Ataques de carnalidad o de Fe – Bernardo Stamateas 1/3

 

Ataques de carnalidad o de fe

¿A cuántos le vienen ataques?
¿A cuántos le dan ataques de matar a alguien, de asesinar, de comérselo vivo?


¿Cuántos alguna vez le quisieron dar una trompada a alguien, ahorcarlo, prenderle fuego?
¿Cuántos quisieron alguna vez lastimar a un familiar en el nombre del Señor, pegarle con la Biblia, recibe la palabra del Señor? Esta noche voy a soltar toda la fe, y todo lo malo será transformado en bendición, lo declaro en el nombre del Señor, amén, amén y amén.

Fe es llamar lo que no es, como si fuese. Fe opera en lo invisible, llamar lo que no es, vos estás enfermo y vos decís: estoy sano, llamar lo que no es, sanidad como si fuese, vos no tenés coche y vos decís, yo tengo coche, eso es fe, es llamar lo que no es, o lo que no tenés, como si lo tuvieses. Fe es llamar lo que no es, como si fuese. Esa es una de las definiciones que está en Romanos.

¿Por qué Dios trabaja con fe?, porque el diablo no entiende fe. Cuando yo hablo lo que no es, como si fuese, el diablo no entiende, porque el diablo trabaja por visión, carnalmente, trabaja por lo que ve, “di a las piedras que se transformen en pan”. Necesita ver, “si eres hijo de Dios hacé un milagro”. Necesita ver, pero fe es llamar lo que no es como si fuese. Cada vez que usamos fe, el enemigo no entiende nada, no puede entender fe, por eso hoy te voy a hablar en la primera parte, ataques de carnalidad y en la segunda parte, ataques de fe, y te prometo que vas a ser bendecido hasta el calcio de los huesos. ¿Cuánta buena tierra hay en esta noche?

¿Quién te saca de las casillas? tu mamá, tu hija, tu jefe, tu papá, la nena.
¿A cuántos los saca de lugar el jefe, los padres, los hijos, la nieta, los pastores, los vecinos, los amigos?
¿A cuántos los saca de lugar los enemigos?(los hinchas de River).
¿Qué te saca?, a cuántos los saca esperar, yo no me aguanto esperar. A cuántos los sacan esas personas que hablan y dan rodeos en lo que dicen, que no les entendés nada.
¿A cuántos los saca que le griten?, que le digan: ¡no!
¿Cuántos se sacarían si hoy les diríamos que siembren su silla a los que están de pie?

Ataque de carnalidad es cuando tu naturaleza pecaminosa caída, reacciona sin pensar, eso es un ataque carnal, es un ataque de la naturaleza caída que reacciona sin pensar, sin medir las consecuencias, vos reaccionás, es un ataque de carnalidad. ¿Cuántos hemos tenido ataques de carnalidad? Todos. No pensás. Fe es buscar la cosecha, ataque carnal no piensa en la cosecha, porque no le importan las cosas. Ataque carnal es la reacción de nuestra naturaleza pecaminosa que reacciona sin pensar, sin medir las consecuencias. ¿Cuántos por ejemplo leyeron el evangelio de Lucas 25 y fueron bendecidos?, eso es impulsividad, porque no existe Lucas 25. Ni lo leíste, porque no existe.

Ataque de carnalidad nos lleva a decir tonterías. ¿Cuántos dijimos tonterías? Llegan a una ciudad, Jesús llega a Samaria y los samaritanos dicen: no, no, no, a Jesús no lo queremos y vienen Juan y Jacobo, hijos del trueno les puso Jesús, porque eran impulsivos, ataque carnal, y le dicen: Señor, ¿querés que oremos para que caiga fuego del cielo y los mate a todos? Es como esos pavotes que oran en contra, eso es una tontería más grande, porque Dios sólo recibe oraciones a favor, pero hay gente impulsiva que se va de boca, eso lo aprendí hace muchos años.

Salíamos en un canal de televisión, hablamos con la número dos del canal y le caímos en gracia, cerramos el programa para salir con Alejandra, hace muchos años, y la mujer dice: me cayeron tan bien, además de lo que ustedes están pagando para salir, les voy a regalar cuatro minutos gratis de más, gracias. Me sentía como Elías escupiendo fuego para todos lados, pasaron varias semanas, salíamos todos los días a las doce de la noche en un canal, y un día pasaron los minutos, doce y diez y no salimos, lo llamo a Gastón

¡No estamos saliendo! ¡Hacé algo Gastón! ¡Llamá al canal! ¡Quejate, porque nosotros somos hijos del rey! le di manija, y Gastón se embaló, y llama al canal y les dice: a las doce teníamos que haber salido, bueno, le dice la chica, discúlpeme, yo soy una empleada, hacé bien tu trabajo, poné rápido el programa, no sabes quiénes somos nosotros, estamos con un propósito, no me disculpo nada, ya lo ponés, al otro día nos llaman del canal la número dos y dicen: ustedes son tontos, no solamente les sacaron los cuatro minutos, no sé si van a poder seguir, porque esa chica con la que hablaron, era la hija del número uno.Yo aprendí, me costó cuatro minutos, aprendí que el ataque carnal te hace decir tonterías. ¿Cuántos nos hemos ido de boca?

Segundo: la gente con ataque carnal cosecha problemas que hubiesen sido evitables. Muchos de los problemas que tenemos no vienen ni por el diablo ni por Dios ni por mi abuela, es por nosotros, por ser impulsivos, por tener ataques de carnalidad.
Se acuerdan cuando Jesús le dice: Pedro me voy a ir a la cruz, el evangelio dice que Pedro le dice: ¡No Señor! no vayas a la cruz, y Jesús le dice apartate de mi Satanás, yo ahora entendí el sentido, porque no fue, que Pedro fue y le dijo: no vayas a la cruz, no vale la pena, no, no, dice literalmente que Pedro lo agarró a Jesús y lo zarandeó, no vayas a la cruz, y Jesús le dice salí Satanás, lo zarandeó a Jesús. Impulsivo. ¿Qué pasó unos días después? Jesús lo mira a Pedro y le dice: Pedro, Satanás pidió zarandearte, porque lo que me sembraste a mi lo vas a cosechar vos.

No zarandees a nadie, porque mañana te van a zarandear a vos. Cosechamos problemas porque estamos frustrados, venimos guardando bronca y nos desquitamos en casa con los hijos. Llega tu marido a la noche y le contás todo lo que hicieron tus hijos, tu marido te dice: ¡Sécate! ¡Enmudece! bien en el fondo del mar o al revés. Cosechamos problemas que no eran nuestros por tener reacciones carnales.

Bernardo Stamateas

( Continuará)

Acerca de Onelia Baravalle 3146 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios