a robar un alma”, decía.

Se entregó por entero a todos, especialmente a los pobres y alejados, a quienes buscó solicitadamente para acercarlos a Dios.

Pocos días después de su muerte, el diario católico de Córdoba escribe:

“Es sabido que el Cura Brochero contrajo la enfermedad que lo ha llevado a la tumba, porque visitaba largo y hasta abrazaba a un leproso abandonado por ahí”.

Debido a su enfermedad, renunció al Curato, viviendo unos años con sus hermanas en su pueblo natal.

Pero respondiendo a la solicitud de sus antiguos feligreses, regresó a su casa de Villa del Transito, muriendo leproso y ciego el 26 de enero de 1914.

Fuente de investigación:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*