A Mis Hijos – El Día que esté [email protected] …El paso inevitable de la vida para Todos los Mortales

A  MIS  HIJOS…

 

 
El día que esté [email protected], y  ya no sea el [email protected]

Tenme  paciencia.

Compréndeme.

Cuando derrame comida sobre mi camisa

Y olvide como atarme los zapatos,

Recuerda las horas que pasé enseñándote a hacer las mismas cosas.

Si cuando conversas conmigo, repito y repito las mismas palabras

Que sabes de sobra como terminan, no me interrumpas y escúchame.

Cuando eras chico, para que te durmieras,

Tuve que contarte miles de veces el mismo cuento…hasta que cerraras los ojitos.

No me reproche por que no quiero bañarme, no me retes por eso.

Recuerda los momentos que te perseguí y los mil pretextos que te inventaba, para hacerte mas agradable el aseo.

Acéptame y perdóname

Ya que yo soy el chico ahora, cuando me veas inútil e ignorante

Frente a todas las cosas tecnológicas que ya no podré entender.

Te suplico que me des todo el tiempo que sea necesario y no me lastimes con una sonrisa burlona.

Acuérdate que fui yo quien te enseñó tantas cosas: comer, vestirte…

Y tu educación para enfrentar la vida tan bien como lo haces.

Es producto de mi esfuerzo por vos.

Cuando dentro de algún tiempo, cuando conversemos, me olvide de qué estábamos hablando, dame todo el tiempo que sea necesario,

hasta que yo recuerde.

Por Rene  Trossero

Acerca de Onelia Baravalle 3146 Articles
Investigadora y comunicadora. Editora de contenidos en Yo Espiritual.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

comentarios