Buena semana – Reflexiones sobre Valores

“La democracia debe guardarse de dos excesos:

El espíritu de desigualdad, que la conduce a la aristocracia y el espíritu de igualdad extrema, que la conduce al despotismo.”

“La filosofía es una palabra que asusta, pero no es más que una reflexión sobre lo que somos.

La democracia y la filosofía son lo mismo.

En ambos casos lo que se va a hacer depende del esfuerzo de los individuos, de lo que cada cual piensa, desea y hace”.

“Partiendo de que la democracia además de una forma de gobierno es una forma de vivir, surge con claridad nuestra responsabilidad de construirla día a día.

Y es precisamente en la convivencia diaria donde entrarán en juego los valores democráticos; necesarios para mantener el equilibrio y propiciar una buena convivencia entre los miembros de la sociedad.

Si bien llevamos varios años viviendo en democracia, percibo que aún tenemos mucho por hacer o, mejor dicho, aprender, con respecto a los Valores.

En relación a la PARTICIPACION Y COMPROMISO, a veces, tendemos a ver  a “la política” o a “los políticos” como un terreno y un rol ajeno a nosotros y no dudamos en dar nuestro fundamento a la hora de explicar porque no elegimos militar ni aceptar candidaturas, etc.

Es como si nos pusiéramos en la vereda de enfrente y observáramos inmóviles, sintiendo que nada podemos hacer: “son todos unos corruptos”, “no les preocupa el bien público”, “el poder los atrapa”, “solo piensan en sí mismo”, “la política no es para los honestos”, etc

Ahora bien,  me pregunto:

¿Tomar esta postura, acaso no me sitúa en el papel de víctima?

¿No me cabe ninguna responsabilidad de todo lo que observo?

¿Quién eligió a esos “políticos”?

¿Cómo llegaron al poder?

¿Tengo en cuenta que como ciudadano tengo diferentes espacios donde puede participar, como las vecinales por ejemplo?

¿Conozco a los miembros de la comisión de la vecinal de mi barrio?

¿Participo de las reuniones o estoy en contacto con ellos?

¿Si no estoy de acuerdo con el accionar, lo comento con otros vecinos, pregunto, me muevo?

¿PARTICIPO y ME COMPROMETO asumiendo mi responsabilidad?

¿O elijo la comodidad que poco a poco me lleva a la mediocridad?

Es importante tener presente que los resultados de los cambios que pretendemos realizar no siempre se ven en el corto plazo.

Aquí entra en juego otro valor el de la PACIENCIA.

Asimismo, teniendo en cuenta que la democracia no se construye apartando a los que piensan diferente; si queremos que nos escuchen, debemos comenzar por tratar a los demás con RESPETO y TOLERANCIA.

La democracia tampoco se resuelve a golpes.

Por ello, es imprescindible aprender a  escuchar al otro, DIALOGAR respetando el PLURALISMO y la LIBERTAD DE EXPRESIÓN como derechos fundamentales del sistema democrático.

Otro valor para destacar es el RESPETO POR LA LEY.

En relación a este tema, es habitual escuchar comentarios sobre el hecho de que “en este país las leyes no se cumplen”.

Nuevamente me pregunto,

¿Vuelvo a situarme fuera del problema?

¿No tengo nada que ver con este tema?

¿Respeto las normas, las reglas, los límites de los diferentes entornos en los que me desempeño?

Por ejemplo:

¿Respeto la velocidad máxima indicada?

¿Respeto las fechas de presentación de trabajos, informes, etc o lo hago fuera de término y luego busco al “amigo” o “conocido” que “arregla” todo para que figure como entregado en término?

¿Respeto las colas, el orden de llegada, etc. o trato de evitarlas buscando nuevamente al “amigo” o “conocido” para que pueda pasar antes ya que “ estoy apurada y tengo cosas importantes que hacer”, los demás pueden esperar?

O, pensando en situaciones cotidianas, me pregunto:

¿Valoro y respeto el entorno donde vivo manteniéndolo limpio?

Por ejemplo:

Cuando saco mi mascota ¿llevo una bolsa para recoger la “suciedad”?

¿O asumo que el césped del vecino o del paseo público no merecen respeto y por tanto no me preocupo de su cuidado?

¿Acaso no comprendo que el césped o vereda de mis vecinos y de los paseos públicos merecen el mismo respeto que mi césped, mi vereda, mi casa?

Asimismo, sería bueno tener en cuenta que, toda ley, reglamento o norma, es concebida para preservar valores que favorezcan una convivencia armónica, antes que para enumerar prohibiciones.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la democracia no se construye dividiéndonos por color de piel, creencias, etc.

LA DEMOCRACIA SE CONSTRUYE ORGANIZANDONOS PARA CREAR JUNTOS ALGO MÁS GRANDE

(Revista Vos, Editorial, http://www.fundacionporvos.org.ar/revistavos.html )

Sin calificaciones aun.
Please wait...
Acerca de Onelia Baravalle 3185 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios