Declarando Sentencia Profética – Bernardo Stamateas 2/3

Declarando Sentencia Profética- 2/3

Primero.

No me comparo con nada ni con nadie porque yo tengo mi propia cosecha por mi fe.

No dejes que te comparen ni que digan éste es bueno y el otro es así; aunque el comentario te beneficie no lo permitas, vos sos vos y vos tenés tu fe, tu fe es única.


Yo tengo la fe Bernardista, Alejandra tiene la fe alejandrina; cuando vos lees la Biblia por ejemplo sabes que Pablo tiene su manera de escribir es un escrito paulino y Pedro, petrino y de la misma manera vos tenés tu fe.

¿Y qué es la fe?, la fe es llamar lo que no es como si fuese.
Fe no es cantar: yo tengo fe y creo en el amor. ¡No! La fe es llamar lo que no es como si fuese. Dios nos va a dar que las riquezas de los injustos; esas riquezas van a pasar a los justos, pero eso no es justo, eso es como Robin Hood… ¿Cómo Dios le va a robar a los ricos para dar a los pobres?  ¿Por qué Dios nos va a dar las riquezas de los injustos a los justos?, porque toda cosecha no nombrada se la lleva otro.

Hay gente que se llevó la cosecha de tu fe porque vos no la nombraste. Hay gente que tiene tu esfuerzo, tu trabajo, hay gente que se quedó con tus cosas porque no nombraste tu cosecha y hoy vamos a llamar nuestra cosecha porque todo lo que nombres se queda con vos porque fe es nombrar lo que no es todavía como si fuese.

Hay cosechas que no la llamaste, cuando vayas caminando tenés que decir: ahí está mi coche, ahí está mi casa ahí está mi bendición, un día estará en mis manos. Llama lo que no es como si fuese.  ¿Qué es la fe?, llamar lo que no es como si fuese: “estoy sano”, “pero no estás sano”… pero lo estás llamando; porque eso es fe. Fe es llamar lo que no es como si fuese.

Cuando Israel salio de Egipto y se iban escapando hacia la tierra prometida Dios les dijo: llévense el botín. ¿Por qué se iban a llevar el botín?, porque trabajaron cuatrocientos años gratis como esclavos; que el diablo pague.  El diablo te tiene que pagar todos los años que trabajaste para el desgraciado, te tiene que pagar todo lo que te robó, te estafó y te quitó: años, salud, alegría… te lo tiene que devolver; no podemos dejar nada en Egipto.

Vamos a llamar lo que no es como si fuese.

Segundo:

No es con Anastasópulos ni con Georgalopulos ni con Papananadópulos.
-¿Qué?
-Pero ¿usted dónde aprendió a predicar?
-No sé, no aprendí; pero no te vas a olvidar mas de este punto…

Observa esta escena:

Vienen unos griegos a ver a Jesús y le dicen a Pedro y a los discípulos: queremos ver al maestro. Como lo griegos en ese entonces eran los que tenían las finanzas; entonces Pedro pensó: ¡nos van a ofrendar para el ministerio! Y les dijo: -esperen acá, tiene la agenda completa, pero voy a hablar con el patrón. -Maestro, los griegos te buscan.
 

Y Jesús le dice:

-Si el grano no cae y muere no lleva mucho fruto. Y le repite: Pedro, si el grano no cae en la tierra y muere, no lleva mucho fruto. Entonces los griegos le preguntan: ¿qué dijo tu maestro? Pedro les dice: -No sé, me habló del maíz, del choclo, no le entendí bien, me habló del grano…No nos entendiste, queremos una entrevista- le dijeron. Pedro insiste: -Maestro, perdón me expliqué mal, los gri-e-gos (buena ayuda), no se si me entendés…

Jesús le pregunta -¿una entrevista? Y le repite: -Pedro, si el grano no cae en la tierra y muere no lleva mucho fruto. Entonces vuelve Pedro a los griegos y les dice: muchachos no hay entrevista,
-¿qué te dijo? Que el grano se tiene que morir.

¿Quién era el grano que tiene que morir para traer mucho fruto? Jesús, él es la semilla. ¿Sabes que le estaba diciendo Jesús? (¡Me encanta Jesús!)… Pedro no es con Anastasopulos, no es con ayuda humana, no es con los griegos. Yo voy a morir, voy a resucitar y Yo te voy a dar a vos mucho fruto tu fuente; no son los griegos tu fuente no es el trabajo tu fuente no es tu casa tu fuente de mucho fruto Soy Yo.

¿Estás recibiendo esta revelación?

TERCERO: Me muevo por fe, voy a las alturas. Vuelo alto Somos gente de altura no te enganches con envidiosos, no te compares con nadie. No tenés que mirar el cuerpo que tiene la otra, vos tenés tus propios kilos…

Volamos alto, somos como las águilas que cuando los cuervos las molestan levantan vuelo, vuelan alto; no discuten con los cuervos.

