Esas Pequeñas Cosas – Carmen Santiago

ESAS PEQUEÑAS COSAS

Por lo general puedes elegir tu compañía, pero hay una compañía que está contigo siempre.

¡Tu personalidad!

Cuando se llena de resentimientos, miedo, iras, odios, quejas, tristezas... se convierte en tu enemigo.

No solo no te permite disfrutar de esta vida que es un milagro de la existencia sino que te ciega y no ves la belleza que la naturaleza to ofrece todos los días.

Ten presente que el poder de tu atención hace crecer aquello que miras, que eres conciencia y por lo tanto, el poder de tu atención determina la calidad de tu vida.

¿Qué ves?

En eso te conviertes.

Dar las gracias neutraliza los venenos producidos por nuestros propios estados negativos, depresivos y angustiosos.

Cuando damos las gracias abrimos unos canales que permiten que la energía del alma fluya hacia nosotros, eleva la vibración y nos ayuda a salir de esos estado en los que no le podemos encontrar solución a los problemas que la vida nos presenta o no encontramos la fuerza para enfrentar las adversidades.

Si empezamos el día dando gracias, estamos marcándolo en la dirección correcta.

No te levantes de la cama sin antes agradecerle a Dios el día que te da.

Esta oración del Maestro Tich Nhan Han te puede servir:

Al despertarme esta mañana sonrío.
24 nuevas horas me aguardan…
Me comprometo a vivir
Plenamente cada instante
Y mirar a todos los seres
Con ojos de compasión.

Del Maestro Omraam Mikhale Aivanhov aprendí a poner el pie derecho primero en el suelo, al salir de la cama, como un símbolo de que todo marchará en la dirección correcta.

Si llenamos la vida cotidiana con estas pequeñas cosas, le vamos cambiando la tónica, la vibración y por afinidad atraemos todo lo bueno a nuestras vidas.

Bendecir la comida y agradecer que la tengamos es una de esas cosas que elevan la vibración.

Y es tan recomendable, porque la comida que llega a nuestra mesa ha estado tan manipulada que es importante que la impregnemos de nuestra mejor vibración.

Cuando tomes un medicamento, tómalo en la mano derecha colócalo en el corazón y bendícelo.

Antes de leer un buen libro, colócatelo en el corazón y busca el contacto con el alma del autor, de esa manera lo comprenderás mejor.

El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov nos insta a saludar la naturaleza en las mañana, levantando la mano derecha y diciéndoles, “les amo, les amo”.

Cuando llego cansada, de un viaje, a mi casa, siento un profundo agradecimiento por el espacio que la vida me ha regalado y saludo a las paredes, los muebles, las plantas y a todos los seres invisibles que comparten mi hogar, así, con la mano en alto, imaginando que el amor de mi corazón sale por la mano como un rayo de luz y los bendice.

Y créanme, el espacio palpita y brilla con luz propia y parece decirme: ¡bienvenida!

Son cosas pequeñas con un poder muy grande.

La vida es un sucederse de pequeñas cosas cotidianas, pero la calidad lo da la intención, la energía, la vibración que tú le pongas.

El ser humano tiene la facultad de llenar los espacios con luz o con sombras, sin importar lo que se tenga o se deje de tener.

Recuerdo una vez que un chico muy entusiasmado me mostraba su dormitorio en donde había colocado en las paredes unos cuadros con motivos espirituales, unos letreros con hermosas frases y yo los veía ensimismada sintiendo que era todo tan hermoso.

Ya en el hotel, la amiga que me acompañaba me dijo, ¿te diste cuenta lo precario y oscuro de su habitación?

No.

No me di cuenta porque sentí tanto amor y entusiasmo que no lo vi, solo percibí el amor que todo lo transforma.

Este mundo está hecho de “Conciencia” y en nuestro universo la Conciencia es Amor.

Es una Presencia que subyace detrás de todo.

Es cuestión de saber mirar y descubrir la divina esencia de la cual se han hecho todas las cosas, el quantum de luz que hay en todo corazón humano.

El agradecimiento permite esa mirada.

Cuando valoramos lo que tenemos, le añadimos luz, lo hacemos crecer y los milagros comienzan a sucederse porque atraemos aquello que sostenemos con el pensamiento y el corazón.

Cuando no vemos lo bueno que tenemos lo podemos perder.

La queja, la crítica, el hablar sin tener en cuenta si herimos o no, la duda, la sospecha, llenan nuestros ambientes de sombras, de oscuridades y somos nosotros los más perjudicados, porque la vibración baja con la que impregnamos los espacios se nos queda y nos sentimos pesados, abrumados, cansados.

Cuando servimos o ayudamos a alguien, cuando hacemos un acto de bondad, la vida canta dentro de nosotros y en nuestro mundo interno se instala la luz.

Agradece cada día todo lo que tienes.

Agradece lo vivido, todo lo que has aprendido de tus errores,

Agradece los inconvenientes, los dolores, ésos que hicieron que tuvieras que superarte a cada instante, agradécelo todo y entrarás en la magia y el esplendor de la existencia.

Yo te agradezco que me permitas llegar a ti, mes tras mes.

Gracias, infinitas gracias, mi querido amigo, mi querida amiga.

Siempre con amor, Carmen Santiago

[email protected]

Fundación Desarrollo Nuevo Pensamiento
CARTA A LOS GRUPOS
Mes de Escorpio 2018

No votes yet.
Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*