Somos gente de altura.

Tu itinerario es: avance, avance, descanso, disfrute, repartida y otra vez avance, avance, avance, avance, descanso, disfrute, repartir… Ese es tu itinerario fuiste hecho para las cosas grandes de parte de Dios.

Escribo alto.

Una vez le dijeron a Da Vinci que pinte el piso y él dijo no, yo voy a pintar en las alturas… menos mal, porque si hubiese pintado en el piso hoy estaría todo despintado por la gente; él pintó en las alturas. Fuiste llamado a pintar en las alturas, el diablo se arrastra en la tierra pero nosotros fuimos hechos para vivir en lo celestial, somos príncipes, somos hijos del rey.

No nos enganchamos en chismes, discusiones, críticas ni peleas.

Somos gente de destino y de propósito y no nos vamos a detener hasta que cosa chica y cosa grande estén en nuestras manos otra vez.

Lloro alto.

No llores con cualquiera llorá con gente que está en las alturas.

Nunca le cuentes un problema a quien no está capacitado para resolverlo.

¿Para qué le voy a contar un problema a alguien que no está en condiciones de ayudarme en este problema? Nunca llores con tus pares y con los que están debajo tuyo porque mañana te van a traicionar.

Llora con gente que está volando alto porque van a saber abrazarte, van a saber consolarte, te van a decir tranquilo, yo pasé por esas lágrimas pero hoy estoy en la cima. Llora con gente de altura.

Algunos dicen: acá somos todos iguales hagamos una terapia de grupo y contémonos todo. Pero vos tenes que decir: no, yo mis dramas no se lo cuento a cualquiera yo mis dramas se lo cuento a gente que está mejor que yo para que me pueda ayudar a resolverlo y si tengo que llorar voy a llorar con alguien que ya lloró mi llanto porque me va a entender y no me va a decir bueno ya pasó no es nada, aleluya.

Me siento en las alturas.

Estamos sentados en lugares celestiales. ¿Sabías que en la Biblia no hay ni un ángel sentado?, todos los ángeles están parados para obedecer, pero los únicos que están sentados son el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo y nosotros. Somos los únicos que estamos sentados porque somos la familia de Dios y la familia se sienta en los lugares celestiales con Cristo.

Entonces declará: vuelo alto, escribo alto, lloro alto y me siento en las alturas.

CUARTO. Mi fe confunde al enemigo.

El enemigo no entiende fe porque el diablo se mueve por vista. Mirá el fruto qué lindo que es, le dijo a Eva. No entiende fe, entonces cuando vos usas fe, que es llamar lo que no es como si fuese, se confunde.

¿Cómo lo confundís?

Este es un secreto de Jeese Duplantis, él dice que tenés que confundir al diablo y cuenta cómo Dios le dio esta revelación: sucedió que estaba en un avión de compañía y se estaba cayendo y se encendió la turbina y se estaba cayendo en picada y Dios le dijo párate y celebra y cuando estaba cayendo la gente llorando a los gritos, él se para y grita: ¡vamos al cielo, vamos al cielo! ¡nos vamos al cielo gloria a Dios! Y el avión se estabilizó porque el diablo soltó el avión porque dijo qué, no puede gritar eso.

¿Te echaron del trabajo? ¡Salí a cenar afuera! Y te van a decir: ¿qué estás festejando? ¡Que me despidieron! Y entonces el diablo mira y dice: no entiendo este comando, no entiendo, ¡tendría que estar llorando!, te separaste, anda a la peluquería.

Acordate lo que hicieron Pablo y Silas…Pablo le dice a Silas: ¿te gustaría predicar conmigo?
Sí Don Pablo, ¡qué honor! déjeme que le avise a mis padres, respondió Silas. Entonces les dice: Papá, mamá, me voy, me contrató Pablo. Los padres le dicen: -hay hijito qué lindo el ministerio con Don Pablo vayan a predicar… En la primera salida que van a predicar con Pablo, cuando llegan a la ciudad les pegan, los azotan y los llevan presos.

Entonces cuando estaban en la cárcel con los ojos hinchados, con los dientes para afuera Pablo le dice: -Silas, canta, cántame una alabanza… Y Silas le responde: -Pablo nos acaban de lastimar me faltan tres dientes cómo le voy a contar a mis padres lo que pasó… Y Pablo le dijo: canta, y cantaron: cuando viene la unción se rompen las cadenas… Y el diablo miró y dijo: ¿qué están haciendo y por qué están cantando? Entonces se confundió y las cadenas se cayeron.

Tu fe confunde al diablo porque vos hoy estás mal pero estás buscando palabra de Dios y el diablo te mira y dice: no puede ser… yo solo quería que lo critique a Bernardo…

(Continuará)

 

 

 

 

 

Acerca de Onelia Baravalle 3142 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios